12 de mayo de 2010

ERROR INVOLUNTARIO

Cuando vio el resultado positivo, no sabía qué pensar. Mucho menos qué hacer.
Se lavó las manos, salió del baño caminando normalmente y se sentó en su escritorio. La oficina estaba llena de gente y no quería que nadie se enterara. Así que recurrió a la mensajería instantánea para pedir un consejo. Buscó entre sus amigas conectadas a alguien medianamente sensato.

- Hola Margui
- Que más?
- Estoy embarazada...
- Tranquila, todas hemos pasado por ahí
- Qué hago?
- Solo tú lo sabes.
- No puedo tenerlo.
- Vete a La Fundación y allá lo solucionas
- Estoy llorando
- Es normal, estas asustada. Tienes quién te acompañe?
- No le he dicho a nadie
- Tu has acompañado a muchas de tus amigas a esto, tú misma lo contaste.
- Sí, pero no creí que me pasara a mí.
- Nadie está excento.
- Voy a llamar a Tatiana y te cuento a ver si va conmigo.

Toda su experiencia en estos temas era a través de terceros. Digamos que Valentina era la más calmada de sus amigas. No se lanzaba encima de los manes, y mucho menos lo daba a la segunda cita. Era de novios eternos, de usar condón y anticonceptivas. Pero esta vez todo había fallado.

Llevaba casi 8 meses sin salir con nadie en serio, por lo tanto el verano se estaba prolongando más de lo normal, por eso había dejado de tomar pastillas. "A veces es bueno dejar descansar el cuerpo de esas cosas", argumentaba cuando sus amigas le daban el argumento de por si las moscas. "Es que ustedes se los comen a todos", remataba.

Se fue de rumba, como de costumbre, con su combo de amigos y amigas. El plan era simple: ir, bailar, tomarse unos tragos, volver a la casa. Pero un alguien de ojos claros se cruzó en su camino.

- ¿Viste al tipo de la esquina con camisa blanca?
- Uy, por fin te gustó uno. Ven y vamos a dar una vuelta a ver si logras salir de ese verano-

Salieron las cuatro en combo a merodear por el sitio, y a toparse por pura casualidad al churro para Valetina. Se convirtió en el cometido de la noche. Lograr que la nena se lo conquistara. Así que sin decirse una palabra las amigas comenzaron a ejecutar un plan que nunca había fallado.

Un rato después, Federico, costeño él, estaba con sus amigos y amigas con el grupo de amigos y amigas de Valen. Ella era linda, se vestía con buen gusto y tenía una sonrisa increíble. "Huele delicioso, y esos ojos!!!", le decía Valen a sus amigas al oído, en medio del coqueteo. Bailaron, se susurraron sus historias al oído. Se rieron. Así hasta que entre baile y baile, trago y trago, llegó el primer beso. Un beso sin timidez. Un beso con lso cuerpos muy cerca, con las manos agarrando un poco más. Un beso bastante fuerte y largo para haber sido en público.

Los amigos de ambos se quedaron boquiabiertos, al ver la tremenda rumbeda de ese par. Pero al final, eso era lo que buscaban. Las amigas cantaron victoria, y se fueron a buscar sus propios prospectos. Los hombres, comenzaron la cacería. Cada quien en su tema.

Se acabó la rumba. Y como la idea era seguirla, Federico puso su apartamento de soltero. "Vamos todos que allá cabemos y los vecinos no joden por la música". En taxi se fueron. Valen y Fede no se despegaron. Evidentemente al remate llegaron solo la mitad, porque el resto iba a terminar sus asuntos solos en otros lados.

La reunión en la casa transcurrió sin problemas. Conversaciones de borrachos, más trago, risas y música. Hasta que uno a uno fue cayendo. Los d más confianza, se fueron al cuardo auxiliar, a los otros le arreglaron el sofa cama. Y obvio, la cama principal para la faena que les esperaba aValentina y a Federico. Era evidente, nadie tuvo que preguntar nada.

Se encerrarona  oscuras, no querían prender la luz. Al final, a Valentina le daban pena estas cosas. Nunca había tirado con un perfecto desconocido. Incluso en medio de los besos, y las manos recorriendo su cuerpo se autorecriminaba lo ue estaba haciendo. Pero las ganas, el trago y lo demás, pesaba más que los presupuestos morales que le habían inculcado. Ya sin blusa, se deshizo de estos pensamientos y se dejó llevar.

La pasaron bastante bien. La química era increible, así que las posibilidades de que algo saliera mal, estaban descontadas. Federico sacó desde el comienzo un par de condones, y eso la dejó más tranquila. Terminada la faena, durmieron. Llegó el día y Valentina, se paró de la cama y se escabulló. Llamó un taxi desde el teléfono en la sala  se fue a su casa. No tení remordimiento y eso era ganancia.

Pasaron unos cuatro días, cuando volvió a saber de ese hombre de ojos claros, por medio de un mensaje en uno de esos sitios de internet. "Difícil encontrarte. Yo buscaba Valentina Morales y no aparecías. Por fín di con el diminutivo. Casi que no. Cuándo te vuelvo a ver?". No pudo de la emoción. Cuadró la cita, se vieron. Y lo que comenzó como un one night stand, terminó siendo un tema de visitas regulares.

Obviamente, no hubo más sexo entre los dos. Valentina había vuelto a ser ella misma, y para dárselo a un tipo, tendrían que pasar más de dos meses, varias citas y muestras válidad de querer algo serio. Lo había explicado a Federico y habían quedado en que esa noche de tragos y sexo no contaría y que la primera cita sería el primer café.

Pasaron tres semanas y a Valentina le tocó comenzar a hacer cuentas. Me debía llegar ayer, y nada. "No me voy a alarmar, usamo condón". "Pero verificaste que no estuviera roto?", preguntó Tatiana. "No. Pero él tampoco dijo nada". "Ay marica..." "No seas negativa!!"

Al cuarto día de retraso, Valentina se sentía mal. Como con sueño, como con mareo. Como de muy mal genio. Al quinto día fue a la droguería y compró una prueba. Se encerró después de almuerzo en el baño de su oficina y procedió.

- Hola mi Tati. Creo que el condón si estaba roto.
- Ayyyy Dios!! Ahora tú!!! Qué queres que hagamos?
- Acompañame a la fundación.
- Listo a que horas
- Estoy llorando, necesito que mi jefe salga a su reuníón para volarme.
- Veámonos allá a las 3 y media

Tatiana alertó al resto. Al final, ellas hacía todo por las otras. Todas pidieron permiso y se fueron a acompañar a Valentina. Quien llegó con los ojos llenos de lágrimas, sintiéndose mal, pálida. Se notaba que no había dormido en varias noches.

Todas le dijeron frases alentadoras. Pero ella no podía dejar de pensar en cómo sería todo. Entró, le hicieron miles de preguntas, la evaluaron, le dieron consejos. Pero para ella, a sus 26 no había otra salida. Y al final era libre de decidir no querer tener un hijo en esas condiciones. Si bien podía mantener un niño, y sus padres serían felices, su ideal era el de tener una familia, no ser madre soltera. Además, le faltaba mucho por vivir. No había duda que el aborto era la salida. Pero le costaba creer que le había pasado a ella.

A las siete de la noche salió de observaciones. Sintió como si le hubieran arrancado la mitad de su ser. Solo en ese momento pensó en Federico. No había tenido en tiempo en pensar si decirle o no algo y se sintió peor al respecto. Iban en el carro rumbo a la casa de Tatiana. Todas dormirían ahí, por si acaso.

A las 9:00 pm en punto sonó el celular. Era Fede. No fue capaz de contestar. Y así durante los siguientes 3 días. Hasta que por la noche llegó a su apartamento. Ella lo hizo entrar, era lo menos que podía hacer. No sabía qué decirle. Si contarle o no. Todo estaba muy confuso en su cabeza.

Abrió la puerta. Le dio un beso en la mejilla y el respondió con un fuerte abrazo, que la desarmó. Ese olor!

Se sentaron en la sala. Él la miró detenidamente y dijo

- Te extraño mucho. Qué pasó? Estás enferma. Tienes algún problema?
- No, no pasa nada
- Yo estoy aquí para apoyarte.
Lágrimas corrieron por las mejillas de Valentina.

- Lo siento. No puedo hacer esto. Mi ex novio regresó de Australia, y me llamó y me movió la fibra.

Fue lo primero que se le ocurrió.

- Pero yo creí que tu y yo estábamos bien.
- Sí, pero no puedo pelear contra esto.
- Entiendo, necesitas tiempo.
- Gracias por entender

Sin decir más, se levantó del sofá, salió por la puerta. Y la espalda fue lo último que Valentina vio de Federico.

20 comentarios:

  1. la vdd es que me deja sin palabras...
    Pobre ambos...

    ResponderEliminar
  2. Nooooooooooo!!!
    que locuuuuura!
    la historia está bueniiisima!!
    pobre Valentina! tuvo que afrontar eso...
    que vaina!!!
    Como siempre Naty!
    la historia está de lujo!! :D
    me encantó!! :)

    ResponderEliminar
  3. Increíble...Excelente historia Naty.
    Me gusto mucho. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. wow.. que historia!!
    Que vaina.. las decisiones que tomas, lo que hace que tu vida tome un rumbo inesperado.
    Excelente historia!!!

    ResponderEliminar
  5. aichhh NAty.. me encantan tus relatos, no se de donde sacas tanto amterial, que buena imaginacion tienes...

    que situacion mas dura...

    ResponderEliminar
  6. Apartando que la forma en como cuenta la historia es de deleite y suspenso, nos subes y nos bajas a medida que van los párrafos. El tema es impactante, siempre he estado de acuerdo con el aborto en estas circunstancias, tema que no suelo tocar mucho porque estoy rodeada de personas que adoran la vida, sin embargo, este es un claro ejemplo de las decisiones que uno toma por que son (aunque para muchas personas, malas) para quien las toma son lo mejor que podían hacer en ese momento.

    ResponderEliminar
  7. Me gusto. y puede ser el caso de cualquiera :S

    ResponderEliminar
  8. Noooooo!
    Que fuerte!
    Como poder aguantarse las ganas de decirle todo??
    El aborto es un tema complicado y no muy bien recibido por muchos. Aunque en mi opinión personal hay casos en los que es la única salida.
    Muy buena historia....Como siempre Naty!

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente, le puede pasar a cualquiera y tambien es cierto que es una decisión personal que debe ser bien asumido!
    Me alegra que les gustara!!!!

    ResponderEliminar
  10. Esas son las consecuencias del cheap and meaningless sex. Y si el condón estaba roto también se le pudo haber ido una enfermedad de transmisión sexual.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ayayay! Como es usual, muy plausible la historia, muy bien armada. Esta historia es mi nueva favorita.

    Sin embargo, me queda la sensación de que por su plausibilidad, es algo que le pasa a todo el mundo todo el tiempo y creo que tengo que salir más porque a mí jamás me han pasado estas cosas (o al menos no todas en una sola noche).

    ResponderEliminar
  12. Mi querido ApoloDuvalis... Eso de la noche en el bar, fue un mito urbano para mí, hasta que una vez me sucedió... Claro que yo no me embaracé... jajaja Ahora, el que busca encuentra, y quizá no has buscado un one night stand para que lo encuentres!!!
    Saudade: claro, el tema podría haber sido peor!!!

    ResponderEliminar
  13. Bueno me impactó la historia, más que por la situación, por la rapidez conque la protagonista decide abortar sin tener en cuenta al padre involuntario...¿como hubiese él reaccionado? Creo que esa negativa a informar iba más aparejada a no querer ser madre,que a un asunto de convivencia y aceptación de una persona que se está conociendo apenas...me parece que esas decisiones deben consultarse más allá del círculo intimo de amigas, porque en últimas eso tiene consecuencias kármicas, más allá de nuestra propia comprensión lógica.

    ResponderEliminar
  14. Este post me recuerda a un amigo que, cuando residía en Francia, se enteró que dos de sus novias habían abortado sin haberle dicho una palabra… él me decía que, a pesar de estar de acuerdo con la medida, no perdona que no hayan deliberado –o, al menos, comunicado- la decisión…

    Celebro, una vez más, tu inusual capacidad de encadenar al lector a la historia…

    Saludos desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá

    ResponderEliminar
  15. Diego: Pero tu amigo tenía por oficio embarazar a als mujeres? es que no sabe qué es el condón?

    Y Babalao: realmente hay personas que a veces no piensan las decisiones sino que actúan por el miedo y el furor del momento

    ResponderEliminar
  16. Según mi amigo se cuidaba y fue gracias a ello que no imaginó que las había dejado embarazadas

    ResponderEliminar
  17. Que buena historia Naty, con un tema bastante polémico y difícil de tratar, pero lo abordaste de la mejor manera.
    (Estaba en mora de comentar, he saldado mi deuda)
    Un abracito

    ResponderEliminar
  18. Uyyy nooo...!!! Fuerte Pérez...!!! :O Es terrible tener que tomar ese tipo de decisiones en la vida, pero cada quién es libre de elegir lo que mejor le parezca. Ay Dios...por allí conozco a muchas Valentinas, algunas que tomaron la misma decisión que ella y otras que sí se arriesgaron a tener al bebé pese a todo...! Muy buena historia Naty...! =)

    ResponderEliminar
  19. Ay jueeee!!! Qué cosa más fuerte!! Lo peor es que la historia puede ser más común de lo que uno alcance a imaginar. Somos tan irresponsables aveces, que si bien es cierto que hay que disfrutar la vida también es bueno pensar antes de... Algunas veces.
    Qué historia Naty, y qué cargo de conciencia por no haberte leido en tantos días =(

    ResponderEliminar
  20. Me encantó la historia.
    Me encanta como escribes.
    Me haces falta en twitter jajajaja
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!