21 de marzo de 2010

GUERRA DE GÉNEROS - MOSTRANDO EL HAMBRE Por: @NatyMH*

Alguna vez salí a un bar. Iba acompañada del hombre con el que salía en ese momento. Y me pasó algo horripilante. Generalmente no suelo rajar de las mujeres, por aquello de la solidaridad de género, pero existen algunos especímenes que se merecen todo mi desprecio. A ver les cuento.

Era una celebración cualquiera a la que decidí ir con Felipe. Un man que tiene muchas cosas para llamar la atención. Sobre todo una estarura que me encantaba (para los que no saben soy mucho más alta que el promedio, entonces los hombres altos son mi debilidad). Llegamos al lugar, saludamos, nos acomodamos, nos hicimos al ambiente y bailamos. A veces en grupos, a veces los dos solos. Todo transcurría bajo los parámetros normales de un cumpleaños promedio.

Yo sí había visto a las nenas en cuestión mariposeando alrededor de la mesa. Estaban con nuestro grupo, pero ni Felipe ni yo las conocíamos. Así que, caso omiso. Al final de cuentas cualquiera tiene el derecho a coquetear. Pero una cosa es coquetear y otra lanzarse en planchas sobre el man. Resulta que en una de las bailadas en grupo, la nena más gordita (y no es que tenga nada contra ellas en general) y de peor gusto vestida (no hay nada peor que el mal gusto) saca a bailar a Pipe. Normal. Para eso sale uno a los bares, a bailar. Voy al baño,  y a mi regreso OMG!! Esta nena tiene al tipo con el que yo fui a la fiesta, más o menos arrinconado.

Yo, me senté. Y como soy una persona bastante histriónica, la cara de culo hizo su magistral aparición. Me fumé no sé cuántos cigarrillos seguidos y respiré profundo mientras miraba como la "delicada" chica en medio de un reggaetton pegaba SU culo gordo contra las caderas de Felipe. Buenoooooooo. "Así de necesitada estará que está dispuesta a que la claven en público?", pensé. Cambio de canción y Feli me llamó a que bailara en el grupo. Me paré y obvio me preguntó qué tenía. Cualquier excusa chimba le inventé.

Pasaron las canciones y seguimos bailando. Se me bajó la rabia, que por supuesto no era contra él. Yo entiendo que lo último que puede hacer un man en una situación como esas es ser un completo guache. Lo máximo que el pobre Pipe podía hacer era correrse para evitar el contacto del "majestuoso" culo, contra su cuerpo. "Qué tal la echada de perros tan jarta?" "No muestre el hambre... y me refiero a ella" "No es la primera vez que me pasa" "Algo debes tener escrito en la frente". Me reí mucho de la situación y seguí bailando. La cara de culo había desaparecido.

En algún  momento no veía mi chaqueta en la silla donde la había dejado y me voltié a buscarla. 30 segundos. No creo que haya sido más, cuando la niña ahora acompañada de su amiga "soy mona y flaca, estoy muy ebria y hoy me comería a cualquiera" tenían ensanduchado a Felipe. Me senté, pero esta vez me dio un ataque de risa incontenible. Era demasiado bizarro todo. Cuando ya me dolía el estómago de la risa Feli se sienta y me dice, "me duele la cabeza" "nos vamos?" "sí". Mientras cruzamos esas cortas palabras la mona casi que se le sienta encima, mientras la gorda lo jalaba de un brazo.

OK Posibilidades. O realmente querían un trío (claramente yo no estaría invitada) o les caí tan mal (la envidia es cosa jodida) que querían amargarme la noche. O las dos.

Total, recogí mis cosas, me despedí con un "Chaooo" y nadie respondió. Cuando llevo la mitad del camino hacia la puerta recorrido, me volteó y tienen secuestrado a Felipe. Me imagino lo que le decían "pero por qué te vas? no seas aburrido!! deja que se vaya sola!!!...." Se liberó y bajamos al carro.

- Por qué te molestas?
- No estoy molesta, solo que no puedo con este tipo de seres humanos. Tu sabes que hay mucha gente que no me cae bien, este tipo es una de ellas
- Pero solo hay que no prestarles atención. Estaban borrachar y ya
- Yo ni borracha me comporto así...

Silencio....

- Pero te gustó que me dieran celos
- Te hubieras visto la cara. jajajajaja.
-  No te burles
- Solo te digo que lograron su cometido. Ellas se paraban a bailarme y tu te sentabas.
- ay! qué querías que las empujara? que peleara? NO!!! yo si guardo la compostura
- jajajaja Aunque si me preguntas, se me subió un poco el ego. Además yo nunca me fijaría en una mujer como esa.

Entonces señoritas, señoras, niñas, mujeres no hay nada peor que mostrar el hambre. O mejor, mostrarla en público, con el hombre equivocado. Recuerden, el que muestra el hambre no come o quizá puede que se la coman, pero un "Grillero" como me dijo una amiga cartagenera. Si quiere evitar quedar como una buscona necesitada, omita estos comportamientos. A veces una mirada y una sonrisa con más efectivos, que rozar el culo contra el tipo.

***
Mi aporte al especial. No me quería quedar por fuera

11 comentarios:

  1. Mostrar el hambre es cosa seria jajaja pero igual hay de todo en este mundo y para todos los gustos no?! cada loco y loca con su tema.

    ResponderEliminar
  2. Odio a las mujeres así!!!
    Porque carajos no respetan!! O se respetan ellas mismas!
    Acaso creen que a los hombres les gusta eso!? Pues NO!!!
    Níñas, como dicen las mamás: "Hagase desear".
    Y definitivamente...."No muestre el hambre, El que lo muestra no come"

    ResponderEliminar
  3. demaciadamente bueno el post... #quegracias te apoyo #nomuestreelhambre

    ResponderEliminar
  4. excelente el post, pobre felipe mano

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja es que esos grillitos son cosa seria!!!! jajajajajaja Pues la verdad, es que sí, hay mujeres que no se dan su lugar y en pocas palabras, se regalan a cualquier man que les levante un suspiro, noooo, así tampoco, en bandejita de plata si no...! EXCELENTE POST! ;)

    ResponderEliminar
  6. En esos tipos de comportamientos hay mucho de esa condición de "eterna competencia" femenina; incluso uno no le interesa realmente a este tipo de mujeres, pero con tal de fastidiar a su "rival" no les importa nada.

    ResponderEliminar
  7. jajajaja eso es verdad!! No demuestre el hambre!! pero es que hay unas que pobres les toca asi porque no levantan ni polvo....jajaj en fin!! de esas hay y muchas
    Muy buen post

    ResponderEliminar
  8. Para que vayan viendo lo complicado q es ser hombre!

    Ese Felipe tendría sus razones, pero pues si a uno le dan papaya, debería aprovecharlas #HeDicho

    ResponderEliminar
  9. Pues no creo que sea cuestión de mostrar o no el hambre, sino de saber leer si la otra persona está interesada o no. Si después de cierto coqueteo o de insinuaciones, la otra persona no responde igual, listo, "deje así". De lo contrario, uno mismo se está cerrando las puertas en el futuro por si de pronto hay alguna ocasión donde la otra persona pueda estar más receptiva.

    Y apoyo completamente a Naty. Estar borracha no es excusa para portarse como una zorra o como un patán.

    ResponderEliminar
  10. yo hace poco mostré el hambre y SI comí pero quedé con cierto desazón...

    ResponderEliminar
  11. esto me recordó lo de frigida malcomida juaaaaaaa
    Muy bueno Naty, como siempre!! Aquí estoy ya no me extrañes jujuju
    Y las niñas así, que pecaito, algún día lo superarán

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!