16 de noviembre de 2014

Público y Personal - 37

Si no entiende nada... busque el primer capítulo y comience a leer
Pero si solo se perdió el pasado, entre acá


Sofía nunca supo quién era su padre. Antonia, su mamá, se rehusó a hablar de eso durante toda su vida. Era como si lo hubieran borrado de la tierra. Intentó por todas las vías averiguar quién era su progenitor. Pero no logró nada. El pacto de silencio era demasiado fuerte. Asumió entonces que su madre había sufrido tanto por cuenta del sujeto, que prefirieron asesinarlo en su memoria. Adoraba a su mamá, pero no quería ser como ella. En el fondo, tenía una mirada nostálgica, incluso cuando reía a carcajadas. A mi mamá le falta la mitad de su alma. Alguien se la quitó y nunca pudo recuperarla, solía decir cuando hablaba de ella.

Antonia vivía, pero Sofía no tenía contacto con ella. La visitaba, una vez al año en la clínica de reposo en la que debió ser internada un par de años atrás. Era realmente doloroso verla desorientada, como si estuviera en otro mundo. Sofía imaginaba que su mamá se había perdido buscando a su papá.

Yo aún sigo sin entender por qué me escribió esa nota. Es como si me insinuara que me persigue.
Seguro es una forma de decirlo, ¿no?
Pero qué forma más extraña…
Y ¿qué vas a hacer?
¿No te da curiosidad?
Mucha.
¿Entonces?
Es que temo mi reacción al verlo.
No sé. Piensa qué puede ser lo peor que podría sucederte, o tu peor reacción. Y basada en eso decide.
Esa es una buena opción.
Yo, por mi parte, no podría vivir con esa incertidumbre.
¿Cuál de todas?
La principal de todas: Quién es él. ¿Una persona sin rastro? Eso es muy extraño.
Vaya que tienes la razón.
Generalmente la tengo, Sofi.

Reporte 10

Casper 84 decidió cambiarse de lugar de residencia. En el proceso de mudanza se deshizo de una gran cantidad de basura. Entre ellas, una serie de cartas enviadas a su tía Ana. De acuerdo por el reporte enviado a la dirección, el cambio de residencia se debe a problemas con sus vecinos. Se pudo verificar que es cierto. Ambos tienen mascotas muy ruidosas. Se asume que a Casper 84 le gusta el silencio. No ha habido rastro de acercamientos o visitas a Venus 69.

Esa noche dio rienda suelta a su obsesión. Tecleó la dirección http://www.corazonesrotos.com y desde el comienzo releyó todas las entradas del blog. Lloró desconsoladamente por un rato. Sintió que estaba perdiendo a la mujer de su vida. Por un momento estuvo tentado a salir corriendo hacia su casa y explicarle absolutamente todo. Pero sabía que hacerlo implicaría algo peor que la muerte. Dudaba. Al final, en ese estado ya estaba muerto en vida.

Levantó la mirada hacia la pared. El calendario indicaba que en 15 días, es decir recién iniciado el nuevo año, el seguimiento en persona debería dejar de realizarse. Según las normas, si el ciudadano no presentaba ningún tipo de comportamiento considerado ‘anormal’ o ‘sospechoso’ durante un periodo de dos meses, se debía volver al estado inicial, es decir, únicamente seguimientos digitales y escuchas telefónicas.


Continuará!

10 de noviembre de 2014

Público y Personal - 36

Viene de Acá!!

Esta no es la única copia de los documentos.
¿Qué quiere que hagamos con ellos?
Es claro que ya la oposición desde el Congreso no va a poder utilizar la ausencia del Presidente como una excusa para declararlo insubsistente. Van a necesitar algo más.
Por lo pronto estamos de manos atadas con todo el tema de la censura y los filtros.
Nosotros estamos dispuestos a investigar. No nos compete el Presidente, pero podemos iniciar con los Ministros.
¿Qué tiene en mente?
Unirnos. Ambos queremos lo mismo: acabar con esta pantomima y recobrar la democracia, como debe ser.
¿Qué necesita de nosotros?
Lea los documentos y entenderá.
Lo busco en unos días.

Para Boris no había mejor época que la navidad. Era el momento en que casi todo lo malo desaparecía. Las personas se enfocaban en otra cosa: los regalos, las novenas, la familia… Incluso el clima dejaba de ser tan caliente que ahogaba para tomar un halo de frescura que casi sabía a menta.

Se encargó de llevar a al Presidente a todos los eventos sociales que podía. Cargó niños para las fotos; visitó hospitales; inauguró comedores infantiles; asistió a eventos culturales y deportivos. De los balances aburridos de fin de año se encargaban los Ministros. Era necesario borrar la imagen de monstruo que habían generado algunos con todo el escándalo de las interceptaciones. Es increíble como la gente se indigna porque escuchan qué hablan con su abuelita, y no por problemas realmente graves como los abusos de menores, dijo alguna vez en una reunión.

Gabriel hizo que el traje de Presidente le calzara. Hizo todo lo que Boris le decía. Asistió a todas las reuniones, cocteles, inauguraciones. Dio todos los discursos posibles. Fue carismático, astuto, hábil. Estaba comprando tiempo. Necesitaba buscar una salida. Pero primero, antes de lanzarse al agua, debía tener organizada la cabeza.

Reporte 563

Afrodita 08 ha permanecido quieta y en silencio. Lo único extraordinario son las visitas o las salidas a tomar café con Venus 69, quien ha demostrado ser inofensiva. Afrodita 08 ha dado indicios de querer volver a la universidad. Hace un año interrumpió su maestría. Al parecer quiere volver a comenzar el siguiente semestre. Sigue sin utilizar el correo y la mensajería de texto. Habla por teléfono con su mamá y con Venus 69. Al parecer la paranoia ha disminuido.

Para los agentes en la colmena el escribir reportes era cada vez más tedioso. No entendían el sentido de interceptar a los ciudadanos sin un objetivo claro. Escuchar por escuchar carecía de todo sentido si no existe un enemigo poderoso al que combatir. Seguramente los que tienen algo que ocultar no usan el teléfono ni el correo electrónico, y las amas de casa, los corredores de bolsa y los maridos infieles no tienen nada interesante que contar. Se sentían en medio de un mal seriado de ‘cosas de la vida real’. La desazón se comenzaba a sentir.

Señor Ministro, con todo su respeto. ¿Para qué estamos haciendo esto?
Para mantener el control.
¿Control de qué?
De la democracia.
De nuevo, con todo respeto, Señor. Esto es un gasto inútil de recursos. Las amenazas no se van a revelar por medio de este mecanismo. Los elementos negativos están plenamente identificados. Podríamos dedicarnos a ellos, incrementar los seguimientos personalizados. Descartar las escuchas que no nos sirvan…
General. Usted limítese a hacer su tarea.
Sí señor.

Se había sembrado una duda.

Después de la Felicidad, ¿Qué?

Así que a esto sabe la felicidad, la gloria.
Mi performance ha sido un éxito rotundo.
Gracias a todos los que me han enviado mensajes de felicitaciones.
Gracias a todos los que han estado al tanto y sobre todo
Gracias a aquellos que han ido a verme.

Hoy me senté, durante uno de mis pocos ratos libres, debajo de un gran árbol. Pensé en él. Recordé varios momentos hermosos que tuvimos. Y no sentí rabia. Eso es bueno. Pero aun me da tristeza. Soy feliz pero una sobra me empaña el corazón. ¿Será que este sentimiento de vacío no se va ir nunca?

Y Sí. A pesar de la felicidad, los corazones pueden seguir rotos.


7 de noviembre de 2014

Público y Personal - 35


Anterior capítulo AQUÍ

Decidió entrar al ejército porque no tenía otra salida. Era eso o dedicarse a vender seguros por la mínima comisión. Su mamá murió de un cáncer muy joven, cuando tenía 32 años. Él con 14 debió quedarse con una de sus tías, que lo recibieron con mucho amor, pero recursos escasos como para pagarle una carrera en una universidad. Así que, entre las lágrimas de su tía Ana, se enlistó apenas terminó el bachillerato. Ella, por ser una mujer mayor sufría de angustia hasta por respirar. Santiago era un hombre de mujeres. tiras, todo, con tal de sacarle una sonrisa a la vieja que le dio todo su amor, para que supeÉl solo esperaba no matarla de la angustia, así que trataba de escribirle cartas semanales. Escribía historias que eran casi todas mentiras, todo, con tal de sacarle una sonrisa a la vieja que le dio todo su amor, para que superara la muerte de su mamá sin mayores traumas.

Santiago era un hombre de mujeres. Su padre huyó ante el primer indicio de responsabilidad. Eran muy jóvenes, e idealistas. Creían que el amor lo podía todo. Y resulta que no. Ella tenía 18 y él 20. Un día se fue, le dejó una nota que decía “Lo siento, no puedo con esto”. Nunca más lo volvió a ver. Así que Santiago creció entre libros, clases y niñeras improvisadas entre las amigas de su mamá. Ella logró de graduarse de lingüista y el quería ser maestro de literatura.

Su madre murió y no volvió a leer nada. Se volvió huraño y solo tenía una amiga, Phillipa, que en esa dinámica adolescente entre niños y niñas, insistió tanto en que Santiago debía hablar con ella, que lo logró. El éxito de esa amistad fue que ella hablaba mucho y él solo ponía la oreja.

Volvió a escribir por cuenta de la angustia de su tía Ana.. Al comienzo las cartas lo entretenían y lo ayudaban a entretenerse durante los primeros tres años en la milicia. Luego murió y no le quedó nadie, así que se enfocó en su carrera militar. Lo sacaron de las fronteras, atraído por la oportunidad de ser investigador, y aunque el trabajo es menos interesante de lo que suena, y las posibilidades de destacarse son absolutamente nulas, la felicidad entró por la puerta de atrás, en forma de mujer y dispuesta a enamorarse.


Lástima que se convirtió en desastre.

31 de octubre de 2014

Público y Personal - 34

Lea el capítulo anterior AQUÏ

Todo el teatro estalló. Lágrimas, aplausos, ovación. El público la amaba. “Llora el Presidente”, titularon algunos en Internet. Era apoteósico. Boris aplaudía solo en su despacho. Con esto, la popularidad de Gabriel volvería a subir como espuma. Pensó que el problema estaba resuelto: ya no iban a tumbar al Presidente por enfermo ausente.

 En medio de tanta euforia, a Sofía le pareció ver a Santiago entre el público. Sintió un gran vacío entre el pecho y el estómago. No podía ser. Volvió a mirar al mismo punto y solo había un asiento vacío. Contrólate. Disfruta tu momento. Sonreía. Hacía una venia tras de otra. De pronto, fue el propio Presidente el que subió al escenario con un ramo de flores. Tulipanes de todos los colores. Su flor favorita. Antes de entregar el arreglo, le tomó una mano, la besó tiernamente y le dijo. Nunca antes una interpretación me había conmovido tanto. La miró a los ojos. Sofía sintió un escalofrío que le recorrió toda la espalda. Gracias, Señor Presidente. Además es usted hermosa. Gracias, Señor Presidente. Estoy muy orgulloso. Felicitaciones. Gracias, señor Presidente.

Le devolvió su mano, y cuando entregó las flores crecieron los aplausos.

Santiago se dio cuenta de que Sofía había notado su presencia. Cambió de lugar lo antes posible. Sobornó a uno de los guardias para que llevara algo al camerino de Sofía. Sabía que era su oportunidad para acercarse de alguna manera, su agente asignado no podría entrar al teatro. Las boletas se agotaron al primer segundo en el que se anunció la asistencia del Presidente y la agencia no se iba a interponer en territorio de la guardia presidencial. Por unos minutos estaba a salvo.

Mi amor
No sé si aun tengo el derecho de llamarte así.
No tengo la valentía para acercarme nuevamente. Sé que te hice mucho daño desapareciendo. Si tan solo pudiera explicarte… Pero a veces nuestro destino está tallado en piedra y cambiarlo nos resulta imposible. Si tan solo pudiera escapar de esto que me ata.
Mi realidad es distinta a lo que conoces. Es horrible. Pero a pesar de eso me permití amarte, permití que me amaras. Y eso, cada minuto a tu lado, ha sido lo más importante que le ha pasado a mi vida.
Tu me enseñaste a ser feliz.
Por eso perdón y mil veces perdón por haberte hecho daño. Por haberte hecho sufrir. Un perdón por cada pedazo de tu corazón roto, por cada lágrima derramada.
Te amo, nunca he dejado de hacerlo, por eso, quisiera volver a verte.
Algún día…
Si aceptas, házmelo saber.
Te ama por siempre,
San.

Acompañada de la carta, una cajita. Adentro una cadenita y otra pequeña nota. Si usar la mariposa, entenderé que quieres verme.


Sintió miedo. ¿Santiago la estaba espiando? Se sacudió esas ideas de la cabeza. Tenía mucho por qué celebrar esa noche y mucho trabajo por la temporada.