29 de noviembre de 2009

QUÉ DIFICIL

Escribo mucho la frase "del cielo al infierno" cuando algo me sale mal.
Esa frase tiene su historia, que se remonta a hace casi 8 años, a una de esas veces en las que creí estar enamorada. Ya la peleadera era increíblemente insoportable, pero seguíamos ahí por el temor a quedarnos solos. En medio de una de esas situaciones le escribí:

"DEL CIELO AL INFIERNO CONTIGO ME LA PASO...
QUISIERA QUEDARME EN EL CIELO POR
SIEMPRE CONTIGO
SOLO FALTA QUE TU QUIERAS TAMBIÉN"


No hubo respuesta. Y desde ese día odio escribir mensajes y que no haya respuesta. En este momento me encuentro en una situación similar. En el infierno, queriendo estar en el cielo.
Peor aun, ahora tengo miedo de perder. Incluso pensando y revaluando si vale la pena dar el corazón.
¿Mil disculpas no serán suficientes?


UNA RECOMENDACIÓN

Estoy en esos días en los que no puedo escribir. Este poema llegó a mis manos por casualidad y me encantó. Espero que les guste tanto como a mi.
***

Mi mirada es nítida como un girasol.

Tengo la costumbre de andar por los caminos
mirando a la derecha y a la izquierda
y de vez en cuando mirando para atrás…

Y lo que veo a cada instante
es lo que nunca había visto antes,
y me doy buena cuenta de ello.

Sé sentir el asombro esencial
que tiene un niño si, al nacer,
de veras reparase en que nacía…

Me siento nacido a cada instante
a la eterna novedad del mundo…

Creo en el mundo como en una margarita,
porque lo veo. Pero no pienso en él,
porque pensar es no comprender…

El Mundo no se ha hecho para pensar en él
(pensar es estar enfermo de los ojos),
sino para mirarlo y estar de acuerdo…

Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…
Si hablo de la Naturaleza no es porque sepa lo que es,
sino porque la amo, y la amo por eso,
porque quien ama nunca sabe lo que ama,
ni sabe por qué ama, ni qué es amar…

Amar es la eterna inocencia,
y la única inocencia es no pensar…
*

¡Ah, como hasta los más sencillos de los hombres
son enfermos y confusos y estúpidos
frente a la clara sencillez
y salud con que existen
los árboles y las plantas!
*

¿El misterio de las cosas? ¡Qué se yo lo que es el misterio!
El único misterio es que haya quien piense en el misterio.

Quien está al sol y cierra los ojos,
empieza a no saber lo que es el sol
y a pensar muchas cosas llenas de calor.

Pero abre los ojos y ve el sol
y ya no puede pensar en nada
porque la luz del sol vale más que los pensamientos
de todos los filósofos y de todos los poetas.

La luz del sol no sabe lo que hace
y por eso no se equivoca y es común y es buena.

*
Desde mi aldea veo cuanto desde la tierra se puede ver del universo…
Por eso mi aldea es tan grande como cualquiera otra tierra,
porque yo soy del tamaño de lo que veo
y no del tamaño de mi altura…

En las ciudades, la vida es más pequeña
que aquí en mi casa en lo alto de este otero.

En la ciudad, las grandes casas encierran la vista con llave,
esconden el horizonte, empujan nuestra mirada lejos de todo el cielo,
nos vuelven pequeños porque nos quitan todo y tampoco podemos mirar
y nos vuelven pobres porque nuestra única riqueza es ver.

Fernando Pessoa

24 de noviembre de 2009

REFLEXIONES SOBRE UN TEMA REITERATIVO

Hace varios posts me declaré conversa al amor. Y hoy me voy a declarar conversa hacia el matrimonio, la convivencia o el arrejunte. Ok. la radicalidad en ese tema no lleva a ninguna parte, y al final, qué gano diciendo que no de primerazo Claro, que para enamorarme, y casarme, arrejuntarme o irme a vivir, necesito encontrar al personaje. Pero no hay afán. Si pasa, maravilloso, si no, comprar un perro, un gato y un loro que me acompañen, sigue siendo una opción.

Vuelvo a reflexionar sobre el matrimonio, por algo que me sucedió hace poco. Me sentaba en un sitio cualquiera donde se toma trago en Bogotá, con una amiga, y amigas de las amigas de las amigas. Costeñas todas. Cuando una de ellas bota una perla, que hasta pena ajena me dio: "Yo llevaba un año con mi novio, pero lo terminé porque nada que me proponía matrimonio". Creo que mi cara de horror (levanté la ceja derecha, torcí la boca y fruncí el ceño) fue tan evidente que me miró fijamente y dijo "Ay niña, yo ya tengo 26. Si no me proponen ahora me quedaré solterona".

No dije nada. Porque de lo contrario esto hubiera terminado en arrastrada, insultada y muerte segura...

El argumento de la nena es similar al que usan mis tías casi sesentonas, con matrimonios frustrados o sin matrimonios que a mis 26 me decían "Ay niña, si no amarras marido ahora, no vas a levantar nada más adelante". Claaroooooo como uno solo es bonito hasta esa edad.

La chica de ese día estaba convencida de que necesitaba conseguir marido YA. Claro. Ella se encerraba en una verborrea increible, explicando su decisión de echar al novio porque no mostraba interés en darle el anillo. Y yo, contrario a lo que cualquiera creería, me sentía aliviada. Como la mayor del lugar, con mis 28 bien puestos y bien vividos, ¿debía sentirme solternoa? ¿Dejada por el tren? ¿Infeliz?

Tengo 28 y nada de afán. ¿Por qué tanto afán.?

Creo que se debe a que toda mujer trae consigo el lastre de la historia de su abuela, de su madre, e incluso de sus tías, como es mi caso. Lo que pasa es que unas entendemos que del desespero solo salen malos matrimonios, maridos borrachos, vagos y golpeadores.

Recuerdo desde los 12 años una de mis tías mal juntadas, entre champaña, whisky y cerveza, nos sentaba a mis primas y a mi a darnos su tradicional discurso de "Niñas, recuerden que tienen que tener un marido y que sea propio". Claramente se refería a que no seamos mozas de nadie, y amarremos un man solo para nosotras. Claro mi abuelo tuvo moza e hijos con la moza. Mi abuela no tuvo marido para ella sola.

Entonces, vuelvo y pregunto ¿Para qué tanto afán?

20 de noviembre de 2009

DE CÓMO NACIÓ MI MEJOR AMIGO

 
Lo concí en cuarto o quinto semestre. Salón 315 del edificio 512 en la Universidad Javeriana. Más o menos 11:15 am de un martes cualquiea de comienzo de semestre. Supe su nombre por la presentación en clase. Así mismo, él supo el mio. Todo formal. Era clase de corrección de estilo, nada fuera de serie.

Observándote dictar clase le dije a Andrea, mi mejor amiga y compinche: "Puedes imaginártelo tirando? Con esa sicorrígidez, debe ser un tronco en la cama". Me debí tragar mis palabras luego. Pero, ¿quién se iba a imaginar que tras esas gafas, camisa perfectamente puesta y combinaciones de café, iba a existir ese amante?

En fin. Ese semestre no me generaste nada. Solo que me enseñaste cómo escribir mejor. Cómo evitar cometer un desastre ortográfico. Se te abona.

Segundo encuentro

Pasaron los años. Yo ya trabajaba y estaba haciendo vueltas de grado. Año 2004. Tres años habían pasado desde esa clase y te recordaba. Dr. Sicorrígido. Me lo encontré en la recepción de la facultad. Yo vestía un sastre negro acompañado de una camisa violeta. Tu, tus acostumbrados Cafés. Charlamos. Yo ya trabajaba en RCN radio y en torno a eso giró la conversación. Me contaste que tu hermano estaba produciendo un cortometraje de tesis y yo me ofrecí a entrevistarlo para que consiguieran plata para poder terminarlo. Con esa excusa intercambiamos teléfonos.

No recuerdo exactamente cuántos días pasaron. Entrevisté a tu hermano, que puede ser una fotocopia borrosa tuya. Estabas muy agradecido y ahí comenzo todo.

Me conquistó con un BonYurt

Inmediatamente no nos volvimos a ver. Pero comenzamos unas jornadas de conversaciones por teléfono que superaban cualquier hipérbole. La primera duró desde las 9 hasta casi las 6 am. Ese día revelamos muchas cosas de cada uno. A ninguno le gusta el vallenato. Yo odio que Bogotá no tenga mar. Y que detesto calzar 40. Hablamos de gustos y de disgustos. De lo divino y lo humano. Era un lunes.

Al día siguiente, yo tenía clase a las 7. Colgué el teléfono y me arrglé para llegar a la universidad. Faltando 15 para las 9 am me enviaste un SMS: "Hay un BonYurt esperándote en la oficina". El último cuarto de hora minutos fueron algo más que una eternidad. Salí volada de la clase de periodismo investigativo, hacia tu cubículo. Entré. Te abracé  y me senté en el escritorio. Sobre él. Me entregaste el vaso con zucaritas y una cuchara. Había también uno para él. Hablamos un rato y salí, porque la jornada debía continuar.

La siguiente vez no fue en la universidad. Dos veces salimos, una a un bar de mala muerte cerca a mi apartamento, y otra vez a oma, a tomar café. Luego de esa segunda vez, lo invité a seguir.

 La decepción

Nos cogimos a besos. Nos besamos mucho tiempo. Fuiste deslizando tus manos. Estábamos en mi cuarto. Era la época en la que vivía sola, y no tenia más que mi cama y una mesa de noche. Así que en la sala no había donde sentarse. Era la excusa perfecta para encamarlo. Comenzó a tocar y no me opuse, por el contrario, seguí el ejemplo. Yo sentía nervios. Realmente me gustaba. Me quitó la blusa. Quedé en jeans y brassier morado -mi color favorito por esa época-.

De repente frenó en seco. "No puedo". Creí que era un típico arranque momentáneo de remordimiento porque fui su alumna. "Tengo una novia hace 5 años". Ok. Me sorprendió. Quedé en shock. Me lo quité de encima y le pedí que se fuera. Grave. Me sentí como un culo. Además, iniciada.

Al día siguiente, sentada en la redacción de RCN, aun muerta de la ira, te llamé. "Tienes dos posibilidades: hacer parte de mi larga lista de amigos, o de mi exclusiva lista de amantes". Se rió. No hubo respuesta inmediata.

Jugamos a ser amigos por un rato. Pero en las conversaciones y correos cruzados se notaba que había lo que muchos llaman química. "Eres la amiga costeña que todo cachaco debe tener" Escribiste algún día (supongo que como consuelo a la situación). Yo creía que el peor defecto era que tuviera novia, y que le diera remordimiento. En esa época no tenía escrúpulos. No me importaba acabar con esa relación

Entre las Cobijas

El coqueteo telefónico y virtual surtió efecto. Al tiempo, aceptó mi propuesta. Y mi ego lo celebró. Comenzamos una jornada de sexo y detalles especiales que no tiene comparación. Aun me pregunto cómo la novia no se dio cuenta. Pasaba casi todas las noches en mi casa, y el celular nunca timbraba.

Sabía mucho de mi.Yo no tanto de él, pero no me importaba. Era fan de dejarme detalles con mis porteros. Una malteada de café, artículos de prensa, hasta el CD de Juanes -Sí en esa época me gustaba- titulado "Un día normal". Casi no salíamos. Mi casa era el sitio predilecto de los dos. Al final de cuentas nada más era relevante.

Cuando no te quedabas entre mis brazos, hablábamos por teléfono o nos escribíamos correos electrónicos. Era muy divertido. Casi perfecto. El tema de la novia no era relevante. No existía. Era tu problema, creía yo. Convencida.

 Era intenso. Y siempre moría de ganas por verte. Nos escribíamos regularmente, como una buena manera de mantener contacto:

Hola!




Si vieras q ue esta mañana no me levanté a clase.. no sé por qué. Pero el sueño is killing me!!! jejejej Te cuento que me siento un remordimiento tenaz, porque el tipo tiene demasiadas esperanzas en mi y mi desempeño.. me voy a buscar una excusa médica con una incapacidad para no parecer tan vaga... por lo menos hoy ya me puse a buscar información del trabajo que o he hecho!! buaaaaaaa

Creo que por primera bvez voy a perder una materia!!



Te cuento que hoy te he pensado mucho... te quiero ver... pero creo que hoy no vamos a poder... te extraño, sabes?? Espero que por lo menos...me hayas pensado un porquito en medio de tu agitado día!!



Hoy se me quedó la chaqueta y eso quiere decir que me va a dar frío más tarde!! un abrazo no me caería mal!!



te mando un beso y un pellizco rosado!!
suertecita en todo.. llamame!



Naty

-*-*-*-*-

Naty:


No, no, no. Por favor no vayas a perder la materia porque me toca pagarte la apuesta. Si necesitas excusas no es sino que me digas, conozco a muchísimos médicos, especialmente psiquiatras. Creo que una
excusa psiquiátrica sería muy apropiada para ti. A ver, a ver... es cuestión de buscar algún trastorno mental que te podamos adjudicar, o tal vez una aberración... (¿tienes alguna?). Podría ser también alguna fobia, digamos fobia a madrugar, fobia a ir a clase de periodismo... mmmm, alguna servirá.

En fin, yo haré hasta lo imposible por no perder. Si la excusa médica no es suficiente, dime quién es el profesor. Lo chantejeamos, lo sobornamos, lo que sea, pero que de ninguna manera él permita que tú pierdas.

Oye, lo siento muchísimo por ti. Yo sí traje mi chaqueta superabrigadora, ideal para el climita de hoy. ¿Mucho frío? ¿Me dejas abrazarte?



Bien, creo que hoy sí termino el índice. Cruza los dedos (sobre todo el índice).



Te he pensado, y también quiero verte, ojalá pronto.



Chao

 El final de ese ciclo
 
Dos meses pasaron de ese segundo semestre del 2002. Y nos habíamos estancado. No precisamente porque yo no quisiera seguir. No. Sino porque no podía ofrecerme nada más que la joranda nocturna. Hablando por teléfono, como comenzó todo, a las 2 de la mañana, te dije sin pensarlo dos veces "Tu y yo no vamos para ningún lado, cierto?" "No" "Entonces mejor lleguemos hasta aquí".

Yo hubiera podido perder la cabeza, y de paso el corazón. Mejor dejar así. Cortar de raíz. Lloré. (Creo que es la primera vez que lo confieso). Incluso oía ese CD de Juanes interminablemente todas las noches. Pero como a los 21 los golpes se reponen rápido, 15 días de tusa fueron suficientes.

Nos desaparecimos. Teníamos claro que marcar el número del otro sería suicidio. Pero un día sonó.

- Hola
- Hola, con quién hablo
- Con Gustavo
- Y ese milagro? Me sudaron las manos y me saltó el corazón
- Patricia me terminó
- ¿Cómo? ¿Se buscó otro?
- No. Se volvió Cristiana
- Nooooooooooo. Te cambiaron por un Cristo jajajajajajaj
- Un día me dijo "Necesito vivir nuevas experiencias". Lo cual me parecía razonable, teniendo en cuenta la cantidad de años juntos. "Me volví cristiana y eso debo vivirlo sin tí".
- jajajaja Perdona que me ría. Eso te pasa por no quedarte conmigo.
- Cierto. Anota un punto.

No sé que tantas babosadas hablamos. Pero la chispa había muerto. Nos convertimos en amigos de teléfono, aunque ya no tan regulares. Llegó la navidad, el año nuevo. El 2003. Y una nueva llamada

- Hola
- Hola
- Estoy saliendo con alguien, pero creo que quiere casarse conmigo

Efectivamente, Diana, la nueva chica, con unas tetas increíbles, adempas de intensa, a las dos semanas quería presentarlo a la familia, y más o menos mudarse con él

- Insisto, eso te pasa por no quedarte conmigo

Carcajadas conjuntas. La complicidad era nuestro mayor atributo. Nos volvimos amigos. De esos amigos reales que salen de la cama a las 4 am para correr a auxiliarte. Que te pagan el arriendo cuando no tienes, o que asaltan la nevera de la mamá porque no tienes mercado, ni plata para comprar comida.

En qué vamos

Pásaron los años. Mucha agua debajo del puente y muchos intentos fallidos de cada uno. Hoy él está casado y luchando contra la calvicie. La afortunada es una Húngara maravillosa. Cuando la conocí supe enseguida que sería el amor de su vida. Y hasta ahora, 4 años después, sigue siendo así. Viven en Chicago. Piensan tener hijos.

Yo vivo en su apartamento. Donde ellos vivieron recien casados y cuido de la planta que me heredaron antes de viajar (debo confesar que casi la mato por abandono. No soy buena en cuidar de otros sers vivos). Cada vez que él viene a Colombia, nos vemos. Me aconseja y sigue creyendo que debo enamorarme perdidamente, pero no del hombre equivocado. Mientras tanto, mi mamá aun sigue cruzando los dedos para que él se separe y se case conmigo.



19 de noviembre de 2009

EN ESE MOMENTO FUE DIFICIL DECIR ADIOS

Estaba revisando cosas del pasado para poder ilustrar un post sobre uno de los hombres de mi vida,  encontré una carta que puede ser vigente para muchas situaciones. Atemporal, puede decirse. No soy dada a escribir cartas de amor, porque uno no sabe cuándo pueden ser usadas en tu contra.

La fecha de esta carta es cercana al 15 de agosto del 2004. Tenía 23 años. Estaba escrita a mano, con una desastroza letra, y el destinatario un hombre que me costó 2 años conquistar, del que no debía enamorarme y que hoy está casado con la que en esa época era mi mejor amiga. Nunca la entregué. Aquí se las transcribo.

EGV:

No se ver las cosas fàciles. Soy una persona complicada.

Te amo e incluso eso no lo puedo ver de manera simple. Simplemente porque no se supone que debería ser así. Por eso, hoy me toca salir corriendo. Huir.

Quisiera poder leerte, y que me leas. Pero no quisiste abrir tu corazón para que todo fluyera. No hay más posibilidades, no queda nada más por qué luchar. ¿Para qué intentarlo?


Yo no soy fàcil y tu tampoco. Las situaciones menos.

Y eso me llena de contradicciones. Y de inseguridades

Quisiera que fuera sencillo. Pero no puedo. Quiero intentarlo, pero no se si lo logre. Por eso tengo que correr.

Esto me supera. Quiero estar contigo, por siempre a tu lado. Pero parece que el momento ni las circunstancias no ayuda.n. Quizà estamos en el timing equivocado.

Hoy me despido de este intento. Quiza me arrepienta., quizas no.


Quiza llore, me ponga triste o no.

O quiza la consecuencia de esto sea que le cierre la puerta a querer a alguien alguna vez màs. Quiza, no.


No es tu culpa. Es mia. Por no haber entendido las reglas. Por no haber sabido como manejar todo. Por no haber visto esto simple. Le metí el corazón, y he ahí el problema.

No quiero huir. Pero no se que mas hacer. Contradicciones.


Pase momentos increibles a tu lado. te entregue todo, y te quedas con un pedazo de mi alma, con la mitad de mi corazón y con todas mis sonrisas.


Me despido y se que la mùsica de las mañanas se apagarà con mi partida. Pero también se irá este dolor, este sufrimiento y las lágrimas. La balanza hoy está de ese lado.

Adiós. Me voy, con mi corazón roto.


Con todo mi amor,


Naty

17 de noviembre de 2009

UN DOLOROSO INTENTO FALLIDO



Por mi vida han pasado muchos hombres. Unos han dejado una huella profunda, otros han pasado impunes. Esta es la del único hombre que me convenció de que reincidir o cangrejear no es buen negocio: extiende la tusa y hace más difícil olvidar. Espero que el protagonista no me acribille. Aunque creo que la esposa no deja leerme, así como que no lo deja verme, o hablarme. En fin. Supongo que eso es lo normal
***


Conocí a MG un primero de agosto de hace tantos años que no recuerdo (creo que era el 2004). Era el cumpleaños de DM. Yo debía conocerlos porque tomamos varias clases juntos. Pero en el pregrado yo era uno de esos seres detestables, con síndrome de genio-diva, que miraba como un culo a todo el mundo. Consideraba que todos eran inferiores, y así los trataba. Entonces, ellos me recordaban, pero yo no a ellos. AL era mi mejor amiga, y sigue siéndolo. Me invitó, en un intento por sacarme a conocer gente, que me divirtiera. Yo trabajaba y estudiaba al tiempo, así que casi no tenía vida.

Acepté. El plan karaoke siempre me ha parecido divertido. Todo iniciaba en la casa de AL. De ahí saldríamos al bar. Cuando lo vi, no generó en mi ninguna impresión. Era un chico más con chaqueta de pana café y más de 1.80 de estatura. En esa época que fueran más altos que yo no era un requisito para que me gustara el tipo.

Yo intenté ser la más carismática de todas, aunque si era cierto que mi personalidad de rancia, aun permanecía. Y era obvio que todos ellos me miraban con recelo por mi actitud de mierda que les demostré en clase.

Entre chiste y chanza. Trago y trago. Terminé interactuando con MG. Bailamos, nos reímos cantamos. Hubo química, atracción, o como quieran llamarlo. Me gustó. Tenía manos grandes y una bonita sonrisa. Bailaba rico,  y se mostraba inteligente.

Terminamos en la casa de AL y ya entrada la madrugada y con varios tragos en la cabeza , nos besamos. Fue uno de esos besos mágicos que hacen que se te erice la piel, sientas cosquillas y te hacen feliz. Se fueron como debe ser y como era costumbre yo dormí en la casa de mi mejor amiga (a quien le simpatizaba MG, pero yo no sabía, me enteré semanas más tarde).

Al día siguiente, el guayabo era inmoral, y agravado por el hecho de que NO me pidió, ni le pedí el teléfono. Claro que como yo nunca me quedo con las ganas, me encontré ahí esculcándole el celular a mi amiga (creo que nunca supo y ahora lo sabe -Perdón-), para tener una manera de encontrarlo. Solo bajo ese nombre había un número fijo. Lo anoté y esperé hasta el lunes para llamarlo.

Eran las 8:00 y tuvimos nuestra primera conversación por teléfono. En esa época no me sudaban las manos, o me daba nervios llamar a un tipo. Me dio el correo, me pidió mis datos y quedamos en volvernos a ver. La primera cita, una ida a cine: el documental de Michael Moore, Farenheit 911. Luego, una cerveza. Así varias veces, varias salidas. Me gustaba de verdad, y así en la medida que me gustaba más, el personaje comenzó con algunos desplantes. "Nos vemos mañana". Y no había llamada. Menos mal ya controlaba eso de comerme las uñas y estaba a punto de graduarme, y con el trabajo no tenía tanto tiempo para sufrir. Pero en el fondo y más si eran domingos por la tarde me sentía realmente miserable. Estaba encarretada, pero no decía nada.

"Menos mal eres tu y no soy yo", me dijo AL un día en la cocina de su casa, cuando yo, toda arreglada, esperaba que él me llamara como había prometido. Esa vez no apareció. Pero cuando aparecía, nos veíamos, hablábamos, discutíamos sobre Foucault, del Gobierno, de los amigos, tirábamos y yo volvía a encarretarme.

No creía en el matrimonio. No quería hijos. Manejábamos el mismo criterio del "deber ser" de la sociedad, nos gustaba el mismo tipo de cine, nos entendíamos bailando, tirando y en los temas densos filosóficos y literarios, que nadie más entendía. Era perfecto. Ni soñado, sería tan bueno.

Su discurso era "Yo quiero estar tranquilo. Eso es lo que busco". Pero nunca fui capaz de preguntarle si a mi lado podría encontrar esa felicidad tranquila. Yo era bastante cobarde y prefería quedarme callada, tragarme todo, no cuestionar las cosas y sufrir en silencio. Yo solo quería que él muriera por mí, y no hice nada para lograrlo. "Porque si él quiere estar tranquilo, para qué lo presiono". Así era como me justificaba con mis amigas. Claro que ellas pensaban que yo era una completa idiota, que ahí no iba a pasar nada.

Tres meses, y se metió diciembre. 15 días me fui a la Costa de vacaciones. En esos 15 días yo me hice la dura. "No lo voy a llamar", me dije y lo cumplí. Solo en navidad y año nuevo hice las respectivas llamadas de rigor. Supuse que en Bogotá, en el año nuevo, todo sería mejor. "Al final de cuentas hemos salido tres meses".


Pero regresé a Bogotá y no hubo noticias de él. Hasta que me enteré que DM estaría con él y sus amigos en Galería Café Libro de la 93. Me junté de valor y de dos amigas -AL y PR- para llegar al lugar. No había comido nada desde el almuerzo, pero con tantos nervios ni se notaba. Pedí un margarita.Al rato, me sacó a bailar. Y ahí fue cuando decidí ejecutar mi "maravilloso" plan: "Decirle todo lo que siento" (Si mis amigas hubieran sabido me hubieran amarrado a la pata de la cama).

Sonaba una salsa que ya no recuerdo, pero que me gustaba. Bailando "Cómo vas?" "Bien" "y tu" "Bien. Estaba pensando, que tu y yo la pasamos bien juntos, por qué no seguimos intentándolo?"


Silencio...

"Naty, tu desapareciste en diciembre. Cómo crees que me sentí cuando no me contestabas y no aparecías? Yo estaba encarretado, pero conocí a otra persona. Ella está ahora en Venezuela, y la estoy esperando"


No pude decir nada. En ese momento las ganas de vomitar me invadieron. Me ahogué y tuve que salir corriendo al baño. Él se quedó parado en la mitad de la pista, sin entender nada. Me senté en el piso del baño, con las rodillas dobladas, los brazos rodeando las piernas y la frente apoyada en ellas. Lloraba. No podía evitarlo.No quería salir. Sería demasiado vergonzoso. AL entró al baño. Me sacó de él sin que el resto se diera cuenta, me metió al carro. Me agarraba la cabeza, no entendía. Sentía mi alma rasgada en pedazos. No entendía qué me estaba pasando. Pero era evidente, los dos nos enamoramos y ninguno dijo nada. En ese momento se rompió todo.

Esa fue mi primera tusa de la vida. Esa fue la primera vez que me rompieron el corazón en pedazos.

Dos meses, litros de lágrimas, mucho tequila, terapia de amigas y música de despecho debieron pasar para poder reponerme al golpe. Lo superé. Es cierto. Nadie se muere de amor. Hasta que pasó lo que no debía. AL tenía su primer contrato laboral. DM había terminado con su novia y necesitábamos algo de alcohol. Como ya era prueba superada, invitamos a MG. El Sitio, todo el whisky que nos cupo. "Vamos para la casa de AL a terminarla". Para esa época yo estaba viviendo en su casa, porque me quedé sin apartamento. Así que allá terminamos los cuatro.

Un par de tragos más y me boté encima de MG. Él respondió. Manos van, manos vienen. Terminamos en el cuarto. Estaba tan ebria que lo único que recuerdo fue que MG me quitó la camisa. Tengo el polvo embolatado. Mañana siguiente. Guayabo indigno y me despierta un beso en la frente y dice: "Te llamo más tarde". Yo volvía a estar enamorada.

El más tarde se volvieron otros dos meses de tequila, lágrimas, canciones de despecho y amigas. Sesenta días transcurrieron y mi trasteo lejos de la casa de AL, para que lo volviera a ver. Esta vez hubo menos trago entre los dos. Pero terminamos en la cama. SI! Aunque mis amigos no me crean, tiraba deli. Luego del sexo, me volvía a enamorar. Me daba un beso en la mejilla y un "te llamo luego", que nunca sucedía

Seguí llorando. Ya a mis amigas les sabía a mierda mis tusa prolongada por un par de polvos. Me mudé con AL. Y como ella era amiga de MG, de DM y del resto del grupo. A los dos meses del último beso en la mejilla, terminaron todos amaneciendo en mi apartamento. Yo dormía. y me sacaron en pijama para que los acompañara a terminarse la mano de guaro que les quedaba. Eran las 4:00 am, y como tengo poca voluntad, me uní a ellos. Amaneció y yo me metí con MG entre mi cama, donde esta vez me dijo que yo era lo más parecido a la mujer de su vida. Me enamoré de nuevo. 10:00 am y repitió la rutina. Se marchó.

Así volvió a suceder varias veces, hasta que cumplí el año llorando por un personaje que volvía a mi vida cada vez que yo lo creía superado. Me llenaba de palabras lindas, de besos increíbles, me enamoraba de nuevo y se iba.

Hasta que un día, una de esas veces que terminábamos amaneciendo en mi casa, medio alicorados lo meti a mi cama. Cuando me iba a besar le dije "Ya no. Conocí a alguien. Así que puedes dormir aquí o en la hamaca". Me voltié y me dormí. Ahí terminó la historia. Esa vez no hubo llanto, pero sí llamada dos días después. Nos hicimos amigos, hasta que se fue a vivir con una mujer con un hijo que no lo deja verme.


16 de noviembre de 2009

FRASES DE HOMBRES... Y UNA QUE OTRA MARICADA Segunda Parte

Esta es la continuación de un post anterior. He encontrado en mi memoria y en otras historias que me han contado estos días, más frases estándar que usan los hombre en situaciones definidas con mujeres


***


Cuando te quieren echar y quieren darte un consuelo:
- "Tú eres una mujer que podría hacer feliz a cualquier hombre"
- "Sentiría celos de el hombre que sea tu esposo"


Cuando solo quieren sexo, pero no son capaces de encararte porque temen que les digas que no:
- "Yo no creo en relaciones serias. Yo busco mantener mi libertad"


Cuando saben que tienes la razón y no tienen argumentos:
- "Yo no me he casado contigo para que me hagas ese tipo de reclamos"


Cuando no quieren que pases a ser su date a algo más serio:
- "Para qué formalizar si así estamos bien. Qué importa el resto"



- "No estoy preparado para una relación seria"


Cuando necesitan una excusa válida para echarte:
- "Creo que tu y yo estamos pensando en cosas distintas"


***
Si tienen más frases... adelante... escríbanalas a ver si algún día logramos descifrar qué es lo que realmente quieren decir!!!






LA PERSONA DE TU VIDA

Hace un par de noches, en una mesa de desconocidos en un bar, se hicieron reflexiones interesantes sobre conocer o no al hombre/mujer de tu vida. La discusión se centró en si uno conoce la que cree que es el Hombre o a la mujer de tu vida y no funciona, existe la posibilidad de volver a conocer una persona que cumpla los requisitos.

Uno en la mesa decía que cuando uno conoce a la mujer de su vida, es imposible volverla a conocer. Y si no funciona, pues cagada, te toca conformarte con algo que sea lo más parecido o cercano a ese "ideal".

Yo en cambio, creo que la mujer o el hombre que aplica para ser LA persona en tu vida es distinta dependiendo a la edad en que la conozcas. Quizá a los 15 el amor de tu vida no será el mismo que a los 28, en caso que ese primero no funcione. ¿Los motivos? Simples. Las personas cambiamos, y nuestras experiencias, tristezas y felicidades determinan lo que queremos en cada etapa de nuestras vidas.

¿Qué sería de nosotros si solo conociéramos una persona de nuestras vidas? ¿Y si con esa primera no funcionara? ¿Estaríamos condenados a conformarnos con menos?

Me gusta creer que no es así.

12 de noviembre de 2009

REFLEXIONES LUEGO DE UN LARGO DÍA

Mi día se acaba cuando está comenzando el siguiente.
Estoy agotada pero sigo pensando... "Si piensas se te enreda la vida", me dijeron en el colegio. Pero si solo siento, también se enreda... so? Callejón sin salida.

En esto pienso en esta noche que tiene más cara de madrugada


Palabras - Letras
En lo personal soy mejor escribiendo que hablando.
¿Por qué entonces insisto en hablar?

Prudencia
¿Por qué es tan dificil callar en algunas circunstancias?

Lo Simple
Si sé que las cosas son simples
¿Por qué tengo que complicar todo y complicarme tanto?

Perder-Ganar
El que no arriesga no gana. Pero tampoco pierde.
Tengo que aprender a perder para no tener miedo al arriesgarme

Amor - Desamor - Miedo - Culpa - Ganas -Ilusión - Tristeza- Enredos -  Música - Poesía - Calma - Velocidad - Deseo - Sueños - Locura

11 de noviembre de 2009

TROPEZAR

No me gusta cometer errores. Para mi, el margen de error debe ser cero siempre, como si todo cupiera en una tabla de excel. En lo profesional, lo logro. Tengo el control y todo es casi perfecto. Incluso como amiga, compañera, hermana y hasta hija me gusta mantener el control.

Sin embargo, esas circunstancias y algunos momentos en la vida, los que me indican que tengo que soltar. Que no se puede tener el control de todo. Pero eso va acompañado de un notable incremento en las fallas.

Me toca aprender. Estoy en ese proceso. Espero poder cometer errores no letales y que me perdonen por ellos.

8 de noviembre de 2009

ME, MYSELF AND I

Esto es un reencauche.. hace un año lo escribí para una clase... Luego, me tocó escribir un desagravio... porque mi hermana se sintió ofendida porque no le dediqué más espacio... Aquí van ambos escritos
Espero que me conozcan un poquito más a partir de estas palabras



***

Cuando llegué a Bogotá hace 9 años, 7 meses y 12 días era una provinciana más. De tierra caliente. “Calentana” para ser más exacta. De esas que llegan con un par de zapatos cerrados, una chaqueta para el frío y un sinnúmero de camisetas y pantalones que sin problema pueden traerse de la costa. Salí de Barranquilla obligada por el tedio, aburrida por la mediocridad y con las promesas de venirme a vivir a una ciudad “maravillosa donde puedes ser un espíritu libre”, en palabras de mi prima Claudia, la única que se atrevió a salir de casa sin casarse.
Así llegué al frío de la capital, que en ese momento me aturdía, pero hoy me parece el estado ideal de las cosas. El calor me molesta, me da coma de sueño… no me deja pensar. Ya estoy “adoctrinada por los cachacos”, como dicen mis tíos. Con 27 años, sin novio y a punto de ser la solterona exitosa de la familia. “Te va a dejar el tren”; “a los hombres no le gustan viejas, niña”; “¿cuándo me vas a dar nietos?”; “mira que estar sola en la vejez no es bueno”, son las frases más comunes que escucho durante las vacaciones en mi natal Barranquilla, seguidas por “eché, ya no se te nota el acento”; “nojoda necesitas un bronceado” y “cómo te has engordado”. Cuando se termina el memorial de agravios comienza el tema político.

Trabajo con Gina Parody. Soy la jefa de comunicaciones y asesora en temas de género. Para ellos es un cargo importante y se sienten orgullosos. Hablo en plural, no porque se trate de mis padres y hermanos, sino que incluye a mis 11 tíos del lado materno, y a los 7 tíos paternos con los respectivos abuelos, primos y esposas y esposos. Aunque creo que les generaba más emoción cuando era periodista de RCN Radio, bajo el mando de Juan Gossaín. Ahí me seguían la pista a diario. Eran fanáticos intensos, de esos que te llaman con cada aparición o con cada error. Quince días hábiles al año los visito, tiempo que permite el régimen laboral de los empleados.

Mis prioridades son mi trabajo, mis papás y mis amigos. Ahora se incluye en el top mi hermanito menor, Sebastián, que acaba de llegar a vivir conmigo. Estudia música. Batería es su instrumento, y me da conciertos a diario, hasta las 11 de la noche. Menos mal no me ha traído adicionalmente problemas con los vecinos. Mi hermana Daniela clasifica cuando está de visita en el país. Vive en Alemania.
Bailo bien, canto mal. Y he superado esa actitud, que me caracterizó durante el pregrado, de ser insoportable, que mira por encima del hombro y que tiene delirio de superioridad absoluta. Mi amigo David me lo recuerda cada nada. Ya está claro que hace 5 años no me aguantaba. Pero hoy, soy algo como su alma gemela. Él no insiste en que vaya a terapia, como Johanita. Una cordobesa que a pesar de la edad mantiene la inocencia intacta. Es como mi hermana menor adoptada. Sus palabras favoritas son “Naty, acuérdate de que no tienes que cargar con los problemas de la humanidad”. Ella me tranquiliza y creo que tiene razón: a veces necesito de un sicólogo. Mauro me aguanta. Ingrid, Naty, Anita y Ángela me alcahuetean todo. Andrea es el polo a tierra. Entre mis amigos tengo el equilibrio que me falta. Y me recuerdan el valor de conocerse cada vez a uno mismo.

El delirio de Sor Teresa de Calcuta lo heredé de mi mamá. Ella quiere cambiar el mundo, ayudando a todo su universo circundante. Siempre me pregunto cuándo comenzará a vivir su propia vida. Mi papá me heredó, además de los rizos, la capacidad de análisis y un poco de su neurosis. De ambos, el amor por la lectura y el buen cine. Sus mayores enseñanzas: la responsabilidad y la autoconciencia. Ambos son el dream team. No los veo por separado, aunque a veces parece que no se soportaran. Pero ahí está el encanto.

Impaciente, perfeccionista, llorona. “Llorenco” me apodaron alguna vez. Aprendí a afrontar las traiciones con fortaleza y a perdonar los errores de los demás. Menos la ignorancia, la falta de criterio y la falta de autoestima. Prejuzgo y mucho, y creo que por eso me he perdido de muchas cosas. Si bien soy proclive a corregir mis errores, esos me han quedado grandes. Mauro me describe como apasionada y que la vida me ha enseñado más que la academia, y quizá tenga razón.

No como verduras, fumo y tomo más de lo recomendable. Mido más que el promedio; calzo 40, lo que en Bogotá es un problema (el promedio el 37 y casi ningún almacén vende mi número). Quiero ser ministra y algún día vivir en una isla, ver el atardecer y leer solo literatura.

Escribo todo el día, desde proyectos de ley hasta frases alentadoras para pésames. Soy buena en lo que hago, y me encanta saber que mi Jefa cree que soy la mejor, pero me cuesta escribir sobre mí. Lo bueno es que acabo de descubrir que no he perdido la capacidad de reírme de mí misma.

***

DESAGRAVIO A MI HERMANITA

El motivo de escribir de nuevo tan pronto (teniendo en cuenta que nunca lo había hecho) es un pequeño desagravio a mi hermanita Daniela... Bueno, ni tan hermanita, porque tiene 23... La explicación del por qué no le dediqué más palabras fue el espacio... (si me pasaba, no me recibían el trabajo... y hay que ir por el 5.0... Aclamado)


Pero lo que m faltó decir de ella es que -aunque no nos aguantamos viviendo juntas- es la única persona que literalmente "me ha dado en la jeta"... A pesar de mi tamañito, cuando chiquitas, en una pelea logró darme duro... Imagínense la ira que sentía por haberle desarmado el cuarto completo de la barbie mientras jugaba.... sin mí...

La extraño siempre... eso de vivir a un océano de distancia es demasiado... me gustaría coger un bus e ir a visiarla seguido, pero la vida laboral (eso de tener 15 días hábiles de descanso al año no ayuda) no me lo permite...

Siempre he dicho que es divina, que se debió quedar de modelo... o no? Pero la vocación por la ciencia le ganó a la pasión por el dinero. Solo espero que haga algún descubrimiento grande para que me pueda mantener mientras escribo mi novela en una isla...

Te amo hermanita....

CÓDIGO FEMENINO

Esto no es de mi autoría... me llegó como Spam, pero me pareció divertido.. la pregunta ahora es... ¿si será posible cumplir todo esto?

Título I: De los principios fundamentales.

Art. 1: Considérese 'hombre' en los términos de éste Código, al ser que es como un buen vino: comienzan como 'uvas'.

Es deber y obligación de la mujer pisotearlos y mantenerlos al oscuro, para que maduren y se tornen buena compañía para la cena.

Art. 2: Si él no la quiere, usted tiene quien la quiera.

Art. 2 bis: Si no la quieren, es porque no la merecen.

Art. 3: Finja siempre ser pura, buena e inocente.

Art. 4: Mienta con talento, y niegue todo hasta la muerte. Al final ellos terminan creyendo.

Art. 5: Nunca confíe en los hombres, ni aunque sea su hermano.

Art. 6: Solteras sí, solas nunca.

Art. 7: Si aun así, usted todavía quiere mantener un amigo varón, nunca le cuente sus estrategias de guerra, y mucho menos sus victorias..

Art. 8: ¿Usted piensa en un 'bonus track' con algún ex? Recuerde que 'figurita repetida no completa el álbum' (aunque las buenas se pueden coleccionar)*.

Art. 9: Nunca comente de sus relaciones pasadas a su actual pareja.

* La ignorancia de las leyes no sirve de excusa, si la excepción no está expresamente autorizada por la ley.

Título II: De los Hombres en General

Art. 11: Cocine los hombres a 'baño María' (demora, pero al final usted nunca sabe cuando va a necesitar de ellos).

Art. 12: Cuando un hombre pide un 'tiempo', significa que quiere intentar con otra. Y si no tiene suerte, volverá con usted. Tenga presente que 'Tiempo, solo da el reloj'.

Art. 13: Hombre gallina solo sirve para hacer guiso.

Art. 14: Tenga siempre un titular, y un enorme banco de reservas.

Art. 15: Nunca deje de estar en todos los lugares; si no fuera posible tenga siempre detective que le pase informaciones.

Art. 16: Catalogue sus víctimas siempre.

Art. 17: No trate con prioridad a quien la trata como opción.

Art. 18: ¿El hombre es la cabeza...? ...La mujer es el cuello, y puede mover la cabeza como se le venga en gana (y a donde le convenga, claro está).

Título III: De los Hombres en Particular.

Art. 19: El hombre que no da asistencia, abre la concurrencia y pierde la preferencia.

a-) Repita siempre: 'No tropiece que la fila avanza'.

b-) Pero recuerde: La puerta es selectiva.

Art. 20: Si el hombre que tropezó decide regresar, repita siempre: 'saque número y espere al final de la fila'.

* ¿Regresó arrepentido...? No sirve ni que saque número.

Art. 21: No viva en el pasado... quien piensa en pasado es museo.

Art. 22: Su hombre le dice '¿usted es demasiado para mí'? Tenga presente que: ¡ES VERDAD!

Art. 23: ¿'Príncipe azul'...? ¡Es mejor el lobo feroz...que la ve mejor, la oye mejor y la come mejor!

Art. 24: Ingenie alguna estrategia para pasar al frente del señor en cuestión, sólo para exclamar '¡¡¡que coincidencia que usted pase por aquí!!!'.

Título IV: De las Obligaciones de la Mujer

Art. 25: Chamulle, el hombre no se percata que nosotras también podemos hacerlo.

Art. 26: Una verdadera experta nunca es sorprendida en flagrancia.

Art. 27: Detone todos los hombres, ninguno merece su consideración.

Art. 28: Registre todo: celular, cajones, auto, bolsillos, papeles...

Art. 29: No sea fiel nunca. No perdone, vénguese.

Art. 30: ¿Su hombre la irrita? Estas son las formas de irritarlo a él:

a-) Esconda el control remoto de la tele y del mini componente.
b-) Cierre la puerta del auto con toda su fuerza.
c-) Ponga todas las cervezas en el freezer y déjelas congelar completamente.
d-) Use el espejo retrovisor del auto para maquillarse y déjelo completamente movido. Si tiene tiempo, haga lo mismo con los demás espejos..
e-) Convénzalo que usted sabe cortar el pelo de él.
f-) Suba al auto con los tacones llenos de barro y refriéguelos en la alfombra.
g-) Cuando le pregunte '¿Y...? como estuvo...?', diga: 'No se preocupe por mí, yo estoy bien'.
h-) Escriba mensajes en los vidrios empañados del auto.
i-) Corte la luz 'accidentalmente' en medio del partido de fútbol.

Art. 31: 'No lleve sándwich de mortadela al banquete de caviar'. Si usted va a un lugar lleno de hombres, ¡¡¡¿¿¿para qué ir acompañada???!!!


Título V: De las disposiciones de éste codigo

Art. 32: A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplicarán aun a las consecuencias de las relaciones jurídicas existentes.

Art. 33: Las leyes del presente, tienen efecto retroactivo.

COMUNIQUESE, CUMPLASE Y REENVIESE..!!!

6 de noviembre de 2009

COSAS ENTRE MUJERES

Leyendo un blog escrito también por una mujer, pero en Argentina, recordé cómo hace unos años sentía repulsión hacia el resto de mujeres. Puede o no ser válido -ya juzgarán ustedes- pero lo acepto, todo lo que oliera o se moviera como una mujer era visto con total desprecio por mí. Me parecían algo así como reptiles no dignos de ser mis amigas. Obvio, se salvan aquellas con las que se estableció por obligación de destino, una relación casi filial, y a las que no se veían como rivales (por el motivo que fuera).

Y creo que no soy la única que ve a otras mujeres con esos ojos. Y creo que a mi también me deben mirar de esa forma.

¿Cómo actuamo las mujeres?

- No perdemos ninguna oportunidad para rajar de la otra. Nunca van a ser suficientemente bonitas o inteligentes, o recatadas, o libertinas... la otra en cuestión, siempre va a tener un defecto.

- Saltamos a calificar eso que queremos, y que otra tiene, de forma negativa

- Si nos dan papaya, le gusaneamos el novio a la que nos cae mal

- Buscamos la mejor forma de decir las cosas de una manera hiriente:

"Pues se te ve bien, pero nunca me lo pondría"
"En serio vas a comer eso? Yo de tí evitaría. ¿Te has como engordado, no?"
"Tiempo sin verte! Ya te casaste? Noooo???" Con ese tono de tía solterona que indica "te está dejando el tren mija"
"No quiero meterme, pero no crees que XXX (el novio) está muy cariñoso con ZZZ?? A lo que sigue una pelea campal entre la pareja promovida por "la amiga"

Podría seguir... y los motivos que he enccontrado son varios:

- NOS MORIMOS DE LA ENVIDIA: Somos naturalmente envidiosas, queremos todo lo que la otra quiere: el novio, el marido, las tetas y e culo (o en su defecto, el cirujano)
- NOS COMIMOS EL CUENTO DE LA COMPETENCIA: Tanto nos han dicho que por cada hombre hay 7 viejas, o más, que nos dedicamo a destruir a la competencia.O Por lo menos eso creemos hacer. Por eso nos vestimos más para las mujeres, que para los mismos hombres (seguramente él no se va a dar cuenta de si estás o no a la moda, si no de qué tanto se te ven las tetas o de tu nuevo corte de pelo)

Sí somos unas bitches, cuando del mismo género se trata... aunque muchas los nieguen

5 de noviembre de 2009

DILEMAS SOBRE MORIR DE AMOR

Desde hacer varios días en una de las redes sociales, varias de las mujeres nos desahogamos diciendo frases como:

- "Yo estoy en este mundo es pa q se mueran por mi, no pa morirme por nadie!!!"
- Tan difícil es que se muera de amor por mí

Me declaro conversa. Hace unos años pensaba que la soledad por toda la vida es posible y el estado ideal, pero desde hace un tiempo (como un año) me he convencido que debe ser igual de maravilloso encontrar esa alma gemela que muera por uno y morir por ella. Casarse enamorada y creer que será para toda la vida. Lo confieso, me parece fascinante creer en que el amor delas películas puede ser cierto, y que quizá me puede llegar pasar a mí.

Pero cuando leo, e incluso escribo frases como las anteriores, me retumba en la cabeza una frase de cajón que muchas veces sale en medio de discusiones femeninas

"Es mejor casarse con alguien que te quiera más que tú a el"
A lo que alguna responde (yo prefiero quedarme callada) "la verdad yo prefiero casarme con alguien a quien yo quiera más"

Y comienzan las argumentaciones de uno u otro bando. Y yo creo que ninguna de las dos puede funcionar.

Veamos:
Si es uno el que quiere más, el personaje masculino se aprovechara de eso, y abusará de alguna forma del sentimiento. Pero si él quiere más, quizá uno vivirá con la sensación de que existe algun otro alguien, por quién tu te morirías realmente de amor.

¿Será Posible el equilibrio? Espero que sí

2 de noviembre de 2009

EN MEDIO DE UNA CONVERSA

En medio de una conversación con un amigo muy especial, me escribió estas palabras que terminaron siendo poesía, sin pretender serlo en un comienzo.

Tnks Kashuery!!!
***

Me alegra sentir esa energia en tus letras
y esa pasión en tu sentir...


Solo te digo querida amiga...
preparate para amar...
Escalar una gran muralla
y entrar al juego de sentir...
 
En los brazos de un hombre
que nunca entenderás
y unos besos que te encantaran...

1 de noviembre de 2009

Y FUE LIBRE AL FINAL

Ella sabía que no sería fácil. Al final de cuentas le gustaban los retos. Sin embargo, muy en el fondo quería en el cuestiones del amor no fuera así. Su actual realidad no se acercaba a su ideal, pero le faltaba algo. Sabía que juntos no podrían volar, pero el ser su polo a tierra le gustaba.

Era joven, lo suficiente para creer en el amor, en que las escenas rosas de todas esas películas se harían realidad en su vida. Sí, era inocente. Pero, se estaba enamorando un sujeto oscuro, con un negro pasado, mucho mayor que ella. De esos hombres cuyo corazón no se permite sentir. Pero que buscan la salvación de la mano de personas buenas. Para eso estaba ella.

- Me estás idealizando. Le dijo el día que ella le dijo que se estaba enamorando.
- Quizás. Pero no me importa. Respondió ella, hablando desde el deseo.

Él no quería ser el culpable de arruinar esa inocencia que había permanecido intacta. Pero seguía ahí, porque al final de cuentas esa niña, casi adolescente, lo aceptaba, sin mayores juicios. Lo único que ella le pedía era que se alejara de las drogas, y que se quedara con ella. Su alma de Sor Teresa le impedía irse. Creía en la redención y en los cambios.

Cuando estaban solos, todo era tranquilo. Había muchas risas, conversaciones banales, comida entre la cama, mimos y muchos besos. Era tranquilo. Pero solo a eso se atrevía. Ella no había dado el siguiente paso. Quería estar enamorada.

Él intentaba respetar su decisión. Pero su instinto lo llevaba a otros lados. "Si no es ella, otra", pensaba. Así, buscaba en lo más fácil: pagaba por sexo en los lugares más nefastos, oscuros. Al final, el cariño y la comprensión los tenía asegurados donde él quería estar.

Una mañana ella decidió levantarse temprano. Ir hasta su casa, sorprenderlo. Encontró la puerta entreabierta y sonaba música para bailar. ¡A esa hora!!! Olía a cigarrillo. Entro. Había un desorden tipo bar de mala muerte. Botellas por aquí, colillas por allá. Se rayó, pero aun no había nada que evidenciara más allá de una rumba.

Dio un segundo vistazo y un camino de ropa, entre masculino y femenino llegaba hasta el cuarto. Zapatillas baratas, una camisa blanca, una falda roja ¡Qué mal gusto!... Entró hasta el cuarto. Y vio una serie de manos y pies enroscados entre las cobijas. Las lágrimas escurrieron por sus ojos. Dio media vuelta y salió sin hacer ruido.

En una servilleta escribió sin pensarlo dos veces. "Veo que no soy suficiente para tí. Adiós". Se fue caminando destrozada. Las imágenes la atropellaban. Sentía una tristeza profunda. Desde ese instante sabía que no volvería a ser la misma. No volvería a creer, a confiar, a amar.

Pasaron varias horas y las naúseas, el dolor de cabeza y la sed, no lo dejaban pensar. Miró a su alrededor y esa mujer de pelo negro seguía ahí. No recordaba su nombre y ya no le interesaba averiguarlo. Quería que se fuera, pero mejor esperar a que se despertara por sus propios medios. Se paró de la cama. Fue a la cocina. Tomó agua y notó la puerta abierta de par en par. Cuando iba a cerrarla, notó la servilleta. La letra le pareció conocida. La leyó y no supo qué hacer. Se le nubló la mente. Vomitó.

Buscó su ropa en medio del desastre, medio se vistió y salió a buscarla. Llegó a su casa y ella no estaba. Caminó en círculos, en zigzag, buscando en los lugares comunes. Cuando se dio cuenta que no lograría nada, volvió a su casa. La pelinegra no estaba. "Menos mal". Agarró el teléfono y marcó un número que creía en el olvido. "Hola. Hablas con número 8. Cinco gramos a donde siempre".

Se metió en la ducha."El agua ayuda a aclarar las ideas". Pero esa vez no sucedió. Sonó el timbre.
Salió solo con la toalla. Buscó unos billetes y fue a la puerta. La entreabrió y le pasaron la papeleta. Despejó de un sacudón la mesa de frente. Buscó el encendedor. Se dio cuenta de que le faltaban el resto de artilugios. En la cocina agarró lo necesario. Preparó como en los viejos tiempos. Pero esta vez era consiente de que se estaba excediendo.

A pesar de las horas, ella seguía esperando que él llegara y la buscara. Se hizo de noche y no tuvo noticias de él. Pero no se preocupó. Pensó que después del guayabo vendría a buscarla. Era orgullosa, no iba a volver a buscarlo. Cinco amaneceres pasaron sin noticias, cinco días en el que hizo el esfuerzo de olvidar. Era fuerte, y cuando se proponía algo, lo lograba

Hasta que recibió una llamada. "Pon las noticias"

El cuerpo fue encontrado esta mañana en un apartamento en el sector de Arroyoverde. Las autoridades estiman que lleva cinco días de fallecido por una sobredosis de heroína...

Apagó. No lloró. Por el contrario, una sonrisa se dibujó en los labios. Él ya no estaba, era libre y no tenía que cuidar de nadie. Solo de ella.

FRASES DE HOMBRES... Y UNA QUE OTRA MARICADA

Lograr irritarme es bastate simple. De eso pueden dar fe mis amigas y mis amigos. Pero sacarme realmente la piedra, hasta la indignación solo se logra en ciertas oportunidades. He aquí la lista de frases, excusas y discursos, especialmente del sexo opuesto que me la sacan.

FRASES MASCULINAS

- Cuando el sujeto con el que sales, no es capaz de decirte de frente "me mamé de ti, quiero salir con otra" y se sale con la chimbada de "Eres una mujer maravillosa, pero te mereces uno mejor que yo".

- Cuando llevas saliendo un par de semanas y sale con la increíble frase de "No te enamores"

- "¿Por qué te hablas y te ves con tu ex?"

- No falta el exnovio que te invita al matrimonio y te dice "Tranquila que Paquita no te odia, porque no sabe que tuvimos algo" (ese algo duró casi un año)

- En medio de una pelea álgida, en la que creo tener la razón el personaje saca la perla de "¿Por qué no te calmas y te das una ducha?" Respuesta "Histérica tu &%#$% madre"

- "Necesito tiempo para mí"

- Llama el ex: "¿Cuando nos escapamos a recordar viejos tiempos?" Respuesta: "¿Y tu esposa?" Finaliza: "Ella no tiene que enterarse". (Primero muerta que moza).

- "Yo quiero una relación libre. Sin ataduras". Pues huevón, quieres solo sexo, no lo disfraces.

- After sex: "Tengo remordimiento" "¿Por qué?" "¿Qué tal que mi novia se entere?" "No creo que eso suceda" "Mejor que esto no vuelva a pasar". Y el sujeto aparece una, dos, tres, cuatro veces más, y after sex, sale con el mismo discurso...

- "Te amo", luego de haberse comido a otra (una puta), y tu lo sabes


HECHOS CONCRETOS

- Las exnovias intensas

- Los ciclos inconclusos

- Ser el clavo que va a sacar el anterior y no saberlo

- Que vayan dejando casualmente ropa, cepillo de dientes y demás cositas en mi casa

- Que a la cuarta visita no se anuncien con el portero

- Llamada a las 7:00 pm. "A las 9:00 pm paso por ti" y uno se arregla, se viste linda para el novio. Y son las 9:00 y nada, las 10:00, las 11:00 pm y llama rascado: "Perdón es que me emparrandé con mis amigos". 11:30 pm, llega a la casa. Y no queda de otra que despacharlo: "Mi casa no es un hotel"

- Estás a punto de tirar con el personaje. Ya te ha sacado la blusa y estás a punto de bajarle el pantalón y dice: "Tengo que decirte algo" "Qué?" "Tengo novia hace 5 años"

- Que crean que porque salen con uno más de dos meses, uno quiere que le presenten a la mamá, al papá y a los hermanos.