17 de enero de 2010

PENSANDO EN RANKINGS

A quién no le gusta ser el número 1?

A mi me encanta. Ser la primera, la mejor, la más.
¿A qué viene esta reflexión?
 Hablando hace unas madrugadas del ranking de amantes con alguien del sexo opuesto, me asaltó la idea: ¿Rankeamos para qué?

Aunque muchas lo nieguen las mujeres tenemos un ranking de amantes bien definidos, y sabemos cuando algún  nuevo desbanca a quien ocupaba el trono. Muchas ni lo mencionan. Otras le dicen a todos que son el mejor. Y algunas, en ataques de sinceridad entre las cobijas no tienen ningún temor en decir: "Ok, te acabas de ganar el primer puesto". Que sea positivo o negativo en quién tiene el control de las cosas, no lo sé. Pero creo que si ayuda con el ego de la contraparte, y eso tiene consecuencias entre la cama. Pero ese no es el tema ahora.

El asunto es si rankeamos para tener un registro mental de las cosas de las que nos arrepentimos, de las que repetiríamos y las que definitivamente merecen ser guardadas en  el cajón del olvido o, si por el contrario rankeamos para poder decirle en la cara en algún momento al "desbancado" que pasó a un segundo lugar?

Yo no soy reincidente, así que no rankeo para tener un listado de posibles candidatos al cangrejeo, y nunca notifico a los desbancados (mejor que sigan creyendo que son los mejores en la cama). Rankeo para saber comparativamente qué me gusta y qué no. La tabla de calificaciones es compleja, pero la he ido elaborando gracias a las comparaciones. Lo siento, comparar es horrible, pero necesario en estos casos.

Entonces, ¿para qué rankea usted?

8 comentarios:

  1. Yo siempre rankeo, a veces cuando el sexo es con otros hombres no solo hago ranking del desempeño sino de la medida del miembro. Hasta ahora el mejor polvo fue en los baños de diseño en la Nacional, por la adrenalina, el mejor desempeño fue hace unos 10 días y pues de tamaño... me voy a reservar el comentario

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente el rankeo se hace para comparar y estoy de acuerdo en no notificar al desbancado.
    Hay que dejarlos creer que son los mejores!

    ResponderEliminar
  3. Pues eso de rankear es en todo no? Así sea feo comparar y demás, está en nuestra naturaleza xD, es inevitable y el que diga que no, que tire la primera piedra.

    ResponderEliminar
  4. Creo que en todo comparamos para saber que nos gusta y que no... asi que porque no hacerlo tambien en cama?? .. buen post como siempre..
    ahhh y ya no avisa nooo?? jajajajaj abrazo

    ResponderEliminar
  5. todas tienen razón siempre rankeamos, aunq no quisieramos hacer comparaciones es inevitable, pero no les podemos decir nada para no herirlos ó levantarles el "ego", yo me quedo con mi principe, q hasta el dia de hoy se lleva el 1º lugar :P

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno Naty, no había podido leer por cuestiones de tiempo y este post me encantó. Me acordé de mi lista favorita y es la de los mejores besos...jajaja... Nadie ha podido desbancar del trono a quien me los dio...

    Tienes razón en que siempre hacemos comparaciones, suena feo, pero es real y nos sirve, como tú dices, para saber qué nos gusta realmente y qué no, con eso también les enseñamos un poquito...jejeje.

    ResponderEliminar
  7. Comparar no es malo, siempre y cuando aquellas personas que son objeto de la acción no se enteren...

    ResponderEliminar
  8. Por más que uno no quiera rankear es inevitable hacerlo...! ;)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!