26 de diciembre de 2009

DEMONIOS AL VIENTO


Este post responde a una pregunta que me hicieron: ¿Y qué te inspiro? y fue concebido sobre una roca en Puerto Colombia, escrito en el balcòn de mi casa en Barranquilla, desde donde se ve el río.

****

Hoy escogí una ruta distinta para llegar. Esta vez estaba lleno de piedras. Mis pies descalzos sufrieron el camino. Olvidé mis chanclas, porque tenía afan de llegar. Hacía un año que no iba a ese sitio y ya me hacía falta.


Caminé lento. Porque las piedras me maltrataban. Pero como todo tiene su lado positivo, el deber mirar al piso me hicieron recordar cuanto me gusta recoger piedras de la playa. Entonces, como siempre comencè a levantar del suelo las que me lo pedían.

No me pregunten còmo funciona, pero al mirar entre la arena, el agua y las rocas, hay ciertas piedras que resaltan sobre las otras, y son esas las que tengo que agarrar para mì. Solo que esta vez las recogì pensando en dárselas a alquien que entiende este tipo de conexiones.

Me sorprendiò el camino. Más dificil, pero con una vista al mar que no había tenido antes. Con unas rocas que no habia descubierto. Hasta familias completas de caracoles vivos ví.

Por fin lleguè. Me pare en la punta de la roca y sentí el viento en mi cara. El sol del medio día sobre mis hombros y el golpe de las olas en mis oidos.

Me sentí viva. Y tan feliz, que una làgrima cayò por mi mejilla.

Cerrè los ojos, respiré profundo y pensé en todos mis miedos. Escogí los dos màs fuertes, los mas grandes, y los solté. Era la primera vez que dejaba volar mis demonios. Antes, siempre los ahogaba en el mar.

Me sentí bien. Llena de vida. Tranquila. Solo oía el fuerte viento y el mar. Me senté con las piernas cruzadas. Mirè al horizonte y di las gracias por todo lo bueno. Puse la mente en blanco. Pero un pensamiento no se iba. Y es algo que me quita la tranquilidad a ratos.

Asì que decidì bajarme de la roca, y zambullirme de cabeza en el mar, para ver si por lo menos ahogaba ese miedo a perderlo, ese mismo que me corta la respiraciòn a ratos. Me costó trabajo bajar (descalza no es la mejor forma). Al tocar el agua, notè que el agua menos esta frìa de lo que esperaba. Las olas no rompían tan fuerte contra la arena.

Caminè despacio, sintiendo poco a poco el agua subir por mis dedos, por mis pies, por mis piernas, hasta que me llegò al cuello. Tomé una bocanada de agua, cerrè los ojos, y metí la cabeza. Sin contar el tiempo, hice un recuento de todas las veces que ese miedo me habìa invadido. Y lo ahoguè. Lo dejè ahì. Enterrado en el agua.

Cuando se acabó el aire, saqué la cabeza, salí del agua y retomé el camino entre las rocas. Las piedras recogidas en la ida, seguían entre mi mano izquierda. No las había soltado. Buena señal. Ya mis pies no sentìan dolor al caminar, y mi espiritú estaba rebozante de tranquilidad.

Fui feliz.

7 comentarios:

  1. Naty, qué bonito post y qué buena forma de eliminar esos "demonios" que nos atacan... Cuando vaya a la costa intentaré poner en práctica tu terapia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre tus post son de lo mejor... este me encanto mas!! por la manera en que limpias tu alma... me la tomaré para cuando vaya al mar.. ojala sea pronto..
    Senti muchas cosas al leer este post...
    Un abracito!!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces he querido liberar mis demonios de la forma en q tu lo has hecho. Gracias por compartir ese momento!

    ResponderEliminar
  4. Fuiste feliz a pesar de un dolor que al poco tiempo ya no se sintió... Liberaste tu mente y fuiste aire y mar... Natalia y naturaleza por un momento fueron uno solo, uno mismo con toda su fuerza... fuiste poderosa...

    Me ha hecho feliz saber que lo eres!!! :D

    Nadas por mí?

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito!
    Que mejor manera de descargarse y conectarse nuevamente con la vida y con lo que nos inspira.
    Me alegra que seas feliz!

    ResponderEliminar
  6. ME alegra que liberes lo que te pesa, lo que te duele..Hasta lo que te alegra, el alma siempre necesita renovación, reinventarse, respirar un nuevo aire...Hermoso tu post, gracias por compartirlo! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Nada más que decir que: Lindo post, me transmitiste, y estoy segura que no solo ami, mucha tranquilidad. Qué bonito Naty

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!