19 de septiembre de 2010

HAY COSAS PARA LAS QUE NO ESTAMOS

Pongamos un caso hipotético.


"Él de verdad me gusta", me dijo mi amiga con ese brillo en su mirada, con el que se prevé enamoramiento próximo. "Pero tiene un defecto". Yo pensé lo peor, pero no me imaginaba la dimensión. "Tiene una ex con la que duró 9 años". Hasta ahí todo normal.

Las ex reamente son una ladilla, pero con una buena técnica de conquista, se logran sacar de taquito y ya. El tema de fondo es que el personaje que le hacía brillar los ojos de mi amiga tenía una relación inconclusa con esa mal llamada ex. Osea, tuvieron una relación de nueve años (que eso a los veintitantos es mucho) y aun no se termina y él pretende salir con mi amiga porque, según él "ya le dije que no más".

Bueno, uno puede decir y ¿si la otra persona no se da por enterada? Eso es como no haber hecho nada.

Pongo esta situación hipotética porque me la imaginé al hacerme la pregunta sobre a qué estaría dispuesta o no al comenzar a salir con un tipo. Y en una situación como esta, llegué a un par de conclusiones.

Cuando uno de mujer se acerca, o llega, a los 30, no está para muchas cosas que podía tolerar a los 24. Por ejemplo el ser considerada "la Otra" por el círculo cercano del man. Es decir, la mamá, qu lleva viendo por 9 años a una misma mujer en la vida de su hijo y que, por supuesto la quiere de nuera, lo primero qeu va a decir es "y quien es la zunga con la que anda ahora?" Y limpiar esa imagen puede ser realmente complicado, y a los 30 a uno comienza a importarle la suegra y que por lo menos no te deteste de entrada.

Por otro lado, los amigos. Que luego de 9 años son comunes entre la mal llamada ex, y el personaje en cuestión. Entonces la nueva plantea "bueno, te puedo acompañar al cumpleaños de tu mejor amigo". Donde estarán las novias de los amigos, y las amigas arpías del man. Y cuál será la conversación cuando la nueva se de la espalda. "Ay no! Si Juancho cambió a Pepita por esta, si tiene huevo". Claramente todo será un tema de solidaridad.

Ahora, como la historia está inconclusa. El apartamento del personaje deberá estar lleno de cosas de ella. Entonces, qué mamera que te lleve al apartamento.

Entonces, ¿qué queda? Ser tratada como moza? No!! ni a bate! Definitivamente hay cosas para las que no estamos algunas mujeres!

Conclusión: dejar de salir con él, auque le guste mucho, porque de lo contrario... Él pondrá sus condiciones, y cambiarlas solo se dará, cuando él quiera y mi amiga -que en este caso es la nueva- no podrá hacer un solo reclamo al respecto. Y por supuesto, se tendrá que aguantar toda la crisis el drama de la finalización definitiva de esa relación de nueve años.

8 comentarios:

  1. Yo pa' eso si no sirvo!!
    Si le intereso entonces que se deshaga de la vieja, pase la tuza y que luego me busque

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo pienso, rara vez sucede lo contrario. Que sea uno el mozo.

    ResponderEliminar
  3. Uuuuy, me identifico. No tanto por el tema de ser el mozo, como dice Turint, sino porque siempre me toca vivir el tema del ex. Es una pereza que la niña quiere pero no quiere, porque siempre hay fantasmas. Y yo ya me estoy cansando de andar de ghostbuster.

    ResponderEliminar
  4. Naty: La edad no importa. Cuando uno no está para ser "plato de segunda mesa", puede tener 18 0 50.

    Un abracito

    ResponderEliminar
  5. Complejo el tema que no puedo dejar de verlo a través de mi crisis actual y las perspectivas que hipotéticamente se abren.

    Si lo mío actual llega a un punto de no retorno (que no está lejos) y termino acercándome a alguien más, sin duda ella será "la otra". Pero irónicamente ya me está pasando que la mía (y la única) se empieza a sentir "la otra" o "plato de segunda mesa" sólo porque he tenido dudas (y dudas muy dirigidas).

    ResponderEliminar
  6. mm.. en este momento no puedo opinar... tengo el papel mas harto!! la EX.. y ojala entendieran el punto de vista de nosotras tambien, siempre nos pintan como las malas que no nos queremos ir, y bastantes alejadas de la realidad que son esas opiniones o al menos en mi caso.

    despues te tantos años ya no son los amigos del e novio, ya son tambien los amigos de uno, y repartir amigos si es muy harto.

    algo si es cierto cuando una relacion se corta, pueden existir mil excusas y pretextos, pero cuando se quiere cortar de verdad, se corta y listo; ni la suegra, ni los amigos, ni nada mas importa.

    ResponderEliminar
  7. Las ex...las ex...las ex...sí que me han dado dolores de cabeza, pero pensándolo bien, yo también se los he dado a las nuevas, cuando me toca el papel de "ex". Pero son cosas que muchas veces no dependen de unA sola, hay hombres que tampoco nos dejan ir de sus vidas, y se ingenian cualquier excusa con tal de mantener el contacto no sabiendo lo que afecta esto a sus nuevas novias. Mejor dicho, como dice Silvestre Dangond "que no se entere que pa' besarlo te imaginas mis labios...que no me olvidas que aún me sigues amando, que soy el sueño del cual no quisieras despertar, jamás".

    ResponderEliminar
  8. aun sin tener los 30 yo no estoy para esas tampoco!!!
    me acorde de un tipo que de entrada me hablo de la ex, y esa si que era de esas locas que aun lo buscaban... adivina que hice??? .. pues salí corriendo, es que definitivamente para eso tampoco estoy!!
    ahhh y eso de que duren tanto tiempo por experiencia ajena, digo que para cortar de verdad y definitivamente una relación de tanto tiempo es difícil, no se da de la noche a la mañana, y realmente seras tratada como la otra!!!

    Buen post!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!