27 de mayo de 2010

UNA ENCRUCIJADA V

Viene de acá

Leyó el mensaje y le pareció extraño, pero apenas lo suficientemente coherente con la actitud que María Claudia había tenido los últimos días. Debe ser que necesita un aire, pensó. Pero ¿por qué no decírmelo? No quería armarse rollos en su cabeza. Así que se concentró en el trabajo. Se acercaba la hora de salida y hacía el suficiente frío como para pensar en pasar la noche solo.

Vamos a comer esta noche. 8:00 pm en tu favorito. Te espera sorpresa.

Comieron entre risas y conversaciones más anecdóticas que profundas, pero al fial de cuentas divertidas, como siempre. Hasta postre comieron. Al día siguiente no había que madrugar. Él no debía llegar temprano a su casa, así que se arriesgó a decir: María Claudia está fuera de la ciudad estos días. Te parece sí... Y ella, mostrando el hambre y un poco de ansiedad, no lo dejó terminar y respondío. Sí claro. Pasemos la noche juntos. Tu casa o la mía. Al terminar la frase se arrepintió. Claro que la de él no. Él se rió y planteó que se quedaran en un lindo hotel, cerca del restaurante. Así estarían tranquilos.

Y así fue. Se chequearon, pidieron más vino y comenzaron los besos. Esos besos siempre con las ganas reprimidas en la oficina o de querer verse todas las noches. No alcanzaron al servir la primera copa, cuando ya se habían quitado la ropa. Se besaron, se tocaron, se mordieron, se agarraron, se chuparon... Tuvieron una faena impresionante. Definitivamente ninguna lo mueve como tu, dijo Juan Mario en un momento. Tengo talento para eso. Es seguro.

Sudados, exhaustos, quedaron tendidos uno al lado del otro mirando el techo.

- Tú por qué estás conmigo, preguntó Francisca casi que si pensarlo.

Las mujeres tienden a hacer este tipo de preguntas luego de un par de buenos orgamos. No es justo con nosotros los hombres. Por qué!!!?? preguntan este tipo de cosas, cuando nosotros solo pensamos en su culo y sus tetas? Pensó Juan Mario al oir la inocente pregunta

- Porque me gustas... respondió esperando matar la conversación.
- Por saber. Y se volteó dándole la espalda.
- Ay, no vayas a armar un drama ahora que tenemos la posibilidad de pasarla increíble. Dijo mientras la jalaba hacia él.

Ella se volteó con un poco de desgano, pero al verlo, sonrío. Usted me tiene jodida, afirmó.

Se fundieron en un beso profundo. Pero ella no podía apartar los pensamientos de sus verdaderos deseos, así que lo paró en seco, se sentó sobre la cama y comenzó su discurso ensayado mil y una vez.

- Mira Juan Mario. Nunca había sido capaz de poner este tema, pero llevamos 6 meses en esta historia y creo que es hora de que hablemos. Yo no sé si pueda ser tu amante por siempre. Me gustas, de verdad me gustas. Por tí he dejado de lado mis prejuicios. Por tí me he sometido a una situación que nunca me imaginé. Y las cosas son lindas, casi que perfectas, no tengo una sola queja. Pero esto no puede seguir así. Te quiero demasiado y ya siento que no lo puedo controlar. Quisiera tener una relación sin límites, poder llamarte cuando se me de la gana, besarte frente a todo el mundo. Yo no sé. Quiero todo...

Juan Mario se quedó frío. E incluso se sintió mal. En ese punto dejó de escuchar y comenzó a organizar las ideas en su cabeza, aunque el nivel de dificultad estaba en las nubes. Veía a Francisca desnuda, su cuerpo perfecto. Pero pensaba en Maria Claudia y su ternura, sus rasgos, su delgadez. Pensaba en ese día cuando frente al mar se dijeron por primera vez que se amaban. Pero también pensaba en las risas, en el sexo, en lo relajado que era todo con Francisca. Ella lo hacía sentir de 20, María Claudia lo hacía sentir seguro.

Francisca continuaba su discurso. Se paró de la cama a servir vino, y seguía hablando, no la paraba nadie. Seis meses de silencio iban saliendo como cuando estalla un volcán. Le entregó la copa a Juan Mario y terminó diciendo.

- Me ofrecieron otro trabajo, ya no como asistente. Un mejor cargo que está acorde a mi carrera. Es la oportunidad que necesito. Además me cae de perlas, porque así puedo lejarme de ti.

Esas palabras cayeron como un valde de agua fría sobre su cabeza. ¿Ahora quiere dejarme?

Recibió la copa de vino, tomó una bocanada de aire y comenzó

Francisca. Sé que no he sido justo contigo, pero...

15 comentarios:

  1. pero... pero queeeeee!???
    ud no le da lo que ella realmente necesita!!
    la tiene escondida!!!!
    y quiere que ella lo espere por siempre luego!?
    no es justo con ella claro está!! y jamás lo será!!
    como es posible que tenga dos mujeres! y las quiera a las dos! y esté con las dos!?

    natalia! necesito saber pronticooooooo lo que le dijo este loco a Francisca! y bien por ella! que tenia tanto guardado!! :P

    ResponderEliminar
  2. Maricaaaaaaaa!
    Francisca escupió TODO lo que tenia adentro!!!!
    Y ese man que? Espera tenerlas a las dos siempre porque una le dá seguridad y la otra el mejor sexo del mundo!? Tiene huevo!!!
    Está claro que Francisca se metió como moza pero era justo el reclamo....6 meses escondida!
    Y no se vaya a quejar Naty pero.....Quiero más!!!!

    ResponderEliminar
  3. No pero como nos haces esto..Como nos dejas con el credo en la boca :P...
    Naty espero que la parte seis no demore porque le armo su sindicato por #fb :P

    ResponderEliminar
  4. pero... pero que??? ay dios nos dejaste mal... que paso y ahora??... esa francisca que se trae entre manos.
    como asi que decida, y despues que se va??
    que va a hacer Juan Mario??? ... ummm decidirá, seguira con Francisca o con su esposa..
    Bueno y que pasa con Maria Claudia y el papasito que conocio??
    miles de preguntas... quiero leer mas

    ResponderEliminar
  5. Ay Diosssss...!!!!!! Hasta allí llega el idilio, cuando una de las partes empieza a exigir más...!!!! Másssssssssssssssss...

    ResponderEliminar
  6. Pero por que no siguen asi carajo! asi la cosa es mas emocionante NO A LA LEGALIZACION arriba lo clandestino lo prohibido carajo!

    ResponderEliminar
  7. ahhh porque Francisca tuvo que salir con eso si era la relacion perfecta... :(

    claro que uno sale con que se va del pais, de la ciudad o de cerca y ahi si lo quieren mas a uno :P

    ResponderEliminar
  8. Pero...?
    Necesitamos saber el pero que
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. la comodidad del hombre infiel es el tener a dos al tiempo, plácidamente, sin preocupaciones, sin necesidad de dar explicaciones de un lado y del otro! Claro, las mujeres nunca soportarán esa comodidad, las necesidades aumentan, el amor o el gusto por el otro aumentan tambien y en esa medida solictan mayor atención y ubicación en la relación.

    ResponderEliminar
  10. Como que las mañas se pegan cierto? QUe cosita dejarlo a uno así .....
    HOmbre es hombre definitivamente
    y a mi me late que este por
    pendejo se va aquedar sin el pan
    y sin el queso ...
    Jaa!!!
    Ahora arregleselas como pueda xD

    Muy buena historia Naty! Muack

    ResponderEliminar
  11. La infidelidad no es física...es mental...es un estado del alma...el resto ...es el resto

    ResponderEliminar
  12. Qué buena manera de mantener el suspenso :D

    ResponderEliminar
  13. hasta q por fin lo soltó, empezaron los reclamos y las exigencias. Voy rápido a leer el q sigue me muero de la curiosidad,cada vez se pone más bueno jejeje :D

    ResponderEliminar
  14. Tenia que abrir la boca Francisca...¬¬

    ResponderEliminar
  15. jajajaj lo entiendo a él y entiendo a francisca... pero hablar fue un error!
    DMH

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!