31 de agosto de 2010

HACE UN AÑO

En Días como hoy un año puede parecer poco... pero en realidad ha sido suficiente...

...Y lo que falta...




Pero...                             ¿Qué es el Tiempo?

22 de agosto de 2010

SIN SALIDA

Se sentó en el balcón para ver cómo él sol se ponía en el horizonte. Ya no tenía lágrimas para derramar. Solo bastaba esperar. No solo ella estaba destrozada: un ojo morado, el labio roto, el autoestima en el piso y los sueños acabados. Tomó una decisión radical, y no se arrepentía.

Terminó el vaso de whisky que se había servido y se devolvió hacia el cuarto. Se paró a los pies de la cama y lo vio ahí tirado, como muchas veces lo había tenido que ver luego de llegar borracho más allá de la cuenta. Lo analizó de arriba a abajo. Al final, era la última vez que lo vería así.

Agarró el teléfono para marcar los tres números que antes había marcado por otros motivos... 1,2,3. Timbró dos veces y sin saludar dijo a su interlocutor.

- Acabo de matar a mi marido.
- En nuestra casa. Respondió sin mostrar ningún tipo de remordimiento.
- Los espero.

Terminó la llamada, y seguía igual de tranquila. Fue a la cocina por otro escocés. Lo sirvió y lo tomó en un solo sorbo. Lavó todo lo que tenía pendiente, organizó para que la casa estuviera perfecta. Dio la última vuelta por su hogar y volvió al balcón.

Ya era de noche. No había estrellas en el cielo.

Acercó la silla al borde. Se subió en dos pasos y sin mirar hacia abajo se lanzó. Y esta vez, tampoco tuvo tiempo de llorar.

BYE BYE

Escuchando esta canción recordé que en mi primera relacion"seria" de noviazgo mi novio me decía que yo sin él no sería nada, básicamente que sin él no podía vivir... Me lo creí por casi dos años, pero cuando abrí los ojos frente a tremenda mentira, me di cuenta no solo de que podía vivir sin semejante sujeto, sino de que no necesito de nadie para vivir... Nadie necesita de otros, estamos con ellos porque lo deseamos, entonces esa persona no tiene derecho a decirnos qué sentir o cómo sentirlo!!

Disfruten



18 de agosto de 2010

QUIERO





Quiero reflejarme por siempre en tu mirada.












Y reconocerme por siempre en tus labios.








Eso y mucho más quiero

17 de agosto de 2010

MEJOR ANTES

- Eres algo más que un hijueputa desgraciado!!! Gritó con todas sus fuerzas. Cayó al piso devastada. Se imaginó muchas cosas, muchas, menos esa. Él se acercó a ella. le abrazó como pudo y le susurró al oido, mientras ella solo lloraba ríos de lágrimas.

- Ale... Tú me lo pediste, que siempre fuera honesto. Que no te saliera con discursos trillados. Que no te mintiera. Eso hice y mira...

Lo empujó. Se levantó e intentó secarse los ojos, aunque no podía contener el llanto. Con la voz entrecortada, temblando y al borde del ahogo le respondió.

- ¿Pero a este nivel? Acabas de sacarme el alma con las manos. Espichar mi corazón y pisotear mis sueños y esperanzas... y me dices que todo por ser honesto?????????? No me jodas!! No me jodás!!! En qué momento pasó¡? No podías decirme cuando comenzaste a sentirlo. Uno no deja de querer de un día para otro!!!! Mucho menos luego de 5 años juntos, de una vida juntos! Y peoorrr.... no saca de la nada, un día cualquiera la noticia de que me vas a dejar!! Eso no es ser honesto! Olvídate.. tu lo que eres es un mentiroso de mierda!

- Cálmate, quieres?

- No!! No me calmo! No me calmo porque me merezco más de una explicación. Después de todo lo que hemos vivido, hecho, construido! Qué putas pasó!!!!!!?? A ver si eres tan valiente!!! A ver!!! Dímelo todo.

- Nada... simplemente pasó... ya no te quiero como antes

- Claro!!! Y ahora me dirás que igual soy una mujer maraviollosa que el problema no soy yo, sino que eres tu, y que te mereces a un hombre que me merezca más!!! Olvídate, Olvídate!! Uno no deja de querer porque sí!!

- Qué quieres? Que te mienta?

- No!!!!! Solo dime la verdad! Ten calzones!

Y así permanecieron horas. Ella gritaba y lloraba. Él trataba de calmarla y de darle argumentos. Ella no escuchaba. Él insistía. De un momento a otro ella se fue a la cocina. Él corrió detrás de ella. Ellá abrió la nevera. Él pensó que iba por agua fría para calmarse. Ella comenzó a sacar vegetales y en el momento menos esperado sintió que algo golpeaba su cara. Primero una zanahoria, luego un tomate, y así, hasta que llegó a los huevos, la carne, el pollo. Mientras lanzaba todo lo que encontraba gritaba:

- A ver si así sientes más real tu numerito de circo.

- Ale. Por favor, mírate... Esto no tiene sentido. Me voy!

- Eso vete, cobarde. Poco hombre, dijo y fue buscando algo que no se encontraba en la nevera.

Francisco se dio la vuelta, salió de la cocina y cuando iba a abrir la puerta sintió un tremendo golpe en su espalda y un 'clash' en el piso.

- Jueputa Alejandra!!!!!! Me quieres matar o qué?? Adelante!!! A ver qué tal te va en la cárcel. Loca!

- Ah!! Fácil. Ahora la loca soy yo. Más bien dime, dime cuántos años es que tiene ella. ¿Cómo es que se llama? ¿Andrea? ¿Antonia? ¿Alexandra? Ni siquiera te pudiste conseguir otra con un nombre diferente al mio! Eres un aberrado!!!!

Se quedó frío. La miró fijamente. Se acercó y calmado le dijo:

- ¿En serio crees que Ana Sofía es la culpable de esto?

- No solo lo sé estoy segura. (Aunque de veras no tenía ni idea de nada)

- Ana Sofía es mi nueva socia. Pero claro... Nunca te ibas a enterar porque desde hace más de 6 meses solo hablas de tu yoga, de tu terapia, de tu zen, de tu maestro de tus no se que jodas que yo quedé convertido en un cero. Esta relación se convirtió de tu y tu. Yo no existía. Creo que a la pared o a la cama la tratabas con mayor consideración...

- Eso no es cierto. No lo es!!!!!!

- ¿A ver, cuánto creció mi empresa este año? ¿Qué premio internacional nos ganamos? ¿Por qué definí tener una nueva socia?

- mmmm

- Claro que no sabes, porque todas las veces que intenté contarte algo, cambiabas de tema, sin siquiera darte cuenta. No oías nada. Ni siquiera sabías que yo estaba hablando. Todo era un monólogo. ¿Para qué ser honesto y decirte que me estaba cansando, si era mejor hablarle a la planta del balcón que a ti????

- Pero...

- Pero nada Alejandra. Me cansé! Me cansé de ti, de tus demencias, de tu egoismo. Me cansé de tener que llamar a mi socia, una señora de casi 60 años para contarle mis alegrías!! Me cansé de que tu solo estuvieras enamorada de tí misma. Me cansé de ser un cero. Me cansé y por eso me voy!!!!

Se acercó a él e intentó abrazarlo. Él cedió.

- ¿Puedes decirme que todo va a estar bien, y que no soy yo y que eres tu y que soy una mujer maravillosa?, susurró ahogada en llanto.

- ¿Para qué?

- Para poder soñar que todo puede llegar a ser como antes.

16 de agosto de 2010

UNA HISTORIA QUE SÍ FUE

Caminaba de un lado a otro frente a la puerta de llegada de viajeros desde el extranjero.
Todo a su lado rebosaba de felicidad. Cuando un ser querido regresa, todos se ponen contentos. Pero él estaba hecho una maraña de incertidumbre, miedo. No dejaba de preguntarse cosas. Incluso cada nueva pregunta se sobreponía a la otra. En su mente había todo menos claridad.

Llegó mucho tiempo antes de lo estipulado. Era peor la espera en su casa. La cuenta regresiva estaba por terminarse y ya la desesperación era su estado natural. Ya había perdido la cuenta de los cigarrillos y de los pasos, cuando miró hacia adentro -donde queda inmigración- y la vio a lo lejos... Vestida de colores, toda encartada con mil paquetes, además de las maletas, su pelo revuelto y su sonrisa.

Rió de solo ver cómo no podía con todo lo que llevaba. Recordó todo lo que le gustaba de ella. Quizo abrazarla. Pero al tiempo que llegaron todos los buenos recuerdos, las malas cosas se hicieron presentes. Las peleas, las neurosis, los acuerdos rotos, los gritos, el llanto...

Recordó por qué ella se había ido. Por qué él la dejó partir.

Dio un último vistazo a sus ojos, a sus formas. Dio la vuelta y se fue... No corrió, sabía al irse ya la decisión estaba tomada... y que ella lo entendería.

Consiguió que un 'maletero' la ayudara a cargar todas sus maletas, morrales, bolsas, bolsitas, paquetes. Cuando se liberó de todo el peso del equipaje se dedicó a mirar hacia afuera. Esperaba encontrarlo entre la gente. Insistió y nada. No estaba esa cara conocida.

- Señorita, ¿le consigo un taxi?
- Esperemos un momento a ver si llega. Seguro se le hizo tarde.
- Pero no puedo quedarme con usted toda la tarde.
- Bueno deje aquí los paquetes y yo lo resuelvo sola

Se quedó de pie mirando a lo lejos, esperando, deseando que él, quizá, no la haya dejado de querer. Incluso se vio cruzando los dedos, apretando los ojos y repitiéndose se le hizo tarde, se le hizo tarde...

De repente alguien le tocó el hombro. Se volteó y era el mismo 'maletero'.

- Le dejaron esto, señorita
- Gracias... Sabe dónde está?
- Me pidió que no dijera nada más

Se sentó encima de sus maletas, desdobló el papel blanco y leyó.

Sí, intenté irme.
No podía soportar el no tener seguro qué pasaría con nosotros cuando nos viéramos de nuevo.
Te ví llegar y salí corriendo. Pero a la mitad del camino me arrepentí.
Ahora voltea y corre hacia mí, como siempre lo has hecho.

Y así lo hizo.

Corrió hacia él. Se paró en frente y poniendo sus manos en la cintura le dijo:

- Eres un imbécil, casi que me haces llorar!!!!!!!!
- Pero aquí estoy, Chiquita

Lo abrazó con tanta fuerza, como si no tuviera otra oportunidad para hacerlo. Se fundieron en un solo beso y ahí ambos entendieron que se habían perdonado, que comenzaban de ceros y que no podrían cometer los mismos errores. Era su oportunidad para reescribir su historia.

9 de agosto de 2010

FRASES DE BAÑO

"Ask me no questions, and I will tell you no lies"
Oliver Goldsmith

Todos odiamos las mentiras. Pero las hemos dicho alguna vez.
Cuando leí esta frase en el baño de un bar pensé: "¿Y cómo evitar las ganas de preguntar?"
Y lo único que se me ocurrió fue que ese impulso de querer saber, materializado en lanzar una pregunta, se anula cuando estamos con una persona que se adelante y te cuenta todo antes de que alcances a poner el interrogante.

Y luego pensé... ¿Si a alguien le molesta una pregunta, será porque tiene algo que ocultar?
¿Será posible anular las preguntas?

Y me sentí un poco paranóica con la autopreguntadera que dejé ahí. Y ententí qué lata que lo anden cuestionando a uno... pero también qué pereza que le digan mentiras.

Total podría andar en círculos en el tema...
Les dejo una canción que habla precisamente de las Mentiras, y las que más duelen, las que se dicen en la cama!!




Vezi mai multe video din Muzica

6 de agosto de 2010

WALT DISNEY: ¿CULPABLE?

Es común escuchar que las mujeres buscamos el llamado príncipe azul, por cuenta de todas las películas de Princesas que nos hacen tragar de chiquitas. Peor aún, que por cuenta de Disney, H. C. Anderse o los Hermanos Grimm nos convencimos de la idea de que hay que besar sapos -y todos los que caigan- para encontrar verdadero hombre de nuestros sueños.

Y si bien todo lo que venos o vivimos desde chiquitos nos define -o por lo menos eso dicen las teorías-, yo no creo que sea determinante.

A qué voy?

Pues que de ser así, yo fuera una 'Barbie Malibú' y no una Gerente de Unidad, a quien las pruebas psicotécinas y todas esas cosas organizacionales califican como que "muestra un fuerte sentido de dirección en su vida; sin embargo, tiende a enfocar sus energías y esfuerzos en su trabajo, lo que la lleva a descuida otras dimensiones personales".

De ser por Disney y su combo de Princesas -cabe anotar que tuve toda la colección en VHS y las vi repetidamente- yo estaría frustrada porque a los 29 no tengo ni príncipe, ni castillo ni zapatilla de cristal. No me hubiera cansado de andar besando sapos o ya hubiera acudido a una Bruja (o hada madrina) para conseguir el hechizo que lograra traerme el amor de mi vida a la puerta de mi casa.

Pero no. Disney no me determinó. Ni Cenicienta, ni la Bella Durmiente, ni mucho menos Blanca Nieves. Por el contrario, mi personaje favorito es el cocodrillo de Peter Pan, y me encanta Campanita pero porque se resignó a vivir sola, sin príncipe.

Estoy convencida -y no espero convencerlos de lo contrario- de que para querer ser como una de las princesas e Disney, hay que tener madera de princesa, y yo no la tengo. Claro, si uno tiene de donde sacar los dotes de princesa, imitara todo lo que se ve en las películas. Será muy rosadita y estaría buscando el príncipe en cada sapo y yendo a bailes a ver cuál se casa conmigo.

Peor aún, si me hubiera influenciado Disney de una forma determinante, creo que me gustarian los tipos 'afeminados', por no decir maricones -no han visto lo amanerado de los príncipes de esas pelis?-

Y no es que esté en contra de aquellas que ven en las historias de Disney su perspectiva de vida, o que le gusten los hombres muy reconciliados con su parte femenina. Para nada. Por el contrario creo que la tienen mpas fácil, porque como en los cuentas de hadas, la ilusión nunca muere y el príncipe azul siempre llega al rescate en caballo. Y a mi esa ilusiones como que se me acabaron hace rato. Es decir, no creo en príncipes, ni en caballos ni en besos mágicos. Pero sí en el amor eterno, con alguien real y todos sus defectos a bordo.

No. No lo creo. Disney no es el culpable. Por lo menos no en mi caso.

5 de agosto de 2010