30 de septiembre de 2010

QUE MUERAS POR MI

Se despertó. Aun era de noche pero algo le impedía seguir durmiendo. Hace tanto no tenía ataques de angustia nocturna, que ya había olvidado qué se sentía ahogarse en medio de la noche, y sudar por cada poro entre las cobijas a pesar del frío.

Se sentó en la cama, apoyando la espalda sobre la pared helada y comenzó a analizar toda su vida, a ver si algo estaba fuera de orden o de lugar. Pero no encontró nada. Es decir, su contexto era casi el mismo que hace dos años y medio: trabajo estable y con projección; salud sin sobresaltos; el corazón estable en una relación calificada por todos de 'aguastibias' pero que a ella la tenía volando entre nubes; los amigos, cada quien agarrando camino... Digamos que todo estaba dentro de lo que se considera en una vida normal.

No entendió por qué la angistia de esa noche y en el intento por averiguarlo, pasadas unas horas, volvió a caer dormida.

Volvió a despertarse. Pero esta vez fue el teléfono lo que la despertó.

- Alo?
- ¿Señora Daniela Andrade?
- Si con ella.
- Le hablamos del hospital...El Señor Julián Moreno ingresó hace dos horas y media en grave condición y entre sus papeles encontramos su número...

En ese momento dejó de escuchar. El miedo de perder a Julián la petrificó. Dejó que la que suponía era una enfermera hablara por varios minutos, mientras ella se levantaba de la cama, buscaba ropa y se lavaba la cara, para salir corriendo a ver Julián.

No había un alma en la calle, lo que permitió que llegara en el menor tiempo posible al hospital. Mientras manejaba trataba de figurarse todos los escenarios posibles... Y en todos no podía hacer nada más que llorar y llorar y llorar. Casi que ni respirar bien lograba.

Se bajó del carro, que quedó mal parqueado. Corrió hacia la recepción del hospital y preguntó por 'su amor' a las enfermeras.

Ya estaba estable. Había sufrido un infarto mientras dormía. Menos mal habían alcanzado a llamar la ambulancia.

Pero quién la habrá llamado, si Julian vive solo? Comenzó a preguntarse. Pero luego se sacudió esas ideas y se concentró en seguir las insrucciones del doctor que lo había atendido.

Entró al cuarto. Lo vio dormir. Todo vulnerable. Le dio un beso en la frente y lo observó un largo rato.

Cuando fueron las ocho de la mañana. Marcó a la familia de Julián, quienes no viven en la ciudad. Los tranquilizó y quedó en reportarles cualquier novedad. Al regresar de hacer la llamada, él ya estaba despierto.

- Perdóname, dijo con mucha dificultad
- Que te perdone, ¿qué?
- Perdóname
- No hables más. Descansa, eso es lo que necesitas.

Cuando Julián se volvió a dormir, fue a su casa, se bañó, se arregló y se dirigió a la casa de Julián. Entró y con algo de sorpresa vio en la sala dos copas, una de ella con marca de labial bastante femenino. Cama revolcada, ropa en el piso. En ese momento comprendió todo. Julián había estado con otra. Esa otra había llamado la ambulancia.

Le dolió y no sabia si podría perdonarlo. Dejó a un lado las intensiones de recoger ropa para el enfermo y de pedir permiso en su oficina el resto de la semana para cuidarlo. Dejó de lado todas las intensiones.

Ya era casi de noche y Julián seguía esperando a que Daniela volviera a verlo. Pero eso no sucedió.

Pasaron los días, y cuando ya casí había perdido la cuenta de su estancia en aquel cuarto blanco, prendió el noticiero, cuando ya estaba mejor y lo dejaban hacer más que ver dibujos animados.

"La mujer fue encontrada en su cuarto, perfectamente arreglada, muerta por una sobredosis de calmantes..."

Reconoció la fachada del edificio de Dany. Rompió en llanto.

Todo es mi culpa

"La Mujer, llamada Daniela Andrade, vivía sola, por eso, solo tres días después, por una alerta del portero, las autoridades registraron el hecho..."

No quería escuchar más, pero esa era quizá la única forma de enterarse de lo sucedido.

" Al lado de la cama había una nota escrita a mano que decía: YO SOLO DESEABA QUE MURIERAS POR MI Y OCURRIÓ TODO LO CONTRARIO. DANY"

23 de septiembre de 2010

EL PARQUE

Se sentó sobre la grama del parque. Ese día, como algo extraño, no estaba húmeda. Así que no desdobló el mantel que siempre llevaba consigo a la cita semanal. Le gustaba llegar temprano para aprovechar y ver a la gente pasar frente a ella, sin notarla.

Este era el plan favorito de Juliana. Casi que vivía toda la semana esperando que llegara el sábado en la tarde. Se arreglaba con esmero. Escogía ropa cómoda pero que la hiciera ver linda. Se empeñaba de verdad. La cita debía salir perfecta siempre, sin importar que se repitiera cada semana.

Eran las cuatro en punto. Y como era previsto, él llegaba de la mano con ella. Y se le asomó una sonrisa mueca entre sus labios mal pintados de rojo.

Duraban dos horas en el parque, sentados en una banca a veces. A veces caminando. Siempre mirándose. A veces besándose. A veces llorando... Pero siempre en el parque. Y Juliana reía con ellos, se emocionaba con ellso, hasta lloraba con ellos.

Así eran sus sábados. A los 70 y tantos, recordar en otros sus momentos felices, era su unica alegría.

DE VIAJES Y BALLENAS

Soy un desastre pensando en viajes. Casi nunca paseo, a menos que literalmente, me armen el viaje. Y de no ser por Camilo Andrés, no hubiera vivido una de las experiencias más maravillosas de mi vida. Fui a Gorgona, vi las ballenas jorobadas saltar en el mar e incluso, descubrí el encanto de usar botas pantaneras.

Hace un año, Cami me había dicho "Vamos a ver ballenas" pero por asuntos logísticos y de descoordinación -sumado a un poco de ignorancia- no logramos hacer el viaje. Pero este año, en medio de un impulso casi que demente, con una llamada a aviatur organizamos el viaje. 10 días teníamos para cuadrar todo, y vaya que fue un drama: Permisos de oficina, vacunas de fiebre amarilla y tétano, corriendo logramos hacer todo. Me estresé y varios de mis amigos fueron testigos de mis llamadas neuróticas preguntándoles sobre el viaje.

No tenía ropa de playa, entonces Andre contribuyó con unos vestidos, Andrea con las gafas de sol, y corriendo compré vestidos de baño. Soy niña, hasta para ver ballenas hay que estrenar, no?

Llegó el día. Superados todos los impases, sucedió lo que no le pasa a nadie -o por lo menos a ningún conocido-: me dejó el avión. Yo insistí en que viajáramos el miércoles por la noche y no el jueves a las 6:00 am... Algo me decía que el madrugón no me convenía y tome!!! Lloré, no se imaginan cuánto de solo pensar que podía perder la conexión a Guapi. Mi compañero de viaje se embarcó y no fue capaz de detener el avión por 3 mins para que yo llegara -que no se note que aun creo en milagros... Ilusa-.

Total, logré salir de Bogotá en el vuelo siguiente a Cali. Llegué y con los ojos hinchados de tanto llorar y echa un completo desastre. Ya no había lugar para la tristeza. Estábamos a poco tiempo de llegar.

Nos trepamos en el segundo avión a Guapi, desde donde agarraríamos una lancha a Gorgona. En el pueblo, nos tenían una muestra gastronómica, y ¿adivinen? Eran Mariscos... Y yo bien alérgica... Claramente Cami comió doble. Tomé varias fotos en el pueblo sobre el río que lleva el mismo nombre; compramos cepillo de dientes y unas bolsas para la basura. Nos montamos en la lancha, viajábamos con un fotografo de El Tiempo, llamado Filiberto y con un grupo de franceses -una familia-.

Yo no cabia de la emoción. Ya había preguntado 250 millones de veces si las ballenas se veían, si sí brincaban... yo como que no creía que las iba a ver de cerca.

En fin, durante el viaje en lancha dormí -quienes me conocen saben que me duermo en cualquier parte-, me dio hambre y Cami me dio galletas. Tomé más fotos y pensé mucho en cómo sería morir ahogada en el mar o que la lancha se varara... Sorry, pero no he podido perder esa costumbre.

Llegamos a la isla y oh sorpresa!! No había sol!!! Y como la ignorancia es atrevida y las fotos de las revistas muestran arena blanca, mar azul y sol resplandeciente, pues yo le creí al photoshop y no hice la relación de: Gorgona+Pacífico+Selva = Cielo nublado + lluvia. Y yo pensaba en mis vestidos divinos de clima caliente. Así o más!!! Pero al ver los primeros micos, se me olvidaron las ganas de sol.

Igual el ánimo seguía arriba. Llegamos, nos instalamos y nos arreglamos para el primer avistamiento de Ballenas, que no fue muy afortunado por las ballenas, porque no saltaron -pero sí las vimos-, pero a salida en lancha se pagó porque vimos un León Marino que no se ven nunca en la zona, debido a que no son nativos, osea que el man se perdió de su manada y andaba todo solito por ahí. Recorrimos la isla en lancha, mientras nos contaban cosas de las ballenas e incluso que hay un momento del año en que el mar baja tanto que se puede caminar entre Gorgona y Gorgonilla -una islita que queda en frente donde solo anidan pájaros-.
En la noche, cena y me dio frío!!! De regreso al cuarto, vimos la primera culebra!!! Creo que Cami se murió por dentro, pero no dijo nada. Era como cafesita y delgadita... hasta chévere se veía. No saqué la cámara por la noche así que se las debo.

Solo fue que me acostara a dormir y comenzara a llover. Pero llovía a cántaros. Eso rompía todos los esquemas... Llovió toda la noche.

A la mañana siguiente seguía lloviendo. Teníamos que estar a las 8:30 listos para la caminata por la isla. Claro, todo se atrasó porque dejó de llover tipo 7:30 y arreglarse toma tiempo!!! Claro, me puse vestido, gafas y tocó estrenar la bota pantanera, y la amé!!! No se imaginan lo bueno que es caminar entre barro, culebras -no eran tantas solo exagero- árboles y animales varios y no estar perocupada porque se encharcó el pie!!!

Caminamos mucho y en el recorrido, nuestro guía nos contaba cada planta, cada animalito y cada historia de la isla. En un momento en el que íbamos por la playa y no por la selva, comenzaron a saltar las ballenas!!! Eras muchas y asumo que estaban coqueteando! Casi muero, casi lloro, se me erizó la piel. Duramos un tiempo largo viéndolas jugar, saltar echar agua por el lomo -perdonarán la ignorancia pero no sé cómo se dice científicamente-. Ya se había pagado el viaje para mi. Seguimos caminando otro rato y llegamos a una playa linda y nos bañamos en el mar por fin.

Nos regresaron en lancha... pero no vimos más ballenas.

Almuerzo, ducha y recorrido por la Cárcel. Y sin entrar en tantos detalles, uno no termina de comprender cómo un ser humano puede proporcionarle tanto dolor y sufrimiento a otros. Nos contaron la historia de las atrocidades y salí de ahí echa trizas, agotada.

Sábado: el plan era buceo. Había que estar temprano. Pero los "señores" buzos no llegaron nunca. Osea nos dejaron PLANTADOS y eso casi nos arruina el día. Nos dedicamos a caminar, a tomar fotos y yo intentaba sacar del mal genio al Dr Camilo Andrés, quien en modo fiera es algo -solo algo- aburridor. Hacia el medio día nos encontramos con una española, un poco amargada, y el amigo fotográfo y jugamos cartas un rato, luego nos bañamos en la piscina de agua dulce, tomada de un riachuelo que baja hacia el mar y ahí Cami volvió a sonreir. Definimos almorzar e ir a caretear, para luego ir a avistar ballenas en lancha de nuevo.

Divino el fondo del mar. Vi muchos peces, de colores, grandes pequeños, con caras de bravos y me picó una agua mala!! Pobre de mi, pobre de mi brazo. Pero tranquilos, que no me orinaron encima. Pero lo mejor de este tema es que si uno se sumerge en el mar, continene la respiración y se concentra, oye a las ballenas cantar. Ya... en ese momento podria morir ahogada, y sería el ser humano más feliz del mundo. S I M P L E.

Se acabó la careteada y fuimos a ver ballenas. Casi que no las vemos saltar desde el bote. Pasaban las horas, el sol comenzaba a ocultarse y las señoritas pasaban por el lado nuestro y no saltaban. No se imaginan el nivel de frustración al saber que se acaba el viaje y que no saltan las ballenas como lo esperas. Comenzó a subir la marea y yo comencé a sentir pavor. ¿¡Qué tal que la lancha se volteara!? Y toda esa serie de ideas macabras que se atraviesan por la cabeza de uno en esos momentos.

Pero al comenzar a lo lejos a ver saltar las ballenas, el miedo desapareció y me regresó la sonrisa a la cara!! No se imaginan lo impresionante que es.

Violamos una de las normas de la isla, estar en tierra firme a las 5:00 pm. Nosotros por andar de cambamberos viendo saltar un ballenato, nos quedamos en el mar hasta las 6:00 pm... menos mal no echaron al guía!!! :D Se acababa el tiempo y yo no quería regresar!!! Dieron las 9:00 pm y comenzó a llover como siempre. a las 5:30 había que estar listos para salir de nuevo hacia tierras continentales. Y eso hicimos. el lunes llamaba el deber... Nada que hacer, el sueño terminaba.

Nos montamos en la lancha los mismos que habíamos iniciado el viaje el jueves y resignados mirábamos por las ventanas para lograr ver más ballenas y sí... en el horizonte un par dio un par de brincos de despedida.

Me llené de melancolía y guardé con llave en mi cabeza los mejores momentos del viaje. Y hoy, me muero de ganas por volver!!!!

19 de septiembre de 2010

HAY COSAS PARA LAS QUE NO ESTAMOS

Pongamos un caso hipotético.


"Él de verdad me gusta", me dijo mi amiga con ese brillo en su mirada, con el que se prevé enamoramiento próximo. "Pero tiene un defecto". Yo pensé lo peor, pero no me imaginaba la dimensión. "Tiene una ex con la que duró 9 años". Hasta ahí todo normal.

Las ex reamente son una ladilla, pero con una buena técnica de conquista, se logran sacar de taquito y ya. El tema de fondo es que el personaje que le hacía brillar los ojos de mi amiga tenía una relación inconclusa con esa mal llamada ex. Osea, tuvieron una relación de nueve años (que eso a los veintitantos es mucho) y aun no se termina y él pretende salir con mi amiga porque, según él "ya le dije que no más".

Bueno, uno puede decir y ¿si la otra persona no se da por enterada? Eso es como no haber hecho nada.

Pongo esta situación hipotética porque me la imaginé al hacerme la pregunta sobre a qué estaría dispuesta o no al comenzar a salir con un tipo. Y en una situación como esta, llegué a un par de conclusiones.

Cuando uno de mujer se acerca, o llega, a los 30, no está para muchas cosas que podía tolerar a los 24. Por ejemplo el ser considerada "la Otra" por el círculo cercano del man. Es decir, la mamá, qu lleva viendo por 9 años a una misma mujer en la vida de su hijo y que, por supuesto la quiere de nuera, lo primero qeu va a decir es "y quien es la zunga con la que anda ahora?" Y limpiar esa imagen puede ser realmente complicado, y a los 30 a uno comienza a importarle la suegra y que por lo menos no te deteste de entrada.

Por otro lado, los amigos. Que luego de 9 años son comunes entre la mal llamada ex, y el personaje en cuestión. Entonces la nueva plantea "bueno, te puedo acompañar al cumpleaños de tu mejor amigo". Donde estarán las novias de los amigos, y las amigas arpías del man. Y cuál será la conversación cuando la nueva se de la espalda. "Ay no! Si Juancho cambió a Pepita por esta, si tiene huevo". Claramente todo será un tema de solidaridad.

Ahora, como la historia está inconclusa. El apartamento del personaje deberá estar lleno de cosas de ella. Entonces, qué mamera que te lleve al apartamento.

Entonces, ¿qué queda? Ser tratada como moza? No!! ni a bate! Definitivamente hay cosas para las que no estamos algunas mujeres!

Conclusión: dejar de salir con él, auque le guste mucho, porque de lo contrario... Él pondrá sus condiciones, y cambiarlas solo se dará, cuando él quiera y mi amiga -que en este caso es la nueva- no podrá hacer un solo reclamo al respecto. Y por supuesto, se tendrá que aguantar toda la crisis el drama de la finalización definitiva de esa relación de nueve años.

MIS REGALOS DE BLOGGERSECRETO

Bueno pues, quiero compartirles lo que @chlewey hizo por mi, durante 15 días que duró el juego de amigo secreto.

No solo abrió una cuenta en twitter @Secret_0f_mind, un blip desde donde me mandaba canciones diarias y un blog http://hormonassecretas.wordpress.com/, donde me hizio varios regalitos.

También se pegó el viaje hasta mi oficina a dejarme dulces regalos http://plixi.com/p/45268362 de verdad. Es decir, para él no fue solo un endulzamiento virtual!!!

Total, Carlos Thomson ha sido el mejor amigo secreto del que tenga memoria!! sobre todo porque su post de regalo (esa era la condición del juego) resulto muy pero muy tierno. Este es http://blog.chlewey.net/

Quiero agracerle públicamente por su esmero en hacer algo chévere de una iniciativa que se veía algo sonsa al comienzo

17 de septiembre de 2010

FALSO DE TODA FALSEDAD

Luego de darle muchas vueltas al tema, este es mi historia de regalo para mi #BloggerSecreto, @Cuentante... quien descubrió por una ligereza mía que yo era su blogger secreto, pero siguió jugando a los dulces y las pistas como si nada pasara!!!

Esta historia sale de las múltiples respuestas que me dio sobre su persona.

***

Se levantó de la cama donde había estado viendo fútbol toda la mañana. Definitivamente no había nada como una buena mañana de ese tipo. Eso era, después del sexo y las noches con su amada, lo que más disfrutaba y lo mejor, podía hacerlo solo.

Pero el día hoy tenía un día tinte anormal. Ella había salido muy temprano, incluso antes de que él abriera los ojos. Eso nunca sucedía. Pero igual no hizo mucho caso de eso.

Al medio día le dio hambre. Fue a la cocina y vio que no habia nada para comer ya listo en la nevera. Buscó el teléfono y marcó Marce.

'El número marcado no se encuentra en servicio'.

Intentó nuevamente... Nada.
Tercera vez y nada.

Se preocupó. ¿La habrán robado? ¿Estará bien? ¿Qué habrá pasado?

Regresó al cuarto y notó algo que antes no había detallado: Faltaba ropa en el armario. Escultó cajón a cajón, y vio que las prendas favoritas de Marce no estaban. Corrió a la biblioteca y faltaban las últimas novelas que había comprado y que aun no había leido.

Buscó los números de las amigas, y nadie contestaba, los de los familiares, y tampoco.

Se metió a la ducha, se vistió corriendo y agarró el carro. Salió sin rumbo fijo, pensando en encontrarla en algún lugar común, esos llenos de recuerdos. Parques, avenidas, cafés restaurantes. Recorrió los 4 años de relación y no la vio. Ni un rastro de ella. Era como si se la hubiera tragado la tierra.

Regresó a casa resignado, a esperar que ella apareciera. Pero por el contrario fueron llegando sus amigos, los solteros, esos que están listos ante cualquier calamidad.

- Tranquilo hermano, eso es pura crisis de vieja.
- Claro, eso seguro regresa pronto
- No sufra. Tomémonos unos tragos

Así pasó la noche, entre consejos sin fundamento y mucho alcohol. Llegó el lunes, festivo menos mal. El guayabo lo poseía. Y seguía sin entender nada.

Buscó su celular: Descargado
Corrió a conectarlo, y desesperado esperaba a que agarrara algo de carga para ver quién o si alguien, o más bien ella, había llamado.

Minutos después se encendió el aparato y apareció el símbolo de 'correo de voz'. Marcó *123.

- Estoy en Costa Rica, siendo feliz definitivamente. Quédate con tu fútbol y tus sábados en la mañana. Adiós.

Hasta ahí fue Marce. Y solo hasta meses llenos de lágrimas después, luego de haber sufrido una tusa tardía que nunca tuvo en su adolescencia. Luego de haber casi que superado la sensación de que a uno le falta algo imprescindible... Cuando ya no había sentimientos de tristeza, obsesión e impotencia... Solo en ese momento entendió que ella se había ido con otro.



15 de septiembre de 2010

EQUIVOCADO

Se paró de la cama y miró a su alrededor. Verdad que él ya no estaba.

Se había cansado de luchar por los dos y decidió volver a su pasado. Ella no podía hacer nada para evitarlo. Lo dejó ir, lo dejó ser. Ese había sido el final de su 'nosotros'.

Él se cansó de ella, o más bien, de mentirle a ella. Pensó que era mejor lo de antes. La dejó, sin dar muchas explicaciones.

"Cuando uno no supera a ese alguien de atrás, es mejor no estar con nadie en el ahora", fue la respuesta que recibió y con la que partió.

Pero se había vuelto a equivocar. Pasaron los días y ese retorno al pasado había sido muy tortuoso. Ahora extrañana la tranquilidad de su ahora, que había comenzado a ser su pasado reciente.

¿Será que siempre voy a vivir añorando lo que no tengo?

Cuando estaba con Mónica, quería estar con Ana Luisa. Cuando estaba con Ana Luisa, extrañaba la tranquilidad que le brindaba Mónica.

Un dia la llamo, a Mónica, aprovechando un momento en el que Ana Luisa no estaba.

- Hola!
- ¿Y ese milagro?. Han pasado meses
- Yo sé... ¿Cómo estás?
- Bien, muy bien y tu?
- Te extraño....

Un largo silencio de apoderó de los dos

- Lo siento Mauricio, que digas esto ya no tiene sentido
- Lo sé, solo necesitaba decírtelo
- Yo te superé, me costó pero logré y no puedes venir a decirme cada vez que se te da la gana que m extrañas, cuando tu tomaste una decisión cuando me dejaste.
- Lo sé
- Parece que no lo supieras!!!!!!
- Lo siento.
- ¿No estás aburrido de los 'lo sientos'?

Otro largo silencio

- Mauricio, Adiós. Espero no me vuelvas a buscar.

Colgó. Se echó a llorar. Sabía que si aceptaba de nuevo a Mauricio estaría condenada a repetir los círculos marcados por él. No podía aceptarlo.

Colgó. Se sintió impotente. Pero tenía que afrontar la realidad.

Marcó de nuevo el teléfono:

- Por favor para un envío. Que la tarjeta diga: 'Eres el amor de mi vida. Me alegra mucho volver a estar contigo. Te adoro. Mau'

Sonrió resignado, se levantó de la cama y se arregló para ir a trabajar.

11 de septiembre de 2010

REDESCUBRIENDO

Redescubri este fragmento de Fantasía de Disney, y hoy lo veo con ojos distintos...


6 de septiembre de 2010

EL ARTE DE SER INFIEL

- Hermano, me tiene que ayudar!
- A ver, con qué locura vas a aparecer ahora
- Tengo que verme con Ilia!!!
- Pero luego esa vieja no está en Colombia?
- Sí, por eso, tengo que hacer que venga para verla. Y usted va a ser el artífice de eso!
- ¿¿¿¿Yo?????
- Claro, en la semana que yo lo voy a visitar a Chile, me vuelo con ella un par de días, y tengo la excusa perfecta para volármele a mi esposa.
- Estás demente

Pero al final la solidaridad masculina cedió. Organizaron todo. Incluso como hacer que la novia de Juan Pablo no hablara con la esposa de Carlos -quienes por supuesto se conocían-. Durante horas por chat cuadraron cada detalle. Se pusieron en las situaciones más ridículas.

Juan Pablo prestó su tarjeta de crédito para la compra del tiquete de Ilia desde Cali hasta Santiago. Carlos coordinó su viaje desde Buenos Aires a donde el amigo de toda su vida. Karla, la esposa, no podía viajar esa semana, porque recibiría a su mamá y hermanas durante esos mismos días.

Era perfecto, en la mente de los dos hombres: Carlos llegaba a Santiago el sábado y se encontraría con Ilia. Supuestamente, a los ojos de la novia de Juan Pablo -Angie-, el amigo llegaría desde Baires el martes a primera hora. Mientras, la esposa estaría tan ocupada de guía turística, que no podría aplicar su obsesión compulsiva de controlar cada paso de su marido.

- Bueno, el fin de semana usted llega, me voy a las afueras de Santiago a tomar unas fotos que Angie necesita para su taller. Entonces solo estaré disponible en el teléfono.
- Hermano... No sé si sea muy conchudo, pero necesito que me preste su casa.
-Cómo!!!!!?? ya no tuvo suficiente con que le prestara mi tarjeta de crédito????
- Es que quedé algo vaciado y si me ahorro esa noche de hotel, sería fantástico.
- No me joda. Usted sabe que yo también estoy arriesgando mi pellejo y mi relación en esto.
- Mire, ayúdeme, le prometo que no tiro en su cama.
- Yo no puedo hacerle eso a Angie.
- Ella no se va a enterar.
- Bueno. ¿Usted aun tiene las copias de cuando vivía acá conmigo en Santiago?
- Claro que sí.
- Bien, no he cambiado la chapa

Así quedaron. Juan Pablo se comía las uñas todos los días, y Carlos se mordía los labios imaginando cómo sería el encuentro con esa Caleña que había conocido por internet, y con la cual tenía una relación paralela. Hasta celular adicional -para que su esposa no le pillara la infidelidad- había comprado. Mintió sobre su matrimonio -o más bien, lo negó-, se inventó un trabajo arbitrario donde no le dejaban contestar el celular a ciertas horas... Y quien sabe qué otra cantidad de mentiras dijo a esa extraña de grandes tetas, con quien se mandaba mensajes de chat y celular de forma casi que compulsiva.

Llegó el sábado 10:00 am hora de Santiago

- Marica, me dejó el avión!!
- Cómo!!??? No sea bruto!
- Imagínate que cuando me desperté, a tiempo para salir al aeropuerto, mi mujer me da la súper noticia que le prestó mi carro a la hermana y adivine...
- Quéee!!!!
- Ahí estaban las llaves de su apartamento... Y como me enrranché a pelear con Karla, pues se me hizo tarde.
- Y entonces? Estoy buscando otro tiquete por otra aerolínea, porque esta mierda de empresa no tiene sino otro vuelo hasta mañana!!
- Le va a meter más plata a ese viaje????? No que andaba corto???
- Bueno, ahora andaré peor.
- Y yo ya no estoy en Santiago. Madrugamos.
- Lo peor es que si no llego e Ilia sí, va a cree que la dejé metida!!!
- ¿Qué hacemos?
- Toca ponerle un mensaje.
- Déjeme y me meto a su facebook y le escribo que usted llega tarde, pero llega.
- Listo. Yo soluciono. Y se salvó de prestarme su casa
- Por lo menos.

Tan de buenas Carlos que consiguió un vuelo con el que llegó una hora antes que el de Ilia. El encuentro fue como de antiguos novios, abrazo profundo y beso al borde de la lágrima. Buscaron un taxi y le pidieron que les recomendara un hotel, de precio "modesto". Pero resultó que los cuatro hoteles a los ue fueron no tenían cuartos. Pero como no hay quinto malo, consiguieron uno que solo tenía disponibilidad para esa noche. Resignados lo tomaron.

- Estoy jodido.
- ¿Ahora qué fue?
- Solo tengo cuarto por esta noche
- Con razón me llama a esta hora. No debería estar comiéndose a esa vieja.
- Sí, pero fue al baño. ¿Tiene internet?
- Sí.
- Ayúdeme mañana a buscar un hotel.
- Hijueputa, menos mal no le cobro los favores

Claramente, como buen celestino, Juan Pablo madrugó a hacerle el favor a su amigo. Encontró milagrosamente un hotel de buen precio.

- Anote los datos. La fachada se ve bien, está bien ubicado, pero no respondo por más!! Y déjeme mi domingo tranquilo.

En efecto, el hotel era perfecto. Vista sobre la ciudad y muy barato. El sexo se apoderó de los dos amates. Ella, separada con dos hijos. Él casado, en negación por vivir el "mejor idilio de su vida".

Pasaron los días y afortunadamente Juan Pablo no había recibido más noticias de las degracias de su mejor amigo del colegio. Pero como no todo es perfecto, timbró su celular a las 5:30 am del martes.

- Marica, no me va a creer.
- Ahora qué fue???
- La dejó el avión.
- Usted si es mucho lo idiota!!!!!
- No calculé bien!
- Tiene huevo, marica. ¿Qué va a hacer¡? Mire que ya le dije a Angie que usted se había embarcado y que ya venía en camino!! No me vaya a hacer decir más mentiras!
- Será embarcarla y que se vaya! El próximo vuelo pa Colombia sale a las 5 de mañana!
- Y ¿entonces? Dígale a Angie que perdí la conexión, que llego más tarde. La acompaño hasta las 6 de la tarde y que pase la noche en el aeropuerto.
- ¿Acaso no tiene para el hotel?
- Hotel?????' Si se vino con 30 dólares para cuatro días! No ha pagado nada, no ha puesto un centavo.
- Usted está jodido, hermano
- De verdad

Así fue, le dijo una mentira más -ya a este paso había perdido la cuenta- y le sacó el trabajo como excusa para "tener que volar de regerso a Buenos Aires esa misma noche". Y sin más remedio se separaron esa tarde. La visita de Carlos a Santiago transcurrió sin mayores contratiempos, más que la intensidad con la que necesitaba ver el correo para mandarle mensajes a Ilia. "Parecen novios adolescentes! Como si usted no tuviera esposa", le repetía Juan Pablo una y otra vez.

Pero como las cosas buenas se repiten. Hubo una segunda vez. Otro encuentro lleno de mentiras, cuyos detalles ya no recuerdo. Pero que terminó peor de lo que cualquiera podría imaginarse. Juan Pablo volaba desde Santiago hacia Colombia por temas de trabajo. Y ella tenía la escala que esa aerolínea hace entre Buenos Aires y Bogotá. Obviamente ese viaje de su amigo era la excusa para volarse al siguiente encuentro.
- Sí, ahí la veo. Está sentada en el piso de la sala de espera, con una blusa como de colores. Se nota achantada. Qué pasó ayer, le dijo que es casado?

- No!!! Solo que cuando terminamos en el polvo número ya no me acuerdo se acurrucó entre mis brazos y me dijo 'Cásate conmigo'.
- No me joda!!
- No te miento. Me lo dijo y me tocó sacarle evasivas!
- Evasivas????? A ver? Usted es casado hace 4 años con Karla!!! Por Dios! Esto raya la locura. Y qué va a hacer?
- Nada.
- Cómo que nada. En algún momento le tiene que decir la verdad.
- Sí, pero por ahora no.
Parte II, aqui

AFANES

Estaba despampanante. Entró con una seguridad impresionante a la casa de su amiga y su nuevo novio. Estaban inaugurando apartamento y era la excusa perfecta para reunir a ese grupo de amigos que no se veían hace meses.

- Mary, te presento a Jacobo.
- Uy Jacobo.. Bienvenido, Angélica nunca trae a ninguno de sus chicos a estas reuniones. Cree que somos una lata!
- A ver Mary, puedes callarte!!
- Ay, solo siéntete honrado.
- Tranquila, haré lo posible por superar la prueba, dijo Jacobo sin mostrar el más mínimo sonrojo.

Angélica agarró de la mano a Jacobo y lo alardeó por toda la sala. Hizo el recorrido completo hasta que se posaron en el balcón. Desde una esquina Julián la miraba. Con algo de asombro y desilusión en la mirada.

- Ve Juli, y ¿Tú no que venías con tu novia? Dijo una de las asistentes a la reunión
- Sí, sí... Pero se... se... a... a... arrepintió a últímo momento,tartamudeó
- Ay qué falla. Quería saber quién era la afortunada que se estaba ahora acostando con mi ex.
- Como siempre tan cómica tú. Y todos los sentados en la sala soltaron la carcajada.

"Tan raro. Si llevaba desde que nos peleamos dicéndole a todo el mundo que iba a traer a su novia", pensó Angélica al oir la broma que le hacían a Julián. "Será que la nena sí se arrepintió? Aich, ahora me toca mamarme al latoso de Jacobo toda la noche con esta agarradera que le entra! Espero que no se le de por besarme".

Angélica y Julián tenían un pacto: a pesar de llevar cerca de siete meses saliendo, no dirían nada a sus amigos para no generar tensión, por aquello de que la última ex de él era del grupo cercano. "Mejor no herir suceptibilidades", le decía él cada nada. Pero a ella ya le sabía a mierda. Quería gritarle a todo el mundo que eran felices juntos y que les valía hongo el resto. Pero las condiciones estaban puestas, y debían esperar un poco más.

A veces Angélica pensaba que Julián no quería nada serio con ella. Pero luego descartaba esa idea y continuaba como si no le importara el acuerdo de silencio. Pero hace 15 días hubo una pelea de esas que parecen realmente graves y los rumores comenzaron a llegar. Sintió que la vida se le partía en dos. Que Julián era un triple HP que se la tenía bien guardada.

Así decidió no quedarse atrás, y sin hacer mucho escándalo llegó hermosa con un churro agarrado de la mano a la fiesta. Sabía que a Julián le había sabido a mierda el detalle, y eso le daba un fresquito. Pero no entendía la ausencia de la nueva.

La noche transcurrió entre tragos, historias y chistes malos. Jacobo era un encanto. Sabía que su papel era de comodín, pero como Angélica le gustaba tanto, no le importaba, era eso o nada. Sacó a relucir el galán que lleva dentro y se echó al bolsillo a todas las damas del lugar, y causó recelo entre los hombres. Hasta ahí la misión estaba cumplida, pero la idea de que la 'novia' de Julián no hubiera llegado la perturbaba un poco.

Julián intentó varias veces acercarse a Angélica, pero siempre un atravesado no lo permitía. Hasta que por fin, rozando las 2 de la mañana la vio sola en el balcón, fumándose un cigarrillo. Se le acercó por detrás y le dijo

- Nunca lo vas a dejar, ¿cierto?
- De algo se tiene que morir uno, ¿no?
- Eso dices siempre, pero es mejor evitarlo.
- Estas ebrio
- Algo y tu
- Como siempre sobria
- Querido tu novio, ¿no?
- Si es un bacán.
- ¿Y tu novia? No vino al fin. Me quedé con las ganas.

Vio como los ojos de Julián se iban llenando de ira con el transcurrir de la conversación.

- ¿Puede ser que seas tan idiota?
- ¿Yo? ¿Ahora qué hice?
- Pues traer a este man a restregármelo en la cara
- ¿Qué querías, que me quedara como una idiota mirando cómo traías tu a tu nieva novia? Ojo por ojo mi vida!
- Aun no entiendes, ¿no?
- Qué tengo que entender? ¿Que me cambiaste por otra?
- Que no!!! que eso no ha pasado!!!!
- ¿Entonces? ¿Todo era un montaje para hacerme sentir como un culo!!!??
- No! Tu eras la novia a la que iba a presentar hoy. Era mi sorpresa!! Y tú lo que haces es venir con este hombre 'perfecto'. No te costó nada conseguirte otro. ¿Así tanto me amabas?

Se dio la vuelta y regresó a la sala. Angélica quedó pasmada. De pie de espaldas a la ciudad, sin saber qué hacer.

2 de septiembre de 2010

ABAJO LOS PANTALONES

A ella le encantaba desde el primer día que lo vio. Sin rollos le coqueteó pero fracasó en el intento de conquista. En ese momento se rindió, se retiró de la pelea y siguió su camino. Diez años después se lo reencontró en una feria de pueblo, de esas que abundan a lo largo y ancho del país. Lo vio a lo lejos y lo reconoció sin tener que mirar dos veces.

- No te han pasado los años, Andrés!!
-  Perdón... ¿tu eres?
- Jajajajaja claro, qué pena, te debí asustar. Maria Camila, te acuerdas? De tercer semestre de la U en Bogotá?
- Claro!! Has cambiado! Lo años te han caido bien....

Conversaron horas. Bebieron mucho trago. Bailaron. Se rieron. Recordaron.

- Claro, si tu me encantabas! Pero ni la hora me diste
- Es que eras re evidente una completa boleta con esa tiradera de perros que ni te digo.
- Es que era muy chiquita!!!!!!!
- jajajajaja inexperta diría yo.
- También.

Ella debía irse a dormir temprano porque debía madrugar a trabajar.

- Sí, es que aunque parece que ando de parranda, mañana debo madrugar a armar las notas para el periódico.
- Qué lástima, hubiera sido una delicia ver el amancer contigo.

Por efecto del trago, y del calor de la rumba, sin pensarlo dos veces se lanzó en sus brazos, le dio un beso de esos que nunca se olvidan y se lo llevó al cuarto del hotelucho en el que se quedaba. A la mañana siguiente se despertó muy temprano. Intentó no despertarlo, y le dejó una nota que rezaba "Fue una noche maravillosa, que imaginé por 10 años, pero hoy tengo que irme. Mi número es 3148978XXX. Espero que me busques. Sigo mi rumbo por cuestiones de trabajo, pero no quisiera nada más que quedarme contigo. Besos MaCamila".

No volvió a saber de él, pero tampoco hizo nada por ubicarlo. Era de las que creía que si tenía que pasar, sucedería sin forzar nada.

Pasaron un par de años y casualmente, cruzando la plaza del centro de la ciudad la vio a lo lejos. Intentó hacer lo posible por evitarla, pero ella no lo permitió.

Andrés!!! Hola!!. Casi que gritó de esquina a esquina.
- Hola! Cómo vas? Dijo sin más remedio.

De nuevo se enredaron en una charla interminable, de esas que navegan de un tema al otro. Comenzaron con un café. Luego una cena, tragos y baile. A pesar de la resisntencia impuesta por un pedazo de su cuerpo y de su mente, que no querían verse de nuevo con ella, su encanto derribó las barreras y pasaron una noche increíble.

Cuando los tragos hicieron más efecto que el deseado, María Camila perdió la vergüenza y lanzó la pregunta que nadie quiere que le hagan:

- ¿Por qué no me llamaste nunca? ¿Así de terrible fue?

Un largo silencio invadió la mesa.

- Bueno, está bien, no me respondas. Asumiré que simplemente no soy de tipo.
- Relájate, no es eso.
- Entonces? Y de verdad. No espero que me eches un rosario de excusas. Solo quiero saber la verdad. Siempre me has gustado mucho y me clavaste esa espinita del por qué. Ahora, no es que creas que no tengo vida, o que me la paso deshojando margaritas al lado del teléfono esperando a que llames. Yo me hago una vida, soy feliz y me gusta. Pero simplemente quiero saber. ¿Es mala la curiosidad?

Andrés seguía el monólogo borracho de María Camila, y soltó una sonrisa encantadora. La encontraba tierna y algo confusa. Pero le encantaba ese cuadro.

- ¿Quieres saber la verdad?
- Ay no!! Eres casado!! Casi que gritó en el bar.
- No! Nada de eso. Calma!!
- Entonces?
- Simple. Me gustan más los hombres que las mujeres. Entonces asumo que aquí sí sale perfectamente el 'No Soy tu, soy yo' Y soltó una gran carcajada!!!
- No!!! No!! Osea que pateas con ambas?
- Si así quieres decirlo!
- Y entonces por qué te metiste conmigo?
- Eres muy sexy, y con el trago, me queda fácil bajarme los pantalones. Osea, puedo llegar a tener sexo con cualquiera, pero una relación de más allá de una noche, con mis sentidos al 100% solo podría con un hombre.

Ella no sabía si reirse, llorar, vomitar o salir corriendo. Y optó por la primera opción. Al final, era un tipo divertido, buen polvo y excelente bailarín. Así que luego de que él contara la realidad de su vida, entrar en detalles sobre el asunto de la bisexualidad, el sexo entre 2, 3 y 4...

Hicieron un pacto implícito: no habría compromisos, solo que cada vez que él quisiera con una mujer, ella sería la elegida.