27 de julio de 2010

UNA TUSA DE LAS OTRAS

Yo soy de las mujeres que lloro. Lloro cuando estoy triste, cuando estoy estresada. Lloro de rabia, de dolor, de alegría... lloro de tristeza, cuando algo me conmueve. Lloro... sí lloro. Y claramente lloro más cuando pierdo, cuando las cosas me salen mal. Y lloro ante las despedidas.

Por amor he llorado, no tanto como cuando me quiebran el ego... Pero llanto al fin y al cabo. Hoy fue precisamente un día de llanto. Comencé a las 9 de la mañana e intermitentemente, cada hora y media, una lágrima se escurría por mi cara. Y NO!! no me rompieron el corazón, pero sí tengo una tusa y para mí, una tusa de las más bravas que me puede dar: la de perder a una persona importante en mi vida.

Quizá ustedes no me entiendan, y les parezca incluso idólatra. Y si es así, ni modos. Pero hoy tuve que hacer una despedida muy fuerte para m: Hoy, mi Jefe Frank Pearl, Alto Comisionado para la Paz y la Reintegración, se fue. Decidió ir a estudiar y a estar con su familia, después de cuatro años de intenso trabajo -el cual no me compete entrar a defender en este contexto-.

Y ahora se deben estar preguntando: ¿Ve, y a esta loca qué le dio? Y les voy a explicar para que me entiendan. Frank ha sido uno de los más grandes ejemplos de humildad, franqueza, trabajo duro y confianza en las capacidades de los demás que he tenido en mi vida. Frank me enseñó que nunca hay que creerse más que nadie, pero sí exigirse más que el resto. Que permitir un trabajo mediocre de los otros, es un insulto. Que Nunca, Nunca, debes permitir que te den menos de lo que estás esperando y sobre todo queen ningún caso hay que negociar las convicciones.

Cuando conocí a Frank, llegó de sorpresa a la entrevista de trabajo que la Gerente General de mi oficina me estaba haciendo en un Donkin' Donnuts en el centro. Casi me muero del susto. Durante media hora de entrevista, en la que él y Alejandra se miraban y se sonreían, lo que me parecía una burla entre ellos, por mi forma sincera y desparpajada de hablar. Nunca creí que me diera el cargo d su jefe de prensa, pero sí, me lo dio y con él toda la confianza del mundo -y claro, responsabilidades-.

El día que me 'enamoré' -metafóricamente hablando, claramente- de mi jefe, fue cuando una noche, mientras viajábamos de Montería a Sincelejo, tipo 7:30 pm, llamó a su hija mayor, que debe tener tres años, y le contó un cuento improvisado para que se durmiera. Me pareció un lindo detalle -por no decir que el mejor del mundo-, en un contexto donde a muchos padres les importa muy poco pasar tiempo con sus hijos.

Me sorprendió muchas veces. Comenzando cuando no se molestó porque me dejó un avión cuando viajábamos a Ibagué, o cómo no se alteraba en situaciones difíciles en foros o charlas. Me emocionaba verlo interactuar con los niños y niñas de cada pueblo que visitábamos.... Cómo se reía de mis chistes malos, y cómo entendía mis "regaños" y mi forma de decir las crítica.

Me sorprendió cuando me dijo que por más de ser Gerente de una Unidad, yo era libre de manejar mi tiempo siempre y cuando cumpliera con mis responsabilidades. Me sorprendió que su libro favorito, fuera el que estaba leyendo cuando entré a trabajar con él y que lo tuviera subrayado como yo.

Me sorprendió que me conociera tan bien en tan corto tiempo, y a que pesar de la seriedad del cargo, nunca me pidiera mayor sobriedad en mi vestir, o en mi peinar. Me sorprendió que se diera cuenta de cada vez que me pintaba el pelo, o de cada kilo que he perdido en este año.

Me hizo reir mucho cuando me dijo: "Naty, es que tú no tienes filtro" -para decir las cosas- y sí, nadie me había descrito tan exactamente.

Él fue mi jefe por algo más de un año. Y a él me tocó despedirlo hoy. Y a él no tengo nada más que darle las GRACIAS por todo lo que me enseñó y por haber creído en mi para esto.

Entonces sí... estoy entusada, o por lo menos siento algo similiar, porque se fue mi jefe. Y sí, no es la primera vez que me pasa. Y sí, las dos veces que me he entusado por cuestiones laborales, he llorado

14 comentarios:

  1. Las despedidas son duras y mas cuando las personas son tan significativas en nuestra vida, que lindo es tener estos jefes (ojala todos fueran asi), y a mi tambien me parece lindo tu jefe, por las charlas en que lo escuche, y todo lo que conocimos de él por medio de ti.

    ResponderEliminar
  2. awwww, que buen post naty! :)

    ResponderEliminar
  3. AMOR SE ESCRIBE DE MULTIPLES Y MUY COLORIDAS FORMAS ES EN ESTOS MOMENTOS AMOR! QUE UNO DESCUBRE QUE EL AMOR VA MAS ALLA DE UNA SIMPLE "CUESTIONDEHORMONAS" Y TRASCIENDE A LAS MAS PURAS MANIFESTACIONES DE ADMIRACION Y CONSTRUCCION DE UN ALGO SIN NOMBRE PERO CON DEMASIADO SIGNIFICADO!!

    ResponderEliminar
  4. Lloremos...!!!! Buuuuu...!!! Ay mi Naty, lo bacano de todo es que tuviste la maravillosa experiencia de conocerlo, disfrutarlo y aprender mucho de él. Estas son las personas que dejan huella en nuestra vida y que debemos tratar de conservar a través del tiempo y la distancia. Yo también he llorado full por asuntos laborales, sobre todo cuando me toca dejar personas con las que he compartido momentos tan bonitos y otros no tan bonitos, pero siempre aprendiendo de ellos. Al final, despedidas son despedidas, y duelen.

    ResponderEliminar
  5. este post es más que motivador, sé que estás triste, pero te quedas con lo más importante: los aprendizajes, la experiencia, las anécdotas y la tranquilidad de saber que hay personas así con quien uno puede trabajar y establecer otros lazos y no te olvides de replicar en tus actos todo lo que de él te quedas. Seguramente se toparán de nuevo en el camino. Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ayy ahora amo a tu jefe tambien!!!!
    tu hermana! oyeeeee no me has dicho nada de que ya termine toooodos mis examenes!

    ResponderEliminar
  7. Llorona! que buen jefe tuviste, y te brindó elementos para el camino de la excelencia que sólo transitan con la mayor autonomía, seriedad y alegria los Líderes.
    Que nota de aprendizaje el que tuviste, además tú, que siempre has trabajado, duro duro.

    AbrazoS
    Delly Cabezas Urrego

    ResponderEliminar
  8. Awwww! Que emocional, pero sobretodo: Inspirador.

    Espero dejar algún día una huella en alguien de la misma manera, crear un impacto tan positivo en por lo menos una persona, será ganancia de vida. Hasta yo quede entusada con tu jefe!!
    Besoo! Me encanta este nuevo look de tu post!
    @yohannaca

    ResponderEliminar
  9. Naty, eres muy afortunada de haber trabajado al lado de una persona de las calidades humanas de él, pocas personas tienen esa suerte de encontrar un gran jefe y realizar una gran labor como la que has estado haciendo este tiempo.

    ResponderEliminar
  10. todos amamos a tu jefe y felicitaciones por tì por èl y por todos los que trabajan por buenos proyectos humanos

    ResponderEliminar
  11. Huy, para causar esa reacción debió tener un impacto muy positivo sobre ti. ¡Qué afortunada haber vivido una experiencia así! n_n

    ResponderEliminar
  12. Esa tusa es tenaz... a mí me dijeron la última vez que salí de un trabajo: hasta hoy vas, recoge tus cosas mil gracias... WTF

    ResponderEliminar
  13. Me tienes llorando como magdalena aqui sola... yo tambien estoy pasando por una tusa durisima... un amigo al que veia todos los dias se acaba de ir a trabajar a bogota...

    ResponderEliminar
  14. yo he pasado por un tusa laborar también... mi primer jefe, la primera persona que creyó en mi para darme una oportunidad de aprender montones a su lado.
    un día lo trasladaron y lloré... lloré desde antes de que se fuera (así suelo ser yo), el día que se iba y los días siguientes.
    lo llamaba cada cierto tiempo y hablábamos horas por teléfono... yo necesitaba desahogarme porque las cosas ya no eran como antes, tenía que "trabajar" con gente que no hacía su trabajo, necesitaba algunas guías y consejos, discutir mis ideas...
    hoy lo recuerdo como un gran maestro... y cada vez que veo mi hoja de vida, siento una gratitud infinita.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!