20 de junio de 2010

UNA ENCRUCIJADA XVI

Viene de acá

Se sentía extraño, después de tanto tiempo entrar a ese apartamento. El frío le caló los huesos. Le pareció un territorio completamente desconocido. Como si no hubiera pasado ahí buenos momentos. Recorrió punto a punto y vió cómo ya muchas de las cosas habían sido empacadas en cajas. Claro, las cosas de Juan Mario. Habían acordado que ella iría por la tarde, y él no estaría allí.

En realidad no podían ni verse. El último encuentro, un mes atrás, había sido algo más que un desastre. Se citaron en el apartamento de la mejor amiga de MaClau, quien no se encontraba en el país. Un lugar neutro para evitar que las energías y los recuerdos hicieran su parte. Se saludaron con un miedo evidente en sus ojos.

A MaClau le sorprendió ver a Juan Mario en ese estado. Barbado, el pelo larguísimo, la camisa sin planchar y con tufo a las 3 de la tarde. A Juan Mario le sorprendió verla tan entera, tan divina. Estaba deslumbrante. Es que claramente las mujeres saben que la procesión va por dentro y que las apariencias son las que mandan.

Se sentaron en la sala. Y Maria Claudia comenzó a hablar primero.

Quiero pedirte perdón, primero que todo. No actué de la mejor manera al irme hace seis meses, sin decir nada. Pero necesitaba aclarar mi cabeza. Reencontrarme conmigo misma. Ver las cosas desde afuera. Segundo, tengo que confesarte algo, el fin de semana antes de irme, que me quedé en Medellín, me quedé con un hombre que conocí allá. Solo pasó ese fin de semana y con Daniel somos buenos amigos hoy.

Juan Mario permanecía mudo. Solo la escuchaba.

Tercero: en Cartagena me reencontré con Santiago. Fue maravilloso, y me di cuenta de que nunca querré a nadie como a él. No estamos juntos. Ni un beso nos hemos dado. Pero estamos trabajando en que yo cierre mi ciclo para ver cómo nos podemos organizar. Por eso te pedí que nos vieramos.

Juan Mario seguía en silencio. Organizaba sus ideas. Su discurso.

Vine a Bogotá, para hablar y para recoger mis cosas. Me las llevo a Cartagena por lo pronto, pero no sé donde me iré a vivir definitivamente. Quiero que sepas que mientras estuve contigo te quise, y mucho. Que sí fuiste el hombre de mi vida, pero lo arruinamos. Y hablo en plural, porque independientemente de tu infidelidad, aquí ambos somos responsables. No quiero que me odies, porque yo no te odio.

Mira MaClau. Por mi no te preocupes. Yo saldré adelante de esta, lo sé, aunque ahora no parezca y esté destruido. Ya que es la hora de ser honestos. Yo quiero pedirte perdón, porque solo yo soy el responsable de todo lo que sucede. Y quiero que te tomes todo lo que te voy a decir de la mejor manera, no como que me estoy vengando por lo que me acabas de confesar. Durante nuestra relación siempre hubo otra. Si no era Francisca, era Adriana, o Marta o Catalina... Fueron muchas. Y hoy estoy solo. Francisca me dejó el mismo día que tu. Intenté buscar a cada una de esas mujeres que pasaron por mi vida y todas se vieron conmigo a almorzar o tomar café y me dijeron en la cara las verdades que uno de hombre no quiere oir.

MaClau lloraba en silencio. Solo se veían las lágrimas correr por su rostro.

No llores, que aquí el ser humano miserable soy yo. Mi terapeuta me dijo que tenía que ser honesto contigo, para comenzar a ser honesto conmigo mismo. Y puedo pasarme la vida pidiéndote perdón, porque sé que durante todos estos años tu fuiste honesta y transparente. Por eso me alegra mucho oir que no me odias.

 MaClau lloró mucho. Se llenó de rabia. Nunca antes se había sentido tan humillada, que ya no tenía sentido seguir hablando. Se levantó del sofá. Sabes qué? Eres miserable. No quiero volver a saber de tí nunca más. Se quitó el anillo con el que sellaron el compromiso alguna vez hace años y lo dejó sobre la mesa. Adiós Juan Mario. La agarró del brazo y la jaló hacia él. Le dio un abrazo obligado y comenzó a llorar. Perdóname. Perdóname, era lo único que decía. En este punto, solo queda que te perdones a ti mismo.

Comenzó a inventariar en su cabeza las cosas que necesitaba, las que podía regalar y las que iba a dejar. Lloró. Ese mes en Bogotá había llorado todo lo que no durante los 6 meses pasados. Era lo que le faltaba. Sacar del fondo de su alma todo ese dolor represado. Llegaron sus amigas, y  Santiago. No se lo esperaba. Princesa, vinimos a ayudarte a sacar todo esto lo más rápido posible. Venían armados con cajas, bolsas, cintas, tijeras, papel... todo lo necesario para la jornada de empaque. Se dividieron la casa por equipos y MaClau saba instrucciones de lo se debía o no empacar. Volvió a sonreir.

En un momento que salió a fumar al balcón, Santiago la abrazó por detrás. "Estás bien?" "Si. Gracias por traerlas" "Era lo menos que podía hacer" Sacó de la chaqueta un sobre azul y se lo entregó. Tenía varios post its adentro y algo que hacía bulto en el fondo. "Qué es?" "Descúbrelo tu misma". Fue sacando los papelitos amarillos, cada uno contenía una palabra

1. Quieres
2. Pasar
3. El
4. Resto
5. De
6. Tu
7. Vida
8. Conmigo
9. ? 

Sacó el anillo del fondo del sobre. Lo miró y era hermoso, con una piedra en forma de estrella. Miró a Santiago y asintió con la cabeza. Se abrazaron y se besaron. Y desde ese momento fueron uno solo.

---FIN---

24 comentarios:

  1. Noooooooo!
    El mejor final!!
    Definitivamente Juan Mario solo merecia sufrir después de todo el daño que había hecho y Ma. Claudia se merecía ser feliz y que mejor que con Santiago, el hombre que siempre la amó.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto... excelente final... despues de todo Maria Caludia merecia ser feliz, lo que no hizo Juan Mario en esos años de Casados.
    Y por supuesto que Juan Mario debia de pagar por todos los errores que cometio, y que mas que quedando solo, anotate un punto con lo del sicologo, por lo menos se dio cuenta de todo el daño que hizo y trata de cambiar.
    Lindo que terminara con Santiago, cosa que me sorprendio porque antes de que él apareciera pense que podria terminar con Daniel, pero fue un buen vuelco el de la historia.
    me encanto.. muy buena historia.. gracias por aguantarte mis #sindicatos jajajajaj

    ResponderEliminar
  3. Divino !!! Estas cosas son realmente hermosas y más cuando alguien ha sido lastimado de mil maneras este debía ser el mejor final para ella.

    ResponderEliminar
  4. Aysch!!! Siempre habrá una mejor oportunidad para ser felices...!!!! Que bueno por MaClau...!!! Y me deja pensando en esos amores pasados que vuelven buscando una nueva oportunidad...me deja pensando...

    ResponderEliminar
  5. ¡Caray, pero qué bonito!

    Y siempre un gusto pasar a leerte, bella.

    Miles de besos :D

    ResponderEliminar
  6. OMG! Inesperado... y en parte no quería que terminara :'(

    Me gusta que MaClau pueda ser feliz, que Juan Mario decida mejorar como persona. Eso nos deja mucho para reflexionar sobre el tipo de personas que somos... sobre las oportunidades que dejamos pasar, y sobre el daño que le hacemos a los demás...

    primero a construirnos como personas, y desde ahí a poder amar de verdad.

    Excelente historia! Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. nojoda me quede helada no me gusto ese final si bien juan mario merecia quedarse solo el se arrepintio y pidio perdon, y ese encuentro con santiago nada q verrrrrrr horrible q termine con el

    ResponderEliminar
  8. :( triste porque la historia se acabó!!!
    pero fue increible!!
    OTRA INCREIBLE HISTORIA ! :D
    Me encantó !!!
    y Santiago...
    románticooo divinooooo!!!
    ^.^ hermosoooo!!!
    El amooooooortttttt!!!
    :)

    ResponderEliminar
  9. súpeeeeeerrr buen final!!!!! (qué voy a hacer yo con el mio)
    Me gusta el hecho de pensar que al menos en los cuentos, todavía hay cierta esperanza de que tarde que temprano llegará el hombre de nuestras vidas!!! así ya haya pasado por nuestro camino se podrá cumplir "al que le van a dar, le guardan y se lo calientan" ;)

    Gracias por esta buena historia!! :D

    ResponderEliminar
  10. Honestamente, siento que se acabo muy de repente... pero ella se merece ser feliz :) a uno esos "FIN" siempre lo dejan con ganas de saber que paso despues del "felices para siempre"...
    Estoy que te cuento mi propia encrucijada para ver que resulta... yo misma no me atrevo a escribirla.

    ResponderEliminar
  11. Siempre he tenido la impresión que son pocas las mujeres que asumen la vida como lo hizo MaClau; la mayoría de las veces prefieren "darle una oportunidad" a su pareja enredándose en una telaraña de excusas y temores de la que, con suerte, salen maltrechas...

    Eres, sin duda, una excelente escritora (tienes la extraña capacidad de atrapar desde la primera línea y no variar el ritmo hasta la última palabra).

    Saludos desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá

    ResponderEliminar
  12. mmmmm no se el final no es lo que esperaba, o mejor dicho era exactamente lo que creí que iba a pasar y por eso no me gusto, esperaba algo que me sacara de la silla algo diferente... algo original y no una historia de cuentos de hadas con final Disney (O bueno un Disney inesperado al menos me gustaría mas)... la historia fue buena tienes un estilo único y por eso felicitaciones!!!!! (aun así creo que el final lo podías mejorar y sorprendernos como casi siempre lo haces) cuídate y espero mas historias!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Me mataste. Así de simple. Quedé... flat jajajajaja
    te quiero mucho

    ResponderEliminar
  14. Awwwwwwwwwwwww!!! Tenía que ser así, el Juanma si fue una rata completamente no? Carajo! Menos mal ahí estaba Santi divino como siempre. QUé bonita historia, qué bonito amor!! Me encantó la historia completita. No recuerdo finales tan felicies desde que leo tu blog jeje supongo que me gusta el drama y las malas del cuento jeje.

    Al fin terminé de leer !! me avisas si sale algo nuevo señorita
    #Sindicato

    ResponderEliminar
  15. Eh Ave María, que final!!!

    Era lo que Ma Clau se merecía. Que pesar con Juan Mario, pero fue lo que se buscó.

    ResponderEliminar
  16. ahh que nota!!

    ojala esos fianles se dieran en la vida real..

    lo que uno hace lo paga tambien.

    ResponderEliminar
  17. Si eso sucediera en la vida real!!
    Esta comprobado que segundas partes siempre son malas y lo digo por experiencia propia que he repetido varios que no han funcionado pero bueno...no todo esta dicho ni todo esta escrito!!

    ResponderEliminar
  18. No sabes lo feliz q estoy...algo asi me paso el domingo...despues de pasar por un matrimonio terrible lleno de maltratos y malos ratos, llego a mi vida alguien maravilloso, y el domingo mientras cenabamos me pidio que me casara con el...y a q no adivinas q respondo!!! asi me alegro por Ma Clau, todas nos merecemos ser amadas, tener una nueva vida, una nueva ezperanza...buen final, un abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Lo lamento mucho... Solo tengo 2 días leyendo este blog, y aunque la historia es muy buena, me parecio que el final esta un poco romantico y poco practico despues de las cosas que pasaron.
    1.- Cariño, esta dama acaba de salir de una relación muy larga, la cual tiene un final un poco fuerte, decepcionante y de corazones rotos.
    2.- Aunque existiera la historia pendiente con Santiago... 6 meses y luego acepta una nueva relación de matrimonio y demás!
    3.- No todo lo que dire es malo. A ver, que los hombres siempre terminamos así. Hechos mierda!!! y siempre es nuestra culpa lo debo admitir, esa parte fue de las de verdad.

    Creo que a todos nos ha pasado algo así, tu historia me ha gustado mucho, aunque el final me parece un poco "Jalado por las greñas"... pero del resto es una gran historia.

    Desde ahora en adelante sere asiduo lector de tu blog... Felicidades y keep going.

    PM

    ResponderEliminar
  20. post its a lo grey´s anatomy!! ay te amo! me encantó! perdi una hora de estudios! :D
    DMH

    ResponderEliminar
  21. Es claro que entre Maria Claudia y Juan Mario las cosas llegaron a un punto sin retorno. Con todo y mi identificación (no total) con Juan Mario, creo que desde su punto de vista la historia terminó como debería terminar (o continuar, pues incluso la soledad por siempre, bien asumida, puede ser una opción de haber mejorado).

    Estoy de acuerdo con Phillipe. El final entre Santiago y María Claudia sí es un poco flojo para lo que era la historia. Demasiado rosa para la fuerza que traía.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!