30 de marzo de 2010

UN PASO ADELANTE

Entró al restaurante caminando con una seguridad que nunca antes habìa sentido. Había construido el discurso perfecto. Durante horas, lo pensò, lo analizó, lo repitió, lo memorizò. Nunca antes había estado tan segura de tomar una decisión de este calibre.

él ya la esperaba sentado en la misma mesa donde se dieron el primer beso: la del fondo, la lado de la ventana. A ella le gustaba tener vista externa, ver y sentir a los extraños pasar. Cuando la vio entrar, sonrió. Llevaba la misma sonrisa los últimos aÑos, la misma que afloraba cuando la tenìa cerca.

Habìa ensayado una y otra vez las palabras perfectas para declararle todo lo que su corazón sentía. Durante el último año habían mantenido una relaciòn sin ròtulos, relajada, en la que procuraron que solo fueran los dos.

Ella era la ex esposa de su mejor amigo. Fue su paño de làgrimas durante la desiluciôn. Entre conversaciones y compaÑía nocturna, se fueron conociendo y queriendo. Las cosas simplemente no funcionaron. Eran demasiado distintos como para mantener un matrimonio en esas condiciones. Èl pidiò el divorcio, y ella se derrumbó. Pero Alfredo estuvo ahí para sostener su mano y ayudarla a salir del hueco en el que se encontraba.

Paula no solo estaba agradecida, sino que veía en Alfre la persona perfecta para compartir su vida.

Lo saludo con un beso tierno, de esos que llegan al alma cada vez que los recibes. Ordenaron, cada uno un plato distinto, como siempre, procuraban no repetir. Era una de sus posiciones de vida.

Lo miró a los ojos y le dijo. "Ya estoy lista", y a pesar de haber ensayado el discurso mil veces no fue capaz de decir nada màs.. él abriò los ojos, con sorpresa, ilusión, alegría, emoción. Lo decìan todo. La tomò de las manos, la mirò a los ojos. "no sabes lo feliz que me haces".

Luego del desastre de su matrimonio, a ella todo le aterraba. El compromiso, exponer sus sentimientos, entregarse... No querîa correr riesgos. Y de eso habían hablado. Habían quedado que no hablarían de sus sentimientos hasta que ella no estuviera lista y quedaron en que ella tendría que decir: "estoy lista" y nada màs, para que la relaciòn tomara otro rumbo.

Alfredo continuò: "Y yo que venía a decirte que te amo y que quiero que pases el resto de mi vida conmigo. Pero te me adelantaste"

Paula lo mirò con sorpresa. "Cásate conmigo", finalizó Alfre.

Un largo silencio inundó la mesa. "No crees que es demasiado ràpido!?" "Pero tù dijiste que 'estas lista'." "Si, pero no para casarme".

êl no sabía si la había embarrado, o si sus palabras tendrían un efecto positivo en Paula. "Quizà esto le dará un poco màs de seguridad y le ayudará a seguir esto".

"Mierda", pensó ella. "Y ahora?". Se inclinò sobre la mesa, y por encima de los platos, lo besó. El alma le volviò al cuerpo. Entendiò que ella no se había asustado ante sus palabras. Nunca se besaban en pùblico, por temor a que los vieran. Esto era un real avance.

Y como las casualidades existen, sonò el celular. Juan Francisco, decìa la pantalla. Ella contestó. Ya no le daba miedo hablar con él. Pero puso el altavoz.

- Hola!
- te vi besándote con Alfredo.
- sí y qué?
- solo quería que supieras que lo se hace mucho. No te preocupes, que seas muy feliz.


Y colgó.

La imagen le habìa atravesado el alma, al final de cuentas no la había superado. Hace 2 años, dejó que su ego actuara por él, y nunca supo como enmendar su error. Por eso se quedò quieto, esperando que el dolor, la tristeza y el amor, se le pasaran. Pero no. Todo continuaba igual y sus miedos seguían consumiéndolo.

La querîa lo suficiente como para solo desear que ella fuera feliz y sabía que Alfredo era la persona indicada para eso.

9 comentarios:

  1. Cortita pero contundente. Me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Que amor!!!
    Increible que alguien pueda amarte tanto que soporte pasar tanto tiempo escondiendole al mundo lo que sienten el uno por el otro

    ResponderEliminar
  3. Luchar en contra de los temores...
    después de salir de tales situaciones es lo mas difícil !!!
    ver mas allá... sentir realmente... eso es lo mas difícil, me gustó mucho esta historia !!
    :)

    La felicidad es de aquel que procura dejar de lado los prejuicios y tener paz consigo mismo

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estas historias! Pero extraño el trio de locas! ya terminó?? jeje

    ResponderEliminar
  5. ¡Huuuy, qué bonita! Definitivamente se requiere de mucha nobleza y de mucho amor como para desearle a mi ex pareja que sea feliz, así no sea conmigo.

    ResponderEliminar
  6. De acuerdo con ApoloDuvalis, "se requiere de mucha nobleza y de mucho amor como para desearle a mi ex pareja que sea feliz, así no sea conmigo". Y pues, así debe ser, uno debe ser lo suficientemente valiente para dar un paso al lado, y saber que esa persona merece ser feliz, aunque ya no con unA, y ojo que no es nada fácil, pero cuando toca,toca, así sea para no seguir haciéndole más daño al corazón.

    ResponderEliminar
  7. Que linda historia, tanto sentimiento expresado en palabras...Verdaderamente Naty no dejas de sorprenderme escribes maravillosamente..Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Excelente historia... luchar contra esos sentimiento es muy complicado, pero desear la felicidad a la persona que amamos es de nobleza!!!

    ResponderEliminar
  9. Muy buena historia, pienso q cuando existe el amor no deberíamos de esconderlo, pero debe ser difícil estar con alguien q es amigo de tu ex. La verdad es q debes de tener agallas para desearle a tu ex "felicidad con otro" porq asi se haya terminado la relación siempre queda algo de amor.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!