11 de noviembre de 2009

TROPEZAR

No me gusta cometer errores. Para mi, el margen de error debe ser cero siempre, como si todo cupiera en una tabla de excel. En lo profesional, lo logro. Tengo el control y todo es casi perfecto. Incluso como amiga, compañera, hermana y hasta hija me gusta mantener el control.

Sin embargo, esas circunstancias y algunos momentos en la vida, los que me indican que tengo que soltar. Que no se puede tener el control de todo. Pero eso va acompañado de un notable incremento en las fallas.

Me toca aprender. Estoy en ese proceso. Espero poder cometer errores no letales y que me perdonen por ellos.

5 comentarios:

  1. Como diría un amigo, QMP (Qué Mierda, Parce). Cometer un error nos hace sentir vulnerables, impotentes, casi como una cucaracha ante una chancleta muy grande. Pero bueno, lo importante no es lo que nos pasa, sino cómo reaccionamos a lo que nos pasa.

    Pa' lante que atrás asustan. :)

    ResponderEliminar
  2. ApoloDuvalis... gracias por pasarte siempre por aquí... Y sí es bastante duro reponerse de los errores sobre todo cuando lstiman a otros

    ResponderEliminar
  3. Lo importante de cometer errores es podérselos perdonar a uno mismo. Igual, siempre se rie uno de las bobadas que hace. Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Cuando uno tropieza, donde está el tropezón: ¿en el pie o en la piedra? Recuerda que la indiferencia es la que ha permitido que las rocas no cambien en millones de años

    ResponderEliminar
  5. María Luisa: En retrospectiva es divertido, en el momento sufrimos. Por qué tanto drama???

    Babalao: este puede ser el mejor comment que me han hecho en el blog!! Tnks

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!