27 de marzo de 2009

DE CÓMO UNA EXPOSICIÓN SE CONVIERTE EN UNA PERDEDERA DE TIEMPO!!!

Hoy dejaremos el tema de parejas para darle cabida lo académico. No sé preocupen que no los voy a aburrir con asuntos conceptuales profundos de los dilemas del universo, ni fórmulas, ni mucho menos ejercicios de agilidad mental.

Como muchos saben -y lo dice mi perfil- estoy cursando una maestría. MAESTRÍA, MASTER, MPP... Son dos años de estudios -18 millones de pesos- pagados con esfuerzo, para obtener un cartón que me acredite como una maestra en algo. En este caso, políticas públicas. Si se supone que voy a ser la "dura" del tema -junto con los compañeros que logren terminar- cómo a los profesores se les ocurre adoptar la 'maravillosa' metodología de la exposición como una manera eficaz para enseñar.

Ok, no es que crea que mis compañeros no son capaces de exponer. Pero... Le pagamos a los profesores, para que la clase las den los alumnos... no pagamos para aliviarle la vida a los profesores. Eso estaba bien en bachillerato, cuando los maestros tenian a su cargo todos los cursos, 40 pelaos insoportables por grado y debían buscarse alguna manera de entretenerlos. Pero en la Universidad? Y a nivel de maestría? Creo que es inaceptable.

La última, perversa experiencia se dio en macroeconomía. Es toda un área inexplorada para mí. Inflación, depreciación, política económica, tasa de cambio, fórmulas, gráficas, mercado, costo, inversión bla bla bla bla... Elemento clave si queremos algun día administrar el Gobierno (sea local o nacional). Pero aquí parece que viéramos macroeconomía como si fuera una tienda. Los compañeros exponen -sin desmeritar la capacidad de la gente de la clase- mientras que el profesor resuelve dudas. Al César lo que es del César... El que sabe, sabe... La Macroeconomía al economista... en este caso, al profesor. Un Cura, una médica, un politólogo o una periodista explicando las consecuencias de la política económica?... Eso suena a una historia de terror... y me tocó vivirla a mí.

Mediocridad, flojera, falta de ánimos? Hay que preguntarle al profesor. Pero peor aún, por qué las directivas de la mestría, permiten esto? Es más, por qué no atieden las observaciones de los alumnos en estos temas?

En primer semestre una de las clases más importantes "Teoría de las Políticas Públicas" se basó en exposiciones de cuatro libros. Somos 40 alumnos, en grupos de a cuatro o cinco, cada uno exponía cualquiera de los cuatro libros... Había repeticiones. Era mejor que la Valeriana, uno dormía feliz, mamado de escuchar la misma carreta una y otra vez... Y no quiero imaginarme cómo será esto en universidades de menos nivel. Si esto para en el Externado....

No sé ya qué es peor, matarme pensando por qué tengo que sufrir esta arbitrariedad fomentada por el sistema, o encontrarme en medio de una clase escribiendo en mi Blog mientras el profesor decide intervenir para explicar lo que mis compañeros no han logrado por la falta de experticia y conocimiento.

Ahora creo que el sistema de calificaciones es nefasto. No porque me vaya mal, sino porque la exposición es la forma más fácil de calificar a los alumnos. No hay que corregir trabajos. El "profe" se sienta, oye una hora de carreta mal echada, hace un par de apuntes -no tuvo que preparar clase- y se va para su casa sin tarea. Mientras que quienes pagamos su sueldo, quedamos más aburridos que mico en bonsai, porque entendimos todo a medias. Lo más complejo son evaluaciones reales, ensayos, quizes, exámenes, pero incrementan el trabajo que en la casa de be hacer el "profe". Aquí parecemos pájaros tirándole a las escopetas.

Luego se preguntan por qué Colombia sigue en la cola de la educación a nivel mundial. Creo que es hora de revaluar quiénes y por qué nos educan: si se trata de un simple mecanismo para "cuadrar el sueldo", una forma fácil de ganarse la vida, o por las ganas de transmitir conocimiento, y en lo que he visto hasta ahora, el deber ser no se aplica.

Estoy mamada de la mediocridad... será que me va a tocar convocar una revolución en Facebook, para que se acaben las exposiciones?

4 comentarios:

  1. Me encanta......siempre he pensado lo mismo, quien mejor para explicar un tema que el profesor, quien se supone que es el que sabe, ya que por algo le dieron el puesto??? Sufro de panico escénico y cada vez que toca exponer muero!!

    ResponderEliminar
  2. Las exposiciones son solo un elemento pedagíogico que sirve cuando se estan desarrollando habilidades comunicativas, en la primaria y el bachillerato... tienes tooooooda la razon! ahora... tambien justifico a los profesores... con esos sueldos tan chichis... quién que va a querer llevar trabajo extara a la casa?

    ResponderEliminar
  3. la hubieras convocado!!!
    creo que desde el punto de vista que lo dices es aceptable... pero tambien depende de la materia para hacer una exposicion, lo digo porque eso te hace investigar y que no todo te lo de masticado el profesor, que de hecho no solo estan alli para enseñarnos sino para guiarnos.. pero esto no quiere decir que los defienda.
    En este pais las metodologias de educacion la verdad no son las mejores.

    ResponderEliminar
  4. Hay (esta vez si es hay y no ay) que tener en cuenta que el objetivo de una clase, y más en maestría, no es que un profesor que se las sabe todas exponga una clase a unos alumnos que se sientan a verlo. El objetivo es que el profesor guíe a los alumnos en su proceso de aprendizaje, y la exposición, por parte de los alumnos, sí es un proceso válido.

    Nótese que lo válido aquí no es lo que unos compañeros expongan a los otros sino lo que cada uno aprenda al preparar la exposición.

    Eso sería la teoría. Ahora sí, por lo que me dices de las exposiciones de tus compañeros (y las de mis compañeros y las mías propias) y de la actitud del profesor, lo que vemos es una perpetuación de la mediocridad y el menor esfuerzo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!