2 de enero de 2010

DANCING ON THE STREET

Creo que una de las experiencias de libertad es bailar en la calle. En los andenes o bulevares. La calle no discrimina. Todos caben.

Mi fascinación por esto deviene obviamente porque me crié en una ciudad rumbera, que tiene uno de los carnavales (sino el más) importante de Colombia. En Barranquilla se baila en la calle, sin mayores complicaciones ni mayores pretenciones más allá que la gozadera colectiva.

Descubrì las Rondas de Cumbia hace muy poco. Es cierto, soy una costeña poco tradicional, de esas que solo hasta muy grandes compredieron la riqueza cultural de su ciudad. De esas que solo con los años entendìo que el tambor y la cumbia hacen parte clave de mi ser, y que el mar es màs que mi escencia.

Es más, esta es la tercera vez en mi vida que mis vacaciones me permiten vivir una ronda de Cumbia. Pero ¿de qué les estoy hablando? Sitúense en una calle cualquiera. En este caso, en la intersección de la Calle 50 con Carrera 52, en el Tradicional Barrio Abajo. Allí en el centro del cruce, un grupo de millo, y a su alrededor la gente bailando.



¿Cuál es la gracia? La emoción colectiva.

A medida que suenan el llamador, la tambora y la flauta, se oyen voces de extraños entre sì que gritan los coros. "Huepa, huepa, huepa je!!!!" "Va a llover, está lloviendo, por el lado, Corcobado".



Las caderas van acelerando los movimientos, los sombresos comienzan a volearse y las gotas de sudor comienzan a caer por las frentes. Todo en una rodan, que recuerdan las infantiles.

No hay coreografía, ni coordinación. Todos improvisan. Algunas llevan sus polleras, otros sus sombreros, y otros más producidos, hasta se disfrazan. La edad no importa. Y no falta el acohol y algo de maizena.



Todos son reyes de la calle. Se integran se mezclan, sudan y se ríen. Es como si nada más importara. Bailar y gozarla es el objetivo. Eso sí, tienes que estar dispuesto a que un extraño te abrace, o a que te rocen muchos cuerpos sudados. Y lò único que no se perdona es hacer mala cara.

En Barraquilla se baila así. Juepajé!!!

5 comentarios:

  1. Uufff a uno le late el corazon con el mismo tum tum! tum tum! tum tum! que sale de la tambora... esa ronda de anoche se nota que estuvo bien buena, lastima no haber podido ir... Que buen blog
    Feliz 2010 :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la cumbia... yo tengo raices costeñas pero pacificas.. el sonido del tambor se siente en el corazon....
    Como siempre me encantan tus post.. y este mas me he visto ya tres veces esos videos.
    Muchos Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Naty, te fajaste con esa demostración de la cultura costeña. Qué bueno que a través de tus letras la gente conozca un poco más de lo que somos, lo que nos gusta y cómo nos divertimos sin necesidad de tanta arandela... Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. Qué post tan bacano. Y aclaro, no es divertido, no es bueno, no es alegre. Es BACANO, nojoda! Si yo, siendo rolo, me emociono y me siento orgulloso de ser colombiano, cómo será un barranquillero que no puede ver mal parqueada una olla porque la coge de tambora? Qué delicia ser colombiano, repito. Qué rico disfrutar de cualquier cosa y exprimirle la alegría a cuanta situación "jarta" se presente. Esa es la vida señores, esa es la vida que nos tenemos que gozar. ¿que por qué? pues porque ajá

    ResponderEliminar
  5. Si hay algo que deben hacer todos los colombianos antes de morirse es vivir un carnaval! Es una promesa que tengo para mi vida y espero poderla cumplir algún día.
    Gracias por compartir en este post un pedacito de esa maravilla colombiana!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!