30 de septiembre de 2009

¿NOS CONFORMAMOS?


Una de las películas más malas que me he visto en mi vida, planteó una cuestión interesante: en una relación cada uno quiere a su ritmo y las intensidades son diferentes. Cuando uno va adelante, el otro lo persigue; y luego se intercambian los papeles. Siempre hay uno que quiere más. Nunca se da al tiempo.

A esta reflexión se debe la siguiente historia. Porque por supuesto todos queremos sentir que vamos a la par de la persona que queremos.

***

Cerró la puerta y no pudo evitar sentirse derrotada. Por primera vez sintió que algo le iba a quedar grande. Así que comenzó a listar los errores que pudo haber cometido, que no permitieron que él la amara como ella deseaba. Ahí se dio cuenta de que toda la relación era armada por ella. Que él se mantenía a su lado por un aprecio y cariño acompañado de buen sexo y buena compañía.

Cuando lo conoció, le pareció lo suficientemente divertido, inteligente y alto, como para poder salir con él. Pero no lo vio como una posibildiad, hasta que vio unas señales. Obvio, ella era irresistible, y no le costó trabajo llevarlo a la cama. O quizá, él tuvo que hacer el mínimo esfuerzo -depende del lado de la historia que prefieras-.

Ella hizo todo lo posible, para enamorarlo. Pero su cabeza -la de él- se mantenía en otro lado. Lo intentó, pero no lo lograba. El corazón no seguía la razón. Sin embargo, él estaba tranquilo, cómodo, tenía todo lo que quería: una mujer exitosa, bonita y adorable. Pero su pasado lo mantenía anclado a un dolor insuperable, que ni suquiera todas las bondades de esa relación, podía superar a pesar de las ganas que cada uno por su lado ponía.

Meses y meses pasaron. No se rendía. No se aburría. Estaba empeñada en que todo funcionara. Pero al cerrar la puerta esa noche y hacer todas las reflexiones, se resignó: "No se va a morir por mí, pero está conmigo". Y Eso comenzó a ser suficiente. No había tenido argumentos para terminarlo, al fin y al cabo había aceptado, sin quererlo, las condiciones.

lParada aún detrás de la puerta lo llamó, y le dijo que sí, que se iba a vivir con él. Era simple. Así no fuera en el fondo el idilio con el que había soñado.

Desde esa noche, cada tanto tenía ciclos similares... Sentía que se estaba perdiendo lo grande, por seguir aferrada a su amor por él. Él la quería, casi como una hemana, como se quieren a esos grandes amigos que han estado contigo en las buenas y en las malas. La quería con un agradecimiento profundo, por haberse mantenido a su lado, sin preguntar qué era lo que lo mantenía atado a un dolor del pasado. Nunca le preguntó, el solo se prometía y le prometía que todo fluiría, que todo mejoraría, que el corazón escucharía a su cabeza. Pero nunca sucedió. Estaba dividido en dos.

Ya no se sentía tan joven ni tan hermosa. Pero definió que era su momento: quedarse o partir.

Felipe:


Los impulsos me mantuvieron a tu lado, y hoy son esos mismos
los que me obligan a salir de tu vida.
La incertidumbre me agobia.
Todas las noches pienso en que siempre soñé con más, siempre quise más
y en estos años contigo, siempre me he quedado con lo menos.
Lo siento,
Pero no puedo seguir viviendo así.
No pude conquistar tu corazón, espero poder conquistar el mundo.


Adiós


Alejandra

Solo cogió su cartera favorita, su par de zapatos rojos, y el último vestido comprado. Cerró la puerta, y esta vez supo que nada más le volvería a quedar grande




PAJAZO MENTAL

Últimamente he escuchado mucho esa expresión. Y hoy voy a re-re utilizarla para hacer catarsis. Me pasó algo que es solo un ejemplom reciente de lo que me mama de algunas personas. En la vida real y en la vida virtual hay gente mala leche, en serio.

Me llega un correo con la magistral frase "pienso que no soy hipocrita, no hablo detrás de la gente solo doy mi opinión de las cosas..." Así o más engañado?? Si das tu opinión a las espaldas, y ésta es, sobre todo, negativa y de frente sonríes, eres hipócrita. Esa frase es el perfecto pajazo mental

Contexto: Hace uns meses me dejé atrapar por una cosa llamada twitter. Me pareció incluso más divertido que FB -que gracias a todas sus apps, es una mamera-. Pero bueno... encontré un grupo de gente muy chévere. No nos engañemos, que ahora conocer gente por interenet y terminar siendo amigos, novios o amantes en la vida real, es un tema normal. Hace parte de o cotidiano. (Mis amigos 1.0 me van a armar sindicato ahora, pero ese es otro tema)

Ahora, la catarsis se enfoca a que no deja de sorprenderme la capacidad de las personas para armar pedos, chismes y hacer cara de "yo no fui". Acaso no tienen nada mejor que hacer que disociar?

Conozco a un personaje, hablamos por chat y comienza a regarse en contra e todo el mundo, hablando mal... Acto seguido, invita a unas nenas a un evento, lo dejan metido y se descarga conmigo (Hello... yo tengo una vida y si no te acepto la invitación es porque me da la gana"). Luego da lo que él llama "su opinión", que para mi es un juicio sin fundamento, de que yo no tengo amigos reales... Obvió lo saqué y se arranca a hablar mal de mi... qué dijo, no importa... pero bahhh.. qué ganas de amargarle el rato a la humanidad.

Ese ejemplo es solo un ejemplo de lo que me toca ver a diario. Aquí y allá. Lo malo es que la gente ni siquiera en el mundo 2.0 es capaz de relajarse. Entonces este post es un llamado a todos los jetones, para que se guarden sus comentarios, a los hipócritas a que se abran de estos lados

28 de septiembre de 2009

DA MEDIA VUELTA Y VETE

Hola a todos y a todas!!!
Esta es otra historia real, mezclada con algo de imaginación. Gracias a todos mis amigos que me dejan explotar sus traumas.

********

Cuando lo conoció vio en él todo el potencial. "Podremos hacer cosas grandes juntos", pensó. Y era mutuo el sentimiento. Desde el día uno vivieron prácticamente juntos. No había espacio entre ellos. Crearon una burbuja donde todo era perfecto. Eran solo ellos dos.
Pero un día, la burbuja se reventó. La realidad los invadió y todo se fue al piso. Ya no había castillos de cristal, ni grandes proyectos. Solo gritos, peleas y reclamos. Pasó de Princesa a Bruja, y el retomó su estado natural de sapo. Sin embargo, ella lo amaba inmensamente. Aun conservaba la esperanza de que él fuera el papá de sus hijos.
Por el amor y lo vivido tomaron una decisión equivocada. "Comencemos como debe ser. Vivamos en el mundo como amigos, y vamos mirando si como pareja funcionamos". Era una forma más sofisticada del aquel popular "pajazo mental", de "Seamos Amigos". Y así fue. Se veían, hablaban, no había sexo. Mientras ella intentaba reconquistarla, él se acomodaba a la fácil situación de tenerla de amiga: sentimentalmente le llenaba los vacíos, sin compromiso.

A nosotras, las amigas, nos parecía una locura. Nos cansamos de la cantaleta, los discursos. Cinco meses pasaron y cada día la mediocridad de esa relación nos parecía cada vez más patética. Pero el amor es ciego, y no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Fue pasando el tiempo y ella se iba apagando. Solo la mantenía en pie las ganas de estar con él. De besarlo, de poseerlo. Pero no avanzaban. Él se recostó y ella seguía empujando. Una mañana la sensatez llegó a ella y decidió cortar. Lloraba, sí. Le dolía, sí. Perdió la mitad de su alma. Pero se mantvo firme.

Él la buscaba y ella lo ignoraba mirando de reojo. Esperando que quizá algún día, él la extrañara y volviera a ella. Pero como la comodidad se encuentra en cualquier brazo, sucedió lo inevitable.
- Hola. Saltó la ventana del mensajero.
- Hola. Tecleó ella antes de que el pavor la atrapara.
- Cómo estás?
- Bien
- Y qué más. Ya en este punto no había ni tema, ni nada en común.
- Trabajo, como siempre. Y tú? Escribió esto, esperando una respuesta igual de insípida
- Súper. Saliendo con Juanita.

Murió en ese momento. Quedó petrificada frente a la pantalla. Miró a su alrededor y no encontró consuelo en su oficina de jefe, mujer exitosa.
- Mira qué bueno. Fue lo único que atinó a escribir.
Offline.

La otra mitad del alma que quedaba viva y que esperaba que él volviera a ella se derritió en ese momento. Ya no le restaba nada.

No pudo seguir trabajando. Salió hacia su casa. Se escondió en su cueva y lloró. Aunque ya en ese momento la ira se apoderaba de ella, más que tristeza, por haber sido tan estúpida de haber creído en promesas imposibles. Unas cuantas horas -y litros de lágrimas- después, lo llamó.

Vomitó toda una sarta de reclamos del por qué era tan cruel de romperle el corazón de esa manera. Su respuesta (muy masculina, por cierto) fue. "Pero si tu me preguntaste cómo estaba y qué más de mi vida. Y yo te respondí". Qué falta de tacto. Él sabía que ella lo estaba esperando, que aún no era capaz de dormir sobre ambos lados de la cama. Él no le pidió perdón. Se limitó a decirle que sus reclamos no eran justos.

Al enterarnos de la hecatombe, corrimos a socorrerla. Todas las amigas tenemos la capacidad de llegar con la dosis de alcohol y de insultos correcta para subsanar esas situaciones. Trago tras trago, y música de plancha de fondo, fueron entrando a la chimenea todos los regalos que él le había dado. Todo, terminó hecho cenizas. Cuando ya el alcohol hizo de las suyas, entrada la madrugada, el internet volvió a entrar en el juego. El mensajero volvió a pitar
- Hola.
- Necesito que me devuelvas mis cosas.
offline

A la mañana siguiente el guayabo era proporcional a la tusa y a los litros de alcohol ingeridos.
Vibra el celular.

- Aló?
- Cómo es eso de que te devuelva tus cosas?
- Sí, necesito las llaves de mi casa, y esa foto de cuando yo tenía 3 años, que ya no me puedo volver a tomar. Dijo con el último hilo de sensatez y dignidad que le quedaba.
- Cuando nos vemos?
- Mañana
End call

Pero no se aguantó. Ese mismo día, cuando se acababa la tarde, agarró una caja y echó todo lo que él había dejado. Camisetas, DVD, colección de películas, crema de afeitar... hasta llenarla. No le alcanzó y buscó una bolsa negra de basura. Era todo un año de convivencia juntos mal empacado. La echó entre el baúl del carro y llegó a su casa

- Baja. Vine con tus cosas

Lo vio desde su carro en la portería. Él no podía ocultar su cara de sorpresa. Se bajó. Abrió el baúl y sacó la caja.

- Me trajiste todo lo que te regalé?
- No. Esto son solo ropa y cosas que solo te pertenecen a tí.

Él estiró un brazo y le entregó una bolsita mínima donde estaban las llaves y la foto.

- Gracias. Le dijo al tiempo que sacaba la caja del baúl, y la descargaba sobre él con odio.

Él puso las cosas en el piso.

-Y ahora?
- Ahora nada. Yo agarro mi camino, y dentro de 10 años me encontraré contigo empujando un coche con un bebé adentro, y apenas y nos saludaremos. Eso es lo que pasa desde ahora
- No te voy a volver a ver.

Guardó silencio, para evitar que las lágrimas rodaran fuera de sus ojos. Pensaba. Date la vuelta y vete. Solo necesito que te des la vuelta para verte salir de mi vida. Se repitió una y otra vez.

En lugar de eso -ni siquiera le concedió ese último deseo- se acercó a ella, haciéndola estallar en llanto. La apretó más fuerte y su tristeza se convirtió en rabia. No necesito su compasión.

Lo empujó. Dio dos pasos atrás. Y sacó fuerzas para decirle: Vete.

Se agachó. Recogió sus trastos y comenzó a caminar hacia su puerta.

Lo vio alejarse, salir de su vida. Pero ni siquiera esa imagen le recompuso su alma, su dignidad ni las ganas. No fue suficiente. A veces los finales no resultan como los dibujamos. Y los últimos deseos ni siquiera se cumplen. Nos queda la resignación, y el tiempo, que nos ayuda a curar las heridas.

26 de septiembre de 2009

CÓMO SE SIENTE UN FRESQUITO


Hi Everyone... Esta es una historia basada en hechos reales, previa autorización de una amiga. Espero que la disfruten

****

- Hola Andreita. Qué pena molestarte pero Alejandro me dijo anoche que iba para tu casa y no ha llegado.

Era su exsuegra. Aspecto complicado siendo que hace más de 3 meses no sabía nada de él. Se soprendió pero guardó la calma.

- Señora Alba, lamento mucho decirle esto, pero desde julio su hijo y yo no estamos juntos. Así que no tengo ni idea de lo que me habla

Todo indicó que a la señora le dio un infarto.

- Él debe estar con Alejandra, su nueva novia
-Nueva novia? pero cómo????? Acaso ustedes no están juntos?
- No señora. Hace tiempos yo no hablo con él.
- Pero cómo?
- Si señora. Lo siento mucho.
- Pero por qué me dice mentiras???

Durante el largo silencio que siguió a esa frase, Andrea recordó todo.

Fueron novios por 6 meses. Ella estaba muy encarretada. Pero un día él, en medio de una cena, le salió con el trillado cuento de estoy confundido. Ella, con la claridad mental que la caracteriza, lo mandó a freir espárragos. Siguió con su vida. Pero la ira, el odio y el desconcierto se apoderaron de ella, cuando durante un café, su mejor amiga le dijo. "Álvaro está con Alejandra" Como balde de agua fría le cayó la noticia. -Alejandra era su amiga-. "Cómo??? no sabías??? ella está embarazada. tiene 3 meses".

Comenzó a contar disimuladamente. 3 meses... hace uno y medio que terminamos. Jueputa. Se derrumbó en ese momento. Pero al recibir la llamada, ya estaba recuperada. Al final, ella no esta tan mal, no estaba embarazada.

Lla ex suegra retomó el aliento y dijo:

- Mijita, pero no le puedo creer

En ese momento su yo malvada salió a flote y le dijo "la venganza es un plato que se come mejor frío"

Tomó aire y soltó la bomba

- No es por chismosa, señora Alba, pero ya ella debe tener casi 5 meses de embarazo

Largo silencio al otro lao del teléfono. (Andrea supuso que la pobre señora estaba haciendo cuentas)

- Yo no puedo creer que yo haya criado un cerdo que engañe a niñas como tu
- No señora, no se preocupe por mí, que yo estoy bien. Más bien preocúpese por su hijo y su nieto

Luego de haber vomitado esas palabras, pensó que era demasiado fuerte. Pero no le importaba, al fin de cuentas, se lo tenía merecido.

Suspiró. Esperó durante un tiepo que Álvaro la llamara a insultarla y a pedirle cuentas. Pero eso nunca pasó. Quizá él entendió que las cuentas estaban saldadas

UNA DE MIS FAVORITAS




"21 Things I Want In A Lover"

Do you derive joy when someone else succeeds?
Do you not play dirty when engaged in competition?
Do you have a big intellectual capacity but know
that it alone does not equate to wisdom?
Do you see everything as an illusion
but enjoy it even though you are not of it?
Are you both masculine and feminine, politically aware, and don't believe in capital punishment?

These are 21 things that I want in a lover
Not necessarily needs but qualities that I prefer

Do you derive joy from diving in and seeing that
toving someone can actually feel like freedom? Are you funny and self-deprecating, like adventure, and have many formed opinions?

These are 21 things that I want in a lover
Not necessarily needs but qualities that I prefer
I figure I can describe it since I have a choice in the matter
These are 21 things I choose to choose in a lover

I'm in no hurry; I could wait forever
I'm in no rush cause I like being solo
There are no worries and certainly no pressure In the meantime I'll live like there's no tomorrow

Are you uninhibited in bed, more than three times a week, up for being experimental?
Are you athletic?
Are you thriving in a job that helps your brother?
Are you not addicted?

These are 21 things that I want in a lover
Not necessarily needs but qualities that I prefer
I figure I can describe it since I have a choice in the matter
These are 21 things I choose to choose in a lover

LECCIONES APRENDIDAS

Hace unos días re-aprendí una lección que creí haber tenido clara hace mucho tiempo y no. Aprendí que cuando uno saca conclusiones apresuradas, y actúa con cabeza caliente, la caga.

Y sí, la embarré. Según mis amigos metí la pata hasta el fondo. Menos mal supe pedir disculpas, aceptar el error. Solo por eso, creo que me perdonaron.

Entonces este es un mea culpa público. Solo eso

20 de septiembre de 2009

CONFESIONES DEL DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD


Una vez más celebramos el Día del Amor y la Amistad. Una fecha inventada por el gremio de los comerciantes para repuntar en ventas, durante un mes que no hay festivos.

Válido.

Válido también que todos y todas nos agarremos de esa excusa para dar una abrazo, mandar un mensaje de cariño, regalar una flor, un chocolate o irse de rumba.

Por eso no me voy despachar en contra de este tipo de celebraciones ni nada por el estilo, por mucho que me fastidie que llevo muchos años celebrando esta fecha solo con la amistad, y en algunos casos disfrazando el amor de amistad. Pero ese no es el caso.


(Apenas para el tema, suena de fondo, la canción Te Amaré de Miguel Bosé)

Solo comentarles un par de reflexiones que me surgieron. Una frente a esta temporada llena de rosas y corazones y la segunda, en respuesta a una pregunta que me hizo una de mis primitas: "Naty, por qué tus historias de amor son tristes?" Y luedo de echarle mucha cabeza encontré una respuesta: Porque esas son más complicadas de contar y que queden bien.

En cuanto la primera reflexión, que más bien suena a confesión, quiero aceptar que no se mucho del amor, no me he enamorado perdidamente como se debe y como se ve en las películas, te cuentan tus amigas o ves a tu hermanita menor. Pero que así como puedo aceptar que no se mucho del amor, pero que vivo enamorada. Por eso lloro horas completas viendo una película rosa, oigo canciones románticas y suspiro con nada. Vivo enamora del amor, y qué.

Y frente a la pregunta de mi primita, además de la dificultad para encontrar buenos finales felices, creibles y de impacto, el motivo más cercano a la realidad puede ser, simplemente, porque no he tenido una historia personal de final feliz.

Aclaro que que esto noe s una queja, porque creo que para tener tu propio final feliz, tienes que tener miles de finales tristes y en ese proceso estoy yo. Intento-Error-Levantar la Cabeza-Volver a intentarlo-Error de nuevo... y así sucesivamente.

Vamos a ver cuántas veces me toca volver a levantarme hasta tener el final rosa que quiero

18 de septiembre de 2009

SE LE FUE DE LAS MANOS

Solo espero que esta sea una buena manera de pedir disculpas y reiterar un compromiso sellado bajo "palabra de Scout"


Cuando se dio cuenta de que estaba enamorada, ya era demasiado tarde. Lo había arruinado todo.

Era la típica mujer que aplicaba la negación y no bajaba la guardia. "Yo nunca me he enamorado", decía siempre, en todos los contextos. Quienes la oían hablar no sabían si sentir lástima por ella, o verla como un ser afortunado, de esos que controlan su vida, y no se dejan llevar por banalidades como el amor.

Pero en realidad era un mar de contradicciones. El discurso y la procesión interna iban cada uno por su lado. Pero ni siquiera las visitas semanales al diván habían podido alinearle el pensamiento con el deseo.

Ya el terapeuta se lo había dicho una y otra vez. "Deja el miedo a un lado si no te vas a perder de todo"... "Suelta el control"... "Déjate llevar"... "Disfruta"

Pero ella seguía petrificada por dentro, sonriendo por fuera. No quería salir lastimada. No quería enamorarse y que no funcionara. No quería tener nunca su corazón roto. "El ego se recupera fácil, el corazón no", decía. Por eso se la pasaba quebrando ilusiones a diestra y siniestra. Tenía maestría en salir con hombres comprometidos, o con esos hombres que nunca se comprometerían. Se divertía, sí... pero la euforia no duraba mucho, cuando se aburría, paraba, y se encerraba en su ser. El miedo a estar sola, por el contrario, no la atormentaba.

Estaba en uno de esos momentos, cuando lo conoció. Ella hacía fila para comprar un café y se cayeron todos los papeles que tenía en la mano. Todos se agacharon a recogerlos menos él. Eso le causó curiosidad. Ella le invitó un expreso, él resultó ser un buen conversador.

Ese fue el momento en el que su vida cambió, pero no se dio cuenta. El resto del mundo sí, y creía que ella se hacía simplemente no quería afrontarlo.

Pasaron los meses y sin darse cuenta llenó su vida de colores. El guardarropa pasó de ser negro y blanco, a un derroche primaveral sin precedentes en su historia. Había indicios claros de su enamoramiento, pero ante cada "te amo" que él le decia a los ojos, ella volteaba la mirada y le cambiaba el tema.

No era capaz de soltar.

Pasaron los meses. Y ella seguía jugando. Él iba en serio, pero ella se le escurría de las manos. Por más que apretaba no lograba contenerla. Y se aburrió. Dio la vuelta y se fue. Un día, sin avisar, desapareció. Creyó que ella no merecía tan siquiera una explicación.

"Adiós. No puedo seguir con esto. Puse mi corazón en tus manos y tu lo dejaste caer" F.

Eso fue lo último que supo de él. Una nota debajo de la puerta. Cuando llegó a la F. "Crack" algo se rompió adentro. Su peor miedo se habia materializado y la culpable no era nadie más sino ella.

A partir de ese momento volvió al negro y dejó de jugar. No salía, no bailaba, no tomaba, y no tenía interés en nada. Dejó el diván y dejó de teorizar. Era una causa perdida. Se dejó a si misma. Se estaba castigando por cobarde. Por haber rechazado todo lo que tenía adelante. Ya no setía miedo, pero se le habían acabado las fuerzas para seguir adelante.



14 de septiembre de 2009

RELACIONES INTRA-FAMILIARES

Un día reconoció que había dejado de mirar al cielo. Peor aún, se dio cuenta de que solo miraba el piso. Era como si el gris se hubiera convertido en su color favorito. Le habían arrancado un pedazo y solo hasta ahora se daba cuenta.

- Es que yo si nunca entendí cómo no te diste cuenta. Le dijo alguna vez su cómplice y consejera en esos asuntos del amor. Yo te lo advertí y tu ahí, haciéndote el ciego... Ella era demasiado... todo.

La cantaleta se había convertido en un imperativon en su relación de amigos. Paso de ser su primer amor, a su alma gemela de la alcahuetería. Sobre todo en intentar hasta el cansancio en recuperarle la sonrisa y el color a su vida.

- Simple, si sigues así, así no se puede. No te vas a quedar en los lamentos y las lágrimas toda la vida.

Llevaba más de un año en pena. 384 días, 23 horas 12 minutos y 18 19 20 21 segundos. Desde que se había despertado. Ella, a quién le había comprado la gran roca para comprometerse por siempre, lo engañaba y se había dejado coger en la mentira. Y literalmente "coger" por su hermano menor. El de él, no el de ella. (el incesto aun no era una posibilidad).

- Si y qué? Fue la respuesta que recibió. No la conocía. Era como si se la hubieran cambiado hasta la mirada. Ella se levantó sin asco. Salió de la cama, mientras el cobarde de Mauricio no era capaz de musitar palabra.

Caminó alrededor de la cama. Ida y Regreso... Ida y Regreso... Alegaba, manoteaba, se agarraba la cabeza, gritaba, gritaba, volvía a manotear. Él la observaba. Nadie más hablaba. Mauricio se escurrió entre las cobijas. Ella lloraba. Lloraba. No paraba.

- Es que yo, no podía evitarlo. Ninguno podía evitarlo. Pero es que tu, Santi... Pero Francisco... El parque sigue ahí... Toca esconderse... Seguir caminando. Nunca he tenido miedo, eso no existe para mi....

Silencio
Se jalaba el pelo
Se tiró al piso

Un grito... aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!

Balbuceaba incoherencias. Mauricio en shok, Santiago corrió a abrazarla. La amaba profundamente.

Ella temblaba. Lloraba. Hablaba... lloraba...

- shhh linda no importa. Tranquila. Respira. Decía él, una y otra vez....

Se calmó. Se durmió.

La cargó a su cama, la de él. Le dio la última mirada a su hermano. Mauricio supo que se tenía que mudar. Que ya se le acabaría la generosidad a su hermano "Al final siempre has sido un parásito" le habían dicho alguna vez. Así se sentía.

Santiago no pudo dormir. Pasó de largo. Estaba preocupado. Camila no despertaba. Y no lograba decifrar las incoherencias que alcanzó a oir.

Pasaron casi 32 horas para que ella abriera los ojos de nuevo. Pero tenía la mirada perdida, miraba a ningun lado.

- Quieres comer algo? No hubo respuesta.
- Cómo te sientes? No hubo respuesta
- Quieres ir a algun lugar? Villa María.

Villa María????? Se preguntó para sus adentros.

Buscó el celular de ella. Llamó a la hermana mayor de Camilia a quién no le dio mayores detalles para no preocuparla

- En Villa María internamos a mi madre antes de que muriera hace unos años.

No quiso oir más. Dio las gracias y buscó el número.

- Sí. Esquizofrenia Paranoide.

Desde ese 15 de abril no la volvió a ver. Nunca tuvo la valentía de ir a visitarla. Y aún se sigue preguntando por qué no se dio cuenta.

11 de septiembre de 2009

LAS RELACIONES DE @HORA

Desde que ingresé al mundo del messenger (hoy ampliado al gtalk, facebook, twitter y su combo) he creído que esto de lo virtual ha modificado sustancialmente la dinámica de la primera etapa de conquista.

Me explico. Hoy conoces a un personaje, te pide el teléfono. Hace 10 años, tocaba morderse un codo esperando a que te llamara a invitarte así fuera un café. Y luego de la primera cita, amarrarte el dedo a la espalda para no marcarle, porque "qué mal gusto".

Hoy, conoces al personaje, le pides el celular, el msn y el gmail y viceversa. Si no te agrega, lo agregas, no tienes nada que perder. La espera se limita a la próxima vez que se conecte la contraparte para comenzar la charla. Hablan todo el día... y no hay angustia ni ansiedad para la siguiente llamada.

Hasta ahí todo bueno. Por lo menos las uñas permanecen intactas. Los tiempos se acortan y las posibilidades de sinceridad se incrementan. Al final de cuentas el papel aguanta todo.

Ahora, el problema es cuando lo virtual se convierte en lo predominante y las llamadas se limitan al tecleo, los besos se mandan así: :* y te toca comenzar a graficar suspiros.

6 de septiembre de 2009

VENGANZA

"hey! Been trying to meet you. Hey! Must be a devil between us, or whores in my head... whores at my door... whores in my bed, but hey where have you been if you go i will surely diewe're chained..."

Primera llamada.

"hey! Been trying to meet you. Hey! Must be a devil between us, or whores in my head... whores at my door... whores in my bed, but hey where have you been if you go i will surely diewe're chained..."

Segunda llamada.

"hey! Been trying to meet you. Hey! Must be a devil between us, or whores in my head... whores at my door... whores in my bed, but hey where have you been if you go i will surely diewe're chained..."

Tercera llamada

Y siguió así hasta que la pantalla de su celular contó 15 llamadas perdidas de CataM.

Apagar el celular sería algo brusco, por no decir descortés. Y por más que lo sacaran de sus cabales, podría comportarse como cualquier cosa, menos como un patán. Así que al tercer timbrazo decidió poner el aparato en silencio, meterlo en un cajón y hacerse el loco.

Para él, CataM tenía todo lo que cualquiera desearía: buenas tetas, buen culo, buenas piernas, buena boca y era lo suficientemente polite para no llamar mucho la atención en público de otros manes. Siempre creyó que la novia de uno no está para que se la miren todos por la calle.

Iba derecho a recoger el telefóno del cajón del olvido cuando timbra el portero.

"Jefe, aquí llegó la señorita CataM. Le aviso, porque sus nuevas instrucciones son esas... Claro que aquí está gritando como loca que desde cuando la anuncian!!! Qué hago doc"

Quería saltar por la ventana. Huir. Era lo más fácil. Era malo para enfrentar las vainas. Era malo para poner la cara. ¿Por qué con las viejas no se manejan las cosas como cuando uno hace negocios? Era su pregunta recurrente.

En eso le iba bien: Generando rentabilidad en los negocios. Pero creía que sus relaciones personales debían funcionar de la misma manera. Por eso, se la pasaba despachando mujeres a diestra y siniestra. CataM había sido la más complicada de echar. Y ahí la tenía en la portería de su casa, dando alaridos como loca histérica. Ella no había entendido el mensaje.

La hizo pasar. Para tranquilizarse se decía "lo cortés no quita lo valiente". La vio en la puerta. Ojos hinchados, pelo desordenado, vestida en sudadera. Parecía todo menos esa mujer que al despertarse por las mañanas irradiaba luz.

- No me vas a hacer pasar?
- Solo si prometes no hacer un escándalo.
- Bueno.

Se sentó recogida en una esquina del sofá. Tomó aire y comenzó el discurso que había ensayado durante las últimas 36 horas.

"No entiendo. Todo iba tan bien..."

Si todo iba bien, pero él se aburrió. Simple. Pasaron unas mejores piernas, un culo más firme y ya. No habían más motivos. Pero no podía serle sincera.

"Yo no puedo darte todo lo que te mereces. Te mereces un hombre mejor"

(Nota del autor: Este man debería aprender a ser menos promedio. Discurso trillado)

Se levantó. Dio una vuelta al sofá. Se agarró la cabeza y soltó la bomba. "Estoy embarazada"

Plop. No sabía qué responder. Había presupuestado todo, menos eso.

- "Tengo un amigo médico..."
- "No!!! no lo he considerado! Y sí tienes razón. Necesito un hombre mejor."

Recogió su cartera. Levantó la cabeza y salió del apartamento. Él se quedó petrificado. No fue capaz de detenerla.

Se subió al carro, miró al horizonte y comenzó a reirse... No podía parar. Ella sí que sabía de venganzas.

"Don't speak. I know what you're thinking. I don't need your reasons. Don't tell me cause it hurts"

Timbró el teléfono. Una. Dos. Tres veces. Hasta la vez 15.

Lo apagó y suspiró "Huevón"

1 de septiembre de 2009

DESENCUENTROS

Todo era como ella lo había soñado. El ambiente a media luz. Las rosas rojas abiertas a más no poder. Velas por toda la habitación. Y el anillo que toda mujer desea. Frente a ella el que fue calificado como el hombre de su vida.

Pero algo hizo corto circuito. Francisca esta vez no quería. Aunque todo fuera perfecto. Un matrimonio en este momento se interpondría en lo que llenaría su alma.

Toda la vida había hecho lo que los demás querían. Sus sueños, ilusiones y esperanzas se derivaban de los sueños, ilusiones y esperanzas de otros. Y creyó que así estaba bien. Hasta ese día, que debía ser la concreción de ese todo que había estado esperando.

Él era un vagabundo, de alma libre hasta que la conoció. Su idea de la vida era independencia, egoísmo y tranquilidad. Pero ese ángel con nombre casi que masculino se mezclo en sus entrañas y lo hizo ver a través de los ojos de otro. Y esa experiencia le cambió la vida.

Hoy se veía, como nunca lo había imaginado. Creando ambientes soñados, para que todo fuera perfecto. Comprando flores y prendiendo velas, esperando el sí, sin imaginarse ese discurso que le vendría.

Desenfundó el anillo y sin pensarlo dos veces lo dijo. "Fran, cásate conmigo. No importa el día o la hora. Solo quiero seguir viendo a través de tu alma por toda la eternidad".

Ella, volteó la cara, bajó la mirada y comenzó a llorar. Con un suave movimiento apartó el anillo y de paso sus manos.

Ernesto se sintió desconcertado. Como si le hubieran movido el piso y comenzara a caer en un oscuro abismo.

La interrogó con los ojos.

"Te amo. No lo niego. Pero no puedo hacerte este mal".

El desconcierto era su dueño por completo

"Tu asumiste mis sueños como tuyos. Pero mis sueños no son mios. Y antes de tomar esta decisión debo encontrar los propios"

Entendió. Guardó el anillo, apagó las velas. Y se mantuvo en silencio.

Salió de la habitación. Y sorprendentemente la oscuridad se dispersó y se sintió liviano.
Entendió que nunca más debía sacrificar sus sueños por los de los demás.