30 de marzo de 2010

UN PASO ADELANTE

Entró al restaurante caminando con una seguridad que nunca antes habìa sentido. Había construido el discurso perfecto. Durante horas, lo pensò, lo analizó, lo repitió, lo memorizò. Nunca antes había estado tan segura de tomar una decisión de este calibre.

él ya la esperaba sentado en la misma mesa donde se dieron el primer beso: la del fondo, la lado de la ventana. A ella le gustaba tener vista externa, ver y sentir a los extraños pasar. Cuando la vio entrar, sonrió. Llevaba la misma sonrisa los últimos aÑos, la misma que afloraba cuando la tenìa cerca.

Habìa ensayado una y otra vez las palabras perfectas para declararle todo lo que su corazón sentía. Durante el último año habían mantenido una relaciòn sin ròtulos, relajada, en la que procuraron que solo fueran los dos.

Ella era la ex esposa de su mejor amigo. Fue su paño de làgrimas durante la desiluciôn. Entre conversaciones y compaÑía nocturna, se fueron conociendo y queriendo. Las cosas simplemente no funcionaron. Eran demasiado distintos como para mantener un matrimonio en esas condiciones. Èl pidiò el divorcio, y ella se derrumbó. Pero Alfredo estuvo ahí para sostener su mano y ayudarla a salir del hueco en el que se encontraba.

Paula no solo estaba agradecida, sino que veía en Alfre la persona perfecta para compartir su vida.

Lo saludo con un beso tierno, de esos que llegan al alma cada vez que los recibes. Ordenaron, cada uno un plato distinto, como siempre, procuraban no repetir. Era una de sus posiciones de vida.

Lo miró a los ojos y le dijo. "Ya estoy lista", y a pesar de haber ensayado el discurso mil veces no fue capaz de decir nada màs.. él abriò los ojos, con sorpresa, ilusión, alegría, emoción. Lo decìan todo. La tomò de las manos, la mirò a los ojos. "no sabes lo feliz que me haces".

Luego del desastre de su matrimonio, a ella todo le aterraba. El compromiso, exponer sus sentimientos, entregarse... No querîa correr riesgos. Y de eso habían hablado. Habían quedado que no hablarían de sus sentimientos hasta que ella no estuviera lista y quedaron en que ella tendría que decir: "estoy lista" y nada màs, para que la relaciòn tomara otro rumbo.

Alfredo continuò: "Y yo que venía a decirte que te amo y que quiero que pases el resto de mi vida conmigo. Pero te me adelantaste"

Paula lo mirò con sorpresa. "Cásate conmigo", finalizó Alfre.

Un largo silencio inundó la mesa. "No crees que es demasiado ràpido!?" "Pero tù dijiste que 'estas lista'." "Si, pero no para casarme".

êl no sabía si la había embarrado, o si sus palabras tendrían un efecto positivo en Paula. "Quizà esto le dará un poco màs de seguridad y le ayudará a seguir esto".

"Mierda", pensó ella. "Y ahora?". Se inclinò sobre la mesa, y por encima de los platos, lo besó. El alma le volviò al cuerpo. Entendiò que ella no se había asustado ante sus palabras. Nunca se besaban en pùblico, por temor a que los vieran. Esto era un real avance.

Y como las casualidades existen, sonò el celular. Juan Francisco, decìa la pantalla. Ella contestó. Ya no le daba miedo hablar con él. Pero puso el altavoz.

- Hola!
- te vi besándote con Alfredo.
- sí y qué?
- solo quería que supieras que lo se hace mucho. No te preocupes, que seas muy feliz.


Y colgó.

La imagen le habìa atravesado el alma, al final de cuentas no la había superado. Hace 2 años, dejó que su ego actuara por él, y nunca supo como enmendar su error. Por eso se quedò quieto, esperando que el dolor, la tristeza y el amor, se le pasaran. Pero no. Todo continuaba igual y sus miedos seguían consumiéndolo.

La querîa lo suficiente como para solo desear que ella fuera feliz y sabía que Alfredo era la persona indicada para eso.

28 de marzo de 2010

DUELE EL AMOR

Ella simplemente estaba enamorada. Se encontraba en uno de esos estados en los que la razón no entiende, en los que pensar no vale la pena. Lo conoció como pocas veces se conoce a alguien. La casualidad se llevaba gran parte del crédito en este tema.

Un día, sonó el celular desde un número desconocido. Contestó, como suele hacerlo, porque nunca dejaba pasar una llamada.

- Aló. ¿Con quién hablo?
- Con Andrés. Hablo con Catalina?
- No. Creo que estas equivocado. Luisa te habla.-
- Segura que ese no es el número de Catalina?
- ¿Por qué habré de mentirte?
- Es que llevo días sin saber de ella. Peleamos y simplemente desapareció.

Él siguió contando la historia de su drama amoroso. Era como si necesitara desahogarse. Ella, escuchó paciente. Al final su vida a ratos era tan aburrida que estos sucesos le alegraban los días. Se abstuvo de opinar, tal como lo hacía cuando sus amigos le confiaban sus cosas. Al final de 20 minutos de charla, ella se despidió con un "Cuando quieras volver a hablar llámame. Ya tienes mi número". "Gracias, lo tendré en cuenta", fue la respuesta.

Después de ese día comenzaron las llamadas diarias. A la semana, intercambiaron apellidos. Hernández el de él, Castaño el de ella. Siguieron los mails, y las charlas nocturnas eran casi que interminables. Hasta que casi dos meses después él decidió invitarla a comer. Se pusieron una cita en un restaurante ubicado en un punto medio entre las casas de los dos.

Era un lugar de esos con luz tenue, bastante íntimo, para evitar intimidades. Él lo escogió. El sitio le gustaba demasiado, y necesitaba borrar un mal recuerdo causado por Catalina. Creyó que esta era una buena oportunidad para ello.

Se vieron y se reconocieron (menos mal el internet permite el intercambio de fotos). Se saludaron como viejos conocidos y comenzaron a hablar. Sucedió tal como lo habían figurado. Recorrieron mil y una historias. La conversa se extendió hasta que literalmente los sacaron del sitio. Salieron y decidieron caminar. En un momento el sintió ganas de tener su mano entre las suyas. Y le hizo caso a sus impulsos. Ella sintió un corrienzazo por todo el cuerpo.

Durante toda la noche pensó que era churro. Y hasta inteligente. Carismático. Le gustaba. Él pensaba que ella era linda, tierna, pila. Le gustaba.

Así comenzó todo. Siete meses habían transcurrido de una relación tranquila y que les daba felicidad a los dos. Pero el timing era distinto y lo sabían, así que en el fondo ambos sabían que se reventaría más temprano que tarde. Bien lo había dicho su mejor amiga "Las cosas estiran, hasta que se revientan".

El tema era que ella lo amaba y él no estaba dispuesto a que lo volvieran a herir. Había tenido suficiente con Catalina. Pero Luisa era demasiado especial y no se merecía un desengaño. Además, el estaba tranquilo: su incondicionalidad en lo que fuera que tuvieran ayudaba mucho a eso. Igual él no quería nada con nadie más y ella tampoco. Digamos que sin los pormenores eran unos novios perfectos, llenos de risas y buenos momentos.

Pero un día sucedió algo en lo que Luisa no había pensado. A la media noche sonó el teléfono fijo.
¿Alo? ¿Cómo estás? No, no te preocupes. ¿Dónde estás? Claro, ya voy para allá.

Luisa entendió lo que sucedía. Se hizo la dormida. Espero a que Andrés saliera por la puerta para levantarse. Lo sucedido le dolía tanto que no podía llorar. Agarró su maletín. Sacó su ropa del closet y empacó. Despacio sin afán. Algo en su interior le decía que iguál él se demoraría. Con todo empaquetado, buscó un cuaderno y algo con qué escribir. Y a lápiz plasmó:

AMor:
Entiendo que Catalina regresó a tu vida. No lo preví, no creí que fuera posible nueve meses después de su desaparición. Me rompe el alma que te hayas ido en la mitad de la noche sin siquiera avisarme, pero no soy nadie para opinar sobre el tema.
Hoy me despido de tí, me voy con mi amor para otro lado, porque sé que después de hoy vas necesitar tiempo y espacio para penser y tomar unas decisiones.

Te amo con todo mi corazón
Lu

Ya eran las 3 de la mañana. Salió en su carro y dio vueltas por la ciudad un rato. Necesitaba aclarar su cabeza y apaciguar su corazón. Pero nofue posible. Entró a su casa. Y se metió entre la cama. Lloró toda la mañana, toda la tarde, toda la noche. Lloró, no comió. Solo lloró.

Pasaron tres días y no supo nada de él. Pasaron tres días en los que no se paró de la cama. Pasaron tres días en los que no constestó el teléfono. Estaba en stand by. Pero no sabía si era capaz de seguir viviendo sin él a su lado.

Al finalizar el trecer día sonó el teléfono. "En cinco minutos llego a tu casa". Salió de la cama como un tiro. Entró a la ducha y se bañó. Se vistió "casual" para no llamar la atención y se echó algo de maquilaje para que no se notaran el desvelo y las lágrimas. Avisó en la porterí. Va a venir Andrés, déjelo entrar sin avisarme, por favor". Medio arregló el cuarto y se sentó a esperar.

Sonó el timbre y a ella se le bajó la tensión. Trató de disimular que estaba descompensada. En ese momento todo se trataba de parecer. ¿Qué vendrá a decirme? Pensaba y pensaba en eso una y otra vez.

- Hola. Y le puso un beso en la mejilla. Ahí ella supo lo que pasaría.
- Hola respondió ella.
- Lu, voy a hacer esto rápido porque no tengo cómo justificarme, ni tengo cara para pedirte perdón. Solo puedo ponerte la cara y contarte lo que sucede. (Luisa no podía decir nada. Estaba concentrada en no soltar una lágrima). Sí, como dices en tu carta, es real, Cata volvió y tiene un hijo. Dice que es mio y le creo. Se ausentó porque no sabía como enfrentar nada. Cuando la ví me di cuenta de que no hay espacio para nadie más en mi vida. Lo siento.

Luisa no pudo aguantar. A la segunda frase se echó a llorar. Se dio cuenta de que Andrés no podía mirarla a los ojos.

- Vete. No te puedo decir nada. Vete!

Andrés no intentó decir nada más. Salió por la puerta. Y ella no volvió a saber de él. Pero lo amaba, y no sabía cómo salir de esta.




24 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS: ¿POR QUÉ TU? ¿POR QUÉ YO? ¿POR QUÉ ÉL? ¿POR QUÉ ELLA? Por: @N0ta_mental


Bajofondo Tango Club - Av. de Mayo (Diego Vainer Fantasias Animadas) - Bajofondo




 - Para oír mientras se enloquecen leyendo-

“¿Por qué ella?, ¿Por qué él?, ¿Por qué yo?, ¿Por qué tu?” y caminaba por Buenos Aires, era invierno y el frío congelaba los huesos, pero no importaba, mi mente estaba tan distraída como para sentirlo. No paraba de caminar y de mirar a mi alrededor. Era de día pero solo veía las sombras de los personajes que caminaban a mí alrededor con su camino fijo.

Ja ja ja, me río de ellos… Tan definidos y estructurados, tan divinos y enamorados, creyendo que sus putas vidas son perfectas. Miran al frente y no ven como esta sociedad se ha descompuesto gracias a ellos mismos. Caminan sin rumbo y yo que conozco mi rumbo no se ni a donde ir.

Ellas compiten con ellos, ellos con ellas y todos manejan sus autos de millones de pesos, encerrados en avenidas que no los dejan ni salir de una estructura mental que a alguien que pensó por ellos que debería ser así, así lo hizo. Lento van de un lado para otro. Se miran y por dentro piensan “Mi carro vale más” “mi carro vale menos” “Corre más” “Que color tan feo” y se están comparando todo el tiempo. Es su momento de locura colectiva en la que son cuerdos siguiendo las normas de ALTOOOOOOOOO…. detente, stop cuando está en rojo y avanza cuando está en verde y el amarillo… Oh, ese amarillo indefinido que pasamos por alto cuando existes…

Todos son un caos, y sus cabezas enfermas miran y re miran al que está al lado, ellos a ellas y ellas a ellos. Se coquetean para terminar odiándose. Se coquetean, logran entrar en sus casas, en sus camas, en sus corazones, son uno y son cero, luego de un tiempo solo son los perfectos enemigos. Se conocen y saben cuales son sus lados flacos. “Flaco!” le dice ella a él… Pasa por mi lado y me mira, queriendo buscar pelea por haber volteado cuando ella le llamó. Evito mirar para ser invisible, ser parte de ambos, ser parte de ninguno. Discuten frente a mí, manotean y suben al metro que recién llega… Evito subir y me río en su cara cuando pasan frente a mí…

Camino y deambulo mientras voy pensando en lo descompuestos que estamos… Peleamos y nos matamos por cosas que no valen la pena… y sigo riéndome de ti... Ja ja ja… tu vida estructurada y feliz, real y sin sentido… Si pudiera mirarte a los ojos y gritarte en la cara “¿CUÁL ES TU PUTO SENTIDO EN LA VIDA? ¿CUAL?”… Tomo aire y me tranquilizo.

Necesito correr para bajar la ira, pero encerrado en estos vagones del metro entro en cólera, sudo y me retuerzo con la sociedad encajando en su cubito de velocidad.

Me concentro en un pequeño niño que juega con su avión. Su mente no está en la asfixiante sociedad sino en las nubes que podría recorrer ese avión si fuera real. Me tranquiliza su irrealidad pero me altera lo cerca que está de caer en lo que hoy somos. Toma de la mano a su vieja y salen apurados del metro... No era lo cerca que estaba de caer, pienso, ella lo hizo saltar hace mucho tiempo y ahora se mueve con la sociedad….

Salgo del vagón y corro, salgo del metro de un salto al torniquete de la represión. La gente me mira como preocupada por mi. Ja ja ja, no se preocupan por ellos mismos pero si lo hacen por mi, por mi soledad, por mi velocidad, por la necesidad de adrenalina. Ja ja ja Me río de tu soledad, de tus pensamientos cuadriculados.

“¿Por qué tu? Por qué yo? ¿Por qué él? ¿Por qué ella? ¿POR QUÉ A MIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII?”

Sigo en mi carrera y al llegar al borde del río de la plata me detengo y pienso: “¿Aún no lo sabes?”… Camino en círculos, miro el prado y me recuesto agitado boca arriba, siento esa sensación del sol de invierno tocando mis narices… Cierro mis ojos y pienso en ti…

Y grité con todas mis fuerzas: POR QUÉ A MIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII?

Y una voz a lo lejos me pregunta “aún no lo sabes?” Miro preocupado a mi alrededor, desesperado por no ver a nadie. Mi cabello largo se levanta a la misma velocidad que mi cabeza gira de un lado al otro… Y detrás del único árbol que en pie se mantiene en la rivera del río salió la hermosa mujer de prendas blancas. Olía deliciosamente, esos aromas que tranquilizan. Volví en mi y su voz volvió a sonar: ”¿Por qué te preguntas todo? ¿Acaso el agua en el río se pregunta por donde ir? ¿O ves como la nieve ha caído y sabía a donde iría? O antes de caer se lo preguntó?”

Atónito con sus preguntas la miré y queriendo preguntarle algo, simplemente suspiré. Entendí que todos somos diferentes y que por más que quisiéramos entendernos entre géneros y entre nosotros mismos, NUNCA LO VAMOS A LOGRAR.

¿Qué buscas?
¿Por qué yo? ¿Por qué él? ¿Por qué ella? ¿Por qué TU?


N0taMental
* * *
Por cuenta del blog de @n0ta_mental (uno que ya no existe) quise conocerlo. Osea que Gracias a un Blog, tengo un gran amigo. Si quiere leerlo busque #milparasiempres en google y verá.

GUERRA DE GÉNEROS: LA CULPA ES DE USTEDES Por: @CataG

En medio de un almuerzo quedé atrapada en una conversación acerca del amor. Cuatro personas opuestas la una a la otra y yo, que prefiero no opinar. Me pareció interesante un punto, donde el tema era que el amor se demuestra en cuánto una persona se deja manipular por otra, o cuánto es capaz una de manipular a la otra. Porque al parecer, el que se deja manipular es el enamorado, y el que manipula se aburre eventualmente. Alguien afirmaba que le gustaba ser caprichosa con su pareja y cuando se aburría lo dejaba, para luego caer en las garras del despecho. Y después de un tiempo volvía con esa persona, repitiendo el ciclo. La conclusión fue: el amor es cuando alguien “te da tres vueltas y te deja vuelto mierda”.

Dos días después estaba conversando con dos amigas, una de ellas recién separada de su segundo matrimonio. Ella concluía que su problema era netamente sexual. El amor fue la fuente de la fuerza de esa relación por un tiempo, hasta que se volvió dependencia. Y cuando la dependencia se acabó y ella ya sintió que no necesitaba de él, todo terminó. Ahora se siente completamente feliz y con afán de disfrutar la vida y disfrutarse a si misma. Pues nunca tuvo un espacio para ella, hasta ahora; momento de hacer explotar la personalidad.

Hace un tiempo discutí con un twittero que decía que las mujeres no podíamos hacer nada por nosotras mismas, sino necesitábamos la aprobación y dependencia de un hombre. Yo por supuesto, herida en mi ego de género, peleaba diciéndole que no era verdad. Que nosotras podíamos hacerlo todo sin depender de nadie, pero que preferíamos compartir todo con un hombre. Debate de varias horas, donde me envió un tratado acerca del amor y lo que esto implica. Tengo amigos filósofos, no los critico, pero esa noche concluí que el amor – y cualquier otro sentimiento- prefiero no analizarlo y sencillamente sentirlo.

He leído post tras post unos analizando a otros “del mismo modo y en sentido contrario”. Con base en sus propias experiencias y observando a los demás. Lógicamente, para los hombres es culpa de las mujeres y viceversa. Yo he decidido culpar a todos. Entre tanto análisis, acusaciones, predicciones de comportamiento, prejuicios y asumir todo en conceptos racionales y conscientes, han hecho que a muchos se nos olvide que el amor es abstracto, surrealista y mágico. No importa que tanto tratemos de identificar las respuestas del otro, o las de uno mismo. Tenemos esa maravillosa capacidad de sorprendernos a nosotros mismos. El sexo, la dependencia, la manipulación, lo que sea. Hombres y mujeres, dejémonos de analizarnos y empecemos a disfrutarnos. Tenemos el derecho divino de equivocarnos cuantas veces queramos. Eso nos da libertad de enamorarnos cada vez que se pueda. Hagámosle caso al famoso activista inglés asesinado en los ochenta: todo lo que necesitas es amor.



***

@CataG se describe a sí mismas como una “Adicta Digital”. Sensata y creo que este post lo demuestra. Escribe en http://gatacam.tumblr.com

23 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS: CADA VEZ TE PARECES MÁS A LOS HOMBRES NORMALES - Por: @Karen_Abello*

Un día cualquiera, hablando con un amigo le dije esa frase, él quedó bastante confundido, preguntó por muchos lados a ver qué le había querido decir y, al parecer, nadie le dio respuesta, así que quise explicárselo muy a mi manera: con un post, y qué mejor que hacerlo en el marco de la celebración del primer cumpleaños del blog de @NatyMH, el mejor blog de los #PREMIOSTWT09… ¡Feliz cumpleaños!


Muy bien, entremos en materia

Siempre he pensado que algunas personas, de una u otra manera, encierran un tipo de magia especial que nos hace acercarnos a ellas, quererlas y ofrecerles lo mejor de nosotros mismos…

Esos “seres especiales” (hombres, generalmente, porque me la llevo mejor con ellos), escasos y difíciles de encontrar no tienen pelos en la lengua, dicen las cosas de frente y, lo mejor de todo, no necesitan mentir para quedar bien con alguien… Los “mortales, normales”, en su mayoría, nunca saben qué decir, o cómo enfrentar una situación sin necesidad de ocultar algo y tienden a las típicas y absurdas excusas que ni ellos se creen… a esos, simplemente, no les encuentro la magia y pasan desapercibidos.

Cuando alguien es tan hombre como para decirte, mirándote a los ojos: “mira, hoy no quiero salir porque estoy cansado o no me interesa” o lo que sea, es de admirar… los aplaudo, pero cuando alguien te tiene que decir que llegó la tía, la prima, la hermana, la abuela o el sobrino perdido del que no saben hace años para no salir o ir a ver una película contigo y tus amigos (y esto pasa todos los fines de semana), primero, no es tan amigo como creías (si no, ¿dónde quedó la sinceridad que debe haber entre ambos?); segundo, es cero creativo (siempre las mismas excusas); y, tercero, es, simplemente, alguien NORMAL…

Me raya mucho ver que un hombre pueda llegar a ser así… ¿por qué permiten que esa magia que había al principio se deteriore con cosas tan bobas?, ¿será que nunca hubo magia?, ¿se vieron cosas en donde no las había?... #fail (Nota: cabe aclarar que hablo del terreno de la amistad, en ningún momento hago un comentario enfocado a una relación de pareja). SINCERIDAD ANTE TODO… NO SE NECESITAN LAS MENTIRAS #seavarón.

¿Y nosotras qué?

Ja, ¿pensaron que sólo les iba a echar tierrita a los hombres? Pues no. Las mujeres no nos quedamos atrás, nosotras no somos perfectas, tenemos mil cosas en la cabeza, las hormonas no nos dejan en paz, lloramos y nos molestamos por cosas que ni al caso, nos demoramos una eternidad y otra más arreglándonos (o haciendo lo posible) y sí, para qué negarlo… ¡NO PODEMOS VIVIR SIN ELLOS, SIN USTEDES, LOS HOMBRES!, quizá ese sea nuestro mayor “defecto”.

En conclusión

No creo en una verdadera guerra de géneros, al final de cuentas nos complementamos, nos hacemos llorar, pero también nos hacemos reír. Los errores, virtudes y muchas cosas más siempre estarán presentes, aprender juntos a enfrentar los caminos que escogemos en la vida es la tarea que tenemos por aprender…

¡Feliz cumpleaños “No es cuestión de hormonas”! @NatyMH, mil gracias por invitarme a escribir para tu blog… un gran honor.

***
@Karen_Abello abrió su Blog para hacer catarsis.Y en esas estamos!

GUERRA DE GÉNEROS: ¿DIFERENCIAS DE SEXO? Por: @OmarGamboa*

El día que Naty me invitó a escribir un post para celebrar el cumpleaños del blog me sentí halagado. Además propuso el tema: "La guerra de géneros". Lamentablemente al momento de escribir esto, paso por una época en la que no tengo la libertad de escribir tan frecuentemente como quisiera, por eso no le pude cumplir la fecha. El día que hablamos se me ocurrió un tema. Un tema brillante, brillantísimo, que le pondría fin a esta guerra de géneros. Cuando pensé en el tema me dije "carajoooo, bajito bajito me gano el nobel a las relaciones humanas", si es que esa vaina existiera. Lo malo es que se me olvidó. Es como cuando uno sueña algo, el número ganador de la lotería, la solución al problema de álgebra que nos tiene varados, o cómo arreglar ese bendito error en el software que estás desarrollando. Conclusión: jodidos.

En vez del escrito que habría cambiado el mundo como lo conocemos, entro a tocar otro tema, igual sujeto a la guerra de los géneros. El pasado domingo me hallaba almorzando con unos buenos amigos, entre ellos una mujer que me parece muy profunda y que además tiene la particularidad de darme tema para post cada vez que me la encuentro -a ella le debo al menos dos post más-. Pues muy coincidencialmente nos contó a los co-comensales que vio en televisión, Miami Ink, un tipo que llegó a hacerse un tatuaje (voy a improvisar porque no vi el programa, lo vio ella): "Quiero hacerme un tatuaje de un pez payaso". Yo me imagino al tatuador pensando "una de dos: o el pendejo se vio Buscando a Nemo y tiene una aleta jodida, o se cree un payaso". Cuando le preguntó el por qué al sujeto, este le respondió "los peces payaso cambian de sexo". Yo no tenía la más remota idea, así que me puse a averiguar y va uno a ver y sí, como se puede leer aquí.

El tatuador lógicamente quedó intrigado y le dijo que cómo así, que no jodás, que no sea marrullero. Bueno, no se lo dijo así, sino en ingles, o sea que le debió decir "marrulleitor" o alguna joda de esas. "O sea que ud va a ser mujer o qué" -"y... masssssomenossss. ERA mujer". Imagínense a un tatuador con la boca abierta, baba cayendo, y ojos saltones. Grotesco. De por sí los tatuadores son feos... Ok, no le demos tanta vuelta. El tipo era vieja y no parecía. Tenía pinta de darle en la jeta al señor gobernador de California -actor de marras-, según mi amiga narraba. Claro, ya hecho el corrillo al rededor de Oscar Mauricio, antes conocido como Claudia Tatiana, le preguntaron mil cosas, que qué se siente, que por qué se cambió el sexo, etc. Yo pensé que el "man" iba a decir que le parecía del carajo poder orinar de pie, que es lo que muchas mujeres aseguran envidiarnos a los hombres. Pero no. Una de las cosas que más le llamó la atención a mi amiga es que el sujeto aseguró que es cierto que las mujeres son más complicadas, menos prácticas, y que es real que no tienen tan buena orientación como los hombres. Ahí fue donde la interrumpí y le dije "no, ahí sí salió bien marrulleitor porque esa no se la cree nadie".

¿Cómo así? ¿Entonces son las huevas las que le dicen a uno "marica, era a la derecha, acuérdese", mientras la de la izquierda dice "déjese de huevonadas, haga la fácil, sea práctico"? Me rehúso a creerlo. ¡¡Las huevas!! Pues acontece y pasa que, analizándolo no es tan descabellado. La cosa no es de gónadas, sino de hormonas. No es física sino química. No somos tan diferentes entonces unos de otros, al menos en lo que a química se refiere. Basta con unas inyecciones de progesterona, o testosterona según sea el caso, para que te cambie la personalidad. Pues quedé de una pieza, porque pensé que era más complicado. Obvio, un hombre o una mujer no está definido únicamente por su forma de pensar, razonar o sentir. El cuerpo tiene mucho que ver. O sea, yo no me hallo con una Natalia París echada en un sofá viendo fútbol, bebiendo cerveza y rascándose la barriga, echando madres porque Messi se comió ese golazo, mucho menos la "vieja" más sutil, suave y delicada del mundo en el cuerpo del Pibe Valderrama. Que vivan las diferencias, que vivan las viejas viscerales y hermosas. Que viva la "guerra de los sexos". ¡Yo me ofrezco a frentear por los hombres y buscar unas cuantas trincheras!

***
*@OmarGamboa alias la Marmota tiene por hobby escribir y mantener blogs. Tiene 3...
Sí, como lo lee T R E S! Dos donde él escribe, otro donde publica asuntos de otros
Es todo un coqueto y creo que es el que más recibe mensajes cariñosos de las niñas.
Si quieren leerlo lo encuentran en:
http://blogsoyanonimo.blogspot.com/

GUERRA DE GÉNEROS: HOMBRES UN MAL NECESARIO Por: @Erikapao

Naty me ha pedido que escriba un post sobre “Guerra de géneros” para celebrar el aniversario de su maravilloso blog, del cual confieso soy fiel seguidora y asidua lectora. Y bueno, esta podría ser la ocasión perfecta pa’ desquitarme de esos seres de la creación llamados “hombres” que de alguna u otra forma, han estado presentes en mi vida y la han marcado de uno u otro modo, algunas veces de una manera no tan agradable.


Y se me vino hasta la mente, aquel programa que solía ver en mis ratos de ocio cuando más jovencita, por Venevisión “La guerra de los sexos”, donde hombres y mujeres competían en diferentes pruebas para acumular puntos y así ganar una batalla que nunca tendrá final, por lo menos en la vida real.

Pero bueno, volviendo al tema, hoy podría desquitarme de verdad, reviviendo dolores y rencores, diciendo y repitiendo lo que es bien sabido por todas las mujeres (y hasta por ellos mismos): que son unos perros sinvergüenzas, que tienen la facilidad de hacer creer a 1, 2, 3, 4, 5…mujeres al tiempo, que las quieren con locura, que son lo único que aman sobre la tierra, que son la excepción de la regla en cuestiones de fidelidad (sí, como no), que no les importa jugar con los sentimientos de una mujer y después dejarla botada como si nada, que ellos por lo general, no saben que es hacer el amor, simplemente se dedican a tener sexo; que huyen constantemente de la palabra “compromiso” y de lo que eso implique, que lo mejor es salir de parranda con los amigos y no tener que dar explicaciones a nadie, que fútbol mata a novia, que hay muchos que no son responsables de sus actos y se la pasan súper poblando el planeta, etc., etc., etc…

Y podría seguir y seguir y seguir, y ellos en su afán de desquitarse podrían decir todo eso de las mujeres complicadas, que nadie las entiende, que son unas lloronas, que intensas, que locas, que se montan en las nubes fácilmente, que sólo están buscando al príncipe azul para casarse, que son unas tontas que creen en cuentos de hadas, que se gastan la plata de ellas y de la de los novios (maridos) en ropa, accesorios y demás “pendejadas”, que son unas trastes para ciertas actividades como por ejemplo, manejar un carro, que la mujer es la que debe responder por los oficios de la casa, que se dejan llevar por las amigas, que se inventan películas mejores que las de Spielberg, que los celan hasta con la prima, en fin…como diría Carlitos Vives “ay las mujeres, las mujeres, las mujeres, hombe que vaina las mujeres”…

Pero sinceramente, sería desgastante seguir ese tú a tú, ese ellos y ellas, ese ustedes y nosotros, para al final siempre llegar a la conclusión que bien no supo explicar la ex Srta. Antioquia: la mujer es el complemento del hombre y “en sentido contrario”… Pues sí señores, por más que nosotras nos mortifiquemos, lloremos, pataleemos, echemos madrazos, nos hagamos las dignas, las independientes, las que no necesitamos de los machos, mejor dicho, las autosuficientes, lo cierto es que en el fondo, sí se necesitan. OJO, y con esto no quiero decir, que sean del TODO NECESARIOS, ya que casos hay por montones de mujeres luchadoras que SOLAS sin la ayuda de ningún hombre, han logrado salir adelante con su familia, con sus trabajos, con sus dolores, con sus sueños e ilusiones. Mujeres que nos han dado ejemplo al resto, que si bien ustedes (hombres) son importantes y de mucha ayuda para lograr de una manera más fácil y llevadera las cosas, no son INDISPENSABLES en caso tal, por las circunstancias de la vida, no puedan seguir compartiendo al lado de nosotras.

***
*@Erikapao se define como una costeña pechichona, y nada más costeño que esa palabra. Su Blog es tan rosa como ella!

GUERRA DE GÉNEROS: TRAGATWITTERA: UN LLAMADO A LA CORDURA Por: @Hyperconectado*

Este es un post dedicado a aquellos que usan y abusan de Twitter.
Si no entiende: Pregunte
***

No pierda tiempo y no se invente nada. A lo hecho pecho con lo de #tragatwittera.

Si usted no sabe qué es eso le sugiero que a cualquier hora del día o momento coloque en el buscador de Twitter ese famoso tag, que si mal no recuerdo debió nacer hace unos dos años.

Día, a día, segundo a segundo, miles de personas en el mundo entero intentan llamar la atención de otro ser humano calificándolo como #tragatwittera.

El término "traga" debió nacer por allá en los 90 o finales de los 80. En los colegios se les denominaba "tragas" a aquellas personas que por alguna razón llaman la atención. Es decir, producen cierta reacción química, que se traduce en gusto o algo así.

Por aquellas épocas el nombre de la traga se escribía en cuadernos que se compartían con gran sigilo. ¡Tiempos aquellos!. Ahora, con esto del Twitter, ese pequeño misterio seductor, que rodea el nombre de la traga se perdió. ¡Ya no hay decencia, carajo!. Dele, que dele. Todo el día. A toda hora. Dele que dele. A ese nivel nos ha llevado esta herramienta del mal. Pues bien, cómo los tiempos ya no son los mismos y ahora estamos ante el advenimiento de tan semejante locura e intensidad lo mejor es ponerle "tatequieto".

Como ya no son los mismos tiempos y ya no se tiene mejor amiga o amigo que interceda ante la traga y trate de oscultar los sentimientos de la víctima entonces: hágalo usted mismo. Por lo que más quiera es momento de utilizar los DM. Es momento de volver al chat de Facebok. Es momento de utilizar una herramienta llamada teléfono fijo o celular. Se siente en el ambiente digital que los niveles de intensidad están aumentando a niveles jamás vistos en la historia de la humanidad.

Hagamos el trabajo con inteligencia y sagacidad. Recordemos que los derechos de las otras personas inician donde terminan los míos. Básicamente el llamado es a #nosequedecalladodenuncie.

Aún es mejor coquetear 'face to face'. Creo.

***
*@Hyperconectado tiene un Blog algo más político que anecdótico. Y creo que por eso me dijo que "qué oso" cuando lo puse a escribir de esto.

22 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS - Los NUNCA para dummies Por: Susana Y Elvira*

Es muy fácil sentarse como un maestro samurai a decir qué está bien y qué está mal. Qué se debe hacer y qué no. Como esos críticos de arte que nunca en su vida han cogido un pincel y dicen que Miró fue mal pintor. O esos autodenominados intelectuales que nunca en su vida se han arriesgado a publicar nada y se atreven a decir en medio de ‘tertulias’ insoportables y con una copa de brandy en la mano, que el Realismo Mágico de García Márquez es florido, excesivo, y volátil.


Y como es fácil, hoy seremos nosotras las que nos atreveremos a echar cátedra. No tenemos credenciales ni mayores éxitos en el asunto. Pero nos arriesgaremos porque hemos reunido un poco de experiencia en el tema que trataremos. Y somos tan desprendidas que compartiremos nuestras experiencias con ustedes, para que se salten los bochornos, las lágrimas y los pesares que hemos sufrido, porque nadie nunca nos dijo NUNCA.

Para ilustrar los ‘nunca’ vamos a contarles lo que le pasó a nuestra amiga Virginia Dickens. La pobre era muy linda, pero lo que tenía de belleza le faltaba de inteligencia. A ella nadie le dijo: “Virginia, hay ciertas cosas que NUNCA puedes hacer o decir en tu primera cita, ni en una noche de sexo casual, ni después de tirar”. Y como nadie se lo dijo, pues no hizo otra cosa que darse contra el piso cuando conoció al que pudo ser el padre de sus hijos, Vicente.

Él era un hombre del ‘más recio abolengo’ (esta frase salió publicada en un periódico dominical y no pudimos evitar usarla), churrísimo, inteligente y divertido. Le dio por fijarse en ella y la invitó a salir. Ahí se dañó todo.

La noche anterior a su cita, Virginia no durmió pensando en Vicente y los nombres que ambos escogerían para sus hijos, en qué se pondría la noche de la cita y en qué momento iría a la peluquería para engallarse como toda una diva colombiana.

El día cero la pobre se escapó temprano del trabajo y pasó por una peluquería desconocida que quedaba en el camino y le dijo a la fresa salvaje que atendía, “tengo una cita, déjame divina”. Ahí fue Troya. Fresa le respondió, “pero antes déjame despuntarte el cabello porque lo tienes achilado, lleno de horquilla”. Y la muy bruta aceptó. Después de la trasquilada, bucle va, bucle viene; gel, laca, enredo en el pelo atrás, plancha adelante. Virginia quedó inmunda. Y era tarde para enmendar el error.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA se corte el pelo ni pretenda hacerse un extreme makeover antes de una cita.

Pero ahí no paró la burrada de esta vieja. Cuando llegó a la casa trató de aplanarse la bomba del pelo y fue peor. Además le dio por estrenar el ‘Tommy girl’ que la mamá le regaló el día del grado del colegio en 1998 y que había reservado para una ocasión especial. Y quedó oliendo a abrigo de abuela guardado en baúl. Era un olor a viejo y penetrante que no le pudo quitar nadie.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA estrene ni trate de innovar antes de una cita. Es mejor irse por lo seguro. Si sabe que huele bien con el splash de pera de siempre, pues hágale al splash de pera de siempre. Improvise el día que salga con su mejor amigo, ese al que no le da nada aunque anda perdidamente enamorado de usted.

Sigamos con Virginia. Íbamos en que tenía un pelo inmundo y olía peor de lo que se veía. Pues para rematar le dio por ponerse una camiseta apretada que no usaba desde que tenía 10 kilos menos. Y para bajarle el volumen a la panza, se puso faja. La pobre no podía respirar. Y remató el engalle con unas botas con tacón de 12 centímetros que se puso una vez y le sacaron callo. Entonces no podía respirar, ni caminar.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA se sobreactúe con la ropa cuando tiene una cita. Y menos su primera cita.

Entonces llegó Vicente a recogerla. Y a la bola, que a sus 28 todavía vive con sus papás, se le ocurrió decirle a Vicente, “sube porque no me he terminado de arreglar”. Pues Vicente subió al apartamento 1205 y, como no fue suficiente hacerlo parquear el carro en un estacionamiento de visitantes estrechísimo, apagar el carro y subir doce pisos en el ascensor, a Virginia le dio por pedirle al papá que abriera. Entonces salió este señor en piyama, con lagañas en los ojos y de mal genio porque tuvo que levantarse de la cama, a abrirle al date de su hija. Y Vicente, muy formal saludó y procedió a sentarse en la sala a esperar a la reina, mientras el french poodle de la casa le ladraba y furioso le mordía la bota del pantalón. Vicente estaba matado de la dicha.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA haga entrar a su casa al man con el que va a salir por primera vez. Y menos si vive con sus papás y tiene un french poodle que se llama Tobías.

Pero lo peor estaría por llegar. Fueron a comer comida colombiana (¿les dijimos que Vicente era español y estaba matado con la cocina colombiana?) y a Virginia se le antojó una bandeja paisa. Sí, una bandeja paisa a las 9 de la noche. Y, en efecto, le sentaron un poquito mal los fríjoles.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA pida platos exóticos ni pesados durante una cita.

Además no paró de hablar. “Que yo soy súper recochera”, “que mis amigas Pepis, Manguis, Ferchis, Marcis, Marianis y Juanis dicen que yo soy una bacana”, “que me ha ido súper mal con los hombres porque siempre me ponen los cachos”, “que el nombre que quiero para mi primer hijo es Nemesio Alexis”, “que quiero que mi matrimonio sea en San Andrés y fijo me visto de blanco hueso”, “que ya mis dos sobrinitas están listas para ser las pajecitas”, “que cuando me case quiero vivir en una casa divina en Santa Ana”, “que ni a palo quiero que me pase lo que le pasó a mi hermano con la tercera esposa”, “que mis papás viven agarrados todo el día”, “que hay una vieja lobísima y arpía en mi oficina a la que quiero sacarle los ojos”, “que qué inmundas las botas de la vieja de al lado”. Mientras tanto, Vicente la oía muerto del susto.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo en su primera cita NUNCA hable de su matrimonio, ni de su futuro, ni de sus ex novios, ni de sus traumas y ni de su familia. Tampoco le hable al man de sus amigos con nombre propio como si él los conociera. Y menos critique porque queda como un rábano.

Bueno, y eso cuando tuvo tiempo para hablar con él. Porque el resto del tiempo Virginia estuvo pegada al celular. Es que su amiga Madame Foqui Foqui estaba de muerte lenta porque el galán con el que salía, uno con unos tatuajes espantosos, no la volvió a llamar. Y como Virginia es una bacana (como lo había advertido minutos antes), se dedicó a consolar a la amiga caída en desagracia. “ay amiga, no seas tan tonta, te entiendo. Olvida a ese canalla, tú mereces a alguien mejor. Ese man es un guiso. Etc., etc., etc.”. Y Vicente seguía matado de la dicha.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA se pegue a su celular en una cita. Es una falta de respeto, de decencia y de todo. Ya que salió con el man, dedíquele tiempo.

Definitivamente Vicente estaba rayado y ya moría del tedio. Entonces llamó a un par de amigos que estaban cerca para que le cayeran y le ayudaran a vivir su miseria. Y en efecto llegaron Camilo, Sebastián y Jerónimo.

A Vicente sí le habían dicho que en una cita, sobre todo si es la primera, NUNCA llevara parche. Pero como Virginia ya había roto todas las reglas, ya todo importaba cero.

Entonces Virginia, Vicente, Camilo, Sebastián y Jerónimo se fueron a un bar a tomar martinis. Virginia pidió uno de chocolate que la volvió nada. La tonta se rascó, comenzó a cantar, a hablar de sus tragedias en el amor y en la vida. Lloró un poco y después vomitó en el baño.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA se rasque en su primera cita, ni hable de sus tragedias, ni llore. Y tampoco le dijeron, “evite rascarse porque puede vomitar y ahí sí se acaba de tirar todo”.

Mientras Virginia vomitaba en el baño, Vicente la esperaba afuera con un vaso de agua. ¿Les habíamos dicho que Vicente era un caballero? Y se la llevó a la casa de él para que los papás y Tobías no la vieran en ese estado deplorable.

Llegaron al apartamento de Vicente y él la acostó en su cama, le quitó las botas de 12 centímetros, le puso una cobija encima y se fue a dormir al sofá.

Pero al otro día Virginia se despertó atrevida y le gateó a Vicente. Vicente, esquivando los intentos de besos de Virginia (pues el tufo de trago y vómito no eran precisamente afrodisíacos), cedió ante la insistencia de Virginia y como quien dice, se la echó al buche. Pero Virginia, en ese estado deplorable en que se encontraba, ni siquiera se molestó en exigirle un condón. Porque Vicente siempre ha preferido cabalgar a pelo.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA se quede en la casa del tipo en la primera cita. Y peor aún, gatearle al susodicho, viéndose absolutamente inmunda, con tufo, y con las neuronas en recreo. En recreo, porque en ese estado, después de todas las que hizo el día anterior, nunca se le ocurrió decirle al tipo que “sin condón ni pío”. Como si el condón fuera responsabilidad única del macho.

Habiendo quebrado cuanta norma existe en esta materia, a la muy bruta de Virginia, después de terminada la que ella creía, había sido una madrugada de pasión desenfrenada, le dijo a Vicente que le prestara una camisa.

Vicente, como el caballero que es, sacó una camisa azul y se la dio con un poco de angustia. Pedir la camisa es como decirle al tipo “la estoy pasando tan bien que no planeo irme pronto”.

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA le pida una camisa o haga cualquier cosa para prolongar la estadía en la casa del tipo que conoció hace 8 horas. Una regla de oro del sexo casual, es que una vez sellado el negocio, el que ha invadido el espacio debe huir a la velocidad de la luz. Y mientras menos diga, menos exija y menos mire, mejor.

Pero es que Virginia es muy bruta, pobrecita. Ella ve en todos los tipos con los que sale, el padre de sus hijos. Por eso, quiso quedarse en casa de Vicente y hacerle desayuno, mientras el pobre no hacía otra cosa que mirar el reloj pensando en cuando demonios su pésima cita decidiría irse a darle la comida a Tobías.

Ya como a las once de la mañana, Virginia se acordó de que tenía que acompañar a su mamá a hacer unas vueltas. Abrió su cartera, buscó la billetera y se dio cuenta de que no tenía un peso para devolverse a la casa. Entonces, le pareció una gran idea pedirle plata prestada a Vicente. Vicente, retorciéndose de la ira, le dio cinco mil pesos e inmediatamente le pidió un taxi. Cuando llegó, Virginia cogió un papel y le anotó su teléfono y le dijo: “Acá te dejo mi número, ¿cuándo me llamas?, ¿qué vas a hacer mañana?”

Es que a Virginia nunca nadie le dijo NUNCA, que si el tipo no ha mostrado intenciones de pedirle el teléfono, no se lo deje. Y mucho menos pregunte cuándo piensa llamar, ni mucho menos se invente planes que seguramente no pasarán. Y si se quedó sin plata, arrégleselas solita, váyase para donde una amiga y pídale plata a ella, váyase caminando o llame a alguien para que la recoja en la esquina. Pero NUNCA le pida plata al tipo. Es un acto poco decoroso y manda el mensaje equivocado.

No entendemos por qué nadie ha sacado un ‘Nunca para Dummies’, en el que una vieja solterona, gorda y fea escriba sobre las cosas que nunca deben hacerse en las primeras citas, después de sexo casual y en otras situaciones delicadas. Pero ya lo hicimos nosotras, y no somos ni solteronas, ni viejas, ni gordas, ni feas. Y ojalá nadie, gracias a nuestras sabias palabras, repita la historia de la desdichada de Virginia, que aun hoy solloza por Vicente, quien por cierto está felizmente casado con Petra Arjona, una mujer con un poco mas de sentido común.

***
*@susanayelvira tienen uno de mis blogs favoritos -además del contenido el diseño me encanta-. Este par pegan en el clavo muchas veces y me hacen reir y olvidarme de las recriminaciones. Me regalaron este post para mi aniversario. Tnks!!!

GUERRA DE GÉNEROS - ALGUNOS CREEN QUE SER HOMBRE ES FÁCIL Por: @Turint*

Estoy de acuerdo con ellos. Los hombres somos básicos, sencillos, simples y a veces aburridos. Pensamos todo el día en sexo, dinero y fútbol, lo cual nos llena completamente, no hay mujer que conozcamos a la que no nos imaginemos en la cama, sudamos mucho y si exageramos en los buenos modales seguramente somos maricas, no lloramos y algunas veces nos lavamos las manos después de orinar, nos cortamos nosotros mismos las uñas y nos afeitamos cuando no hay otra opción y todos sin excepción seguimos viendo porno durante toda la vida.


Eso sin contar que no cargamos hijos en la barriga ni cada 30 días sangramos por donde nos divertimos.

Las mujeres por el contrario son seres complicados. Muchas confunden el amor con el sexo y hasta las mas putas esperan su príncipe azul, tienen gustos mas variados y a algunas incluso les gusta el fútbol (aunque con muy, muy pocas puedes hablar con seriedad de el), lloran mas de la cuenta y si sudan huelen a rico. No se si pensaran tanto en sexo como nosotros, pero de una cosa es segura: para ellas el sexo no es un fin si no un medio, aunque no lo tengan claro. Y por supuesto que aman el dinero, de hecho para ellas no es un medio, si no un fin, y lo tienen muy claro.

Ahora, puede ser que todo lo que pienso sobre las mujeres no sea cierto, aunque en realidad no importa, no necesitamos entender una mujer para amarla, con verla caminar desnuda, con su cabello revuelto y consciente de que la estamos mirando puede bastar. Con que finja dormir mientras nosotros la miramos y acariciamos su suave piel puede bastar. Con olerla en el momento siguiente del orgasmo y oírla respirar puede bastar.

Pero es que en realidad cuando una mujer se entrega toda a ti, sabiendo lo básico, simple y sencillo que eres, no es necesario entenderla, de hecho deberíamos de alguna manera darle las gracias, hacer un acto de Fe y creerle todo lo que diga.

Porque es que no existe lugar mas feliz en todo el mundo para un hombre que entre las piernas de una mujer. Y no hay necesidad de entenderlo.



***
*@Turint tiene un Blog con "Advertencia de Contenido". Cuando entré por primera vez creí que me iba a encontrar con algo entre pornográfico y asqueroso, pero no, todo lo contrario. A este "Rey Momo" solo léalo.

GUERRA DE GÉNEROS - DE CUPIDOS Y ZOMBIES Por: @cutemarieclaire*

Cuando uno se inicia en las "grandes ligas" de las relaciones interpersonales uno no se imagina todo lo que va a ver, a vivir y sentir cuando al fin se decide a solo salir con alguien. Luego, comienza la relación bonita, el otro no tiene defectos, todo es lindo, después surge uno que otro problemita que se soluciona, ya los defectos se van haciendo más visibles paulatinamente... y así como todo en la vida nace, crece, madura, unos envejecen hasta que así, para bien o para mal, la relación se acaba.


La cuestión es ¿cómo se vive la soltería? Todos tenemos amigos y amigas que nos ayudan a superar los amores perdidos, nos visitan, nos invitan a comer helado, a rumbear, a emborracharnos, nos permiten llorar un tiempo si lo necesitamos, aceptan que empecemos como los colibríes pique allí, pique allá, pero nada estable. Sin embargo ellos satisfechos con sus vidas y con sus relaciones no conciben que uno pueda estar simplemente soltera y sin él, "a la orden" de apellido y es aquí donde comienza el trabajo de Cupido de todos!

De alguna manera, mis relaciones estables no han sido duraderas, la única que persiste con fuerza es la de estar soltera, sin esperar que llegará aquél que me arrugue el corazón y si llega, bienvenido es hasta que se va...Pero siempre, siempre he tenido Cupidos rondando a la espera de conseguirme una víctima o de hacerme víctima de alguien y es aquí donde empieza la ruleta rusa. Me han tocado Cupidos (hombres y mujeres) que no soportaban que yo dijera, "naahh no me importa estoy soltera y qué?" Lo que en su lenguaje es: "Eso es lo que quiere reflejar pero por dentro está que se muere por dar amor..."

Los otros Cupidos, de personalidades todas extrañas, solo me dicen: "vamos a salir con unos amigos míos, hay unoooo di-vi-no, tal cual para ti, es así, asá, tiene esto y lo otro..." yo accedo a salir en el plan "amigos" y cinco minutos antes me dicen: "ya le hablé de ti para que sepas... así que seguro estará pendiente de todo lo que hagas, yo veré no me hagas quedar mal" - ¿Qué? ¿Ahora salgo a deber? ¿Cómo no hacerte quedar mal sino sé sino ser yo misma?-

Otros Cupidos, se limitan a decir, "tranquila Maria, pa' vos debe ser fácil conseguir hombres, te deben caer a montones, porque eres..." Nunca he pensado eso, para que me caigan a montones se necesita que por lo menos uno de esos montones me llame la atención, y sino pues ni me doy cuenta si caen o no, en fin entre todas esas fases de soltera, he visto casi en desfile las recomendaciones que me hacían, unos a veces solo llegan de la nada y otros ya vienen con mi hoja de vida aprendida al derecho y al revés, pocos funcionaron, no por mi o por él, sino porque realmente las cosas forzadas y más con la presión social a nuestro alrededor no es que colabore mucho.

Una de estas veces, accedo a salir con un amigo de una amiga, ella no me dijo nada de él, solo mencionó "aahh sí le dí tu tel para que te llame cuando vayan a salir con todos" (pues ella se iba de viaje y para ese momento yo estaba recién llegada a Bogotá con pocos amigos) la idea era darme no un novio, sino un grupo de personas con quien salir, pero la del joven en cuestión de apellido Cancelado fue pensar que podía pasar algo con "la paisita" (Que de entrada, no me gustaba que me apodaran así). Dicho esto el hombre me llama un martes para concretar una salida para el viernes de esa misma semana, a mí se me hizo raro que me invitara así como de la nada, pero igual yo estaba con la actitud de "yo quiero tener un millón de amigos" y dije que Listo! sin pensarlo mucho, luego la semana transcurrió en total normalidad, llama al jueves a re-confirmar le digo que sí de nuevo.

Viernes. 8 pm. Lugar Atlantis - Hard Rock. Me encuentro con Cancelado y le pregunto que con quienes más nos vamos a encontrar, yo todavía conservaba la esperanza de ser salida grupal, para darme cuenta en ese instante de las intenciones del hombre, me dice "no, hoy vamos a salir a comer solos tú y yo". A ver, empecemos desde el principio, a mi no me atraía físicamente, me había parecido un chico normal, cuando me lo habían presentado un mes antes, nada fuera de lo común y esa vez no crucé más que nuestros nombres con él. Volví a la realidad y pensé, espero que sea agradable después de todo. Entramos a Hard Rock, yo pedí solo una entrada, la conversación empezaba a fluir negativamente, el hombre decidió contarme que su mayor pasión era estudiar los zombies, sí, los zombies, tal como lo describió "para mí esto es un estilo de vida", y transcurriendo así a contarme todas y cada una de las cosas que hacía, ya que se está entrenando para la era postapocalíptica, donde solo quedarán zombies y seres humanos, sobra aclarar que él sobrevivirá a esta apocalipsis y sobra resaltar que no quedará zombie, sino como el ser humano mejor entrenado para defender a la humanidad. Yo solo me limité a reír los primeros cinco minutos y le cuestionaba si era totalmente cierto esto que me contaba, él solo continuaba con el tema. Así fue durante toda la noche, así que yo me limité a buscarle los problemas psicológicos que podía tener.

En conclusión, ahora prefiero no poner atención a mis amigas Cupido, porque después de todo la elección termina siendo netamente personal, nadie termina de conocer los gustos que uno tiene o la forma en que misteriosamente nos deja de gustar un prototipo de persona y cambiamos a otro totalmente distinto y pues por ahora es preferible no estar a riesgo directo de toparse con uno que otro zombie.

***
*@cutemariclaire es una paisa fuera de lo normal y una mujer capaz de hablar tan abiertamente de dilataciones anales, cropofilia o demás aberraciones sin tan siquiera arrugar la frente. A esta psicóloga la encuentran n su blog

GUERRA DE GÉNEROS - ¿INCORRECTO? O ¿INCORRECTA? Por: @alejandroangel*

Esto de la guerra de los géneros siempre se me ha dado muy mal, no sé si será que soy muy políticamente correcto, al menos muchos más de lo que debiera/quisiera ser o que en una de mis muchas pajas mentales creo que tengo un club de fans (nahhh) y por tanto, vuelve la corrección política, no debo/quiero herir susceptibilidades.

Al carajo. A ver si puedo...

Hombres y mujeres no somos iguales, nunca lo seremos, no ser iguales no significa que uno sea mejor que otro, no lean entre líneas, significa que no somos lo mismo ni somos iguales, ya está, pare de contar, sin más interpretaciones.

Si, sin más interpretaciones, porque esa es, precisamente una de las principales y más marcadas diferencias entre unos y otros, la intertextualidad.

Si un hombre dice "quiero una cerveza", la traducción es "quiero una cerveza", como mucho agréguenle alguna alusión al sexo y pare de contar.

Si por el contrario una mujer dice "quiero un chocolate" (o una cerveza que ellas también toman el adorado liquido de cebada) la traducción será algo como "quiero un chocolate/cerveza, aunque en realidad no quiero un chocolate/cerveza sino saber que tu todavía me quieres tanto como para tener pequeños y sencillos detalles conmigo como aquella vez que empezamos a querernos después de la fiesta de Pablito, pero si no eres capaz de darme un detalle tan pequeño puede que no me merezcas tanto".

Coño...

Un pensamiento a la vez, ¿es mucho pedir?

En fin, esta, como cualquier generalización, es errónea hasta que se demuestre lo contrario, igual hay tipos que se enrollan la cabeza más de la cuenta (yo, a veces, uno de ellos) y tipas que se toman la cerveza o se comen el chocolate y siguen su vida, sin procesar un sólo pensamiento más. Hay gente para todo.

Diferencias, muchas, parecidos también muchos, podría estar disertando en este espacio por horas y horas y nunca acabaría de marcar las diferencias y parecidos que hay entre nuestros amados/odiados géneros.

Por cierto, hay algo que nunca he entendido muy bien, y de hecho yo estoy cayendo en ello en este escrito, pero no entiendo porqué siempre que se habla de géneros (o de guerra entre ellos) el tema en el que (o desde el que) se enfoca todo es el amor.

Sé que somos seres sociales, que el amor es una de las emociones naturales del ser humano que más nos mueve, que en el cine y la TV siempre lo usan como excusa para contar sus historias porque saben que siempre habrá alguien que se sienta identificado, es igual, hay muchas maneras más de relacionarnos que el amor pero por aprendizaje social o yo que sé que excusa hormonal, científica, apostólica o romana hemos decidido que siempre que queramos darle palo al género opuesto debemos hablar sobre el amor.

Bueno, tenía que decirlo, no deja de ser una opción fácil, así que sigamos entonces.

Otra de las diferencias entre XX y XY es la película, y cuando hablo de película me refiero al “empelicule”, porque no podrán negar que aunque hay empeliculados de lado y lado casi siempre, yo diría un 75% de las veces, la que se arma películas es la mujer, hay hombres empeliculados, seguro que sí, pero estoy seguro ( ¿algún estudio de esos que hacen cada cierto tiempo por ahí que lo asegure de manera científica?) que hay un mayor número de Spielbergs femeninas que masculinos. Aunque ahí sí como dije alguna vez, nadie le arma películas a nadie…

Ojo, la película tiene varios estadios, no es sólo la película de Ella piensa: "somos novios, nos queremos" y el piensa: "la estamos pasando bueno, la estamos pasando bueno, la estamos pasando bueno", también está la película de ella piensa: "Tengo razón, tengo la única y verdadera razón en esta discusión" y el piensa: "como jugó de bien Ronaldo y que buenas tetas tiene su mujer" o también la de ella piensa: “los hombres son unos cerdos” y el piensa: “Cerdo o pollo

Es eso, la cabeza de la mujer usualmente es más centrada y la nuestra más, mucho más, (des)centrada. Ellas piensan en A nosotros en 12, letras y números, no cuadran y por eso es que a veces nos cuesta tanto entender(nos), no se han parado a pensar que muchas de las veces no queremos ni siquiera, valga la redundancia, pararnos a pensar y simplemente estamos tratando de vivir la vida sin mayores complicaciones ni pensamientos extraños y enrevesados.

Esta última idea viene, por supuesto, viciada, los hombres somos más importaculistas (del verbo meimportaunculo) que las mujeres, le damos menos importancia a los detalles y una discusión o un intercambio de ideas con una fémina rara vez nos sacara una lagrima pero no es por ser los meros machotes, como se armaran la película algunas/os, sino porque creemos que la vida es muy corta para darle tanta importancia a estos pequeños rounds de la vida cotidiana.

Eso, que podría seguir escribiendo prosa barata, escribir poesías de lo bueno y lo malo de cada género o irme lanza en ristre contra ellas o contra nosotros mismos en sendos panfletos pero visto lo visto mi corrección (bendita corrección) puede más que mis letras.

O, pensándolo bien, quizás no es corrección, simple y llanamente tengo claro que no podemos vivir ni con ellas ni sin ellas. Así funciona. Ni contigo ni sin ti.

***
*@alejandroangel es más costeño que ninguno y con su carita de yo no fui, debe hacer desastres (Yo sé Ale, no tengo pruebas de nada, solo es una idea sobre tí). Realizador audiovisual con tu proyecto de videoblog 365.

21 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS - MOSTRANDO EL HAMBRE Por: @NatyMH*

Alguna vez salí a un bar. Iba acompañada del hombre con el que salía en ese momento. Y me pasó algo horripilante. Generalmente no suelo rajar de las mujeres, por aquello de la solidaridad de género, pero existen algunos especímenes que se merecen todo mi desprecio. A ver les cuento.

Era una celebración cualquiera a la que decidí ir con Felipe. Un man que tiene muchas cosas para llamar la atención. Sobre todo una estarura que me encantaba (para los que no saben soy mucho más alta que el promedio, entonces los hombres altos son mi debilidad). Llegamos al lugar, saludamos, nos acomodamos, nos hicimos al ambiente y bailamos. A veces en grupos, a veces los dos solos. Todo transcurría bajo los parámetros normales de un cumpleaños promedio.

Yo sí había visto a las nenas en cuestión mariposeando alrededor de la mesa. Estaban con nuestro grupo, pero ni Felipe ni yo las conocíamos. Así que, caso omiso. Al final de cuentas cualquiera tiene el derecho a coquetear. Pero una cosa es coquetear y otra lanzarse en planchas sobre el man. Resulta que en una de las bailadas en grupo, la nena más gordita (y no es que tenga nada contra ellas en general) y de peor gusto vestida (no hay nada peor que el mal gusto) saca a bailar a Pipe. Normal. Para eso sale uno a los bares, a bailar. Voy al baño,  y a mi regreso OMG!! Esta nena tiene al tipo con el que yo fui a la fiesta, más o menos arrinconado.

Yo, me senté. Y como soy una persona bastante histriónica, la cara de culo hizo su magistral aparición. Me fumé no sé cuántos cigarrillos seguidos y respiré profundo mientras miraba como la "delicada" chica en medio de un reggaetton pegaba SU culo gordo contra las caderas de Felipe. Buenoooooooo. "Así de necesitada estará que está dispuesta a que la claven en público?", pensé. Cambio de canción y Feli me llamó a que bailara en el grupo. Me paré y obvio me preguntó qué tenía. Cualquier excusa chimba le inventé.

Pasaron las canciones y seguimos bailando. Se me bajó la rabia, que por supuesto no era contra él. Yo entiendo que lo último que puede hacer un man en una situación como esas es ser un completo guache. Lo máximo que el pobre Pipe podía hacer era correrse para evitar el contacto del "majestuoso" culo, contra su cuerpo. "Qué tal la echada de perros tan jarta?" "No muestre el hambre... y me refiero a ella" "No es la primera vez que me pasa" "Algo debes tener escrito en la frente". Me reí mucho de la situación y seguí bailando. La cara de culo había desaparecido.

En algún  momento no veía mi chaqueta en la silla donde la había dejado y me voltié a buscarla. 30 segundos. No creo que haya sido más, cuando la niña ahora acompañada de su amiga "soy mona y flaca, estoy muy ebria y hoy me comería a cualquiera" tenían ensanduchado a Felipe. Me senté, pero esta vez me dio un ataque de risa incontenible. Era demasiado bizarro todo. Cuando ya me dolía el estómago de la risa Feli se sienta y me dice, "me duele la cabeza" "nos vamos?" "sí". Mientras cruzamos esas cortas palabras la mona casi que se le sienta encima, mientras la gorda lo jalaba de un brazo.

OK Posibilidades. O realmente querían un trío (claramente yo no estaría invitada) o les caí tan mal (la envidia es cosa jodida) que querían amargarme la noche. O las dos.

Total, recogí mis cosas, me despedí con un "Chaooo" y nadie respondió. Cuando llevo la mitad del camino hacia la puerta recorrido, me volteó y tienen secuestrado a Felipe. Me imagino lo que le decían "pero por qué te vas? no seas aburrido!! deja que se vaya sola!!!...." Se liberó y bajamos al carro.

- Por qué te molestas?
- No estoy molesta, solo que no puedo con este tipo de seres humanos. Tu sabes que hay mucha gente que no me cae bien, este tipo es una de ellas
- Pero solo hay que no prestarles atención. Estaban borrachar y ya
- Yo ni borracha me comporto así...

Silencio....

- Pero te gustó que me dieran celos
- Te hubieras visto la cara. jajajajaja.
-  No te burles
- Solo te digo que lograron su cometido. Ellas se paraban a bailarme y tu te sentabas.
- ay! qué querías que las empujara? que peleara? NO!!! yo si guardo la compostura
- jajajaja Aunque si me preguntas, se me subió un poco el ego. Además yo nunca me fijaría en una mujer como esa.

Entonces señoritas, señoras, niñas, mujeres no hay nada peor que mostrar el hambre. O mejor, mostrarla en público, con el hombre equivocado. Recuerden, el que muestra el hambre no come o quizá puede que se la coman, pero un "Grillero" como me dijo una amiga cartagenera. Si quiere evitar quedar como una buscona necesitada, omita estos comportamientos. A veces una mirada y una sonrisa con más efectivos, que rozar el culo contra el tipo.

***
Mi aporte al especial. No me quería quedar por fuera

GUERRA DE GÉNEROS - CELOSA MUJER Por: @Viviangilro

Se conocieron como lo hacen muchas parejas actualmente, en alguna de las tantas redes sociales que abundan en Internet, cruzaron varios mensajes antes de querer conocerse en persona. Aquella tarde decidieron que la atracción era tal que necesitaban verse cara a cara y saber si era algo virtual o podía pasar a otro plano.


Su cita se llevó a cabo en un parque concurrido de la ciudad, ella llevaba su mejor vestido y él iba tan casual como suele vestir. Cuando se reconocieron decidieron saludarse con un beso en la mejilla, a pesar de la notable química que había entre ellos, y las inmensas ganas que tenía él de abrazarla y besarla apasionadamente. Fueron a un lugar cercano para tomar algo y conversar de todo un poco. El encuentro transcurrió tranquilamente y con uno que otro coqueteo, pero sin llegar a nada más profundo. Se despidieron sin ganas de hacerlo, y cada uno volvió a su casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Ella inmediatamente se conectó a Internet y él ya la estaba esperando, se saludaron y agradecieron respectivamente por aquella tarde tan agradable y de pronto, de la nada, comenzaron a confesar que les hubiera gustado besarse … ¿por qué no aprovecharon aquel momento, por qué dejaron pasar la oportunidad de sentirse?

Sus conversaciones continuaron y una noche en que ella volvía del trabajo se cruzó con él por la calle, sus ojos comenzaron a brillar y sin pensarlo dos veces ambos se acercaron y se dieron el beso más romántico que jamás pudieron dar. Desde ese momento comenzaron a verse más seguido y ella empezó a tener sentimientos románticos por él, lo que la hacía estar cada vez más pendiente de los actos de él; mientras tanto, él continuó su vida normalmente, hablando con sus amigos de siempre y coqueteando con las mujeres que se lo permitían y esto, en ella, incrementaba aún más los celos naturales, cosa que él no sabía.

Se siguieron viendo en varias oportunidades, y ella jamás le habló sobre lo mal que la hacía sentir ver que no solo era especial con ella, él por su parte la veía como una amiga más a la que había besado, sí, le gustaba, pero él no quería nada serio con nadie por ahora. Ella lloraba cada noche, sentía morir con cada mensaje que leía de él hacia otra mujer. Nunca se lo dijo, lo amó en silencio y aceptó la relación que él quería, de vez en cuando se acostaban y ella tocaba el cielo, pero recordaba siempre el consejo que le dio su madre cuando apenas era una niña: “Una mujer que demuestra sus verdaderos sentimientos, no deja que ningún hombre se quede a su lado”.

***
*@viviangilro Escribe en su blog Hijas del Atardecer sus apreciaciones sobre los hombres, las mujeres y todo lo demás!

GUERRA DE GÉNEROS - ENGAÑO Por: @Elbayabuyiba*

Alguna vez hablamos con mis amigas de formas crueles de morir, ellas mencionaron entre otros la agonía de una enfermedad terminal, los fierros doblados después de un terremoto y el lento sufrimiento de las llamas abrazando el cuerpo y derritiendo los tejidos. Cuando ellas hablaban yo pensaba lentamente en el dolor de la tortura y los mordiscos de un animal despedazando mi cuerpo. Me acordé del mar y combiné el terror del ahogamiento con el salvajismo de un tiburón y ahí se combinó lo que consideré la peor forma de darle fin a mi vida.


Y entonces te conocí. Ilusa ya, pensé que la vida iba a ser más fácil, que la felicidad que irradiabas me iba a llenar de energía. Entonces descubrí que tu felicidad era pasajera, que te me veías pero no me mirabas, que no comprendías hasta dónde yo era capaz de dejarlo todo para estar contigo. Cuando me senté frente a ti y me fijé en tus ojos me di cuenta que estaban llenos de tristeza. No me preocupé, pensé que sería un asunto efímero.

Y entonces descubrí tu desdén. Cuando necesitaba un abrazo, tú me dabas un apretón de manos; cuando me apetecía un beso, escasamente recibía un pico; cuando quería que de desgarraras con pasión, apenas sentía unas ganas temporales que no llenaban mis expectativas. Me dolía y nunca fui capaz de decírtelo. En mi mente siempre estaba el estribillo de la música que entonaba Milanés “la prefiero compartida, antes que dañar mi vida, no es perfecta más se acerca a lo que yo, simplemente soñé”. No te compartía, claramente no eras perfecto, apenas llenabas mi mundo y en ese momento era suficiente.

Y entonces aprendí a vivir tu indiferencia. Me acostumbré a que no llamaras, me acostumbré a que no quisieras descubrir mi cuerpo y apenas te contentaras con saciar tus pocas ganas conmigo. Me llené de mentiras, me decía a mí misma todos los días que ibas a cambiar, que no ibas a durar así toda la vida. Pensé, más bien soñé, que dentro de poco te ibas a llenar de mi amor y nuestra vida juntos iba a empezar a existir. Duré mucho tiempo velando tu sueño, esperando que despertaras y me llenaras, de algo, pero me llenaras. Roncabas plácido mientras yo me desesperaba en llanto.

Y entonces empezó a doler. Dejé de dormir, de comer bien, de pensar en mi trabajo, me olvidé de mis amigas. Me aislé. Tú ni te diste cuenta. No reparaste en mis ojeras, mucho menos en mis ojos. No es verdad que sentías algo por mí, mentiste, de eso apenas me doy cuenta. Nunca, nunca, fuiste capaz de decirme nada.

Y entonces vino tu cobardía. No fuiste capaz de aceptar que no me querías, no pudiste tener pantalones y decirme las cosas en la cara. Me dijiste que como siempre estaba divina; mentira, estaba fatal, me tenías acabada. Me dijiste que estabas buscando soledad; mentira, yo bien sabía que tenías ojos para otras y que saliste corriendo con la primera que te mostró un par de piernas largas y tersas. Me dijiste al oído que me deseabas; mentira, nunca lo hiciste, nunca te inspiré un mal pensamiento, nunca tuviste iniciativa.

Y entonces vino la pendejada. Que no era yo, que eras tú. Que me estabas consumiendo, gran sorpresa, que necesitabas pensar en ti. Me dijiste al oído que solo te ibas a encontrar para que pudieras funcionar conmigo. Boba, así me crees. Bobo, que te confiaste de mi supuesta estupidez.

Y entonces me di cuenta que tenía que cambiar. Y aquí estoy, tratando de cambiar.

***
 
*@Elbayabuyiba es un amigo 1.0. La cuota gay de este especial. Tiene un blog como su nick en Twitter -impronunciable-. Me confesó que escribió esta historia inspirado en lo que yo escribo en este espcio. Y la verdad me sentí identificada con un pasaje de mi vida que ocurrió hace mucho tiempo.

20 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS . Los hombres dan amor a cambio de sexo y las mujeres dan sexo a cambio de amor - Por: @Apoloduvalis*

Para los que recien llegan, estamos de aniversario. Y por esto he invitado a amigos Bloggeros y mi papá para que escriban sobre hombres, mujeres, los unos, los otros, las relaciones y lo que quieran. Se llama "Guerra de Géneros", creo que no hay mejor forma de celebrar que esa!
***

“Los hombres dan amor a cambio de sexo y las mujeres dan sexo a cambio de amor”. Esa fue la conclusión de un lector de este mismo blog, y que para mí resume perfectamente eso que llamamos “guerra de géneros”.


Dirán que la guerra de géneros va más allá del ámbito puramente sentimental/sexual, trascendiendo lo laboral, político y social. Pero si hemos de creer a la ciencia ficción, una vez las mujeres encuentren cómo reproducirse sin necesidad del cromosoma Y, la humanidad seguirá su existencia sólo con mujeres... y con los mismos conflictos en los ámbitos laboral, político y social. El único aspecto real por el cual los hombres seríamos extrañados es por lo que aportamos (para mejor o peor) a las relaciones de pareja, así que la tal “guerra de géneros” se reduce en últimas al amor y al sexo.

Volviendo al tema, la guerra consiste supuestamente en que los hombres buscamos tanto sexo como sea posible evitando involucrarnos sentimentalmente si es posible. Y por el lado de las mujeres, se supone que buscan a un imposible príncipe azul y recurren al sexo sólo como un medio para conquistarlo. Así es como estamos programados genéticamente y moldeados por generaciones de condicionamiento cultural. Y obviamente esos objetivos contradictorios hacen que percibamos a los miembros del sexo opuesto como fuentes de continua frustración.

Para completar el descuadre, los roles tradicionales de hombres y mujeres han cambiado radicalmente. Las mujeres, quiéranlo o no, viven en un mundo que ya ha pasado por al menos dos oleadas de movimientos feministas. Los LGBT se han ganado el derecho a formar pareja independientemente de su preferencia sexual (al menos en las regiones civilizadas del planeta).

¿Pero qué pasó con los hombres heterosexuales?

Pues que nos quedamos sin pistas tratando de entender a las mujeres donde todo el mundo se reinventó excepto nosotros. Los que no se han dado cuenta de esto son los despistados a los que más expuestos están las mujeres y la frustración que causan son la razón por la cual tantas mujeres piensan que todos los hombres somos iguales. Increíblemente, muchas mujeres siguen insistiendo con el mismo tipo de hombre que les han causado frustraciones y desengaños, lo cual sólo confirma su prejuicio una y otra vez. Esto es lo que alimenta la tal “guerra de géneros”.

¿Qué tal si dejamos de lado nuestras expectativas irracionales? Sí, tenemos instintos pre-programados en nuestro “hardware” y una o más culturas pesando sobre nuestro “sistema operativo”. Pero finalmente nosotros somos (o deberíamos ser) más que eso y nada perdemos con probar algo diferente, saliendo con gente que antes no hubiéramos considerado, llevando nuestras relaciones con expectativas realistas. Quién sabe, tal vez ese sea el camino para vivir felices, sino por siempre, al menos sí por los años que cada relación funcione en cada etapa de nuestras vidas.
***
* Para mayores señas, este autor también es caleño!! Y creo que este especial también tendrá su propio tinte regional!!! Leer más sobre @Apoloduvalis pueden entrar a La Cantera de Palabras

GUERRA DE GÉNEROS FEMICHISTA – Por: @Everlyco*

Esto de la guerra de los sexos, me recuerda el programa que pasaban por Venevisión
Debería de ser divertido como en ese programa!!!
***

En estos días en la serie Desperate Housewives, uno de los chicos le dice a su esposa: “Nosotros pagamos por sexo siempre. El día que te invité a cenar a tal restaurante…. Y ella le responde: ese día tuvimos sexo porque estabas interesado en lo que me pasaba… jajaj me dio mucha risa porque algunos hombres piensan que nosotras somos interesadas – aunque algunas lo sean, pero son las que no valen la pena –. Pero las que no, estamos más pendientes de saber qué tanto les importamos.

Por otro lado aparece algo como el machismo por conveniencia, donde los hombres nos siguen invitando a salir, ellos son los que pagan cuenta, piensan que controlan la situación pero en el fondo hacen lo que nosotras decimos, porque armas sí tenemos para manipularlos, sino que unas las utilizan bien, otras no saben que las tienen, y unas tantas las utilizan de la manera más infame – acá es donde nos traen a esos hombres maltratados, y que otra paga las consecuencias de las cosas malas que hicieron –. Pero de que las tenemos, las tenemos.

El feminismo se hizo para la igualdad de géneros en diferentes labores, pero lo hubiéramos dejado en el plano laboral no más jajajajaja, para que nos sigan atendiendo como damas y no se valgan de esta ideología para salirse por la tangente… Ahora, a mí me gusta ser independiente, trabajar, comprar mis cosas, hasta gastarles de vez en cuando, pero de vez en cuando (léanlo bien) no siempre, y ¿por qué dejar a un lado la galantería que tienen a veces por defender una posición ideológica como el feminismo???

Nuestra sociedad siempre ha sido machista. Hasta nuestras madres lo son. A nosotras nos enseñan a hacer el aseo, a cocinar, a lavar, mientras a los niños, los llaman a que coman, y ni siquiera les dicen que tiendan la cama, pero a pesar de eso hay hombres que si lo hacen; pero de ahí a que se metan a la cocina, laven, planchen, hagan aseo, es un trecho muy grande… Y nosotras las mujeres modernas para qué pelear contra eso…. Es como complicado, simplemente trabajemos como ellos, consigamos una muchacha que ayude en la casa, no paguemos los gastos compartidos (uno de vez en cuando o cuando lo soliciten), para que no se sientan atacados, dejémoslos que nos sigan acortejando, que paguen la cuenta, así todos felices... Cuando ya no quieras estar con él por X o Y razones no tienes problemas, tú realmente no dependes económicamente de él……

Se podría llamar ser Feminichista!!! Nueva revolución… No hay guerra.. Solo paz… ¿¿Si existe el sexo neutro, por qué no puede existir algo medio en esta guerra??? …… Ahhh cada uno decide que le conviene… eso si acuérdense que sea como sea a nosotras no nos gustaría vivir sin ellos y ellos no pueden vivir sin nosotras!!!

***
* Pueden leer más de esta caleña en Mi Caja de Pandora

19 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS - AMANTES EXTRAÑOS Por. BABALAO*

El amor se mueve en un espacio pendular demasiado amplio con matices que muchas veces están en el gris oscuro de la perversión.


Hay situaciones que pertenecen a la órbita interna de la conciencia personal, que muchas veces muchas personas nunca llegan a conocer o algunas pocas que son cómplices del asunto.

Dentro de las descripciones que más comentarios movieron de “Cien años de soledad” de García Márquez, está la del hombre que todas las noches salía con un banquito para alcanzar la altura propicia y poder echarse un polvo con la burra que estaba en el patio.

Lo de la zoofilia o bestialismo ha sido tratado por innumerables escritores, entre ellos Shakespeare en su “Sueño de una noche de verano”, pero allí es una dama la que hace el amor, si así puede decirse con un jumento.

A nivel cinematográfico recuerdo una película de Bigas Luna “Caniche”, en donde la utilización de un frenchpuddle por parte de la protagonista para que con su traviesa lengüita la llevara a los más altas o ¿profundas? Sensaciones orgásmicas, mientras su hermano que la deseaba, la miraba. Según la página My Sofá dice “Bernardo y Eloísa son dos hermanos de una familia de la alta burguesía. Ambos viven en una enorme y abandonada mansión que supone el último resto de su herencia familiar. Mientras que de cara al exterior y para con sus amigos pretenden llevar una vida acorde con su supuesta posición, en realidad llevan una vida miserable. El único que conoce la verdad sobre la ruina de los dos hermanos es Dany, un pequeño caniche que vive con ellos. Sin embargo una herencia muy esperada va a producir un gran cambio en sus miserables vidas.” Este filme es de 1979.

Bueno ha corrido mucha agua debajo de los puentes y ya estamos en la web 2.0 y en la internet es parte de lo cotidiano. Así como ver pornografía dejó de ser una actividad para “enfermos” que se ocultaban para ir a cines de tercera para ver películas en donde el sexo explícito aupaba a los maricas a escarbar entre los pantalones de los adolescentes que entraban al teatro.

El internet me ha permitido encontrar miles, léase bien, de videos en donde el amor entre mujeres y animales va más allá de lo normal. Del cariño a la mascota, a la pasión por el animal.

De los primeros hay uno que circuló que es muy popular es un pony que atraviesa a una vieja en un establo. El video es impresionante por la satisfacción del animal al conseguir su cometido. Hay con cerdos, que son bastante escabrosos.

He encontrado de mujeres con burros, con caballos estos últimos son bastante populares entre las brasileras.

A nivel de perros las que los tienen no son viejas horribles y torvas. Hay jovencitas, adolescentes y mujeres maduras de todas las latitudes, europeas, latinas, norteamericanas, orientales en fin la nacionalidad no importa.

Hay algunas que obviamente lo hacen porque es probable que estén esclavizadas como prostitutas y las obligan, pero hay otras que lo hacen por puro placer, simple y llano placer. Tiene entrenados a sus perros, de todas las razas, yo no soy un especialista, pero hay unos canes que tiran mejor que cualquiera de nosotros y ellas felices.

Por eso yo ahora cuando veo a una hembra encariñada con un perro y vive sola siempre me viene a la mente esta aberración en donde el perro además de ser el mejor amigo, termina siendo el mejor amante.

***

Si han seguido con juicio los comentarios en #MiBlog, se habrán dado cuenta que babalao muchas veces comenta. Él es mi Papá. A quien admiro como escritor y quien se sorprende gratamente con mis confesiones en este Blog. Le dije que quería iniciar el especial con él, porque tiene unos criterios -a veces más perversos- que los míos, frente a las relaciones entre unos y otros. Y creo que quedó comprobado

FELIZ CUMPLEAÑOS

Siempre he creído que celebrarle a un niño o niña su primer año de vida es más un asunto de los padres y familiares que del Bebé mismo. A ver si uno se acuerda del primer cumpleaños. Si no fuera por las fotos, vaya que no tendríamos ni idea.


Y creo que este es el caso. Hace un año, 19 de marzo pasadas las 12 de la madrugada, en una jornada de desvelo ocioso y hablando con una de mis mejores amigas, definí abrir este Blog. El nombre: "No es cuestión de hormonas" nació simplemente del asunto llamado las hormonas femeninas y todo el desastre que conllevan consigo, y que a los hombres les cuesta trabajo entender. Pero es que las mujeres no somos solo hormonas. Ayuda a sacarle la piedra a la contraparte, a llorar sin motivo, a pedir que nos consientan. Pero no somos solo eso. También somos malas por decisión, brujas cuando queremos y las más lindas cuando nos lo permiten.

Ese fue el motivo. Escribir sobre las personas, sus relaciones, sus crisis. Y aquí vamos. Superando las expectativas, muchos seguidores, críticos y visitas.

Gracias por leerme durante este año. Y especialmente un beso a todos los que se ponen a la tarea de comentar (no saben lo feliz que me hacen).

Ahora, espero que sigan pasándose por aquí, para que sigan sintiendo y pensando conmigo.

Bueno, ya!!! mucha carreta existencialista (Sorry, pero los cumpleaños me ponen en modo cursi on). Para conmemorar este año he decidido invitar a mis amigos también blogueros para que escribieran algo.

Algo???? Me preguntaban. Si algo. Algo sobre el otro género, algo sobre los hombres, sobre las mujeres, sobre las relaciones... Algo, lo que quieran!!! Porque Si bien las mujeres no podemos vivir sin los hombres, y ellos sin nosotras... Vivimos en una confrontación natural a ver quién da más!!

Así que a partir de hoy, y por varios días asistirán en #MiBlog al especial "GUERRA DE GÉNEROS", donde hombres, mujeres y gays expondrán sus ideas sobre cualquiera de los temas que quepa en el complejo expectro de las relaciones enre hombres y mujeres, mujeres y mujeres, hombres y hombres, todas con todos y en sentido contrario.

Espero que les guste y gracias a los que colaboraron con sus letras!!!!!



FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!!!!!

18 de marzo de 2010

INEVITABLE - MARIO VIÑUELA

Una persona muy especial me dijo una noche "Mira este corto. Muy fuerte, no?". Y sí. Pero creo que es ciclo natural de ciertas cosas que no están destinadas a ser. Quizá un día pensamos "Te amaré toda la vida" pero luego ya no. Pasa. Es real, aunque nos duele pensar que pueda sucedernos.

Gracias por darme qué pensar.
(Esa persona sabe quién le hablo)





16 de marzo de 2010

UNA DEDICATORIA...

Mi Papá dice que soy una autista desde que tengo blackberry. Pero ahora creen que no vivo en este planeta, que me perdieron, desde que ando en TWT. En su campaña por hacerme recapacitar y dejar el celular al lado, me envía esta canción y me pide expresamente que se "la dedique a todo mi clan twittero (que especialmente incluye a @adrianitaca, @yohannaca y @n0ta_mental) a quienes conocieron en los carnavales.

Juzguen ustedes, o véanse reflejados como yo.

14 de marzo de 2010

ACCIDENTALMENTE

Frente a la pantalla de su portátil veía el ícono que indicaba que entraba una llamada. No quería aceptar, pero hacía una semana que habían coordinado la cita, y no podía quedarle mal. Detrás de él, Angélica. Ese ser demoniaco que hoy lo obligaba a hacer algo que no quería. Pero debía.


Click. Aceptar.

- Hola mi amor!!!!!!!! Mucho tiempo sin ver tu cara!!!! Cómo te extraño!!!

Era evidente la emoción de Sonia. Él sonrió, su corazón dio un brinco de emoción, pero comenzó a sudar Frío.

- Hola preciosa! También te extrañé

- Cuéntame cómo estuvo el paseo con tu familia de fin de año?? Quiero los detalles!! Tus papás, tus abuelooss!! Ayyy qué emoción.

Era esa expontaneidad la que él amaba de ella. Comenzó el relato sin mayor emoción. Bueno estuvimos en la finca, desconectados, peleando con los mosquitos. Pero eso de que haya ya tantos bebes en la familia no es tan divertido. En lugar de mucho alcohol hay teteros y llanto... bla bla bla bla

Notó su falta de emoción, pero no dijo nada. Al final de cuentas eran las 6 am de un domingo de vacaciones. De pronto vio que alguien se movia detrás de su esposo.

- Quién está ahí?? tu hermana??? Holaaa Adri!!!! Dijo al grito

- No, no es Adry.

Ahí se murió del susto. Su cabeza le daba vueltas. Quería vomitar. Pero ya no había retorno. Tenía que poner el pecho a su error. Angélica había comenzado a caminar en círculos, desesperada porque Juan Francisco no ponía el tema que ella esperaba.

Ella era una de esas figuras femeninas hermosas, pero tan arpías como bellas. Y él no se había podido resistir a sus encantos. Sí, es casado. Sí, debía ser fiel. Sí, amaba a su esposa. Pero nunca pudo quitarse de encima ese gustico por las nenas lindas y bruticas. Pero esta sacó las garras. Lo embaucó y no se dio cuenta.

Se conocieron por casualidad, cómo suceden todas las cosas en la vida. Sonia llevaba ocho meses por fuera del país, adelantando un intercambio académico. Él, solo en Bogotá, se enrredaba entre sábanas ajenas cada vez que podía. Pero era cuidadoso. Al final, tenía buen olfato y no se había topado con ninguna loca mental que quisiera casarse con él. Nunca mentía sobre su matrimonio. Estoy casado y soy feliz, solo que mi esposa no está en Colombia. Y ellas aceptaban. Uno, dos y hasta tres polvos. Luego desaparecía. Pero con Angélica, le falló el instinto. "Es tremenda loca" le decía a su mejor amigo, agarrándose la cabeza.

Estaba haciendo una fila en un banco y como era medio día, todo era más demorado. Desesperado, comenzó a mirar el reloj, a patalear, a mirar feo. Ella, con esa melena rubia, uñas rojas, y una sonrisa majestuosa, le puso tema de conversación. Del banco a un café, de un café a la cena, de la cena a la rumba y de la rumba a un motel.

Realmente, si no fuera por el hecho de que él era casado, hubiera sido la cita perfecta. Ella una diosa en la cama. Él logró su mejor performance. Pero hubo una falla, a la que no prestaron atención en ese momento. Tiraron sin condón.

A la mañana siguiente, entre el guayabo y el remordimiento (sí, se las podía comer a todas pero le remordía la conciencia) cayó en cuenta del asunto. Entró en pánico. En ese instante recibe un sms: "Mi vida, pasé una noche maravillosa. Espero me estés pensando tanto como yo". Eran las 8:00 a.m. Se chifló, pensó.

No sabía qué hacer. Llamó a su mejor amigo y le pidió consejo. "Hermano, el toro por los cuernos. Llámela y que se tome la pepa del día siguiente. Eso no tiene pierde". Claroooo, facilísimo. Y si no quiere? Y si se emputa? Y Sonia? Y mi matrimonio? Y si está embarazada??? Todas las preguntas rondaban si cabeza. Se quería morir. "Mi matrimonio se va a ir a la mierda". Se repetía una y otra vez.

En efecto, la llamó. Le dijo lo de la pastilla y doña Arpía, se indignó! "Yo no soy ese tipo de mujeres. Si estoy embarazada, toca asumir las consecuencias"

Juan Francisco dejó de dormir, dejó de comer, dejó de hablar. Respiraba solo por reflejo. Desapareció de la vida de Angélica, y todos los días se acostaba deseando que en efecto no estuviera embarazada. Hasta el día fatal que recibió un sms. Tengo que hablar contigo. Le respondió Juan Valdez de la 74. 3:00 pm.

Ella llegó con su encanto disminuído. Se sentó y no lo dejó hablar. Puso sobre la mesa la prueba de embarazo. "Es positivo, ¿qué vamos a hacer ahora?". Él no pudo hablar. Y ella, con esa habilidad muy suya ,sin rodeos le dijo que el aborto no era una salida y que debía decirle a su esposa. Que ella no iba a criar un hijo sola y que él debía responder. Horas de conversación para convencerla. Días de angustias, ruegos y llanto no sirvieron para persuadir a la nueva futura madre.

"Quién dijo que yo quería tener hijos????" repetía y repetía.

Y ahora se encontraba frente a la pantalla, con su esposa delante y su examante detrás, a punto de soltar la bomba.

- Mi amor, no es mi hermana. Es Angélica
-  Y esa quién es?
- Es una larga historia. Pero tengo que decirte algo.
- Qué?? qué pasó??? quién es esa viejaaaaaaa!!!!!!!!¡?????
- Ella está embarazada.

Silencio. En la pantalla se veían las lágrimas de Sonia. Y Juan Francisco solo alcanzó a decir. "Lo siento".

Call End

Pasaron los días y no hubo noticias desde sur de Italia. Juan Francisco comenzó a organizar todos los papeles del divorcio. Era un domingo a las 6 de la mañana cuando siente que alguien entra en la casa. Se asoma y es Sonia. No pueden contener el llanto. Se abrazan y ella dice. "No debí dejarte solo. Llama a Angélica".

Los tres en la sala era la escena más bizarra del planeta. "Tienes dos posibilidades o abortas o lo tienes, y nosotros te ayudamos a mantenerlo, pero no te vas a casar con mi marido". Ese era su carácter. Por eso la amaba. Angélica salió de ahí y nunca más volvieron a saber de ella.