18 de julio de 2014

Público y Personal - 15

lea el capítulo 14 < -----
lea el primer capítulo < ----

“Compatriotas,

El país está atravesando por la peor crisis de los últimos 80 años. No pudimos escapar a los vaivenes de la Crisis Económica global…”

Mientras el Ministro de Hacienda explicaba en vivo y en directo las medidas del Gobierno, la parte B del plan se puso en marcha. Cientos de Millones de pesos se invirtieron en publicidad; decenas de órdenes de detención fueron emitidas, pero nadie hizo registro de eso. Se instalaron filtros en Internet. La opinión necesita dirección, muchas voces fueron silenciadas.

Poco a poco, la calma fue llegando a las calles. La oposición pasó a la clandestinidad. Solo se hablaba en silencio. El régimen del terror había alcanzado niveles nunca antes vistos.

No había torturas. Con las interceptaciones y seguimientos, era casi imposible guardar secretos. Además, lo único que se necesitaba era espantar un poco a la ‘chusma’ para que dejara de agitar ignorantes.

Reporte 205

Venus 69 ha roto todo su silencio. Los anuncios del Gobierno hechos la semana pasada fueron objeto de conversaciones vía internet con algunos de sus compañeros de la universidad. Al parecer la paranoia desapareció.

Te amo
Yo a ti
¿No será muy pronto para eso?
¿Tienes miedo?
Sí. Siempre que llego a este punto, me rompen el corazón.
Eso no va a pasar
¿Quién me lo asegura?
Tienes mi palabra. Palabra de honor. Palabra de Caballero.


El idilio era completo. No les faltaba nada y no necesitaban nada más. Sofía era completamente feliz. Santiago se sentía vivo por primera vez.

Continuará!!!

15 de julio de 2014

Sufriendo con Avianca

Queridos lectores. Esto me pasó ayer lunes mientras intentaba viajar hacia Barranquilla. Juzguen ustedes

En este momento me encuentro en la sala de espera del aeropuerto El Dorado de Bogotá. Son las 3:40 de la tarde y mi vuelo a Barranquilla que estaba programado para la 1:35 de la tarde aun no sale.

 ¿El motivo? Aún no sé...  Porque cada media hora cambia. El personal de Avianca, la que se precia de ser ´la mejor aerolínea de Latinoamérica’ o la que tiene por lema algo así de ‘Lo hacemos por tí’, no es capaz de hablarnos con la verdad.

No sé si es problema de comunicaciones internas, de procesos, o del personal en tierra que no es capaz de atender una crisis –si quieren, les monto un cursito para ver si mejoran- pero esto parece uno de los círculos del infierno de Dante.

Este es el recuento de los hechos:

A eso de las 12:45 llamé a Avianca a averiguar por el estado de mi vuelo. Me dicen: Está atrasado, y en lugar de salir a la 1:35 va a salir a las 2:52 de la tarde. Pensé: Perfecto, alcanzo a almorzar. Y
eso ya es un gran logro para mi, porque suelo agarrarme a pelear por cualquier cosa. Pero como no podía pelear en twitter o en Facebook, porque mi viaje era una sorpresa para mis papás, preferí no arruinarla por hacerle un motín a la empresa Aérea con peor reputación de
Colombia.

Llegué al aeropuerto. Verifiqué en la puerta 86 que el vuelo estuviera efectivamente atrasado para almorzar tranquila. Cuando llego, la encargada se echa por micrófono la primera mentira de la jornada: “Estimados pasajeros del vuelo 9628 con destino a Barranquilla, les informamos que el vuelo que cubría la ruta Bucaramanga – Bogotá se encuentra atrasado, debido al cierre del Aeropuerto por clima de esta mañana. Por lo tanto no tenemos hora estimada de salida del vuelo. Esté atento a cualquier novedad.”

Perfecto, puedo almorzar tranquila. Salgo de la sala de espera, me como una ensalada mediocre y un jugo peor de mediocre –pero peor es nada- y me dispuse a regresar a la sala 86 con el tiempo suficiente para la supuesta salida del avión que en internet en la página de Avianca decía que era a las 14:52.

Regreso a la sala y me dicen que me vaya para la número 80, que cambiaron la sala, que en a 86 sale Pereira. Entonces agarro mis cosas, bajo las escalera y llego a la dichosa sala.Diez  minutos después, que por favor los del vuelo a Barranquilla, nos movamos a la sala 86 –de nuevo- que ahí sale el avión. Vuelvo a coger mis cosas y me trasteo de nuevo.

Quince minutos después (2:40 aprox), la señorita del micrófono dice la
segunda mentira: “Pasajeros del vuelo 9528 con destino a Barranquilla, les informamos que el avión que cubría la ruta Bogotá-Bucaramanga ya aterrizó, apenas esté en condiciones ordenaremos el abordaje. Por favor esté atento a las novedades”.

Yo pensaba que ya casi me iba a ver a mi mamá llorar de la emoción.nPero no. Pasaron los minutos, se hicieron las 3 de la tarde… las 3 y 15 y nada que nos llamaban a abordar. Entonces la gente comenzó a preguntar. Algunos en tono más alzado que otros que qué pasaba. La respuesta y tercera mentira: El aeropuerto está cerrado por cuenta de la revista aérea del 20 de Julio.  Mientras decían eso, acababan de llamar a abordar vuelos de Satena e Easy Fly y veía por la ventana con impotencia otro avión de una aerolínea que no alcancé a ver, alzar vuelo.

¿En serio?  No sabía si reírme, llorar o unirme a toda la gente emputada, que entre eches y nojodas reclamaban sus derechos.

Mientras todos reclamaban, llamaron a abordar –cuando supuestamente el aeropuerto estaba cerrado- el vuelo a Barranquilla de la sala del frente que desde el comienzo estaba programado para salir después del nuestro. Entonces claro, todo el mundo peleó más.

Y yo me decía: Por más que uno pelee, no hay nada que hacer. No hay avión, el nuestro se lo asignaron a otros con más suerte… ni modos.

Entones pasaron los minutos y la gente seguía reclamando. Entonces la señora encargada de la puerta 86 agarró el micrófono y dice lo siguiente: “estimados pasajeros del vuelo 9528 con destino a Barranquilla les informamos que el itinerario presenta un retraso, porque la aeronave que iba a cubrir la ruta tuvo un impacto con un ave. Por favor diríjanse a la sala 87 a esperar allá que llegue otra aeronave que estará aterrizando cerca de las 3:55 pm”.

Bueno no lo podía creer. Hay que ser bastante caraduras para inventar e inventar tantas cosas. Entonces me reí. Con mi compañero de silla de espera hicimos un recuento de las mentiras y decidí escribir este post (aunque la verdad mi intensión real era descargar toda mi ira en twitter, pero de nuevo por no dañar la sorpresa,  me abstuve), abrí el portátil y me dispuse a escribir esto.

Ya son las 4:03.  Y hace 15 minutos la señorita del micrófono volvió a hacer uno de sus flamantes anuncios “Señores del vuelo en cuestión nos acaban de comunicar de servicio técnico que la aeronave que tuvo el impacto con el ave está en perfectas condiciones, en 20 minutos los haremos abordar”.

No sé ustedes pero yo ya no les creo nada.  Son las 4:05 y nos llaman
a abordar. Finalmente.

Menos mal no me toca esperar más, porque ya estaba a punto de dañarle
la sorpresa a mis papás y agarrar a trinos el mundo para hacer respetar mis derechos.

Mi conclusión de esto es que a Avianca le falta mucho para ser una aerolínea seria. No sé de quien sea la responsabilidad, pero esto parece manejado como una tienda de barrio, o un burdel de mala muerte.

Pareciera que no tienen procesos claros, sistemas de información veraces. Uno le pregunta algo a las asistentes y si no sale en la pantalla, no saben dar una respuesta. Dan muchas versiones sobre lo mismo. Mienten. Mienten descaradamente. Guardan silencio…

Esto se hubiera evitado si hubieran sido claros. Si no hubieran anunciado la llegada de un avión, que nunca llegó, si hubieran explicado por qué después del anuncio de dicho arribo nunca nos
llamaron a abordar. Si no hubieran dicho mentiras sobre el cierre del aeropuerto por el tema del 20 de Julio. Es que en esto es muy simple agarrarlos en los engaños.

Definitivamente o los empleados de Avianca o son muy brutos o no tienen ni idea de cómo manejar al negocio.

Algunos me dirán que eso me pasa por viajar por Avianca. Que es mejor LAN o Copa, así sean más caros. Que lo barato sale caro... Pero es que con LAN me pasaron cosas jartas alguna vez y Copa no solo es más costoso, sino que vale más del doble y yo no soy millonaria. Creo que así el tkt haya sido el más económico, no costó 3 pesos, como para decir que no tengo derecho a quejarme.

Entonces, para terminar señores Avianca: Sé que manejar tantos vuelos debe ser difícil y lidiar con tanto pasajero quejoso y revoltoso debe ser peor de complicado, pero hombre…  ¿No les parece que meremos un poquito de respeto como clientes y que pueden ser honestos con nosotros?


Con cariño de cliente insatisfecho,

Natalia

Pd: Si alguno de los que está leyendo esto trabaja en el área de comunicaciones de  Avianca y tiene ganas de arrastrarme por quejarme
sobre el -mal- servicio que presta su amada empresa, le recomiendo que
cambie de oficio o de sector, o que se acostumbre, porque como clientes tenemos el derecho a quejarnos siempre que una empresa haga las cosas mal, y en este caso sí que la cagaron...


Momento en el que la gente comenzaba a quejarse 

14 de julio de 2014

Público y Personal - 14

anterior 13  < ----



Reporte 2

Al parecer Casper 84 tiene una novia. A eso se debió su desaparición. Continúa el análisis retrospectivo de sus comunicaciones. Sin embargo, no hay llamadas ni mensajes a la mujer desde su teléfono. Se puede suponer que está utilizando otro número, cifrado o no registrado a su nombre. No se descarta el uso de teléfonos públicos.

Se recomienda aun el seguimiento personalizado para confirmar esta teoría.

Las protestas empeoraron. La situación económica no levantaba. Los expertos aseguraban que se habían hecho realidad los mayores temores del Ministro de Hacienda. Crisis, se leía en los principales diarios. Ahora sí, el pánico se hizo efectivo. Los bancos se atiborraron de personas retirando sus ahorros. Los llamados a la cordura no sirvieron de mucho. Tocó tomar medidas extremas.

Boris declaró a los Ministros y asesores que el Presidente estaba enfermo y que tenía carta blanca para definir con ellos qué hacer. La reunión inició con una exposición del Ministro de Hacienda explicando las medidas a tomar para evitar una quiebra del sistema: corralito financiero, congelamiento de las tasas de interés, monitoreo a los precios de la vivienda, inyección de capital a la industria, incremento de inversiones en infraestructura para dinamizar el empleo, disminución de los costos laborales… Aprobado por el Consejo de Ministros.

Frente a la situación de orden público, el Ministro de Seguridad y Defensa Ciudadana aseguró tener identificados a todos los agitadores, conspiradores y opositores que fomentaban el pánico económico. Son horas y horas de grabaciones que nos dan el soporte. Pero las interceptaciones son, en su mayoría ilegales, alegaba el Ministro de Justicia. Aquí estamos en medio de la peor crisis de los últimos 80 años, los derechos civiles es lo último que nos interesa, respondía el Comandante de Inteligencia. El 60% de los implicados tiene antecedentes, podemos conseguir órdenes judiciales, justificar los seguimientos, armar un caso. O, qué prefieren, ¿operación como la ‘Dignidad Nacional’ en la que el Gobierno de la época desapareció a cientos?, justificaba Defensa. La mayoría asentía. Yo creo que organizando la economía, todo volverá a su curso, indicaba el Ministro de Trabajo. Como si no supiéramos todos que el impacto de esas medidas, si bien son beneficiosas para el país, no se verán sino hasta dentro de unos meses, inquirió el Ministro de la Política.


19 horas se demoró la reunión. Se definió el plan a seguir. Economía, defensa, inteligencia, y mucho manejo de medios fueron las líneas de acción.

8 de julio de 2014

Público y Personal - 13

doce < ----

Reporte 1

Casper 84 no ha realizado ningún tipo de comunicación ni telefónica, ni vía correo electrónico. De acuerdo con el resumen de asignación de la misión, no reporta desde hace cinco días, y hace siete, no se aparece en la colmena.

Se teme que haga parte de la oposición y se encuentre realizando labores en contra del gobierno, o que algo malo le haya sucedido.

Se realiza monitoreo 24/7, pero se recomienda seguimiento personalizado en caso de no dar señales en cinco días.

Se inicia hoy monitoreo retroactivo de las comunicaciones de Casper 84.

Se dejaron llevar hacia la nada. Eran solo ella y el, en el espacio reducido de un cuarto. Habían perdido la cuenta de los días, de las horas. El tiempo dejó de existir para ellos.

En medio de su idilio romántico, Sofía lo asaltó un día con la siguiente reflexión: Si la gente quiere que el Gobierno no la espíe, deberían hacer esto, dedicarse al amor.

Pero no solo de amor viven las personas.
Es cierto, pero no seas agua fiestas, déjame soñar.
Sueña todo lo que quieras, pero a mi lado.

Recordó en ese instante que llevaba varios días -quién sabe cuántos- sin hacer reportes. Debía salir volando hacia su casa o hacia la colmena para que no sospecharan nada.

Debo irme.
No, no puedes.
Debo, no significa que quiero.
Qué triste. Hay que volver a la realidad.
A ratos, solo a ratos.

Reporte 195

Durante la última semana, Venus 69 ha estado completamente desconectada de las redes. Al parecer la Paranoia de Afrodita 08 es contagiosa.

Cayó en cuenta que debía acomodar los archivos y grabaciones para que coincidieran con sus reportes. Así que inició una extensiva jornada de acomodación de datos de archivos, tratando de no dejar rastros. El entrenamiento en seguridad informática ahora tomaba sentido. Debía evitar, a cómo diera lugar, que lo descubrieran. Necesitaba protegerse él y a Sofía de lo que se estuviera tramando por intermedio de la colmena.

Sofi. Todo está en orden. Quisiera poder hablar contigo en vivo y en directo a ver cómo estás y cómo vas con tu galán –si es que aún sigues saliendo con él-, pero no me es posible por ahora. Te extraño. Un abrazo.

La carta estaba en su buzón. Se le ocurrió dejarle una nota por la misma vía.

Mar. ¿No entiendo nada de lo que pasa. Podrías darme más explicaciones? Espero que este sea otro de su ‘episodios radicales’, y nada más. Si estás así de desaparecida, ¿no crees que tu mamá puede estar preocupada? Dime qué necesitas. Luv. Sofi.

Con un trocito de cinta pegante pegó el pequeño papelito en su buzón. No era evidente, pero Mariana lo vería sin mayor dificultad. Sofía le seguía el juego. Desde que se conocieron iniciando la carrera en la Universidad, Mariana tendía a enredarse con asuntos que la metían en problemas. En primer semestre, apenas con 18 años, se unió al grupo radical por la defensa de los derechos de los animales. Varias veces debió ir a rescatarla de la estación de policía. Y así cada tanto, si no eran los animales, era la guerra en otro lado del mundo, si no, los hombres de la calle. Hubiera querido que se quedara en las causas sociales, lo político siempre es más complicado, pensaba.

Señor Presidente. Creo que debemos hacer algo.
¿Algo cómo?
El país se nos salió de las manos. Es inviable que usted siga aquí encerrado. A usted lo eligieron para que gobernara, para que tomara el toro por las riendas, no para que se quedara aquí sentado, mirando al horizonte, y divagando al mejor estilo de descartes. Tiene que actuar. ¡Tiene que hacer algo!
¿De qué servirá? Este país no tiene salida.
Se supone que nosotros debemos darles una. O por lo menos hacerles crees que existe.
Piensa en algo. Para eso estás aquí. Para dirigir este lugar.
No señor, usted debe dirigirlo. Yo estoy aquí para apoyarlo.
Y para hacer el trabajo sucio.
A veces pienso que el Parlamento debería declararlo incompetente. A ver si podemos salvarnos. ¿Sabe que eso están tramando?
Si. Y no me interesa. Ya no me interesa nada.
No puede seguir pegado a sus obsesiones. No puede.
Ponme a prueba.
Ya quisiera yo saber dónde quedó su espíritu. Dónde. Su padre se debe estar revolcando en su tumba.
Pues, que se revuelque.

De haber podido, Boris hubiera reventado la puerta del despacho. Le hervía la sangre. Tenía como objetivo que Gabriel fuera recordado como un gobernante memorable. Pero se había equivocado. Fue un error llevarlo como presidente tan joven. Si tan solo pudiera sacarle esa obsesión de la cabeza. Tremenda inmadurez.
Al ver a Boris salir del despacho sacó la carpeta del cajón de su escritorio. Estaba marcado solo con una palabra. Una presión en su pechó le impidió respirar. Después de tanto tiempo no había logrado controlar esa sensación de angustia.