5 de octubre de 2010

PAR DE DESCONOCIDOS

Llegó a la celebración del cumpleaños número treinta de su amiga sin muchas expectativas. Al fin y al cabo era una reunión más donde todos serían medianamente conocidos y la posibilidad de acabar con el verano era casi nula.

Por no perder la costumbre se arregló como debe ser, para verse linda, así fuera para la foto. Se bebió par tragos en su casa, entre sombras, labiales y pestañinas, y esperó a que la recogiera Catalina, su eterna pareja para este tipo de acontecimientos.

Se paró en una esquina de la sala, con su gin tonic de rigor en la mano. Miraba de un lado a otro. Intentaba figurar que 'interesantes' conversaciones sostenían cada uno de los grupos formados en la reunión. Hasta ahí, cero novedad, los mismos perdedores de siempre.

Una hora pasó, luego de la comida, y bajaron la intensidad de las luces y el Dj contratado comenzó a poner música para bailar. Lo que me faltaba, ahora me toca espantar a todos estos que quieren echarse una canción conmigo, mientras preguntas qué prefiero, si La W o a Darío... Cuando la verdad no oigo noticias y menos de emisoras como esas...

Y así fue. Pasó el primero. No gracias. El segundo. No bailo, tan querido. El tercero. La verdad odio esa canción. Y así uno tras otros desfilaban, y la sacaban a bailar enfocándose más en sus tetas que en sus ojos, y casi que babeando por la ansiedad de realizar verticalemente su deseo horizontal. No sé por qué me pongo escotes y faldas en estos contextos, se decía.

Hablaba una que otra cosa con sus amigas, la mayoría casadas, quienes debían atender a sus maridos durante la fiesta. Hablaba tres palabras con las solteras, que evidentemente estaban de cacería y que de seguro se irían a la cama con el primer baboso que les hiciera la insinuación. En resumen, se aburría. Pero no era capaz de irse, porque su amiga no se lo perdonaría. 35 no se cumplen todos los días.... Si, claro!!

No veía la otra de que todos cayeran ebrios para escabullirse a dormir. Fue por otro trago a la cocina y al regresarse a su esquina estaba ocupada por un personaje desconocido por completo para ella.

- Qué pena contigo, pero creo que estas ocupando mi espacio. Fue lo primero que le dijo
- Ah si? ¿Es que acaso lo tienes alquilado?
- Mejor aún, soy la dueña

Y así comenzó una conversación, que se fue mezclando con deseo, y con más trago.

- ¿Y si te doy un beso qué?
- No lo sabrás hasta que lo intentes

Dejó el vaso de whisky a un lado, y se lanzó sobre ella con tal delicadeza, que ella no pudo resistirse. Puso sus labios sobre su boca lentamente, sin afanes, como si tuviera toda la vida para besarlos. Poco a poco se humedecieron sus labios. Ella se dejó llevar al compás de los besos. Lo dejó recorrer su espalda con sus dedos, mientras ella con una mano le tocaba el cuello y apretaba con la otra su espalda.

El mundo desapareció para ellos. Y se olvidaron de la cantidad de gente que los rodeaba. Sin pensar, ella le fue metiendo la mano por debajo de la camisa, él le agarró el culo con ambas manos. Ella lo sintió duro entre las piernas e intentó zafarle la correa. Él le pasó la lengua por su oreja, la bajó por el cuello y la puso contra la pared. Una de sus manos recorría su muslo, mientras ella le arañaba la espalda.

Sus cuerpos ya parecían uno y la fiesta se detuvo mirándo a los dos recien conocidos. Algunos hacían cara de asombro. Otros se reían a sus adentros. Pero nadie hizo nada por detener la lluvia de besos y caricias.

Cuando una de las manos estuvo entre sus húmedas piernas, ella abrió los ojos, se dio cuenta de la escena que estaban montando, con público incluído. Hizo como si nada pasara y le susurró al oído: Todos nos están mirando... No te alteres, sígueme besando y nos deslizamos hacia la puerta...

Abrió los ojos y estaba empapada en sudor y otras cosas. Lo primero que vio fue el techo blanco de su cuarto. 3:45 am rezaba el reloj. "Verano de la gran puta mierda", se dijo, dio una vuelta en la cama y volvió a dormir.

20 comentarios:

  1. WAOOOOO!!!! muy bueno... es cierto, esas cosas pasan cuando el verano es así: de la gran puta mierda.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "Él pasó la lengua por su oreja", erizada de piel

    Me gustó este post. Espero no despertarme a las 3:45 am.

    ResponderEliminar
  4. Un detalle menor: ¿soñaba el cumpleamos 30 o 35 de la amiga?

    ResponderEliminar
  5. Excelente....El verano a veces no es el mejor consejero pero ayuda en ciertos casos jajajajajaj

    ResponderEliminar
  6. Henry C... Pudo haber soñado todo, o solo un pedazo... pero de seguro el remedo de polvo no fue real

    ResponderEliminar
  7. ... y ese fue un mal sueño o una buena pesadilla?

    ResponderEliminar
  8. K-White depende... a veces ante el verano un sueño de esos es la mejor salida... a algunas las frustra más!! A mi me parece divertido

    ResponderEliminar
  9. demasiado bueno el post!!! como siempre el verano nos persigue a todos en cualquier momento

    ResponderEliminar
  10. Bravoooooooooo...!!!!! Me encantó!!!! Especialmente por la descripción tan magistral que haces del momento...noooooooo de solo imaginarlo que delicia mk, yo quieroooooooooooooo...!!!!!!!! jajajajaja excelente maestra!!!! =)

    ResponderEliminar
  11. Cuentazo! excelente! Ovación de pie!

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaja buenísimo!
    Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  13. waaaa solo fué un sueño... pero de los más ricos :P me encantó!!!!

    ResponderEliminar
  14. Qué buen sueño!!!!

    ResponderEliminar
  15. El verano es una vaina complicada!!!
    Excelente post!!

    ResponderEliminar
  16. HP veranooooooooo!!! yo se q es eso :(

    ResponderEliminar
  17. muy bueno. Te agrego al blog , podrias pasarte amenudo a dar tu opinion :P

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!