30 de septiembre de 2010

QUE MUERAS POR MI

Se despertó. Aun era de noche pero algo le impedía seguir durmiendo. Hace tanto no tenía ataques de angustia nocturna, que ya había olvidado qué se sentía ahogarse en medio de la noche, y sudar por cada poro entre las cobijas a pesar del frío.

Se sentó en la cama, apoyando la espalda sobre la pared helada y comenzó a analizar toda su vida, a ver si algo estaba fuera de orden o de lugar. Pero no encontró nada. Es decir, su contexto era casi el mismo que hace dos años y medio: trabajo estable y con projección; salud sin sobresaltos; el corazón estable en una relación calificada por todos de 'aguastibias' pero que a ella la tenía volando entre nubes; los amigos, cada quien agarrando camino... Digamos que todo estaba dentro de lo que se considera en una vida normal.

No entendió por qué la angistia de esa noche y en el intento por averiguarlo, pasadas unas horas, volvió a caer dormida.

Volvió a despertarse. Pero esta vez fue el teléfono lo que la despertó.

- Alo?
- ¿Señora Daniela Andrade?
- Si con ella.
- Le hablamos del hospital...El Señor Julián Moreno ingresó hace dos horas y media en grave condición y entre sus papeles encontramos su número...

En ese momento dejó de escuchar. El miedo de perder a Julián la petrificó. Dejó que la que suponía era una enfermera hablara por varios minutos, mientras ella se levantaba de la cama, buscaba ropa y se lavaba la cara, para salir corriendo a ver Julián.

No había un alma en la calle, lo que permitió que llegara en el menor tiempo posible al hospital. Mientras manejaba trataba de figurarse todos los escenarios posibles... Y en todos no podía hacer nada más que llorar y llorar y llorar. Casi que ni respirar bien lograba.

Se bajó del carro, que quedó mal parqueado. Corrió hacia la recepción del hospital y preguntó por 'su amor' a las enfermeras.

Ya estaba estable. Había sufrido un infarto mientras dormía. Menos mal habían alcanzado a llamar la ambulancia.

Pero quién la habrá llamado, si Julian vive solo? Comenzó a preguntarse. Pero luego se sacudió esas ideas y se concentró en seguir las insrucciones del doctor que lo había atendido.

Entró al cuarto. Lo vio dormir. Todo vulnerable. Le dio un beso en la frente y lo observó un largo rato.

Cuando fueron las ocho de la mañana. Marcó a la familia de Julián, quienes no viven en la ciudad. Los tranquilizó y quedó en reportarles cualquier novedad. Al regresar de hacer la llamada, él ya estaba despierto.

- Perdóname, dijo con mucha dificultad
- Que te perdone, ¿qué?
- Perdóname
- No hables más. Descansa, eso es lo que necesitas.

Cuando Julián se volvió a dormir, fue a su casa, se bañó, se arregló y se dirigió a la casa de Julián. Entró y con algo de sorpresa vio en la sala dos copas, una de ella con marca de labial bastante femenino. Cama revolcada, ropa en el piso. En ese momento comprendió todo. Julián había estado con otra. Esa otra había llamado la ambulancia.

Le dolió y no sabia si podría perdonarlo. Dejó a un lado las intensiones de recoger ropa para el enfermo y de pedir permiso en su oficina el resto de la semana para cuidarlo. Dejó de lado todas las intensiones.

Ya era casi de noche y Julián seguía esperando a que Daniela volviera a verlo. Pero eso no sucedió.

Pasaron los días, y cuando ya casí había perdido la cuenta de su estancia en aquel cuarto blanco, prendió el noticiero, cuando ya estaba mejor y lo dejaban hacer más que ver dibujos animados.

"La mujer fue encontrada en su cuarto, perfectamente arreglada, muerta por una sobredosis de calmantes..."

Reconoció la fachada del edificio de Dany. Rompió en llanto.

Todo es mi culpa

"La Mujer, llamada Daniela Andrade, vivía sola, por eso, solo tres días después, por una alerta del portero, las autoridades registraron el hecho..."

No quería escuchar más, pero esa era quizá la única forma de enterarse de lo sucedido.

" Al lado de la cama había una nota escrita a mano que decía: YO SOLO DESEABA QUE MURIERAS POR MI Y OCURRIÓ TODO LO CONTRARIO. DANY"

14 comentarios:

  1. OMG... morir por amor??? pues casos se han visto!!! pero hasta donde podemos llegar por amor, hasta hacernos daño???
    la verdad yo no creo en esa clase de amor, para poder amar a otro de verdad, primero se tiene uno que amar!!!
    Buena historia!!! volviiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  2. me dejaste como pasmado, no sé que decir aparte de "glup"

    ResponderEliminar
  3. Me recuerda el estilo de Jeffrey Archer, realmente me sorprendiste, es quizas de lo mas dificil de lograr ese estilo, salud, aunque la cancion que le quedaba al post era "Contigo" de Joaquin Sabina.
    Celebro tus letras.

    ResponderEliminar
  4. Es bueno morir de amor... pero nunca morir por no tenerlo!

    ResponderEliminar
  5. Noooooo que boba esa Daniela...!!!! A mi me pueden dejar el corazón hecho añicos pero NUNCA me quitaría la vida por nadie, y menos alguien que NO lo merece, que NO vale la pena...!!!!! Pero bueno, cada quién toma las decisiones como mejor le parezca...! Buena historia...! =)

    ResponderEliminar
  6. Yo pienso que los que mueren de amor son unos estúpidos. Pero bueno....

    ResponderEliminar
  7. Amores ciegos que sacrificarían todo sin entender el verdadero compromiso de ser dos ! OMG

    Que gran historia

    ResponderEliminar
  8. Excelente Historia..Extrañaba leerte y este regreso me dejo ufff!! Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué tan frágil puede ser una vida?

    ResponderEliminar
  10. Como dijo Turint los que mueren por amor son unos estupidos, yo JAMAS haria eso, nadie se merece morir de esa forma...Buen post como siempre xD

    ResponderEliminar
  11. Pero ella no murió de Amor, murió de Sobredosis de calmantes, ¿Que no leyeron? ¿De donde sacan que murio de amor? Jajajaja

    ResponderEliminar
  12. tristemente bonito.
    pero morir por amor, me parece excesivo. siempre.

    besiitos:)

    ResponderEliminar
  13. no merecia morir y menos por un amor traicionero. Excelente Naty!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!