7 de febrero de 2010

ENTRE AMIGAS I

Llegó a los treinta años. Esa edad tenebrosa donde supuestamente, según los parametros sociales debía tener miles de cosas resueltas. Pero en su caso, todo andaba más o menos patas arriba: No tenía marido -ni prospecto de uno-; el trabajo era medianamente decente pero sin perspectivas de ascenso, y lo peor, aún vivía con sus papás. Claramente no la iban a sacar de la casa, pero no tenía las agallas para dejar su cómoda vida, por ir a enfrentar la realidad de la madurez. Al final de cuentas no era más que una consentida.

Pero la mitad de su parte racional le jugaba malas pasadas, que terminaban en depresiones, llanto y quejadera sobre lo complicado que es lograr las cosas.

- ¿No entiendo por qué? Yo solo quiero casarme con un buen hombre. Por qué pedir eso es tan difícil
- Ay Cata, mírale el lado bueno, a ti por lo menos tus tías no te dicen solterona. Y eso que a mi realmente no me interesa el tema por ahora. Algún día, pero no ahora.
- Ay, mujeres. Yo ya me separé una vez, y estoy más feliz así. Cata: deja de buscar, que si buscas no llegas a encontrar nada que medianamente valga la pena. Y Sandri... te vas a casar antes de lo que te imaginas. Esas disertaciones no llevan a nada. Al final lo que será, ha de ser.
- No se le puede dejar todo al destino!!!! Claro como Marce ya entró al mercado del usado no se preocupa!. Yo me quedaré solterona!!!

Marcela se levantó del sofá y fue por más vino. Definitivamente ya no encontraba cómo hacerle entender a su amiga que debía cambiar sus prioridades. ¿Acaso estaban en la edad media? No necesitamos un marido, solo tenemos uno porque queremos! Llenó las copas de las tres y retomó el discurso.

- Catica querida. No crees que tu actitud espanta a los manes? Es que estás comenzando por el final!
Sandra no pudo contener la carcajada. Ese es el problema de Cata, que no leyó suficientes cuentos de hadas, o no vio Disney lo suficiente y no conoce el orden de las cosas. Lloró de la risa.
- Ja Ja Ja. Tan chistosas. Claro que me vi las películas. Y yo quiero un príncipe.
- Claro en caballo, con capa y espada. Y de paso que tenga un asistente torpe,  continuó diciendo Sandra entre carcajadas casi vulgares.
- Yo no es que crea en cuentos de hadas. Pero la lógica racional indica que primero lo conoces, se enamoran y se casan. ¡No se propone matrimonio a los dos minutos de conocerlo! Además el que debe hablar del tema primero es el man, no? Si no... pies en polvorosa. Hay que saber jugar.

***
Eran ese trío de amigas  inseparables, distintas entre sí, pero incondicionales como ninguna. Tenían esa capacidad de burlarse de las desgracias y problemas propios, que su compañía hacía más llevadera la vida en esta ciudad donde la traición y la mentira son el pan de cada día.

Se conocieron en la Universidad, como debe ser con este tipo de amistades. Sandra, costeña. De esas que llegan a Bogotá buscando escapar de la asfixia social local; Marce, cachaca hasta los tuétanos, hija de padres separados desde el día dos de su nacimiento y Cata, la típica hija de familia perfecta, con una casa perfecta, una mascota perfecta. Era lo más parecido a una Barbie Malibú que existe.

En un comienzo solo fueron Sandra y Marcela. Que tienen más en común. Se conocieron entre el baño de la facultad y a fuerza de trabajos en grupo y almuerzos frente a la U, se fueron haciendo amigas. Catalina llegó después. No dudan en confesar que la miraban con desprecio. "Hay que admitirlo, Cata era demasiado pink para nosotras. A mi me empalagaba", decía sin titubear Marce. Pero una clase hizo el milagro. Les tocó trabajar juntas en un análisis del discurso de varios políticos del momento, y la pobre barbie no tenía grupo y el dúo maravilla de las mejores notas necesitaba una integrante más.

El guaro permitió la adopción de Catalina dentro del grupo. "Si no hubiera sido porque nos conocimos hace 12 años, claramente hoy no fuéramos amigas". Era cierto. Si bien todas se graduaron de comunicadoras sociales, cada una hizo una carrera diametralmente opuesta a la de la otra.

***

Cada año era una crisis distinta. Con un protagonista distinto. El 2008 fue la entrada de Sendra al hábito de probarlo todo: razas, profesiones, edades, lugares, combinaciones, posiciones, hasta sexos. Claro, cuando acabó con la lista de hombres y mujeres posibles durante esos 365 días entró en la etapa de "Definitivamente estoy hecha para estar sola. Nada me gusta lo suficiente". Y se encerró. Solo eran sus libros y ella. En ese momento trabajar desde la casa era una bendición, no tenía que verle la cara a nadie. La humanidad le daba algo así como asco.

El 2009 comenzó con la separación de Marce.Osea. Ese fue un año entusado. Solo esa situacióm sacó a Sandra de su casa, y la puso al frente de la vida de su amiga. Cata, era la mejor porrista. Casi un año tuvo que pasar para que Marcela superar la infidelidad de su marido, el cambio de casa luego de 3 años de matrimonio, y el asumir que le tocaba comenzar de nuevo. "Lo que no te mata, te hace más fuerte", era su lema. Y claramente Marcela demostró que nadie se muere de amor.

Y ahora, superada esa crisis, sigue la de los 30 que enfrenta Catalina. En esa se encuentran ahora: tratando de convencer a su amiga que el amor llega cuando menos lo espera, y que los cuentos de hadas no existen. Que es hora de salir de la casa de sus padres y hacerse una vida, y que no todo el sueldo de debe gastar en ropa. "Cuándo vas a crecer?". Le preguntaban siempre. A lo que ella respondía volteando la mirada y cambiando el tema. Era evidente. Le causaba pena su situación, pero no era capaz de avanzar en su propia vida. "El 2010 que sea el año de la independencia", decía Sandra enfáticamente siempre que tocaban el tema

***
El vino comenzó a hacer efecto en la cabeza de las tres. Era evidente que andaban borrachas. Ya habían superado el tema de los príncipes azules, de los buenos y malos polvos, los chismes de oficina, cómo se han engordado algunas y de cómo los novios y maridos de otras son infieles... Hasta que volvieron al tema de fondo que las había reunido esa noche.

- Cata. En serio. Si haces nada por avanzar. Por qué te quejas? Dijo Sandra con una seriedad única
- No sé
- A ver dilo. Siento que nos ocultas algo, inquirió Marcela
- Que no me pasa nada, carajo!!!.

Se agarró la cabeza, se levantó de piso, y caminó en círculos. Marcela y Sandra se miraron, seguido de una encogida de hombros. Volviero la mirada a Catalina, quien comenzó en una perorata a grito herido.

Ustedes son laas que se han inventado todo este cuento de los 30 y que tengo que salir de mi casa. Que tengo que crecer. Quién les dio permiso de opinar sobre ese tema? Yo soy feliz viviendo donde mis papás. Es claro ustedes creen que solo su vida de mujeres independientes y solas es lo que vale la pena. Lo siento, pero yo no soy como ustedes!!! Yo si quiero salir de mi casa casada, antes de eso no!!! Es que no sé cómo me las aguanto con su discurso entre feminista y libertario...

Siguió manoteando y gritando por casi 20 minutos más. Sandra y Marce solo escuchaban y asentían, como si no les afectara lo que su amiga decía. Les echó en cara cada una de sus reflexiones, críticas e ideas. Lloró diciendo que ellas no la respetaban, que veían su vida con desprecio...

Agarró su cartera y salió corriendo del apartamento tirando la puerta a su salida.

17 comentarios:

  1. love it!! me pone a pensar en los 30s masculinos... muy buena historia

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo 31, vivo en la casa de mi mamá y de ahí no me sacan si no es a bala!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó!
    Yo si creo en esa vaina de salir de la casa antes de casarse.
    Y si la crisis llega a los 30....Me quedán 4 años para sacar mis cosas!

    ResponderEliminar
  4. NADIE puede meterse en las elecciones d otro. Aconsejar si, pero NO opinar desmedidamente d la vida d otros. El problema q tenemos en este país es q cada uno cree q tiene derecho a opinar sobre lo q hacen los demás.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad.. Nadie sabe la vida del otro :S !

    ResponderEliminar
  6. Qué buena manera de atrapar con la historia. Tu narrativa me encanta. Claramente habrá una segunda parte, porque esa historia no termina ahí. Quiero saber qué carajos le pasa a Cata. Y bueno, yo ando igual que Alejo Serrano

    ResponderEliminar
  7. Complicada historia. La cosa es que esa miedo, y para mi creo que sin importar la edad, de la independencia y la responsabilidad que conlleva es medio durito. Pero bueno, son cosas que tarde o temprano tenemos que vivir, lo importante es tener claro lo que queremos y hacer algo por conseguirlo.
    Excelente post Natty!

    ResponderEliminar
  8. Yo vivo en casa de mis papás, no gasto plata en arriendo, nunca he comprado carro nuevo asi que no tengo deudas de nada.

    Estoy tranquilo, comparto la vida familiar que me gusta y de aquí salgo o a casarme o a irme a vivir a otro pais (ya lo hice y volví)

    Veo a mis compañeros de universidad, que se casaron de afán porque eso es lo que toca en la vida, luego se divorciaron, viven con esas cicatrices emocionales encima, con deudas, la plata no alcanza porque hay que pagar la casa, el carro, la leche pa los chinos, los pañales... nah eso no es vida.

    ResponderEliminar
  9. Es tan facil opinar sobre la vida de otros, cuando no es ati a quien te va tocar "vivir tu decision", se abona como siempre la fidelidad de las amigas, pero lo realmente importante es la decision a tomar, que si papas, que si marido, cada uno ve y vive su vida como quiere, punto.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto esta historia!! esas reuniones de amigas y de infaltables conversaciones de ese tipo....
    Todas queremos opinar pero la verdad vemos la vida de diferente manera... aun asi son amigas... me gusto muchos... saludos
    ahhh espero no tener que salir de mi casa aun jajajajajaj

    ResponderEliminar
  11. Mientras no nos echen y estemos cómodos no creo necesario forzar la situación. Si hay quien cree que debe "alcanzar la libertad" es "fácil" ahorcarse o tomarse el raticida y eso de preocuparse porque no llega el amor y nos saca de la rutina: cuando llegue y nos saque, poco a poco nos introducirá en otra más costosa, más aburrida y definitivamente menos cómoda (el tiempo que toma varía, pero el final se sabe). Es perfecto, como alguien menciona, ir a otro país y si toca volver (ojalá fuera una posibilidad prohibida por las probabilidades) es mejor llegar a esa comodidad donde nadie nos espera mejores o más esforzados o, incluso, "más maduros". No abusen de Cata haciéndole comentarios irresponsables, que se quede tranquila en la casa, ya que la libertad es algo ilusorio (así como el albedrío) y más bien deberían ocuparse de que se le quite el afán de que la alcance el amor, cuando es más cómodo que esté lejos dañándole la vida a los demás (y no lo digo por ningún episodio traumático propio, sólo como un observador bastante imparcial). Es un fastidio ser víctimas del ADN al que se unen las convenciones sociales, pero eso se nos curará con la muerte...

    ResponderEliminar
  12. Acertadísimo post!
    El asunto entre amigas siempre será así. Cuando una del grupo se acerca o llega a los 30, nos pone a pensar. La independencia es importante, pero, a quién no le gusta tenerlo todo y "vivir rico"?.
    Para todo hay un momento y el tema del matrimonio ya no es una prioridad, eso sí hay dos cosas que nos dejan pensando: 1) La palabra medieval: "solterona" y 2) Será que de tanto escoger, con lo peor nos quedamos?

    ResponderEliminar
  13. Buena historia naty, me gusta leer tus post mientras me tomo una cervecita. Y les aconsejo a los que no hay salido de la casa de mama, es mejor hacerlo temprano y por si mismo, no esperando que la propia vida los saque a la fuerza cuando mami o papi no estén (por razones naturales), saludos naty y esperando el próximo post.

    ResponderEliminar
  14. Excelente post..Que haríamos sin esas tertulias a veces tan agradables o aveces tan torturantes por el simple hecho de que no vemos el mundo de la misma manera...Un abrazo Naty!!!

    ResponderEliminar
  15. excelente, lentamente voy conociendo cada dia algo mas del complejo del mundo femenino espero que la iluminacion del cielo te llege pronto para aprender y avanzar en ese mundo tan incomprendido por nosotros los hombres

    ResponderEliminar
  16. Fascinante historia!!
    yo que soy una #pollita esppero que al llegar a als edades de als crisis! todo pase como tiene que ser! y darle tiempo a als cosas!!

    sabes que me encanta como escribes!
    y esta historia ha sido muy interesante!! porque conoces de cada cosas un poco! y entiendes mas la funcion del mundo a tu alrededor!! a la vez de como influye a veces la opinion de una persona en la vida de otra...

    ResponderEliminar
  17. Buenísima historia, es una realidad por la q pasamos las mujeres aunque nos cueste reconocerlo, yo salí de casa de mis padres casada... y esa historia es muy similar a la de una amiga, q se cansó de q todo el mundo le dieramos consejos.. nos mandó a todos a volar, pero lo haciamos por su bien, porq llegado el momento se tendría q enfrentar al mundo el día q ya no tenga el apoyo de sus padres...

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!