25 de julio de 2010

DE DESAYUNOS Y OTROS DETALLES

No soy una mujer 'carenovia'. Es más, creo que no sé ser novia. Pero creo que sé cómo llegarle al hombre que me gusta con ciertos detalles. Para mayor ilustración. Aprendí a cocinar para mi primer novio, y en amor y amistad del mismo año en que comenzamos a salir, le hice una pasta creo que con champiñones y jamón y queso -aclaro, a mi se me quemaba hasta el agua-. Dice que quedaron ricas (o hablaría el amor).

Suelo cocinar e invitar a cenar a los manes con los que salgo. Desde un sanduche de atún, hasta lomo de res en salsa de champiñones o burritos de carne, ensalada, arroz, papas... en fín, creo que la logro. O por lo menos ninguno -así sea por decencia- se ha quejado, o se ha intoxicado.

Pero en el tema de los desayunos, si que no sé mucho de eso. No a muchos hombres que amanecen conmigo les he hecho desayuno: a mi primer novio una sola vez en dos años (y eso fue hace 11) y a quien no sé cómo llamar (con quien exploré la cantidad de variedades de menú que se pueden tener en una semana); a mi hermano (que vive conmigo) y a mi papá (cuando tenía como 12 hacíamos desayunos del día del padre).

De resto, los desayunos no son lo mío. Pero creo que son vitales.

A qué voy. Mis amigas -que son lo opuesto a mi en muchas cosas- siempre han hecho desayunos, desde la primera quedada juntos de noche. Es decir, casi que desde el primer polvo. Sagradamente la chica se levanta en pijama, va a la cocina, mientras el hombre sigue acostado en la cama -de ella-. Saca huevos, fruta, leche, pan... todo lo que encuentre y organiza el sartén, licuadora, azúcar, sal... (puedo contar con este detalle porque algunas vivieron conmigo). Mientras yo las miraba sin preguntarles nada, me cuestionaba a mi misma: ¿será que mis citas, dates, salidas -como quieran llamarlo- no prosperan? ¿Por qué no hago desayunos?

Mi amigo gay, con quien discutimos esa situación, comenzó a hacerse la misma pregunta. Y lo aplicó. Y les cuento. Le funcionó. Es decir, pasó de tener múltiples Three nights stands a relaciones de varios meses -eso en él es un logro-.

Entonces, escuchando varias historias de hombres que hacen desayunos, de novias que preparan menús los fines de semana cuando se quedan con sus novios, de amantes furtivos que se enamoran por el estómago... Sigo preguntándome, será que sigo soltera, porque no hago desayunos?

23 comentarios:

  1. A ese punto empezaré un curso de cocina porque de lo contrario....Terminaré viviendo con perros y sola!

    ResponderEliminar
  2. a mí entonces que me dejen solterón... olvídate que le voy a hacer desayuno, a mí que me lo traiga a la cama. Seamos solterones pero cómodos. Te amo
    Rodrigo Sandoval

    ResponderEliminar
  3. A mí que me dejen durmiendo y no me fastidien con el desayuno, prefiero seguir con mi horario tradicional, que cuando madrugo es a las 10 de la mañana. Pero si tanto le preocupa: té en agua y jugo de zanahoria (que las zanahorias no salgan dulces). Podría agregar algo de queso, pero ya voy de salida incluso de los lácteos. Los productos de panadería, conviene asegurarse que no tengan huevo en sus ingredientes. No tiene que cocinar nada.

    ResponderEliminar
  4. Pues al parecer creo que tendré perros y vivire sola al igual que Lore..La cocina y yo hemos vivido en una eterna enemistad y no tengo ganas de mejorarla..Para ser feliz creo que lo que menos importa es un desayuno! Me encanto el post ;)

    ResponderEliminar
  5. jajaja extrañamente yo sólo he preparado desayuno una vez a un novio y eso que estábamos en una finca. Sobraría entonces hacerme la misma pregunta tuya (ya es obvio que me caló en el cerebro y hago retroceso) pero revisando y revisando en mi memoria, no estoy tan grave, he sido buena "anfritriona" así como huesped.

    Casualmente sea en casa ajena o propia es a mi a quien le preparan el desayuno o desayuno-almuerzo...Lo divertido es hacerse la dormida mientras el otro se empelicula en la cocina, pensando en que dará la gran sorpresa y uno ya se ha levantado a hurtadillas a arreglarse y parecer bonita PERO recién levantada, para la cara de sorpresa y felicidad que debes poner cuando te llevan el desayuno.

    ResponderEliminar
  6. juazz...el desayuno...mi experiencia con desayunos es grata...la forma mas simple de liberarse de hacer almuerzo y cena...y pues eso de que aseguran meses de algo...para nada!! eso si..no me quejo siempre me han hecho el desayuno, almuerzo y cena...y buenos cafés..lo unico que asegura la comida es un buen recuerdo para el estómago y de paso para el corazón.
    Buen post para la media noche :o) Annhi

    ResponderEliminar
  7. Yooooo no me considero la súper chef, de hecho soy bien traste para la cocina, pero cuando me dedico a cocinar y más que todo a inventar, ufffff... logro grandes cosas y mi principal crítico y fan (porque le encanta todo lo que hago) ha sido mi hermanito que es un comensal bien exigente...! Sin embargo, todavía no he tenido la oportunidad de sorprender así tan gratamente a ciertos personajes, porque sucedía lo contrario: ellos me sorprendían a mi con desayunos al mejor estilo de Cabas en el video de "Bonita", así que imagínense, y pues si a mi me tragaban esos detallazos, también creo puede funcionar en sentido contrario. Creo que empezaré a renovar mi relación con la cocina, tal vez muchos me han abandonado sin poderles mostrar ese lado secreto que los podría amañar, así como otras cositas. :P

    ResponderEliminar
  8. mm muy bueno tu analisis pero debo decirte que en mi solteria cuando me quedaba con mis citas era yo quien me levantaba temprano a preparales un desayuno con todas las de la ley, algunas se levantaban a ayudar, muchas otras querian ser atendidas como reinas pero por una razon que no comprendo eso del desayuno acerca a uno mucho mas con la otra persona, por lo menos yo que los hacia!!

    ResponderEliminar
  9. soy una dormilona y por eso hasta ahora me han hecho desayuno a mí y sí funciona!!! Hay que ponerse las pilas a cocinar entonces... =)

    ResponderEliminar
  10. OMG buen punto:::: No mantengo de pelea con la cocina pero osea no soy de los que mantiene hay, pero practicare haber que pasa.

    ResponderEliminar
  11. Marica, ahora que lo pienso, las mujeres que mas he querido siempre me hacían el desayuno, así que ese es el secreto... mmm por ahí a alguien le falta hacer algo...

    ResponderEliminar
  12. jajaja vos al menos haces la cena, yo ni eso jajaja
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. jajaja no he hecho desayunos pero los he comprado y/o pagado así que debe ser igual, y he cocinado cenas para el susodicho así que creo que el reclamo no es válido jajajaja

    ResponderEliminar
  14. Funcionan! No lo duden! Año y medio haciéndole el desayuno los domingos y a veces antes de que se fuera a trabajar y ya casi son 6 aniversarios!
    Eso si, si quiere desayuno, que lave los platos!

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja, yo soy totalmente inexperta en los desayunos con la pareja en turno. Nunca se ha dado la ocasión porque no me ha interesado quedarme, pero no creo que eso sea una causa directa para seguir soltera. No sé, no me termina de convencer, bella.

    Mucha luz.

    ResponderEliminar
  16. Yo no considero que sea solo el desayuno es mas lo que realmente deja huella debe ser lo oculto detras de este simple hecho, el detalle de preocuparte, de servirle, de prepararle, de levantarte primero, de hacerlo sentir importante para ti asi sea simplemente con una taza de café.

    En algun lado lei que la mujer era feliz "alimentando" no por el hecho de proveer sino de sentir.

    ResponderEliminar
  17. Rei. Es un don. Asi como tu escribes y tienes ese talento, ellas, las que hacen desayuno y son atentas y hacendosas, tienen ese don, talento o virtud.
    Claramente a mi tampoco me toco ese (el de ser carenovia), pero no creo que estemos solteras por eso, estamos soletaras por otras miles de guevonadas. Equilibramos no ser hacendosas, con otros talentos, Lo Juro!

    ResponderEliminar
  18. Ahora me pusiste a pensar, ¿será que me pasa lo mismo por no hacer desayunos? ¬¬ tomo nota.

    ResponderEliminar
  19. Menos mal yo si se hacer desayunos, costeños y cachacos...lo malo es q mi cafe apesta, sabe a desinfectante....pero por lo menos no se han intoxicado....

    ResponderEliminar
  20. mmmm haciendo un retro... tambien he preparado muy pocos desayunos.. mejor dicho uno solo!! ve me dejaste pensando!!!! y eso que pa la cocina soy buena, aunque no me guste de a mucho jajajajajajaj

    ResponderEliminar
  21. Pues ¿sabes que no lo había pensado? Interesante manera de verlo. Yo creo que eso depende de las intenciones del man y de las tuyas con él. Si quieres algo largo... creo que el desayuno hace parte del "alargue", porque uno con hambre no hace nada. Si das desayuno es una clara invitación a seguir otro ratico contigo.

    Yo no soy muy de hacer desayunos tampoco, pero lo he hecho algunas pocas veces y ha sido bacano.

    Incluiré este tema entre los #Plus.

    ResponderEliminar
  22. Creo que más allá del desayuno es el hecho de permanecer en ese espacio donde atander y ser atendido se transforma en el simple hecho de amanecer BIEN con la paraje (o como quiera llamarse)

    PD: yo solo le preparo desayuno a mis amigas !!! (jmmmmm)

    ResponderEliminar
  23. Hasta ahora puedo ponerme al dia y concuerdo con todos aquellos que dicen que el desayuno es la clave... pero en si no solo el desayuno, lo es todo almuerzo, comida y "postres" incluidos... esos detalles enamoran, amañan, trgan, emperran o como lo quieran llamar, todavia no le he hecho el primer desayuno a mi novio pero ya tendre todo el tiempo del mundo para hacerlo cuando nos casemos.. Weee... :D

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!