24 de junio de 2009

EL MUNDO AL REVÉS

Que tire la primera piedra quien no haya violado una norma. Por ejemplo, copiarse en un examen, o colarse en una fila. También levanten una mano aquellos que no hayan cometido un delito: comprar películas piratas, bajar música de internet, o falsificar una contraseña. Los que si -y supongo que son la mayoría- son unos delincuentes. Me incluyo en la lista, por supuesto.

Y es que en Colombia ya ser un delincuente se convirtió en un asunto de poca monta. Los acontecimientos de los últimos años nos han convertido en una sociedad tolerante al delito, que tiene la conciencia dormida, la moral embolatada y que ha "banalizado el mal" (Hanna Arendt usó este término y lo oí en uno de los discursos de mi antigua jefa). Y esto no es un pequeño problema.

Hoy, masacrar, traficar, desplazar es más rentable que habler sido víctima de esos delitos. O ser corrupto es menos grave que ser parapolítico. Si eres mula sales libre -por aquello del principio de oportunidad-, mientras si cargas un porro te vas preso -porque hay que penalizar la dosis mínima-.

Y si eso es en los niveles más graves de los delitos. A dónde nos va a llevar como sociedad el ejemplo de "los padres de la patria"?? A pensar que falsificar una cédula, cometer plagio, meterse a prepago o a traqueto no es tan grave, si al final de cuentas, el ministro de gobierno está planteando una impunidad -disfrazada de inmunidad- para los Congresistas.

El problema en el largo plazo no es si salen libres o no los político-mafiosos que están sentados en el legislativo, o si cada vez existen más mentes delincuenciales haciendo política, sino cómo explicarle a nuestros niños y niñas qué está mal o no, cuando ya tenemos toda la moral invertida.

5 comentarios:

  1. No volvemos a los tiempo donde la justicia es solo para los de ruana: porque sigue siendo asi. Pero si volvemos a los tiempo de escobar donde se manipula con la legislacion para salir libre mientras se juega con política y con delitos

    ResponderEliminar
  2. Cual mundo al revez, ni al reveza... el mundo sigue siendo igual a la DERECHA... el problema y la culpa la tiene el pobre, ignorante, y ciudadano de pie.....Que desafortunadamente se le dio la oportunidad de aprender a leer....NO SE LE DIJO OPINE, PIENSE O CUESTIONE, a-bra--se... visto los pajaros disprandoles a las escopetas!!!!! Por Dios!!!! Por esa razon nuestros padres de la patria deben defenderse, hacer cacaos , negocitos , crear leyes me diante los cuales podamos legitimar nuestro derecho legitimo y verdadero, dado por el Padre a nosotros los elejidos para guiar a este pueblo ignorante, y desprotegido

    Por favor dejadnos comer, que con la sobras a Ud les sobra...
    ATT
    Democracio.

    ResponderEliminar
  3. y si, tampoco hay que olvidar que el castigo que pagas por un delito es inversamente proporcional al dinero que posees, tambien hay que mirar que se ha perdido mucho los valores, desde la familia hasta la educacion en las universidades y colegios, aunque se ha tratado de mejorar ese aspecto, sera que cuando los politicos llegan al poder se les olvida lo que apredieron en sus casas y en sus escuelas de formacion??? de la vida, los vicios y las personas, queda claro que todo se arregla con dinero, por debajo de cuerda y con influencias. que les espera a los niños que son el futuro y que hacemos nosotros que somos el presente por cambiar el futuro?

    ResponderEliminar
  4. suena como si todo fuera de ahora, como si hace 8 años no fuera igual.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Bueno todo sigue igual sino lean la letra de CAMBALACHE:
    * Letra y música de Enrique Santos Discépolo (1935)

    Que el mundo fue y será
    una porquería, ya lo sé.
    En el quinientos seis
    y en el dos mil, también.
    Que siempre ha habido chorros,
    maquiavelos y estafaos,
    contentos y amargaos,
    barones y dublés.
    Pero que el siglo veinte
    es un despliegue
    de maldá insolente,
    ya no hay quien lo niegue.
    Vivimos revolcaos en un merengue
    y en el mismo lodo
    todos manoseados.

    Hoy resulta que es lo mismo
    ser derecho que traidor,
    ignorante, sabio o chorro,
    generoso o estafador...
    ¡Todo es igual!
    ¡Nada es mejor!
    Lo mismo un burro
    que un gran profesor.
    No hay aplazaos ni escalafón,
    los ignorantes nos han igualao.
    Si uno vive en la impostura
    y otro roba en su ambición,
    da lo mismo que sea cura,
    colchonero, Rey de Bastos,
    caradura o polizón.

    ¡Qué falta de respeto,
    qué atropello a la razón!
    Cualquiera es un señor,
    cualquiera es un ladrón...
    Mezclao con Stravisky
    va Don Bosco y La Mignon,
    Don Chicho y Napoleón,
    Carnera y San Martín...
    Igual que en la vidriera
    irrespetuosa
    de los cambalaches
    se ha mezclao la vida,
    y herida por un sable sin remache
    ves llorar la Biblia
    junto a un calefón.

    Siglo veinte, cambalache
    problemático y febril...
    El que no llora no mama
    y el que no afana es un gil.
    ¡Dale, nomás...!
    ¡Dale, que va...!
    ¡Que allá en el Horno
    nos vamo’a encontrar...!
    No pienses más; sentate a un lao,
    que ha nadie importa si naciste honrao...
    Es lo mismo el que labura
    noche y día como un buey,
    que el que vive de los otros,
    que el que mata, que el que cura,
    o está fuera de la ley...

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!