22 de diciembre de 2009

DE CÓMO ARRUINÉ LA NAVIDAD A MI HERMANITA

Cuando era peque era la más dedicada. Escribía cartas al niño Dios llenas de colores, escarcha, y de cuanta cosa. No creo que ME quedaran muy bonitas, porque no soy muy buena en eso de dibujar, pero la ilusión de saber que EL niño Dios leería mi carta, me inspiraba.

Siempre pedía lo mismo: que si la barbie, que si el pony, que si la muñeca, bla bla bla. Y todo llegaba. Con mi hermana logramos juntar 23 barbies, 2 novios de la barbie, los carros, los juegos de sala, más de una veintena de vestidos con sus respectivos zapatos. Con  mi hermana éramos felices! La verdad, no había nada mejor que destapar los regalos a las 6:00 am y descubrir que era precisamente lo que querías. Eso probaba que, a pesar de las maldades y mentiritas, había sido una buena niña y me merecía los regalos.

No recuerdo el año en que descubrí quién es en realidad el supuesto niño Dios, que cumplía mis deseos. Solo sé que esa vez, además de las muñecas, pedí un reloj Casio aguamarina. Bueno el tema fue que una tarde, iba a buscar el balón para salir a jugar con mis amigos, y estaba puesto en la cima de un arrume de algo cubierto con una tela. No vi nada sospechoso, pero a pesar de ser una niña más alta que el promedio, me tocó hacer un esfuerzo para alcanzar la pelota. Al agarrarla, se vino la tela y quedaron al descubierto las cajas de regalos de mi hermana y mi hermanito. Casi muero. Un frío recorrió mi cuerpo. Como pude volví a tapar todo, y me hice la loca.

Supongo que mi mamá se dio cuenta porque cuando regresé a la parte de atrás del apartamento a seeguir chismoseando, los regalos no estaban. Con mi determinación a los 12 años que tenía, busqué con disimulo por toda la casa para encontrar el tesoro. El hallazgo fue en la parte superior de mi closet, detrás de muchos otros juguetes. No sabía qué sentir. Era cierto, el niño Dios no existía, todo era obra de mis papás... Supongo que fue por envidia, por rabia o quién sabe qué, llame a mi hermanita, que tenía en ese entonces 9 años, y le saqué los juguetes y le dije: "Mira!!! El niño Dios son los papás!". Con la boca abierta la pobre Dany me dijo: "NO!! Esos regalos son para los primos" No intent´s disuadirla. Al fin y al cabo, el 25 a las 6:00 am, me daría la razón.

El 25 de diciembre no sé si hablé con Dany del tema, pero sí le dije a mi mamá lo que había descubierto y de cómo había dañado la ilusión de mi hermanita. Ella se puso muy brava, me vació y entendí que había hecho mal. En ese momento me sentí compungida. La mamá habló con mi hermana y se la comió a cuento de nuevo. "Dany, los regalos si los trae el niño Dios, pero pasa días antes a las casas de los niños para que se los guarden porque no alcanza en una noche a entregarlos todos". El brillo regresó a sus ojos. Se paró de un brinco a jugar conmigo.

Así fue como mi hermanita en menos de 4 días perdió y recobróla inocencia.

11 comentarios:

  1. jaja que bn te felicito enserio que v}buena hermana eres

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué chistosas esas travesuras cuando pequeños! Esa ilusión del Niño Dios era lo máximo y destapar los regalos era lo más gratificate...jejeje...

    ResponderEliminar
  3. Hummmm!!! Eso es duro, darte cuenta de la verdadera identidad del niño Dios, es muy difícil... algo se te muere adentro. A mi me contó una tía como a los ocho años =( fue muy triste y mi mamá casi la mata jaja Con toda razón.
    Pero bueno, como todo se acaba... Se disfrutó mientras se pudo y fue lindo. Ahora a hacer de niño Dios y disfrutar de la alegría de los pequeñitos.
    Felíz Navidad pa ti Naty, y muchos muchos éxitos!

    ResponderEliminar
  4. jajaja... bueno yo nunca me comí el cuento porque mi mamá me pedia las muñecas por catalogo.. un catalogo que salia en esa epoca y siempre me lo mostraba para que escogiera :( ... estuvo buena la historia.. un abrazo!! (centelladedia)

    ResponderEliminar
  5. ¬¬ a los doce aún creías en el niño Dios? jajajaja #yatusabeloquepienso

    ResponderEliminar
  6. No se porqué se empeñan en afirmar que el niño dios no existe. Claro que existe. O no siguen llegando los regalos a los niños en todas las navidades. El niño dios está personificado en el espirítu de los padres quienes todavía viejos quisieran recibir juguetes. Yo siempre asumo que cualquier regalo que reciba en esta época es por la naturaleza atavica de la navidad. Entiendan los padres son un instrumento para que las ilusiones permanezcan en el alma de los niños y de los padres.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. jajaj me rei mucho por dañarle la ilusion a tu hermanita... creo que yo si me comi el cuento como hasta los 9 años.... que buena travesura y muy curiosa no has cambiado nada!!! jajajajaja (eso creo, eso parece)
    Un abracito

    ResponderEliminar
  9. Excelente, #yoconfieso que aun a los doce creía en el niño Dios y que me negaba a creer que eran mis papas..Muy bueno este post...ah y por cierto felicitaciones por tener el mejor blog...Te quiero un monton!

    ResponderEliminar
  10. Jejeje. Qué buena salida, menos mal tu hermanita volvió a comer cuento :D
    Pequeña diablilla

    ResponderEliminar
  11. jajaja.. q malula, pienso q siempre es bueno q los niños tengan una ilusión, esa inocencia q tienen para creer las cosas q uno les cuenta,toda la fantasía se vale, yo tb creí hasta los 12 , ahora lo pongo en práctica en casa y me gusta verles la carita a mis nenes con la ilusión y la inocencia de recibir sus regalos de parte del niño Dios.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!