5 de enero de 2010

NO HUBO LÁGRIMAS

El frío la despertó. Se halló con su cuerpo desnudo medio descubierto entre las blancas sábanas. Miró a su lado y entendió ya no había futuro. Que lo que fue, simplemente ya no sería.

Creyó que podía cambiarlo. Que el hecho de ser una mujer linda, exitosa, cariñosa e inteligente, podría más que sus impulsos masculinos de comerse todo aquello que caminara. Pero no. Solo funcionó por un momento. Hoy, ella era una carta más, entre esa baraja compuesta de modelos y niñas sin mayores ideales. Había pasado a ser un número más en su lista de amantes.

Es cierto que duró más de lo normal. Es cierto que incluso él llegó a abrazarla y a pasar la noche entera con ella. Pero esa mañana, que él ya no estaba, todo era claro: no podía amarla, muchos menos quedarse con ella por siempre.

Se levantó. Caminó hacia la ventana, abrió las cortinas, y dejó que la luz del sol entrata e iluminara todo. Se dirigió al baño, se miró al espejo y sonrió resignada. "Cero  van 4".

9 comentarios:

  1. Me gustó, me recordó una película que me vi hace poco, "Los fantasmas de mis ex novias", el típico tipo que sólo le interesa la "cantidad" de relaciones y no la calidad :)

    Buena entrada :D

    ResponderEliminar
  2. Duro golpe el que se puede dar con un hombre asi.. me acuerdas cuando dices "creyó que podia cambiarlo".. de esas charlas familiares que se han hecho estos dias en mi casa... jajajajaj

    Buen post como siempre... me comi el comentario del anterior pero como me puse a buscar mis origenes no lo hice...jajajaj Igual sabes que todos tus post me gustan.

    ResponderEliminar
  3. Me puse al día con tu blog...Que dicha y que gusto leerte! Un abrazo querida amiga y que este año siga así de fructifero con las letras :)

    ResponderEliminar
  4. Que fuerte!
    Pero queda claro algo...."Lo que no sirva, que no estorbe"

    ResponderEliminar
  5. Humm... corto pero sustancioso y muy real. Para que se sepa que los que se creen mucha cosa a veces no lo son y que hay momentos que las cosas no son tan fáciles como parecen...

    ResponderEliminar
  6. Una historia bastante fuerte, interesante la fortaleza de la protagonista. Me atrapó.

    ResponderEliminar
  7. 0 y van 4 hasta que todo simplemente pase a convertirse en el juego de "dejarse querer" una sola noche, ya no hay cargo de conciencia, ya no hay culpas... es la vida. Si ellos pueden hacerlo, porque nosotras no podríamos?

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado leerle. Este post describe lo que en algún momento pasa, por eso nos entendemos o creemos hacerlo. Para mi terminó hace unos 15 días. Si, me levanté y ya había llorado en silencio tanto tiempo -mientras duro- mientras pensaba: "Esto es una locura, no puede estar conmigo para siempre, no seré yo quien le ate a mi", que simplemente cuando me dejó no hubo lagrimas. Fui importante, aunque no suficiente. Y ahora recuerdo, pero sin dolor. Y con una intensidad menor, cada día menor.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!