14 de marzo de 2010

ACCIDENTALMENTE

Frente a la pantalla de su portátil veía el ícono que indicaba que entraba una llamada. No quería aceptar, pero hacía una semana que habían coordinado la cita, y no podía quedarle mal. Detrás de él, Angélica. Ese ser demoniaco que hoy lo obligaba a hacer algo que no quería. Pero debía.


Click. Aceptar.

- Hola mi amor!!!!!!!! Mucho tiempo sin ver tu cara!!!! Cómo te extraño!!!

Era evidente la emoción de Sonia. Él sonrió, su corazón dio un brinco de emoción, pero comenzó a sudar Frío.

- Hola preciosa! También te extrañé

- Cuéntame cómo estuvo el paseo con tu familia de fin de año?? Quiero los detalles!! Tus papás, tus abuelooss!! Ayyy qué emoción.

Era esa expontaneidad la que él amaba de ella. Comenzó el relato sin mayor emoción. Bueno estuvimos en la finca, desconectados, peleando con los mosquitos. Pero eso de que haya ya tantos bebes en la familia no es tan divertido. En lugar de mucho alcohol hay teteros y llanto... bla bla bla bla

Notó su falta de emoción, pero no dijo nada. Al final de cuentas eran las 6 am de un domingo de vacaciones. De pronto vio que alguien se movia detrás de su esposo.

- Quién está ahí?? tu hermana??? Holaaa Adri!!!! Dijo al grito

- No, no es Adry.

Ahí se murió del susto. Su cabeza le daba vueltas. Quería vomitar. Pero ya no había retorno. Tenía que poner el pecho a su error. Angélica había comenzado a caminar en círculos, desesperada porque Juan Francisco no ponía el tema que ella esperaba.

Ella era una de esas figuras femeninas hermosas, pero tan arpías como bellas. Y él no se había podido resistir a sus encantos. Sí, es casado. Sí, debía ser fiel. Sí, amaba a su esposa. Pero nunca pudo quitarse de encima ese gustico por las nenas lindas y bruticas. Pero esta sacó las garras. Lo embaucó y no se dio cuenta.

Se conocieron por casualidad, cómo suceden todas las cosas en la vida. Sonia llevaba ocho meses por fuera del país, adelantando un intercambio académico. Él, solo en Bogotá, se enrredaba entre sábanas ajenas cada vez que podía. Pero era cuidadoso. Al final, tenía buen olfato y no se había topado con ninguna loca mental que quisiera casarse con él. Nunca mentía sobre su matrimonio. Estoy casado y soy feliz, solo que mi esposa no está en Colombia. Y ellas aceptaban. Uno, dos y hasta tres polvos. Luego desaparecía. Pero con Angélica, le falló el instinto. "Es tremenda loca" le decía a su mejor amigo, agarrándose la cabeza.

Estaba haciendo una fila en un banco y como era medio día, todo era más demorado. Desesperado, comenzó a mirar el reloj, a patalear, a mirar feo. Ella, con esa melena rubia, uñas rojas, y una sonrisa majestuosa, le puso tema de conversación. Del banco a un café, de un café a la cena, de la cena a la rumba y de la rumba a un motel.

Realmente, si no fuera por el hecho de que él era casado, hubiera sido la cita perfecta. Ella una diosa en la cama. Él logró su mejor performance. Pero hubo una falla, a la que no prestaron atención en ese momento. Tiraron sin condón.

A la mañana siguiente, entre el guayabo y el remordimiento (sí, se las podía comer a todas pero le remordía la conciencia) cayó en cuenta del asunto. Entró en pánico. En ese instante recibe un sms: "Mi vida, pasé una noche maravillosa. Espero me estés pensando tanto como yo". Eran las 8:00 a.m. Se chifló, pensó.

No sabía qué hacer. Llamó a su mejor amigo y le pidió consejo. "Hermano, el toro por los cuernos. Llámela y que se tome la pepa del día siguiente. Eso no tiene pierde". Claroooo, facilísimo. Y si no quiere? Y si se emputa? Y Sonia? Y mi matrimonio? Y si está embarazada??? Todas las preguntas rondaban si cabeza. Se quería morir. "Mi matrimonio se va a ir a la mierda". Se repetía una y otra vez.

En efecto, la llamó. Le dijo lo de la pastilla y doña Arpía, se indignó! "Yo no soy ese tipo de mujeres. Si estoy embarazada, toca asumir las consecuencias"

Juan Francisco dejó de dormir, dejó de comer, dejó de hablar. Respiraba solo por reflejo. Desapareció de la vida de Angélica, y todos los días se acostaba deseando que en efecto no estuviera embarazada. Hasta el día fatal que recibió un sms. Tengo que hablar contigo. Le respondió Juan Valdez de la 74. 3:00 pm.

Ella llegó con su encanto disminuído. Se sentó y no lo dejó hablar. Puso sobre la mesa la prueba de embarazo. "Es positivo, ¿qué vamos a hacer ahora?". Él no pudo hablar. Y ella, con esa habilidad muy suya ,sin rodeos le dijo que el aborto no era una salida y que debía decirle a su esposa. Que ella no iba a criar un hijo sola y que él debía responder. Horas de conversación para convencerla. Días de angustias, ruegos y llanto no sirvieron para persuadir a la nueva futura madre.

"Quién dijo que yo quería tener hijos????" repetía y repetía.

Y ahora se encontraba frente a la pantalla, con su esposa delante y su examante detrás, a punto de soltar la bomba.

- Mi amor, no es mi hermana. Es Angélica
-  Y esa quién es?
- Es una larga historia. Pero tengo que decirte algo.
- Qué?? qué pasó??? quién es esa viejaaaaaaa!!!!!!!!¡?????
- Ella está embarazada.

Silencio. En la pantalla se veían las lágrimas de Sonia. Y Juan Francisco solo alcanzó a decir. "Lo siento".

Call End

Pasaron los días y no hubo noticias desde sur de Italia. Juan Francisco comenzó a organizar todos los papeles del divorcio. Era un domingo a las 6 de la mañana cuando siente que alguien entra en la casa. Se asoma y es Sonia. No pueden contener el llanto. Se abrazan y ella dice. "No debí dejarte solo. Llama a Angélica".

Los tres en la sala era la escena más bizarra del planeta. "Tienes dos posibilidades o abortas o lo tienes, y nosotros te ayudamos a mantenerlo, pero no te vas a casar con mi marido". Ese era su carácter. Por eso la amaba. Angélica salió de ahí y nunca más volvieron a saber de ella.

17 comentarios:

  1. #nudoenlagarganta Me gustaría tener la actitud de Sonia. Es difícil perdonar y seguir como antes, me gustó! ;)

    ResponderEliminar
  2. OMG! yo no podría...
    me hubiera quedado en italia

    ResponderEliminar
  3. Dios! q historia! pero excelente

    ResponderEliminar
  4. Huy, ¡yo quiero una Sonia! Claro que ahí el lío sería merecerla, porque Juan Francisco claramente no se la merecía.

    ResponderEliminar
  5. Hay errores q pueden ser perdonados. Y hay quienes aún perdonan...

    Excelente historia, excelente giro del final.

    ResponderEliminar
  6. Que buena historia Naty !!!
    :)

    super el final que le has dado!!
    además !!
    muestras cómo aún hya amor del verdadero.

    ResponderEliminar
  7. WOw.. mis respetos.. tremenda historia.. que madurez!!

    ResponderEliminar
  8. OMG!
    Excelente historia!
    Eso demuestra que el amor existe

    ResponderEliminar
  9. dicen que el amor perdona todo...

    pero que monton de amor habia, igual pienso que la fidelidad se basa en la lealtad hacia los sentimientos.

    ResponderEliminar
  10. Uffff!! Qué historia, qué amor y qué actitud la de Sonia. Cero orgullo, demasiado amor y demasiado debuenas el man este.
    Opino como Apolo, el tipo no se la merecía.

    ResponderEliminar
  11. eso lo hace uno cuando el tipo vale la pena, cuando una relación está basada en algo más que sentimientos, eso si, el niño de la historia pierde el derecho a hacer reclamos.

    ResponderEliminar
  12. Excelente historia! Quiero más! Jeje Felicitaciones me transportas de una forma impresionante. Excelente final.

    ResponderEliminar
  13. Que situacion tan dificil, si entendible que el tipo se dejo tentar de la "ofrecida", que el amor cuando es verdadero sortea toda clase de imprevistos, pero dejemos de pendejadas, despues de esa donde queda la confianza?, lo lamento pero me conozco bien y se que no soy tan racional, yo los mato a los dos.

    ResponderEliminar
  14. Wow... yo no se como llamarlo... si muy madura.. si tiene mucho caracter.. o si es el amor que todo lo supera!!!
    Excelente historia

    ResponderEliminar
  15. ujum!! excelente historia!!!, bravo por Sonia, es toda una dama, realmente Juan no merecía el perdón, pero cuando existe el verdadero amor todo se perdona. :D

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!