6 de enero de 2010

LA MUJER DE LA SONRISA EXTRAÑA

Esta histori no es mia. Es d mi Hermano Sebas, que tine 20 años y que además de estudiar música, escribe. La escribió ayer, y me autorizó a publicarla. Espero que les guste tanto como las mias

***

Decidí acércame a la barra para pedir un trago, el más barato que tuvieran, esa noche como muchas otras estaba corto de dinero. Le dije al joven que me diera el trago más barato que tuviera, sin importar las miradas inquisidoras de los dos jóvenes que tenia al lado, que me atacaron como a un cachorrito lleno de sarna. Estaba bueno el trago…
Iban pasando los minutos y mis pensamientos volaban sin ninguna cadena que los atara y fue cuando la vi allí sentada. Era una mujer fea, pero sonreía que era lo importante. Me tomó un tiempo decidir si acercarme o no, al final terminé sentado en su mesa. Ella dijo que esperaba a alguien y volteó la cara hacia un lado. Yo seguí tomando mi trago porque no le creí eso de que alguien estuviese con esa mujer fea. No es que oliera a feo ni que fuera desagradable a la vista, si no que tenía unos dientes bien torcidos y unas pecas algo raras. La verruguita que tenía en la frente del lado izquierdo tampoco ayudaba. Le pregunté si le molestaba que a pesar de estar esperando a alguien yo estuviese en el lugar del afortunado. Sonrió, agradablemente mostrando sus dientes naturales, eran blancos pero estaban haciendo fiesta en esa pobre mujer y me dijo que si no la invitaba un trago. Lo pensé por unos segundos y recordé que seguía estando corto de dinero, entonces me acerqué a donde el joven de la barra y le di mi reloj. Era un reloj fino y el joven lo sabía. Me dijo jocosamente que con ese reloj me podía comprar fácilmente todo el licor que hubiese querido. No me importó y le dije que me pasara una botella del licor más fino, el más fuerte.

Regresé a la mesa a paso lento y pongo la botella suavemente en la mesa .Ella me mira asombrada y me dice suavemente… yo solo te pedí un trago y tú me traes una botella. Que pretendes, preguntó, como si le estuviese hablando a un niño pequeño, llevarme a la cama borracha y dejarme tirada como si yo fuese parte de las cobijas…yo no soy fácil de conquistar. Se me salió una sonrisita inconsciente y le dije también suavemente, que no quieras que te conquiste no quiere decir que no sea fácil hacerlo. Ella me miró cautivada, casi sin controlar su lenguaje corporal, como todas las mujeres, le dices algo interesante y se ponen es nerviosas. Vuelve a mostrar su sonrisa desagradable, pero yo también le sonrío mostrando unos dientes falsos, arreglados con un tratamiento que casi todo el mundo se hace.

Se llamaba Andrea y era odontóloga, le pregunté despreocupadamente porque no se había arreglado los dientes. Ella me dice que para qué, que la vida le ha ensañado cosas y que todo ese aprendizaje la había llevado a ese estado. Yo pensé que era un estado de borrachera bien absurda. No le creí, se veía más bien como una gitana o una de esas mujeres que te leen las cartas en la calle.

Entre risas y miradas furtivas ella alzó la cabeza e hizo un gesto con la mano, me dijo que ya habia llegado su hombre y no alcancé a voltear cuando ya me está dando la mano para saludarme. Se llamaba José y era un hombre bien atractivo…me levanté de la mesa y me despedí de Andrea, extrañándola.
Cada noche que llego a ese bar, escojo una botella, la más cara, la más fuerte, porque con el reloj que le di a mi amigo el cantinero, me puedo quedar muchas noches allí, extrañando a la mujer de la sonrisa extraña.

10 comentarios:

  1. Que bueno!
    Creo que te llegó una competencia fuerte y es de tu familia :)
    Felicitaciones a tu hermano por ese Post! Y que ojalá pueda encontrar de nuevo a esa mujer.

    ResponderEliminar
  2. Está bueno el post. Cuando se la vuelva a encontrar escriba otro jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Qué historia interesante. Para mí es algo muy bohemio, estilo que no logro alcanzar. Felicitaciones para el cuñado!

    ResponderEliminar
  4. Esta muy interesante..
    Buena historia... Felicitaciones para tu hermano ahh un saludtito. jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Me gusta :D

    La competencia es fuerte :P

    ResponderEliminar
  6. Saludos a Sebas... parece que lo llevan en la sangre los Marenco! jeje Me gustó mucho la historia, creo que cualquier persona quedaría como él... intrigado, interesado y pensativo.

    ResponderEliminar
  7. me gusta esa actitud!!! yo quiero tener un reloj que me deje ir a sentarme a extrañar sonrisas extrañas

    ResponderEliminar
  8. Lo esencial es invisible a los ojos, alguien dijo por ahí... parece que Chevix tiene una mirada muy aguda! Dile que me gustó muuuucho!

    ResponderEliminar
  9. wooowww.. Naty como que lo de escribir es de familia..

    Una buena sonrisa puede lograr mas que cualquier cosa..

    ResponderEliminar
  10. Ya que sebastian tiene los comentarios inhabilitados en su fb, comento aqui:
    me encanta!! :) es mejor asi, recordar esa sonrisa con el sabor del licor en la boca, en lugar de volverla a ver... las sonrisas son como el agua que corre por el cauce de un rio, el cauce siempre es el mismo, la sonrisa es otra totalmente diferente

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!