7 de mayo de 2010

VUELO SIN RETORNO

Esta historia es un regalo para una amiga que anda bajita de ánimo. Sé que le gusta lo que escribe, y quiero que con esto se siena feliz o por lo menos sonría!!!
***

Se puso los audífonos con la música en un volumen considerable para que el entorno no la perturbara y las ideas de su cabeza se dispersaran. Necesitaba entregar el informe y estaba sobre el tiempo. Por fin había logrado el mínimo nivel de concentración para continuar escribiendo, cuando sintió vibrar su celular. De reojo miró la pantalla en la que titilaba "Andrés". Devolvió la mirada al computador y pensó: No puede ser. Le temblaban las manos, se le bajó la tensión, sudó frío. No voy a contestar.

Insistentemente vibraba el celular, pero no quizo rechazar la llamada para no ser evidente. Agarró el teléfono fijo y marcó la extensión de su amiga y cómplice en la oficina.

- Ahí está Andrés marque que marque.
- Que angustia. ¿Qué vas a hacer?
- No contestar, obvio!!!!!
- Ay ten fuerza de voluntad, aunque no soy la mejor para sostener este tipo de consejos.

Hablaron un rato más como para hacer caso omiso del aparato que vibraba una y otra vez.

***
La historia ha sido repetida una y otra vez con diferentes protagonistas. Él le comenta a una amiga común que "la nena de negro de la fiesta de ayer me gustó. Crees que salga conmigo?". Y la amiga, en ese acto de alcahuetería que la caracteriza, dice "Puede ser. No tiene novio. Quieres que averigüe?" Y con esas simples frases se fragua un plan para que se reencuentren. Y claro, con la curiosidad picada en ambos lados (porque esas amigas intermediarias siempre termiman contando a ambos más de lo que cualquiera quisiera), se gustaron.

Intentaron ser francos desde el comienzo. Sacaron todos sus fantasmas a flote desde el comienzo, para evitar situaciones problemáticas y reclamos chimbos en el futuro. Pero, a pesar de haber creído lo contrario, cuando las cosas no están destinadas a ser, ni ocultar todo, ni ocultar a medias, ni sacar todo al aire, funciona. Para esto no hay lógica, ni estrategia, uno sigue los instintos, esperando que salga lo mejor posible.

Había atracción. Química. Risas. Aunque ambos eran de mundos muy distintos. No hablemos de clases sociales. Hablemos de gustos y de dinámicas de vida. "Pero bueno, al final eso no es determinante. Encontramos el punto medio y listo", le decía Fernanda a sus amigos cuando les contaba sobre Andrés.

Y lo lograron la mayor parte del tiempo. Pero sus prioridades eran distintas. Las de ella: estudiar y trabajar, además de mantener las relaciones con su familia lo más tranquilas posible. Las de él: salir, tocar con su banda de rock, y poder arruncharse con ella todo el domingo. Pero como las cosas duran hasta que se revientan. La intensidad del uno, con la vida compleja de la otra, comenzó a generar malestar.

Cuatro meses después, los reclamos, las malas jetas, las peleas, comenzaron a llegar. Y para quedarse. Ella no lo soportaba. "Acaso es mucho pedir un poco de comprensión? Ahora resulta que una reunión familiar, es un motivo para no querer verlo. O que verme con mis amigos indica que ellos son más importantes en mi vida". Se quejaba una tarde cualquiera frente a una taza de café.

Pero él el decía que se había enamorado, que quería estar con ella. Pero al segundo siguiente comenzaba la reclamadera. "Así las cosas son insostenibles", le decía ella una y otra vez.

Hablaban, se prometían comprensión y cambio. Pero todo seguía igual o peor. Hasta que un domingo cualquiera, por cualquier motivo ni más ni menos importante que los anteriores, ella se dio la vuelta y se fue. Quizá sin pensarlo dos veces, pero le dijo "adiós, olvídate de mi".

Pasaron un par de días. Y su voluntad se doblegó. Escribió un correo. Y como siempre sucede en estos casos, se arrepintió al darle send. Pero como no hay vuelta a atrás, ni como congelar el tránsito de bytes por la red, el mensaje llegó a su destinatario.

Andrés:

Siento un nudo en el corazón. No entiendo tus actitudes. Un día me dices que me quieres, al otro que nos alejemos. Un día quieres estar conmigo, al otro me quieres lejos. Me dices que quieres una amiga, que no me aleje, pero tu comienzas a evadirme. Te dije que no más. No puedo andar al vaivén de tu estado de ánimo. Pero hoy siento que no no puedo vivir sin tí. Por favor hablemos.

Fer

Y al tema no hubo respuesta.
Se le rompió el corazón.
Lloró mucho.

Pero al séptimo día, se levantó y dijo que no podía echarse a morir. Volvió a esas dinámicas normales del día a día. Todo marchaba sin contratiempos hasta que entró a Facebook (una de esas redes sociales que alimenta el morbo y las ganas de chisme) y la primera notificación que llega es un "Andrés Santamaría changed his Relationship Status" Con un corazoncito ridículo al lado. Creyó haber leído mal. Entró al perfil y oh, noticia! Status: In a Reltationship with María del Carmen Contreras.

Le dio ira santa. Se sintió engañada. Entendió. Todos los berrrinches y pataletas de Andrés tenían un motivo claro: Tenía otro proyectode novia y necesitaba zafarse de ella.

Volvió a llorar, más por sentirse humillada. Lo sacó de su vida, en todo sentido. Borrado de todas las formas de mensajería, de todas als redes sociales... "Que ni me encuentre", se dijo. Solo dejó el número de celular guardado para identificarlo y no contestar.

Y solo fue que hicera eso, para que el personaje apareciera. Insistentemente llamaba. Mandaba correos, que ella ni siquier abría. SMS "Qué te hice? ¿Por qué desapareces?" y ella cada vez entendía menos y más rabia le daba 
***

Se encontraba ahí, sudando frío, viendo de reojo el celular. Era la sexta llamada seguida. Llevaba cuatro días en este ritmo y cada vez debía amarrarse el dedo y las ganas para no contestar porque sabía que si lo hacía se lo comía vivo o se la "comían" a ella. Pero qué ganas tan grandes de putearlo tenía. Pero ya era solo cuestión de ego, y sin mentirse a si misma de más ganas de tenerlo entre su cama. Pero la dignidad puede más que todo. Así que definió no contestar. Pero al finalizar el día ya la llamadera la tenía rayada.

- Alo!!!, dijo casi al grito.
- Uy!! Pero que agresiva
- Que quiere?
- Verte por una última vez
- Domingo 8 de la noche en tu casa
***

Salió el sol. Recogió sus cosas y salió en silencio. Se vio tentada a dejar una nota de despedida, pero prefirió no dar explicaciones. En su cabeza le retumbaban todas las cosas lindas que Andrés le dijo, pero que no quería llamarse a engaños, él ya tenía otra novia. Una de esas que reaparecen en la vida de los hombres, para quedarse y desplazar todo lo que estuviera a su lado. Ella no tenía nada qué hacer.

El avión despegó. Miraba por la ventana como se alejaba el mundo a sus pies y murmuró un corto Adiós


17 comentarios:

  1. Que buena historia!!
    ay esos amores recurrentes que nos destrozan!!!
    jajaj eso de las redes sociales que alimenta el morbo y las ganas de chisme jajaj muy cierto.
    muy buen post.

    ResponderEliminar
  2. Joder Naty! Siempre das en el punto...! Excelente. El pasado de las personas no debe importar, porque se supone debemos vivir sólo el presente, pero hay ocasiones (como esta) donde empiezan a llegar al presente esas personas del pasado, y suerte es que te digo...cualquier parecido con la vida real...! ;-)

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo!!
    Siempre hay alguien que llega a querer jodernos la vida y muchas veces dejamos que eso pase.
    Lo claro es que no debemos permitir que nuestros pasados afecten la "nueva" relación.
    Y como lo he dicho varias veces: "Lo que no sirva, que no estorbe"

    ResponderEliminar
  4. Genial post... cualquier parecido con la realidad es mera coincidecia....

    ResponderEliminar
  5. Kathy... Bienvenida a mi blog!! Me alegra que te gustara este post! Espero sigas leyendo! :D

    ResponderEliminar
  6. Como siempre, señorita, ¡¡magistral!!

    Lograste que me enamorara de Andrés al principio y al final terminara odiandolo visceralmente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El pasado tiene fuerza en la medida en que las personas no quieran dejarlo atrás. Andrés, como queda perfectamente ilustrado en el post, no renuncia a un amor de callejones y ventanas cerradas (variante del amor que todos, desafortunadamente, conocemos); este hecho causa que él pierda su presente - encarnado en Fernanda- y cierre, de paso, las puertas a la fortuna…

    Celebro la destreza narrativa de NMH* así como la oportuna invitación de ErikaPao

    Saludos desde la cálida Barranquilla (próximamente –para mi tristeza- desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá)

    ResponderEliminar
  8. diegoninho: qué honor que digas eso de mi historia!! Qué bueno que te guste... Y soy Quillera también, llevo más de 11 años en la fría bogotá, y se goza, con más ropa, pero se goza... así que no te estreses

    ResponderEliminar
  9. Me encantó. Los viajes de no retorno parten el corazón, pero el corazón siempre se cura, siempre

    ResponderEliminar
  10. Soy Bogotano pero llevo dos semanas en Barranquilla gracias a los reparos de mi novia (http://diegoninho.wordpress.com/2010/04/27/florecimiento/)...

    Acabas, por otra parte, de entrar a mi blogroll

    Saludos, de nuevo…

    ResponderEliminar
  11. Si no fuera por este tipo de situaciones, no tendriamos historias que contar a la luz de unas cervezas. Como siempre, es un deleite el hecho de leerte, todos hemos pasado por situaciones asi, hemos encarnado las dos partes, aunque por ser hombre nuestro club me tenga prohibido el papel de victima, sin embargo aseguro que todos hemos sido ambos papeles en alguna parte de nuestras vidas, simplemente, cuando uno decide ya no mas, es cuando recibe el titulo honoris causa de la experiencia.
    Hay una verdad que aprendi hace tiempo, somos lo que nuestro pasado determina que seamos, somos consecuencia del pasado y causa de nuestro futuro, como dice A girl, lograste que llamara poderosamente mi atencion la protagonista, ¿No deseas ser mi amiga alcahueta? Jajajaja
    Un jugo de naranja y tus letras son un desayuno nutritivo para comenzar bien el dia, celebro tu forma de escribir y te pido que lo sigas haciendo, porque la forma en como conduces las historias, es como si bailaras con uno por el ritmo que le impones.

    ResponderEliminar
  12. Ufff... como siempre tus mejores historias son las que tienen finales tristes, pero que nos dejan a las mujeres como luchadoras... no importa, susrramos un adiós y aunque nos morimos por dentro, en silencio nos vamos.... muy linda Naty.

    ResponderEliminar
  13. Encantadora!!!
    sencillamente unica!
    solo tu puedes cautivarnos de esta manera con tus historias!!!
    Me encantooo!!!
    :)
    Esos amores si es que mataaaan! jajajaja
    pero como mujeres! siempre con la frente en alto seguimos!! NADA NOS PUEDE PARAR !

    ResponderEliminar
  14. GRACIAS!! por sus comments! Mafe... si sonreiste, misión cumplida!

    ResponderEliminar
  15. ah mugres hombres!!!! Y uno que cae jejeje
    Amor o no aveces las viejas somos tan bobas xDD o el corazòn tan debil, y los hombres todos ratas jeje

    ResponderEliminar
  16. El silencio, ese complice intimo, que nunca te abandona, ese que nos trae tantos dolores y perjuicios, el silencio un maldito malentendido del que no hablas; el exnovio que todos tenemos, con el que todos convivimos, porque somos parte y hecho de esta dinamica de vida, y la cobardia de enfrentar los sentimientos, de ser sinceros, de ser frenteros y andar sin mascaras, combina todo esto y tienes este excelente post.

    Como siempre muy bien narrado, muy bien contado y con esos finales que nos dejan con un suspiro en el alma, clap clap.

    ResponderEliminar
  17. Excelente!! me dejaste de una pieza, pensé al principio q eran perfectos,pero después q tristeza y la verdad es q me sorprendió más la actitud de ella por un momento pensé q iria al encuentro de Andrés.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!