5 de julio de 2010

LÁGRIMAS Y SONRISAS

Los guantes, la bufanda, la chaqueta y toda la ropa que tenía encima no eran suficientes para que dejara de sentir frío. Caminaba con las manos entre los bolsillos, siguiendo con los ojos el rastro que su respiración dejaba en el ambiente.

Caminaba. Era de noche y por la hora no había otra forma de llegar a casa. Ya había perdido la noción del tiempo, cuando sus lágrimas comenzaron a mezclarse con la llovizna que caía ese domingo de otoño. Era la primera vez que tenía todo claro. Pero tanta claridad le dolía. Comprendió que a veces es mejor hacerse el desentendido, así se alega demencia y se sale por las esquinas. Pero cuando uno logra tener todo el panorama claro, son las verdades las que llegan a flote. Y la verdad, cuando se refiere a lo negativo, duele. Y cuando la verdad es positiva nos ilusiona, nos saca sonrisas.

Ella era especialista en evadir realidades. Se montaba en una película llevada por la autoprotección, que no permitía a nadie entrar y conocerla realmente. Ella era, lo que quería que los demás vieran. Osea, fuerte, decidida, segura. Máscara con la que tapaba su dulzura, sus inseguridades, sus ganas de ser querida. Todos la veían feliz, y se había convertido en el ejemplo a seguir de sus amigas y amigos.

Era su estilo. Y no le molestaba. Sabía que llegaría el momento en que un alguien iba a conocerla de verdad, y a entender todas sus complejidades, nostalgias y miedos. Pero no estaba lista.

Ese domingo fue a cine a la última función. Sola. Quería distraer la cabeza. Como que dejar de lado todo eso que pensaba. Pero no lo logró. Todo indica que hizo una mala selección de peli. Al salir de la función, de la que ella fue la única espectadora, mandó un mensaje de texto. Sí, yo también te amo. con todas las fuerzas de mi alma. Pero necesito estar sola por ahora. Entiéndeme.

No recibió respuesta. Y eso la tranquilizó. Y fue ahí cuando comenzó a caminar.

Cuando faltaba poco para llegar a su casa, prendió un cigarrillo. Miro al cielo, en el que solo se veían nubes y gotas de agua. Respiró profundo y dijo en voz alta. A la puta mierda te vas miedo!!! Sonrió y lloró con todas sus fuerzas.

Sus lágrimas de temor se convirtieron en lágrimas de felicidad por primera vez

.

16 comentarios:

  1. LOVE IT... LOVE IT!!! Necesito ir a cine solo más seguido

    ResponderEliminar
  2. Hermoso..Tantas personas que saben esconderse para que nada les duela y nada les toque....

    ResponderEliminar
  3. Verdad maldita verdad que alimenta nuestra ansiedad que enceguese la razón y atormenta al corazón que el silencio y la efervescencia de la noche en la soledad de tu silencio me permita entender que tu al igual que yo somos seres solitarios en un camino compartido!!!!

    ResponderEliminar
  4. Que bueno tener la valentía para poder decir adios a eso que tanto tememos

    ResponderEliminar
  5. me gusta mucho! oye pa cuando el libro! ay te adoro! como es que escribes tan bien!!!! besitos
    (tu hermanita del alma :D)

    ResponderEliminar
  6. si..me gusta. Qué te diré? Tener miedo es un estado confortable hehe ay Nati, mi prima.
    (clau)

    ResponderEliminar
  7. Es lo que pasa cuando se acaba el miedo, y se decide ser feliz :D #experienciapropia

    ResponderEliminar
  8. ayyyy divina esta historia, como para mi perverso día
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Aunque llevo un tiempo de espectadora silenciosa, más por exceso de trabajo que otra cosa, declaro que este post me ha tocado profundamente, qué buena forma de describir aquello que muchos llevamos dentro y nos pudre demostrar; a veces la delgada línea que divide la debilidad de la sinceridad, impide que actuemos.

    ResponderEliminar
  10. Sigues siendo una excelente contadora de emociones. Por eso te admiro...

    ResponderEliminar
  11. mmmm....lindooooo... eso, el puto miedo a la mierda... además como te he dicho siempre, el piso es una constante... de ahí no pasas...

    ResponderEliminar
  12. No habia dejado mi huella por aca por cuestiones de la "campus" tu sbes!!.. Excelente post, me describio hace hasta como era hace un tiempo...=D... abrazos...

    ResponderEliminar
  13. Que hermoso!!! creo que necesito lo mismo!!!
    jejejejeeje hace rato no djaba mi huella!
    pero siempre te leo!
    Ya tu sabeee! :)
    Te quieroo!

    ResponderEliminar
  14. Espectacular Naty!! me sentí identificada!, creo que probaré a ver como me va yendo a cine sola.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Qué bonitoooo!! (Extrañaba leerte)
    Y está muy lindo el blog!!

    Me encantò el post!! besos

    ResponderEliminar
  16. son de esos relatos que me caen cuando lo necesito!!
    me gusto porque estoy tratando de hacer lo mismo... enfrentar los temores.
    y alego demencia por eso!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!