8 de noviembre de 2009

ME, MYSELF AND I

Esto es un reencauche.. hace un año lo escribí para una clase... Luego, me tocó escribir un desagravio... porque mi hermana se sintió ofendida porque no le dediqué más espacio... Aquí van ambos escritos
Espero que me conozcan un poquito más a partir de estas palabras



***

Cuando llegué a Bogotá hace 9 años, 7 meses y 12 días era una provinciana más. De tierra caliente. “Calentana” para ser más exacta. De esas que llegan con un par de zapatos cerrados, una chaqueta para el frío y un sinnúmero de camisetas y pantalones que sin problema pueden traerse de la costa. Salí de Barranquilla obligada por el tedio, aburrida por la mediocridad y con las promesas de venirme a vivir a una ciudad “maravillosa donde puedes ser un espíritu libre”, en palabras de mi prima Claudia, la única que se atrevió a salir de casa sin casarse.
Así llegué al frío de la capital, que en ese momento me aturdía, pero hoy me parece el estado ideal de las cosas. El calor me molesta, me da coma de sueño… no me deja pensar. Ya estoy “adoctrinada por los cachacos”, como dicen mis tíos. Con 27 años, sin novio y a punto de ser la solterona exitosa de la familia. “Te va a dejar el tren”; “a los hombres no le gustan viejas, niña”; “¿cuándo me vas a dar nietos?”; “mira que estar sola en la vejez no es bueno”, son las frases más comunes que escucho durante las vacaciones en mi natal Barranquilla, seguidas por “eché, ya no se te nota el acento”; “nojoda necesitas un bronceado” y “cómo te has engordado”. Cuando se termina el memorial de agravios comienza el tema político.

Trabajo con Gina Parody. Soy la jefa de comunicaciones y asesora en temas de género. Para ellos es un cargo importante y se sienten orgullosos. Hablo en plural, no porque se trate de mis padres y hermanos, sino que incluye a mis 11 tíos del lado materno, y a los 7 tíos paternos con los respectivos abuelos, primos y esposas y esposos. Aunque creo que les generaba más emoción cuando era periodista de RCN Radio, bajo el mando de Juan Gossaín. Ahí me seguían la pista a diario. Eran fanáticos intensos, de esos que te llaman con cada aparición o con cada error. Quince días hábiles al año los visito, tiempo que permite el régimen laboral de los empleados.

Mis prioridades son mi trabajo, mis papás y mis amigos. Ahora se incluye en el top mi hermanito menor, Sebastián, que acaba de llegar a vivir conmigo. Estudia música. Batería es su instrumento, y me da conciertos a diario, hasta las 11 de la noche. Menos mal no me ha traído adicionalmente problemas con los vecinos. Mi hermana Daniela clasifica cuando está de visita en el país. Vive en Alemania.
Bailo bien, canto mal. Y he superado esa actitud, que me caracterizó durante el pregrado, de ser insoportable, que mira por encima del hombro y que tiene delirio de superioridad absoluta. Mi amigo David me lo recuerda cada nada. Ya está claro que hace 5 años no me aguantaba. Pero hoy, soy algo como su alma gemela. Él no insiste en que vaya a terapia, como Johanita. Una cordobesa que a pesar de la edad mantiene la inocencia intacta. Es como mi hermana menor adoptada. Sus palabras favoritas son “Naty, acuérdate de que no tienes que cargar con los problemas de la humanidad”. Ella me tranquiliza y creo que tiene razón: a veces necesito de un sicólogo. Mauro me aguanta. Ingrid, Naty, Anita y Ángela me alcahuetean todo. Andrea es el polo a tierra. Entre mis amigos tengo el equilibrio que me falta. Y me recuerdan el valor de conocerse cada vez a uno mismo.

El delirio de Sor Teresa de Calcuta lo heredé de mi mamá. Ella quiere cambiar el mundo, ayudando a todo su universo circundante. Siempre me pregunto cuándo comenzará a vivir su propia vida. Mi papá me heredó, además de los rizos, la capacidad de análisis y un poco de su neurosis. De ambos, el amor por la lectura y el buen cine. Sus mayores enseñanzas: la responsabilidad y la autoconciencia. Ambos son el dream team. No los veo por separado, aunque a veces parece que no se soportaran. Pero ahí está el encanto.

Impaciente, perfeccionista, llorona. “Llorenco” me apodaron alguna vez. Aprendí a afrontar las traiciones con fortaleza y a perdonar los errores de los demás. Menos la ignorancia, la falta de criterio y la falta de autoestima. Prejuzgo y mucho, y creo que por eso me he perdido de muchas cosas. Si bien soy proclive a corregir mis errores, esos me han quedado grandes. Mauro me describe como apasionada y que la vida me ha enseñado más que la academia, y quizá tenga razón.

No como verduras, fumo y tomo más de lo recomendable. Mido más que el promedio; calzo 40, lo que en Bogotá es un problema (el promedio el 37 y casi ningún almacén vende mi número). Quiero ser ministra y algún día vivir en una isla, ver el atardecer y leer solo literatura.

Escribo todo el día, desde proyectos de ley hasta frases alentadoras para pésames. Soy buena en lo que hago, y me encanta saber que mi Jefa cree que soy la mejor, pero me cuesta escribir sobre mí. Lo bueno es que acabo de descubrir que no he perdido la capacidad de reírme de mí misma.

***

DESAGRAVIO A MI HERMANITA

El motivo de escribir de nuevo tan pronto (teniendo en cuenta que nunca lo había hecho) es un pequeño desagravio a mi hermanita Daniela... Bueno, ni tan hermanita, porque tiene 23... La explicación del por qué no le dediqué más palabras fue el espacio... (si me pasaba, no me recibían el trabajo... y hay que ir por el 5.0... Aclamado)


Pero lo que m faltó decir de ella es que -aunque no nos aguantamos viviendo juntas- es la única persona que literalmente "me ha dado en la jeta"... A pesar de mi tamañito, cuando chiquitas, en una pelea logró darme duro... Imagínense la ira que sentía por haberle desarmado el cuarto completo de la barbie mientras jugaba.... sin mí...

La extraño siempre... eso de vivir a un océano de distancia es demasiado... me gustaría coger un bus e ir a visiarla seguido, pero la vida laboral (eso de tener 15 días hábiles de descanso al año no ayuda) no me lo permite...

Siempre he dicho que es divina, que se debió quedar de modelo... o no? Pero la vocación por la ciencia le ganó a la pasión por el dinero. Solo espero que haga algún descubrimiento grande para que me pueda mantener mientras escribo mi novela en una isla...

Te amo hermanita....

4 comentarios:

  1. Te diré que este entro en mi top de escritos favoritos, saber poner en letras el corazón no es fácil y tocar al lector es aún más complicado, Excelente escrito y hubo cierta identificación en tus letras una abrazo inmenso y que la vida te siga dando exitosa y triunfos y que tus caminos siempre tengan para ti los mejores frutos.

    ResponderEliminar
  2. Que buen escrito, como siempre en mi humilde opinión... El mejor que te he leído, y no son pocos.

    Tu sabes quien soy...

    ResponderEliminar
  3. Gracias anónimo.... me alegra que te guste lo que escribo... Espero que cada vez sean más

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus comments chicos!!! A veces escribir de uno mismo es complejo, pero creo que la logré!!! :)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!