1 de junio de 2009

DIVAGANDO

Hola!!!

Esta semana he tenido millones de cosas en la cabeza, pero una me ha perturbado más que las otras, así que la escribiré para ver si deja de darme vueltas en la cabeza.

¿Para qué hacemos planes?

Me refiero a planes de vida, no planes de fin de semana o planes de rumba o planes con los amigos. Hablo de esos planes a mediano y largo plazo que en algunos casos nos ayudan a tener un norte, a no desviarnos del objetivo. Visto así, suena bastante positivo. Los planes nos ayudan a no andar a la deriva. Pero ¿qué pasa cuando la vida, las situaciones, las circunstancias no permiten que esos planes se realicen? Queda uno viendo un real chispero y todo puede llevar a una crisis. Suena a tragedia, no?

Bueno... sí... está bien... uno no opuede controlar todas las variables, y toca aprender a moverse al vaivén del aquí y ahora. ¿No?

Pero como sobrellevar estos cambios y no sentirse entre frustrado, triste, perdido y hasta embolatao??? Eso es lo complejo. Cuando se plantea este tema, mucha gente dice "Ay pero no hagas planes!!!" y mi respuesta es... eso cómo se hace? Sobre todo en un contexto donde todo te dice que tienes que hacer planes: Ahorra, Estudia, Trabaja, compra una casa, consigue marido, ten hijos. A ver!!!! Con todo este lavado cerebral... cómo no hacerlos?

Otros dicen... solo ten claro el objetivo final de todo y vas construyendo todos los días la forma de lograrlo. Bueno, lo intento. Pero no logro figurarme un solo objetivo final de la vida. ¿Ser Feliz? ¿Estar Tranquila? ¿Comprar una casa? ¿Tener una familia? ¿Ser exitosa?... Osea, podría seguir toda la tarde y tampoco se ubica un fin último al cual armarle un plan de acción.

Tercer consejo. Trázate objetivos en el corto plazo (entendido corto plazo, 6 meses) y luego vas viendo cómo marchan las cosas y vas revaluando. Osea, plan te acción, seguimiento, monitoreo y reestructuración en caso de que falle el plan inicial. Puede ser una buena salida. Pero entonces, hasta qué punto eres tu quien determina el siguiente paso, o son las situaciones las que van a determinar todo por ti...

Demasiadas vueltas... Y aun no encuentro una manera asumir con dignidad y cero cara larga, cuando se me desarman mis planes.

1 comentario:

  1. El consejo que te doy es que te reinventes todos los días. Obviamente los planes como se plantean con las metodologías de la quinta disciplina o de emprendimiento sirven si estas dedicada a una actividad que pueda ser cuantificable, y se pueda medir por resultados.Como lo tuyo es vivir entonces es probable que siempre te sientas frustrada y con la cara larga, cuando se presenten algunos tropiezos no advertidos (a mi me pasa constantemente). Yo no tengo plan de vida pero voy remando para que no zozobre la canoa. Siento el ruido aterrador de una cascada no se que haré, pero ahí sigo manteniendome a flote, cuando llegue el momento de caer al vacio entonces veremos, si caigo bien y sobrevivo o me esmierdo definitivamente. Ya sabes es mejor reinventarse todos los días que tener un plan de negocios mal elaborado.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!