31 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA VII

Viene de Acá

Sí, injusto, esa es la palabra. Pero esas son las condiciones de las cosas. Yo nunca te he mentido. Ni te he dado falsas esperanzas. Si tu te envideaste con esto, al final de la historia es culpa tuya. Tu me gustas, y mucho, es cierto. Y quisiera que te quedaras conmigo. Pero por ahora no puedo ofrecerte nada más que estos momentos. Que los secretos, las risas.

Ella lo escuchaba con la atención dividida entre ponerse la ropa y tratar de entener lo que le estaba diciendo. Lo miraba de reojo y se derretía por dentro. De verdad, él le gustaba mucho. Estaba jodida.

Tampoco te voy a pedir de declines el otro trabajo. Si es una buena oportunidad para tu carrera, adelante, Fran. Yo no estoy en posición de pedirte nada. De exigirte nada. Los dos terminamos en esto, como quieras llamarlo, y se terminará en el momento que no nos sirva a alguno de los dos. Eso es un hecho. No te voy a llenar de mentiras, ni de falsas promesas. Quiero que te quedes, que no te vayas, pero que te quedes así, como hemos estado hasta ahora.

Él mismo se sorprendía de lo que estaba diciendo. Las veces anteriores, cuando le hacían este tipo de reclamos, simplemente las mandaba a volar. Era simple: tomaba lo que le servía, por un tiempo prudente, y se iba. Daba la vuelta. Pero esta vez se encontraba pidiendo algo, que nunca antes había pedido.

Ya veremos... Respondió Francisca, al tiempo que agarraba la cartera y caminaba hacia la puerta. Él no fue capaz de hacer nada. Miró el techo. Suspiró e inmediatamente se quedó profundo.

Francisca salió del hotel, abordó un taxi y no sabía ni qué pensar. Había echado todas sus cartas en un solo juego, y no había logrado casi nada. Solo la certeza de que a Juan Mario le va a costar dejarla. En este caso, la decisión tiene que ser mia. El día que se acabe será porque yo lo defino, se consoló.

Aunque ya entre su cama con todas las palabras dichas en su cabeza, se recriminaba. Criticaba a Juan Mario por egoísta, pero no dejaba de preguntarse por qué no la dejaba ir. Será que si espero, le doy tiempo, las cosas cambiarán? ¿Tendré una oportunidad de que sea solo mio? Y con esos pensamientos se fue quedando dormida, sin tener una respuesta a sus preguntas.

30 de mayo de 2010

ORGULLO Y PREJUICIO

Hay películas que no me canso de ver. Pride and Prejudice-Orgullo y Prejuicio- es una de ellas.
No solo me gusta porque es una peli de amor, de esas que te hacen llorar hasta el cansancio, sino porque tiene frases que me encantan. Compartiré con ustedes algnas de ellas

- "Es una verdad universalmente reconocida que al hombre soltero, poseedor de una fortuna cuantiosa, le hace falta casarse..."

- "No es amor un amor que cambia por momentos o a distanciarse en la distancia tiende..."

- "Los que no cambian nunca de opinión deben cerciorarse bien antes de juzgar"

- "Tienes ante ti una triste disyuntiva, Elizabeth. A partir de hoy serás una extraña para uno de tus padres: tu madre te repudiará si no te casas con el señor Collins y yo te repudiaré si te casas con él"

- "No se puede decir que alguien sea de verdad brillante si no sobrepasa con mucho a lo que encontramos de ordinario. Una mujer ha de tener un conocimiento completo de la música, del canto, del dibujo, del baile y de los idiomas modernos para merecer ese calificativo; y junto a todo eso, ha de poseer un algo indefinible en el semblante y en la manera de andar; así como en el tono de voz, la elocución y la manera de expresarse, porque, de lo contrario, sólo merecerá a medias ese elogio."

- "A poca gente quiero de verdad, y de muy pocos tengo buen concepto. Cuanto más conozco el mundo, más me desagrada, y el tiempo me confirma mi creencia en la inconsistencia del carácter humano y en lo poco que se puede uno fiar de las apariencias de bondad o inteligencia".

- "Me pregunto quién sería el primero en descubrir la eficacia de la poesía para acabar con el amor."

- "La vanidad y el orgullo son cosas distintas, aunque muchas veces se usen como sinónimos. El orgullo está relacionado con la opinión que tenemos de nosotros mismos; la vanidad, con lo que quisiéramos que los demás pensaran de nosotros"

- "Ocultando sus pensamientos al hombre a quien ama, una mujer puede perder la ocasión de despertar su amor, y es un triste consuelo para ella pensar que nadie se ha enterado de que estaba enamorada. En los enamoramientos cuentan mucho la gratitud y la vanidad; de ahí que sea peligroso dejar que surjan por sí mismos. Su inclinación puede ser espontánea y empezar como una sencilla preferencia, cosa muy natural; pero somos pocos los que tenemos suficiente valentía para enamorarnos del todo si la otra parte no nos anima, De diez casos, en nueve aconsejaría a las mujeres que demostrasen más afecto del que realmente siente, pues todo puede quedar en simpatía si ellas no le animan al caballero a continuar."


- "Usted me ha hechizado en cuerpo y alma, y yo la amo"

29 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA VI

Viene de acá

Solo fue que se cerrara la puerta para que comenzaran a llover besos sobre ellos. A oscuras, con un par de tragos en la cabeza, y como si el afán –o las ganas- los consumieran, se besaron, se tocaron. Se conocieron. Intentaban mirarse, pero solo había penumbra entre ellos. No importaba. Su olor, su calor, sus manos, sus labios, su respiración era suficiente para que María Claudia olvidara su condición y naufragara frente al deseo de tenerlo.


No hubo botón que se resistiera. Poco a poco la ropa fue cediendo, a medida que la respiración se iba agitando, y las manos iban agarrando, más de lo que se hubieran imaginado durante el momento en que se conocieron. Sin separarse ni un instante, a tientas, fueron recorriendo el apartamento desconocido para ella. Hasta que llegaron al cuarto. Necesitaban mirarse. Así que Daniel encendió una lámpara que alumbraba poco, pero lo suficiente, para poder ver el deseo en sus ojos.

Semidesnudos, se tiraron en la cama. Ella boca arriba. Él comenzó a recorrer su cuerpo con la lengua. A quitar las prendas que aún estorbaban. Ella lo sentía, y experimentaba sensaciones que casi había olvidado. Era como volver al cuarto de estudiantes, donde vivió toda su carrera. Su piel se erizaba con cada contacto. Quedó completamente desnuda, y hasta este momento, el, remordimiento ni la consciencia habían hecho su aparición. Tampoco se cuestionaba eso.

Dieron una vuelta. Ella quedó encima de él. Lo miró a los ojos. Tocó su cara, mientras lo sentía endurecerse entre sus piernas mojadas. Eres increíblemente hermosa, ¿sabías? Cállate, no son horas de cursilerías. No es cursilería, es solo verdad.

Pasó su lengua por su oreja. Bajó por el cuello. Mientras él tocaba sus tetas, acariciaba su espalda y agarraba su culo, presionándola contra su cuerpo. Fue recorriendo el pecho, el abdomen y se detuvo ante el jean, que aun permanecía en su lugar. Zafó los botones, y lo haló con afán. Terminó de quitar la poca ropa que quedaba entre ellos.

Se sentó sobre la cama y la trajo hacia él. Volvió a besarla. Era de ella, la hizo suya. Ella se elevó al cielo y sonrió.

Sacó un cigarrillo de su cartera. Sentía la seguridad suficiente para andar desnuda por el apartamento. Regresó al cuarto. Se acostó mirando el techo, y mientras inhalaba, susurró:

- Tú sabes que yo tengo marido, cierto
- Aunque no tienes anillo, por algo lo suponía
- Y aún suponiendo, no te importó?
- Te importó a ti?

Guardaron silencio. Ella prefería no seguir preguntando para no insertarse en terrenos más escabrosos.

- Tengo que ir a buscar un hotel y a comprar ropa y cepillo de dientes.
- El hotel no es necesario. Quédate aquí.
- Lo miró y sin pensarlo dos veces asintió

27 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA V

Viene de acá

Leyó el mensaje y le pareció extraño, pero apenas lo suficientemente coherente con la actitud que María Claudia había tenido los últimos días. Debe ser que necesita un aire, pensó. Pero ¿por qué no decírmelo? No quería armarse rollos en su cabeza. Así que se concentró en el trabajo. Se acercaba la hora de salida y hacía el suficiente frío como para pensar en pasar la noche solo.

Vamos a comer esta noche. 8:00 pm en tu favorito. Te espera sorpresa.

Comieron entre risas y conversaciones más anecdóticas que profundas, pero al fial de cuentas divertidas, como siempre. Hasta postre comieron. Al día siguiente no había que madrugar. Él no debía llegar temprano a su casa, así que se arriesgó a decir: María Claudia está fuera de la ciudad estos días. Te parece sí... Y ella, mostrando el hambre y un poco de ansiedad, no lo dejó terminar y respondío. Sí claro. Pasemos la noche juntos. Tu casa o la mía. Al terminar la frase se arrepintió. Claro que la de él no. Él se rió y planteó que se quedaran en un lindo hotel, cerca del restaurante. Así estarían tranquilos.

Y así fue. Se chequearon, pidieron más vino y comenzaron los besos. Esos besos siempre con las ganas reprimidas en la oficina o de querer verse todas las noches. No alcanzaron al servir la primera copa, cuando ya se habían quitado la ropa. Se besaron, se tocaron, se mordieron, se agarraron, se chuparon... Tuvieron una faena impresionante. Definitivamente ninguna lo mueve como tu, dijo Juan Mario en un momento. Tengo talento para eso. Es seguro.

Sudados, exhaustos, quedaron tendidos uno al lado del otro mirando el techo.

- Tú por qué estás conmigo, preguntó Francisca casi que si pensarlo.

Las mujeres tienden a hacer este tipo de preguntas luego de un par de buenos orgamos. No es justo con nosotros los hombres. Por qué!!!?? preguntan este tipo de cosas, cuando nosotros solo pensamos en su culo y sus tetas? Pensó Juan Mario al oir la inocente pregunta

- Porque me gustas... respondió esperando matar la conversación.
- Por saber. Y se volteó dándole la espalda.
- Ay, no vayas a armar un drama ahora que tenemos la posibilidad de pasarla increíble. Dijo mientras la jalaba hacia él.

Ella se volteó con un poco de desgano, pero al verlo, sonrío. Usted me tiene jodida, afirmó.

Se fundieron en un beso profundo. Pero ella no podía apartar los pensamientos de sus verdaderos deseos, así que lo paró en seco, se sentó sobre la cama y comenzó su discurso ensayado mil y una vez.

- Mira Juan Mario. Nunca había sido capaz de poner este tema, pero llevamos 6 meses en esta historia y creo que es hora de que hablemos. Yo no sé si pueda ser tu amante por siempre. Me gustas, de verdad me gustas. Por tí he dejado de lado mis prejuicios. Por tí me he sometido a una situación que nunca me imaginé. Y las cosas son lindas, casi que perfectas, no tengo una sola queja. Pero esto no puede seguir así. Te quiero demasiado y ya siento que no lo puedo controlar. Quisiera tener una relación sin límites, poder llamarte cuando se me de la gana, besarte frente a todo el mundo. Yo no sé. Quiero todo...

Juan Mario se quedó frío. E incluso se sintió mal. En ese punto dejó de escuchar y comenzó a organizar las ideas en su cabeza, aunque el nivel de dificultad estaba en las nubes. Veía a Francisca desnuda, su cuerpo perfecto. Pero pensaba en Maria Claudia y su ternura, sus rasgos, su delgadez. Pensaba en ese día cuando frente al mar se dijeron por primera vez que se amaban. Pero también pensaba en las risas, en el sexo, en lo relajado que era todo con Francisca. Ella lo hacía sentir de 20, María Claudia lo hacía sentir seguro.

Francisca continuaba su discurso. Se paró de la cama a servir vino, y seguía hablando, no la paraba nadie. Seis meses de silencio iban saliendo como cuando estalla un volcán. Le entregó la copa a Juan Mario y terminó diciendo.

- Me ofrecieron otro trabajo, ya no como asistente. Un mejor cargo que está acorde a mi carrera. Es la oportunidad que necesito. Además me cae de perlas, porque así puedo lejarme de ti.

Esas palabras cayeron como un valde de agua fría sobre su cabeza. ¿Ahora quiere dejarme?

Recibió la copa de vino, tomó una bocanada de aire y comenzó

Francisca. Sé que no he sido justo contigo, pero...

26 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA IV

Viene de acá

Sus viajes de trabajo eran agotadores. Pero ese jueves no tenía ganas de esforzarse mucho. Así que no programó más que lo necesario: el seminario en la maestría de filosofía medieval, que le ocuparía medio día, un almuerzo con os financiadores de su proyecto de investigación y tendría el día libre para caminar por Medellín. Le gustaba más la ciudad que su gente, pero el destino se había empeñado en hacerla viajar mucho a esa ciudad. No conocía mucha gente y los que tenía el placer, eran tan densos y académicos, que le daba realmente pereza pensar en verse con ellos.

Cumplió con su jornada. Salió del almuerzo, consiguó la extensión de los recursos por seis meses más para seguir investigando, lo que le alegró el día. Por fin tuvo tiempo de sentarse a pensar en su situación. El clima de Medellín le ayudó a despejar la cabeza. Caminó unas cuantas cuadras y se sentó en uno de esos sitios donde venden comida y trago. Pidió una cerveza -el sol se lo permitía-. Prendió un cigarrillo y dejó a su imaginación volar.

De verdad no sabía qué hacer. Enfrentarlo o no. Irse o no. Divagando iban pasando los minutos. De repente, un "Hola" la sacó de sus meditaciones y la asustó. Voletó la mirada y analizó de arriba a abajo al personaje que la había abordado. Levantó una ceja y sonrío. La atropellaron los pensamientos. Hasta churro si está.

- Hola
- ¿Te molesto?
- Para nada. Ando quemando tiempo. ¿Te puedo ayudar en algo?
- No. Solo es que te ví sola, y pensé en venir a acompañarte.
- ¿Así de la nada?
- Así surgen las mejores cosas, ¿no?
- Puede ser. A menos que salgas asesino en serie, cuyas víctimas son mujeres que andan solas a la mitad de la tarde.

Él mostró su más cautivadora sonrisa, y ella le hizo señas para que se sentara en la silla del frente.

- Bueno y tu eres?
- Daniel y ¿tu?
- Maria Claudia. Investigadora en temas de historia. 34 años. Rola que está haciendo tiempo mientras llega la hora de devolverse a su casa.
- Y por lo que veo bastante conversadora.
- Prefiero poner yo los puntos y evitarme preguntas. Si hablo yo, te corto la posibilidad de...
- Controladora...
- Podría decirse. Siempre y cuando no lo equipares con neurótica
- Eso lo veremos. Y tú. Además de ser Daniel?
- Daniel Contreras. Músico de afición, antropólogo de profesión y escritor por pasión.
- Eres de esas almas libres.

Pasó el tiempo sin que se dieran cuenta. Hablaron, rieron, bebieron, fumaron. A Maria Claudia le encanta viajar de noche, por eso le había dicho a Juan Mario que la recogiera pasadas las 10 de la noche. Era hora de subir a Rionegro. Pero la mitad de su ser reflexivo no querí irse. Agarró el celular.

JM. Surgió algo. Me quedo hasta el domingo. Beso MC Send.

UNA CANCIÓN

Una amiga me recomendó esta canción y no puedo dejar de escucharla!!

Y como dice la letra, me rindo o sigo mi camino? Dilema, dilema... Para que canten un poquito!!!

Should i give up,
Or should i just keep chasing pavements?
Even if it leads nowhere,
Or would it be a waste?
Even If i knew my place should i leave it there?
Should i give up,
Or should i just keep chasing pavements?
Even if it leads nowhere

I'd build myself up,
And fly around in circles,
Wait then as my heart drops,
and my back begins to tingle
finally could this be it


25 de mayo de 2010

UNA PREGUNTA

La imagen la saqué de Aquí

¿Cómo sentirse menos miserable
y menos solo?




Y esta otra de Aquí

UNA ENCRUCIJADA III

Viene de Acá


¿Ahora qué habrá dado? Se le dió por dejarme metida con el desayuno. Bueno, algo surgiría. Mejor llego temprano a la oficina, a que me vea divina. Cómo me gusta ese hombre!!! Ay, cómo terminé yo metida en esto. No debería olvidar que es casado. Pero es tan perfecto.

Si mi mamá se enterara, creo que me canteletearía tanto como mi mejor amiga, quien dice que yo podría tener a cualquier hombre y solteros. Pero me metí con este, ya no hay vuelta de hoja. Y no me importa. Igual, ¿al final qué? He conocido casos que en los que el amor le ha ganado a la seguridad. Él actual de Pato dejó a la esposa por ella.

Paciencia... Paciencia... Francisca... Él es el indicado lo sé.

Pero no sé si planteárselo. Seis meses después es suficiente espera no? Quisiera poder gritarle al mundo que estamos juntos. Pero está la bruja. Esa desabrida que me imagino que no sabe lo que es un encaje en ropa interior. Correría el riesgo, por eso cada vez que me pican las ganas, cambio el tema, mejor ni digo nada, no vaya a ser que se acabe la magia. Me siento como dice la canción, que lo prefiero compartido. Dicho así, hasta mediocre se oye.

¿Y si hago que la esposa se entere? Eso sería demasiado vil... Pero usando un tercer canal. No. Destrozaría a Juan Mario.

¿Qué me pongo? Negro, rojo, falda, pantalón... Ya sé... Blusa Blanca, discreta. Falda negra, medias veladas, zapatos rojos. De muerte lenta!

- Alo?
- Esperono haberte dejado con el desayuno servido, linda. 
- No no te preocupes, yo entiendo. A veces lo urgente va antes que lo importante.
- Es cierto. No solo de lo importante, sino de lo que realmente me gusta. 
- Ja, ja ja.. Casi te creo. Ya vas a la oficina?
-  Si y tú?
- Si estoy terminando de arreglarme para salir
- Nos vemos
- Me piensas por el camino. Beso

--- Suspiro---

Tres de pestañina, polvos, brillo, pelo suelto. Hoy no necesito nada más.

24 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA II

Viene de Acá

Ya María Claudia salió. Qué respiro. A veces siento que me ahoga con su racionalidad a ultranza. La quiero. Pasamos de ser los mejores amantes, a los mejores amigos. Eso no lo puedo negar. Pero esta nueva situación no me deja pensar. ¿Qué hacer?

La he notado rara los últimos días. Pero no dice nada. Creo que el estrés laboral que la tiene así toda alejada. Toca dejarla. Ya se le pasará... Espero.

- Hola
- Buenos días. Ya eres libre?
- Sí.
- Pasas y desayunamos?
- Me parece delicioso.
- Te espero entonces

Las ventajas de ser jefe son varias. Una de ellas es que puedo llegar tarde a la oficina y nadie dice nada. Francisca es mi asistente, me reporta a mí, así que si llega tan solo 15 minutos antes que yo, nadie dice nada. Hemos sido discretos. Creo que nadie lo ha notado. Igual, en estos asuntos solo se hace evidente si hay preferencias, negativas o positivas. En este caso, la neutralidad es impresionante, y me hace sentir orgulloso de mi mismo.

La relación con María Claudia es bastante estable. Hemos compartido y construido muchas cosas. Pero se le murió la emoción a la cosa. Tanta libretad, tanta independencia. A veces quisiera como que ella necesitara más de mí, o por lo menos me celara un poco. A menos como para ponerle picante a la vaina. Pero nada. Ella y su racionalidad. Ella y sus normas. Ella... y ella.

Francisca es una mujer promedio. De esas que sí necesitan un hombre a su lado. Maneja cierta ternura e inocencia en su mirada, que me mata. Terminamos encuentados, y aun ni sé cómo. Solo pasó. Yo no buscaba nada, y ella no me va a aceptar que sí lo estaba buscando. En la cama, es increible. Además siempre tiene ideas maravillosas para seducirme. De solo pensar en las esas fotos que me manda, me dan ganas. La verdad, me dan ganas todo el tiempo.

Ahora. Ella aun no me pide que me separe. Y me asalta la duda de qué pasaría si me lo pide. ¿Echaría por el barranco mi matrimonio y mi estabilidad, por algo que no sé su funcionaría? No lo sé, no lo sé. Pensar en eso me aturde

- Hola
- Ya vienes?
- Te tengo que cancelar. 
- Bueno, otro día.
- Chao

"Mi Mary. Espero que hayas tenido un buen viaje. Te extraño. ¿A qué horas te recojo esta noche?"  Send.

22 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA

Son las cinco y cuarto de la mañana. Me encuentro sentada en el aeropuerto, cansada, con sueño, con las ojeras en el culo. Pienso en él. Pero ya no de la misma manera como lo hacía unos años atrás. Siento rabia. Desprecio, ira. No puedo ni verlo ni sentirlo. Literalmente me sabe a mierda despertarme con él a mi lado. Hace cinco años vivimos juntos. Hace ocho nos conocimos. Hace tres, definimos esperar para tener hijos. Y hace quince días tengo ganas de matarlo.

Yo no era de esas mujeres que revisan correos, agendas o celulares. Siempre he creido que entre los dos debe haber cierta privacidad y libertad para hacer las cosas. Y eso era precisamente lo que hacía que la relación funcionaba. Los dos compartían espacios y soledades, pero no se sentían propiedad el uno del otro. De ahí la magia. Pero este tema de la libertad es sostenible cuando alguna de las partes rompe el pacto.

Yo no tengo un 38 b de tetas, ni un culo redondo. Más bien soy como medio flaca y simplona, pero con el suficiente caracter para conquistar, encantar y hasta enamorar. Pero la lección que me queda es que un pantalón forrado y unas tetas ensiliconadas pueden más que una buena personalidad. Al final de cuenta los hombres no piensan con la cabeza, sino con otras cosas.

Ella, es una mujer medianamente inteligente, pero bastante promedio. Una asistente muy bonita -lo cual no me preocupó, aunque ahora me arrepiento de no haber pensado más allá en eso-, bastante eficiente y con un ángel de inocencia, que hoy entiendo como una simple piel de oveja donde se esconde la loba, o perra -como prefieran llamarla-.

Nunca pensé que Juan Mario se acostara con ella. Creí que era lo suficientemente feliz conmigo, con nuestra estabilidad y tranquilidad. Pero él necesitaba las tetas y el culo. Nada que hacer.

Lo odio. Lo comencé a odiar cada vez que recuerdo esas fotos. La secretaria debía tener muchos enemigos. Me llegó un mensaje un día: "Juan Mario se acuesta con Francisca". No presté atención. Envidias, pensé. Pero la seguridad se acaba cuando los rumores son tan insistentes, que el gusano de la duda se siembra en tu cabeza y no te deje dormir. Me dejé ganar y comencé a actuar como esas mujeres dementes que tanto critiqué en mis amigas.

Inicié la labor detectivesca. Oidos despiertos, ojos abiertos y a la mejor posibilidad ingreso a revisar asuntos antes considerados privados. Y como el que busca encuentra...

- Me encantó la velada de anoche. Gracias por ser tan maravilloso
- No sabes cuánto me encanta tenerte cerca y olerte
- Esta noche en mi casa. Te tengo una sorpresa, que vas a disfrutar mucho (me sonroja)

Además de los mensajes de texto en el celular, los correos eran más explícitos, inclusos algunas con fotos desnuda de ella... y los chats... ni se diga, algo parecido a una película porno en letras.

Nada qué hacer. No he sido capaz de decirle nada. ¿Por qué? ¿Cómo explicarle que violé el pacto de libertad y privacidad? ¿Importa el pacto luego de que él se comía a otra? Tengo que tomar una decisión, la falta de sueño, y la desilución me van a matar. O guardo silencio, hago caso omiso, guardo mi ego, rspiro profundo y lo perdono. Al final de cuentas, a pesar de la otra, las cosas entre Juan Mario y yo no han cambiado. La rabia se me quita, igual lo quiero mucho, más que a nadie. La otra, es más simple, lo enfrento y lo dejo. Esto parece más simple. Pero y ¿qué sigue luego de eso?



21 de mayo de 2010

MIL PEDAZOS

Siguiendo con los posts musicales (que no se note la ausencia de inspiración) un clásico de mi adolescencia, que muchos, de seguro, hemos cantado a grito herido.

Mil pedazos de mi corazón... y cómo actuar cuando esto pasa? cómo volver a pegar los pedazos?

18 de mayo de 2010

LOVE ME TENDER

A veces pocas palabras son suficientes para expresar las cosas!!!
Una canción corta que es un claro ejemplo de esto!




Love me tender, love me sweet
Never let me go
You have made my life complete
And I love you so

Love me tender, love me true
All my dreams fulfill
For, my darling I love you
And I always will.

Love me tender, love me dear
Tell me you are mine
I'll be yours through all the years
'Till the end of time

Love me tender, love me true
All my dreams fulfill
For, my darling I love you
And I always will

Love me tender, love me true
All my dreams fulfill
For, my darling I love you
And I always will
Always will

17 de mayo de 2010

SOL, AGUA Y VERDE

Quiero compartirles mi paseo de este fin de semana. Me fui a Villa de Leyva. Un sitio que me gusta por lo tranquilo. Me fui a caminar (y no quiero contarles la insolada tan brava, por despreocupada y ausencia de bloqueador) y llegué a un sitio llamado "Pozos Azules", que describen como pozos de agua transparente en la mitad del desierto. Ahí tomé las fotos, y espero que les guste tanto como a mi, cuando estuve ahí parada!!

13 de mayo de 2010

QUE AHORA SÍ Y ANTES NO... TODO POR UNA TUSA

Veamos. A todos nos ha pasado que nos gusta alguien que anda tan entusado que no tiene ojos para nada más que para llorar el amor y el tiempo perdido. Bueno, yo no spy la excepción. Muchas veces -y este blog da cuenta de esto- comienzan a gustarme unos manes que están más despechados que volverlo a decir. No les voy a hacer el inventario, porque no me alcanzaría la vida -o el espacio- pero sí les voy a contar el último acontencimiento en este sentido.

Hace seis años y unos cuantos meses, me gustaba el amigo del ex novio de una amiga -que hoy ya no es amiga-. Era el prototipo perfecto de los manes que me gustaban en esa época: Gafas, camisas de cuadros o colores oscuros, flacos, pantalones clásicos. En fin, con pinta de ñoños (o nerds) como prefieran. Es psicólogo y bastante interesante. Y era por este punto que quería salir con él: conversaciones muy interesantes, densas y profundas.

Entonces le dije a mi amiga: "Me gusta este man. Hagamos algo". Mi amiga comenzó a indagar, a prreguntar, a hacerme el dos. Pero el personaje no soltaba ni media. Todo indicaba que no había interés. Yo hice mi mejor esfuerzo, pero por más insinuaciones que hacía, nada... no logramos absolutamente nada. El resultado: misión abortada. Mirar a otros horizones.

Sin embargo, manteníamos contacto regular por msn. Al tiempo, el personaje tenía una novia nueva y se declaraba completamente enamorada y feliz. Frustración. Definitivamente no le gustaba ni poquito, ni antes, ni en ese momento.

Pero como todo en la vida se regresa en el momento menos indicado, hace poco más de un mes, el personaje reaparece diciéndome que soy una delicia, que cuando nos vemos. mmmmm WTF???? No tenías novia? Sí la tengo, pero igual me pareces un partidazo. Pues querido, tu te lo perdiste y ya no hay vuelta atrás. Lo sé, asumo mi responsabilidad.

Ego arriba, aunque el tipo no me interesa. Sigue teniendo novia, y se declara enamorado, y me puso el rótulo de fantasma. Hoy me dice que se arrepiente de haber sido tan ciego hace cuatro años, por andar asustado, pensando en que no valía la pena meterse con alguien estando entusado. Sufría por amor y eso no le permitía verme como una posibilidad.

Hoy, quizá está arrepentido y no tengo interés en que me vea con ojos lujuriosos. Ya no me gustan con pinta de niños juiciosos, y no me metería con un man con novia. Los tiempos cambian, así como los gustos y las preferncias.

Hoy me siento honrada porque me digan que soy linda y gusto. Pero me río internamente porque esto me confirma que los seres humanos a veces somos tan huevones que nos perdemos de lo mejor que da la tierrita por andar pensando en quienes nos hacen sufrir.

Moraleja: no sufran tanto, abran los ojos, y quizá comienzan a pasarla más bueno, que pensando en lo que no fue. Lean bien los mensajes, las señales, y arriesguen. Que el que no arriesga no gana. Y luego andn arrepentidos, como mi amigo, pensando de vez en cuando y de cuando en vez en qué hubiera pasado si....

12 de mayo de 2010

ERROR INVOLUNTARIO

Cuando vio el resultado positivo, no sabía qué pensar. Mucho menos qué hacer.
Se lavó las manos, salió del baño caminando normalmente y se sentó en su escritorio. La oficina estaba llena de gente y no quería que nadie se enterara. Así que recurrió a la mensajería instantánea para pedir un consejo. Buscó entre sus amigas conectadas a alguien medianamente sensato.

- Hola Margui
- Que más?
- Estoy embarazada...
- Tranquila, todas hemos pasado por ahí
- Qué hago?
- Solo tú lo sabes.
- No puedo tenerlo.
- Vete a La Fundación y allá lo solucionas
- Estoy llorando
- Es normal, estas asustada. Tienes quién te acompañe?
- No le he dicho a nadie
- Tu has acompañado a muchas de tus amigas a esto, tú misma lo contaste.
- Sí, pero no creí que me pasara a mí.
- Nadie está excento.
- Voy a llamar a Tatiana y te cuento a ver si va conmigo.

Toda su experiencia en estos temas era a través de terceros. Digamos que Valentina era la más calmada de sus amigas. No se lanzaba encima de los manes, y mucho menos lo daba a la segunda cita. Era de novios eternos, de usar condón y anticonceptivas. Pero esta vez todo había fallado.

Llevaba casi 8 meses sin salir con nadie en serio, por lo tanto el verano se estaba prolongando más de lo normal, por eso había dejado de tomar pastillas. "A veces es bueno dejar descansar el cuerpo de esas cosas", argumentaba cuando sus amigas le daban el argumento de por si las moscas. "Es que ustedes se los comen a todos", remataba.

Se fue de rumba, como de costumbre, con su combo de amigos y amigas. El plan era simple: ir, bailar, tomarse unos tragos, volver a la casa. Pero un alguien de ojos claros se cruzó en su camino.

- ¿Viste al tipo de la esquina con camisa blanca?
- Uy, por fin te gustó uno. Ven y vamos a dar una vuelta a ver si logras salir de ese verano-

Salieron las cuatro en combo a merodear por el sitio, y a toparse por pura casualidad al churro para Valetina. Se convirtió en el cometido de la noche. Lograr que la nena se lo conquistara. Así que sin decirse una palabra las amigas comenzaron a ejecutar un plan que nunca había fallado.

Un rato después, Federico, costeño él, estaba con sus amigos y amigas con el grupo de amigos y amigas de Valen. Ella era linda, se vestía con buen gusto y tenía una sonrisa increíble. "Huele delicioso, y esos ojos!!!", le decía Valen a sus amigas al oído, en medio del coqueteo. Bailaron, se susurraron sus historias al oído. Se rieron. Así hasta que entre baile y baile, trago y trago, llegó el primer beso. Un beso sin timidez. Un beso con lso cuerpos muy cerca, con las manos agarrando un poco más. Un beso bastante fuerte y largo para haber sido en público.

Los amigos de ambos se quedaron boquiabiertos, al ver la tremenda rumbeda de ese par. Pero al final, eso era lo que buscaban. Las amigas cantaron victoria, y se fueron a buscar sus propios prospectos. Los hombres, comenzaron la cacería. Cada quien en su tema.

Se acabó la rumba. Y como la idea era seguirla, Federico puso su apartamento de soltero. "Vamos todos que allá cabemos y los vecinos no joden por la música". En taxi se fueron. Valen y Fede no se despegaron. Evidentemente al remate llegaron solo la mitad, porque el resto iba a terminar sus asuntos solos en otros lados.

La reunión en la casa transcurrió sin problemas. Conversaciones de borrachos, más trago, risas y música. Hasta que uno a uno fue cayendo. Los d más confianza, se fueron al cuardo auxiliar, a los otros le arreglaron el sofa cama. Y obvio, la cama principal para la faena que les esperaba aValentina y a Federico. Era evidente, nadie tuvo que preguntar nada.

Se encerrarona  oscuras, no querían prender la luz. Al final, a Valentina le daban pena estas cosas. Nunca había tirado con un perfecto desconocido. Incluso en medio de los besos, y las manos recorriendo su cuerpo se autorecriminaba lo ue estaba haciendo. Pero las ganas, el trago y lo demás, pesaba más que los presupuestos morales que le habían inculcado. Ya sin blusa, se deshizo de estos pensamientos y se dejó llevar.

La pasaron bastante bien. La química era increible, así que las posibilidades de que algo saliera mal, estaban descontadas. Federico sacó desde el comienzo un par de condones, y eso la dejó más tranquila. Terminada la faena, durmieron. Llegó el día y Valentina, se paró de la cama y se escabulló. Llamó un taxi desde el teléfono en la sala  se fue a su casa. No tení remordimiento y eso era ganancia.

Pasaron unos cuatro días, cuando volvió a saber de ese hombre de ojos claros, por medio de un mensaje en uno de esos sitios de internet. "Difícil encontrarte. Yo buscaba Valentina Morales y no aparecías. Por fín di con el diminutivo. Casi que no. Cuándo te vuelvo a ver?". No pudo de la emoción. Cuadró la cita, se vieron. Y lo que comenzó como un one night stand, terminó siendo un tema de visitas regulares.

Obviamente, no hubo más sexo entre los dos. Valentina había vuelto a ser ella misma, y para dárselo a un tipo, tendrían que pasar más de dos meses, varias citas y muestras válidad de querer algo serio. Lo había explicado a Federico y habían quedado en que esa noche de tragos y sexo no contaría y que la primera cita sería el primer café.

Pasaron tres semanas y a Valentina le tocó comenzar a hacer cuentas. Me debía llegar ayer, y nada. "No me voy a alarmar, usamo condón". "Pero verificaste que no estuviera roto?", preguntó Tatiana. "No. Pero él tampoco dijo nada". "Ay marica..." "No seas negativa!!"

Al cuarto día de retraso, Valentina se sentía mal. Como con sueño, como con mareo. Como de muy mal genio. Al quinto día fue a la droguería y compró una prueba. Se encerró después de almuerzo en el baño de su oficina y procedió.

- Hola mi Tati. Creo que el condón si estaba roto.
- Ayyyy Dios!! Ahora tú!!! Qué queres que hagamos?
- Acompañame a la fundación.
- Listo a que horas
- Estoy llorando, necesito que mi jefe salga a su reuníón para volarme.
- Veámonos allá a las 3 y media

Tatiana alertó al resto. Al final, ellas hacía todo por las otras. Todas pidieron permiso y se fueron a acompañar a Valentina. Quien llegó con los ojos llenos de lágrimas, sintiéndose mal, pálida. Se notaba que no había dormido en varias noches.

Todas le dijeron frases alentadoras. Pero ella no podía dejar de pensar en cómo sería todo. Entró, le hicieron miles de preguntas, la evaluaron, le dieron consejos. Pero para ella, a sus 26 no había otra salida. Y al final era libre de decidir no querer tener un hijo en esas condiciones. Si bien podía mantener un niño, y sus padres serían felices, su ideal era el de tener una familia, no ser madre soltera. Además, le faltaba mucho por vivir. No había duda que el aborto era la salida. Pero le costaba creer que le había pasado a ella.

A las siete de la noche salió de observaciones. Sintió como si le hubieran arrancado la mitad de su ser. Solo en ese momento pensó en Federico. No había tenido en tiempo en pensar si decirle o no algo y se sintió peor al respecto. Iban en el carro rumbo a la casa de Tatiana. Todas dormirían ahí, por si acaso.

A las 9:00 pm en punto sonó el celular. Era Fede. No fue capaz de contestar. Y así durante los siguientes 3 días. Hasta que por la noche llegó a su apartamento. Ella lo hizo entrar, era lo menos que podía hacer. No sabía qué decirle. Si contarle o no. Todo estaba muy confuso en su cabeza.

Abrió la puerta. Le dio un beso en la mejilla y el respondió con un fuerte abrazo, que la desarmó. Ese olor!

Se sentaron en la sala. Él la miró detenidamente y dijo

- Te extraño mucho. Qué pasó? Estás enferma. Tienes algún problema?
- No, no pasa nada
- Yo estoy aquí para apoyarte.
Lágrimas corrieron por las mejillas de Valentina.

- Lo siento. No puedo hacer esto. Mi ex novio regresó de Australia, y me llamó y me movió la fibra.

Fue lo primero que se le ocurrió.

- Pero yo creí que tu y yo estábamos bien.
- Sí, pero no puedo pelear contra esto.
- Entiendo, necesitas tiempo.
- Gracias por entender

Sin decir más, se levantó del sofá, salió por la puerta. Y la espalda fue lo último que Valentina vio de Federico.

10 de mayo de 2010

MIL PARA SIEMPRES

Para algunos de mis lectores quizá este título les parezca conocido. Y sí, es lo que están pensando. Se refiere al blog de @n0ta_mental llamado MilParaSiempres. Para los que no saben, es una novela rosa (por algo la mayoría de lectoras somos mujeres) de un amor a la distancia, que se termina reventando, precisamente por la misma distancia.

Tiene todos los momentos que a todas las nenas nos encantan: la conquista, los nervios, el amor, el sexo, las peleas, al reconciliación y más sexo... Pero además tiene algo, y creo que por eso nos gusta tanto, una alta dosis de sufrimiento por parte del pobre protagonista, que a todas las lectoras (los comentarios dan fe de eso nos genera una suerte de solidaridad con el pobre man. Y claro, no me sorprende oir del autor expresiones como "todas las viejas son lo peor", si salió de una relación de este perfil (aunque le recomiendo, porque el que oye consejos llega a viejo, que "let go my dear friend", no todas somos así, y no hay que culparnos por los errores e inmadureces del resto)

Pero ese no es el tema. El asunto es que en una tarde oyendo música encima de mi cama, meditando cosas en las que a veces no debo pensar, salió esta canción de Alicia Keys llamada Distance And Time, y de una pensé que estas debían ser palabras similares de Clara, la protagonista de la historia en MilParaSiempres, a Camilo, cuando andaban de idilio y no de pura peleadera.

Así que ya explicado el por qué de la canción de hoy en #miblog, suénenla y me cuentan qué les parece!!

7 de mayo de 2010

VUELO SIN RETORNO

Esta historia es un regalo para una amiga que anda bajita de ánimo. Sé que le gusta lo que escribe, y quiero que con esto se siena feliz o por lo menos sonría!!!
***

Se puso los audífonos con la música en un volumen considerable para que el entorno no la perturbara y las ideas de su cabeza se dispersaran. Necesitaba entregar el informe y estaba sobre el tiempo. Por fin había logrado el mínimo nivel de concentración para continuar escribiendo, cuando sintió vibrar su celular. De reojo miró la pantalla en la que titilaba "Andrés". Devolvió la mirada al computador y pensó: No puede ser. Le temblaban las manos, se le bajó la tensión, sudó frío. No voy a contestar.

Insistentemente vibraba el celular, pero no quizo rechazar la llamada para no ser evidente. Agarró el teléfono fijo y marcó la extensión de su amiga y cómplice en la oficina.

- Ahí está Andrés marque que marque.
- Que angustia. ¿Qué vas a hacer?
- No contestar, obvio!!!!!
- Ay ten fuerza de voluntad, aunque no soy la mejor para sostener este tipo de consejos.

Hablaron un rato más como para hacer caso omiso del aparato que vibraba una y otra vez.

***
La historia ha sido repetida una y otra vez con diferentes protagonistas. Él le comenta a una amiga común que "la nena de negro de la fiesta de ayer me gustó. Crees que salga conmigo?". Y la amiga, en ese acto de alcahuetería que la caracteriza, dice "Puede ser. No tiene novio. Quieres que averigüe?" Y con esas simples frases se fragua un plan para que se reencuentren. Y claro, con la curiosidad picada en ambos lados (porque esas amigas intermediarias siempre termiman contando a ambos más de lo que cualquiera quisiera), se gustaron.

Intentaron ser francos desde el comienzo. Sacaron todos sus fantasmas a flote desde el comienzo, para evitar situaciones problemáticas y reclamos chimbos en el futuro. Pero, a pesar de haber creído lo contrario, cuando las cosas no están destinadas a ser, ni ocultar todo, ni ocultar a medias, ni sacar todo al aire, funciona. Para esto no hay lógica, ni estrategia, uno sigue los instintos, esperando que salga lo mejor posible.

Había atracción. Química. Risas. Aunque ambos eran de mundos muy distintos. No hablemos de clases sociales. Hablemos de gustos y de dinámicas de vida. "Pero bueno, al final eso no es determinante. Encontramos el punto medio y listo", le decía Fernanda a sus amigos cuando les contaba sobre Andrés.

Y lo lograron la mayor parte del tiempo. Pero sus prioridades eran distintas. Las de ella: estudiar y trabajar, además de mantener las relaciones con su familia lo más tranquilas posible. Las de él: salir, tocar con su banda de rock, y poder arruncharse con ella todo el domingo. Pero como las cosas duran hasta que se revientan. La intensidad del uno, con la vida compleja de la otra, comenzó a generar malestar.

Cuatro meses después, los reclamos, las malas jetas, las peleas, comenzaron a llegar. Y para quedarse. Ella no lo soportaba. "Acaso es mucho pedir un poco de comprensión? Ahora resulta que una reunión familiar, es un motivo para no querer verlo. O que verme con mis amigos indica que ellos son más importantes en mi vida". Se quejaba una tarde cualquiera frente a una taza de café.

Pero él el decía que se había enamorado, que quería estar con ella. Pero al segundo siguiente comenzaba la reclamadera. "Así las cosas son insostenibles", le decía ella una y otra vez.

Hablaban, se prometían comprensión y cambio. Pero todo seguía igual o peor. Hasta que un domingo cualquiera, por cualquier motivo ni más ni menos importante que los anteriores, ella se dio la vuelta y se fue. Quizá sin pensarlo dos veces, pero le dijo "adiós, olvídate de mi".

Pasaron un par de días. Y su voluntad se doblegó. Escribió un correo. Y como siempre sucede en estos casos, se arrepintió al darle send. Pero como no hay vuelta a atrás, ni como congelar el tránsito de bytes por la red, el mensaje llegó a su destinatario.

Andrés:

Siento un nudo en el corazón. No entiendo tus actitudes. Un día me dices que me quieres, al otro que nos alejemos. Un día quieres estar conmigo, al otro me quieres lejos. Me dices que quieres una amiga, que no me aleje, pero tu comienzas a evadirme. Te dije que no más. No puedo andar al vaivén de tu estado de ánimo. Pero hoy siento que no no puedo vivir sin tí. Por favor hablemos.

Fer

Y al tema no hubo respuesta.
Se le rompió el corazón.
Lloró mucho.

Pero al séptimo día, se levantó y dijo que no podía echarse a morir. Volvió a esas dinámicas normales del día a día. Todo marchaba sin contratiempos hasta que entró a Facebook (una de esas redes sociales que alimenta el morbo y las ganas de chisme) y la primera notificación que llega es un "Andrés Santamaría changed his Relationship Status" Con un corazoncito ridículo al lado. Creyó haber leído mal. Entró al perfil y oh, noticia! Status: In a Reltationship with María del Carmen Contreras.

Le dio ira santa. Se sintió engañada. Entendió. Todos los berrrinches y pataletas de Andrés tenían un motivo claro: Tenía otro proyectode novia y necesitaba zafarse de ella.

Volvió a llorar, más por sentirse humillada. Lo sacó de su vida, en todo sentido. Borrado de todas las formas de mensajería, de todas als redes sociales... "Que ni me encuentre", se dijo. Solo dejó el número de celular guardado para identificarlo y no contestar.

Y solo fue que hicera eso, para que el personaje apareciera. Insistentemente llamaba. Mandaba correos, que ella ni siquier abría. SMS "Qué te hice? ¿Por qué desapareces?" y ella cada vez entendía menos y más rabia le daba 
***

Se encontraba ahí, sudando frío, viendo de reojo el celular. Era la sexta llamada seguida. Llevaba cuatro días en este ritmo y cada vez debía amarrarse el dedo y las ganas para no contestar porque sabía que si lo hacía se lo comía vivo o se la "comían" a ella. Pero qué ganas tan grandes de putearlo tenía. Pero ya era solo cuestión de ego, y sin mentirse a si misma de más ganas de tenerlo entre su cama. Pero la dignidad puede más que todo. Así que definió no contestar. Pero al finalizar el día ya la llamadera la tenía rayada.

- Alo!!!, dijo casi al grito.
- Uy!! Pero que agresiva
- Que quiere?
- Verte por una última vez
- Domingo 8 de la noche en tu casa
***

Salió el sol. Recogió sus cosas y salió en silencio. Se vio tentada a dejar una nota de despedida, pero prefirió no dar explicaciones. En su cabeza le retumbaban todas las cosas lindas que Andrés le dijo, pero que no quería llamarse a engaños, él ya tenía otra novia. Una de esas que reaparecen en la vida de los hombres, para quedarse y desplazar todo lo que estuviera a su lado. Ella no tenía nada qué hacer.

El avión despegó. Miraba por la ventana como se alejaba el mundo a sus pies y murmuró un corto Adiós


5 de mayo de 2010

UN #YOCHICANEO MUY GRANDE

De este blog se dicen muchas cosas. Muchas buenas, algunas no tanto. Y esa es la idea, que lean, así les guste o no. Pero hoy me encontré con una sorpresa que me hizo muy feliz.

@Turint, que hoy es mi amigo Jaime, hizo una reseña de lo que escribo y de los por qués que lo llevan a seguir y leer mi blog regularmente. Me siento honrada, sobre todo porque viene de una persona más que crítica con el tema del uso y el abuso del internet y sus herramientas.

Entonces, si muchas veces he chicaneado, esta vez lo hago doblemente. #yochicaneo, que @Turint lee mi blog, le gusta y lo recomienda!!

Gracias Maestro!!!

Lea Aquí

CRÓNICA DE UNA FIESTA EN LA CASA

Soy de esas personas que ama los cumpleaños. Hago cuenta regresiva y me encanta que me llenen de llamadas y felicitaciones. Este año por un tema de "crisis existencial"  casi que no celebro. Por eso armé pachanga el lunes antes -el cumple caía viernes- con el riesgo que eso implica: que la gente no haya guardado plata o que simplemente ya tuvieran la agenda llena-. Pero sabía que, por lo menos, los de siempre que estaban sindicalizados porque querían superar las dos fiestas anteriores.

Entonces, a pesar de que estaba creyendo que 29 era demasiado, y que clausurar la década de los 20 era demasiado fuerte para mi. Pero nahhh me pudieron las ganas y toca ponerle dignidad a la edad.

Entonces, armé el evento en FB, invité a mis amigos, y a los que se quisieran pegar! La idea: Decorar con globos, que hubiera máscaras, cachos, coronas y espuma. tenía que haber mucho rosado y torta de chocolate (la cual llegó desde tunja, porque la cumpleañera olvido pagarla en el éxito).

Y el resultado final: 35 personas promedio pasaron por mi humilde hogar y una pachanga hasta el amanecer. Esto implica: Guayabo y muucho desorden por arreglar.

Durante la fiesta hubo de todo: Trago, Comida, Charla, reencuentros, se crearon nuevas amistades, nos emborrachamos, bailamos, nos abrazamos y reimos mucho!!! Y como no podía faltar, Naty se pegó una chillada! JA!!! Lamento mucho a los nuevos amigos y a quienes fueron por primera vez a una fiesta de mi cumpleaños, por no advertirles, porque creo que se preocuparon. El tema es que no sé por qué -creo que tendré que pedir cita a un psicólogo para que me explique- siempre lloro por algo. El motivo es irrelevante, solo chillo y chillo. Entonces, para los que ya se asustaron y para los que vendrán, SORRY, siempre pasa y no es importante.

Total, la fiesta me encantó, sacamos el ñero que llevamos dentro, esquivamos a la policía, y hasta amigos de mi hermano se quedaron a amanecer con nosotros.



Ellos hicieron coreografía y todo. Era un merengue re-ochentero

Me acordé de todas als fiestas familiares que se respetan en Colombia. Con trencito incluído

Ni me pregunten qué bailaban estos, pero fijo hacía parte de la sección "Saca el ñero que llevas dentro"

Lo lindo de este cumple, es que fueron muchas personas a las que ni veía hace mucho rato. Por ejemplo, mi amigo Carlos Ibarra, quien me enseñó a ser periodista en RCN; Mauricio González, un "ex lo que sea", a quien le tenían prohibido verse conmigo; David y Su Linda Novia y Anita, a quienes no veía por simple ingratitud.

David y su novia, en los extremos. Mi amiga Andre, a mi lado.

A quienes no veía hace tiempos: Anita (de rosado) y Mauricio...

Chévere que los nuevos amigos, adquiridos recientemente hayan ido, llevado trago y regalos. Y que se hayan "mamado" las mascaras y las coronas toda la noche.



Estos fueron los amigos adquisición 2009, faltó Camilo Andrés, que andaba celebrando por los lados del Festival Vallenato


Nice, que me dieron bastantes regalos. Ja!! Creo que es más rentable la casa, porque lo que la gente no se gasta en cover, lo mete en regalo!!

Y lo feo... Pues el desorden infernal que queda al día siguiente, que sumado a tanto alcohol se resume en que nadie se queda a ayudarte a arreglar (ja, no es reclamo, solo una reflexión posterir) y el Guayabo por tanto trago

Las imágenes hablan por si solas!!!
***GRACIAS*** GRACIAS*** GRACIAS***GRACIAS***GRACIAS***GRACIAS***GRACIAS

A todos y a todas los que fueron. Doblemente a los que fueron y llevaron Actitud, Trago o Regalo y Triple Gracias a los que fueron con Actitud, Trago Y Regalo!!!

Esperemos que nos deparará el cumple del próximo Año #AyDiogMio