21 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS - ENGAÑO Por: @Elbayabuyiba*

Alguna vez hablamos con mis amigas de formas crueles de morir, ellas mencionaron entre otros la agonía de una enfermedad terminal, los fierros doblados después de un terremoto y el lento sufrimiento de las llamas abrazando el cuerpo y derritiendo los tejidos. Cuando ellas hablaban yo pensaba lentamente en el dolor de la tortura y los mordiscos de un animal despedazando mi cuerpo. Me acordé del mar y combiné el terror del ahogamiento con el salvajismo de un tiburón y ahí se combinó lo que consideré la peor forma de darle fin a mi vida.


Y entonces te conocí. Ilusa ya, pensé que la vida iba a ser más fácil, que la felicidad que irradiabas me iba a llenar de energía. Entonces descubrí que tu felicidad era pasajera, que te me veías pero no me mirabas, que no comprendías hasta dónde yo era capaz de dejarlo todo para estar contigo. Cuando me senté frente a ti y me fijé en tus ojos me di cuenta que estaban llenos de tristeza. No me preocupé, pensé que sería un asunto efímero.

Y entonces descubrí tu desdén. Cuando necesitaba un abrazo, tú me dabas un apretón de manos; cuando me apetecía un beso, escasamente recibía un pico; cuando quería que de desgarraras con pasión, apenas sentía unas ganas temporales que no llenaban mis expectativas. Me dolía y nunca fui capaz de decírtelo. En mi mente siempre estaba el estribillo de la música que entonaba Milanés “la prefiero compartida, antes que dañar mi vida, no es perfecta más se acerca a lo que yo, simplemente soñé”. No te compartía, claramente no eras perfecto, apenas llenabas mi mundo y en ese momento era suficiente.

Y entonces aprendí a vivir tu indiferencia. Me acostumbré a que no llamaras, me acostumbré a que no quisieras descubrir mi cuerpo y apenas te contentaras con saciar tus pocas ganas conmigo. Me llené de mentiras, me decía a mí misma todos los días que ibas a cambiar, que no ibas a durar así toda la vida. Pensé, más bien soñé, que dentro de poco te ibas a llenar de mi amor y nuestra vida juntos iba a empezar a existir. Duré mucho tiempo velando tu sueño, esperando que despertaras y me llenaras, de algo, pero me llenaras. Roncabas plácido mientras yo me desesperaba en llanto.

Y entonces empezó a doler. Dejé de dormir, de comer bien, de pensar en mi trabajo, me olvidé de mis amigas. Me aislé. Tú ni te diste cuenta. No reparaste en mis ojeras, mucho menos en mis ojos. No es verdad que sentías algo por mí, mentiste, de eso apenas me doy cuenta. Nunca, nunca, fuiste capaz de decirme nada.

Y entonces vino tu cobardía. No fuiste capaz de aceptar que no me querías, no pudiste tener pantalones y decirme las cosas en la cara. Me dijiste que como siempre estaba divina; mentira, estaba fatal, me tenías acabada. Me dijiste que estabas buscando soledad; mentira, yo bien sabía que tenías ojos para otras y que saliste corriendo con la primera que te mostró un par de piernas largas y tersas. Me dijiste al oído que me deseabas; mentira, nunca lo hiciste, nunca te inspiré un mal pensamiento, nunca tuviste iniciativa.

Y entonces vino la pendejada. Que no era yo, que eras tú. Que me estabas consumiendo, gran sorpresa, que necesitabas pensar en ti. Me dijiste al oído que solo te ibas a encontrar para que pudieras funcionar conmigo. Boba, así me crees. Bobo, que te confiaste de mi supuesta estupidez.

Y entonces me di cuenta que tenía que cambiar. Y aquí estoy, tratando de cambiar.

***
 
*@Elbayabuyiba es un amigo 1.0. La cuota gay de este especial. Tiene un blog como su nick en Twitter -impronunciable-. Me confesó que escribió esta historia inspirado en lo que yo escribo en este espcio. Y la verdad me sentí identificada con un pasaje de mi vida que ocurrió hace mucho tiempo.

7 comentarios:

  1. Creo que alguna vez eso nos ha pasado a todos.
    Seguramente no con la misma profundidad, pero si sintiendo que entregamos mucho de nosotros y no recibimos ni la mitad a cambio.

    ResponderEliminar
  2. Lo volví a leer, y me dolió. Lo volví a leer, y me encantó. Naty mil gracias por dejarme ser parte de este especial. Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  3. me gusto mucho este post.... senti en cada letra todo lo que pudiera sentir el personaje de esta historia!!!
    Será porque alguna vez me senti de esta manera... y puede sacar las fuerzas para superarlo!!!
    Excelente post!!!

    ResponderEliminar
  4. Simplemente, EXCELENTE...! (suspiro y vuelvo a respirar)...

    ResponderEliminar
  5. Leer esto, levantó nuevamente eso que decidí dejar de vivir hace ya un año (y desde ya les invito a que me acompañen a cerrar el ciclo con una pola), ya no dolió, ya no humedeció mis ojos, solo hizo recordar eso que sucedió.

    Afortunadamente se abren los ojos del alma, se cierra una pagina y se roen nuevos quesos...

    ResponderEliminar
  6. Excelente post que demuestra lo difícil que puede ser cerrar un ciclo, aceptar que esa persona ya no nos quiere (o que ya no lo queremos)y decir "move on", seguir adelante y poner el amor propio encima de cualquier otra cosa. Pero si se puede, cuesta pero se puede!

    ResponderEliminar
  7. Este me sensibilizo, por el sufrimiento, por lo desgarrador y real de esta narración, esta situación se da mucho por no entender que a veces decir NO, también es una opción, por esa tendencia a “idealizar” las personas, las situaciones , los amores; por creernos el cuento de hadas. La vida es otra, la vida es esta, es amar intensamente sí, pero es mejor amarme primero, para poder darte lo que tengo.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!