24 de octubre de 2010

POR DOS

Había viajado a Bogotá porque este era el día más importante para Valeria. Era su grado de Universidad, y el primer paso para el cumplimiento de todo lo que durante los últimos años nos habíamos prometido.

Valeria estaba impaciente, nerviosa pero al mismo tiempo feliz y tranquila Por su promedio era la encargada de dar el discurso de grado, y sus papás no podían estar menos que orgullosos. Así que habían viajado en manada a ver cómo la luz de sus ojos culminaba un nuevo paso en su vida, e iniciaba el primero de la llamada vida de adultos.

'Vale' como la llamaban, dio un discurso alentador, lleno de sentimientos, y antes de mirar a su papá, mamá, hermanos o abuela, solo dirigía la mirada hacia mí, la verdadera causante de sus sonrisas. Cuando bajó del atril, casi que corrió al fondo del salón sin importar que el diploma se arrugara. Su familia la vio pasar casi que sin entender y yo menos. El plan que teníamos no incluía esa carrera por la mitad del salón. ¿Qué se le habrá ocurrido?, me pregunté.

Era tercer semestre cuando nos cruzamos por casualidad en una clase. No me agradó en el primer momento. Me parecía una niña consentida más, con cero sentido del otro. Tuvieron que pasar miles de noches y trasnochos juntas para que darme cuenta de lo maravillosa persona que era Valeria. Al comienzo solo éramos eso: compañeras de estudio. Pero entre curiosidad y tensión nos fuimos acercando y acercando como amigas, hasta nos permitíamos dormir abrazadas en la misma cama.

Una noche cualquiera, en que el cansancio ganó al deber, nos quedamos dormidas en un sofá de la casa de Vale. A la media noche me desperté, y en un arranque de cursilería, me quedó mirando cómo dormía. Siempre tuve curiosidad por descubrirla más allá de sus palabras y sus gestos, que no eran más que una manera de evadir el fondo de las cosas. La sentí respirar. Pasaron muchos minutos - o eso me pareció- cuando Valeria abrió sus hermosos ojos verdes.

- ¿Qué miras? ¿Te enloqueciste?
- Solo me desperté y me quedé viéndote
- ¿Así no más?
- Si no más


Y luego de esas cortas palabras me dio el beso más deliciosos que me han dado en mi vida. Nadie nunca pudo igualarla. Y fue en ese momento en el que iniciamos toda esta aventura, que en ese momento no teníamos ni idea dónde iba a parar.

Valeria me encantaba, pero para mi era algo complicado de entender cómo salir con otra mujer en mi vida. Luego de Ana, solo habían pasado hombres por mi cama y mis piernas. Se sentía, raro pero a la vez era como un retorno que estaba esperando. Y me aterré. El miedo me consumió. A los 18, uno no sabe manejar todas esas emociones y se descontrola. Y eso me sucedió. Entré en un momento de negación que me llevó a actuar como una completa demente.

Salía con uno, con otro, con el siguiente. Pero siempre regresaba a sus brazos, llorando arrepentida, por hacerle daño. Calma, Fran. Tómate tu tiempo, solía decirme. Siempre ella fue mucho más adulta que yo, a pesar de lo consentida que la tenían sus papás. Creo que se hizo adulta antes para poder hacerle frente a toda esa represión de familia rica conservadora de provincia.

Ella siempre entendió que yo necesitaba tiempo para asimilar que me había enamorado de otra mujer. Y luego fue a mi la que me tocó entender que ella necesitaba tiempo para enfrentar a su familia. Y ahí estábamos, a pocos instantes de dar juntas ese nuevo paso.

- ¿Alo?
- Hola hermosa. Te extraño.
- Yo a tí y mucho.
- Hoy hablé con mi mamá y le conté todo. Estaba mi hermano también.
- ¿Y? ¿Cómo lo tomaron?
- Ella me dice que lo presumía porque esa viajadera a Bogotá desde que te cambiaste de universidad, no era solo de amigas. Y mi hermano, pues ese que es un sapo, me dijo que el sabía desde hace como 3 años, porque nos vio besándonos en la sala.
- Noooooooooooooo. Y ¿entonces?
- El muy lindo me guardó el secreto todo este tiempo.


Yo estaba muy atrás en el auditorio. Y a la mitad del camino, Vale frenó en seco y volvió la cabeza a sus padres y se devolvió en el camino. Se fundió en un abrazo con ellos... Me confundí. ¿Será que la perdí?

Yo me tomé mi tiempo en asumirme, pero cuando lo logré, comencé a presionar. Vale moría del susto. Temía mucho de la reacción de sus padres. Entonces, aunque yo me moría de ganas de gritarle al mundo que ella es la mujer de mi vida, intentamos ir paso a paso. Primero le contamos, o más bien, le hicimos saber a nuestros amigos que Vale y yo éramos pareja. Algunos casi se infartan cuando les notificamos el tema con un beso público sin previo aviso. Otros simplemente celebraron y nos ofrecieron su apoyo.

Pero Vale siempre moría del susto antes de contarle a alguien. Ponía miles de peros, y eso siempre desataba crisis. Quizá este sea uno de esos momento, y yo no estaba cerca para tomarle la mano y decirle que todo va a salir bien.

Comencé a sudar frío. La ideas me daban vueltas por la cabeza. Miraba en detalle lo que estaba sucedía en ese círculo cerrado, donde solo entraba lo que ellos permitían. Me arranqué el esmalte de las uñas. La gente iba saliendo sonriente del auditorio, y yo seguía ahí, parada, como si me hubieran clavado los pies al piso. Miraba y no lograba entender nada. Hasta que decidí salir.

Prendí un cigarrillo en la terraza e intenté llenarme de ideas positivas. Pero siempre a la mitad aparecía Don Alberto con un arma a acribillarme. Es que mi papá es de miedo, me repetía Vale una y otra vez.

Miré el reloj unas 200 veces en 5 minutos. Hasta que llegó y me abrazó tan fuerte que entendí que las cosas no habían salido como lo esperaba.

- Dime que todo va a salir bien
- Mi amor, todo va a salir bien. Tu lo sabes


Y se derritió en lágrimas entre mis brazos.

- ¿Vamos?
- Sí vamos a tu hotel.
- Si claro, donde tu digas.
- Tenemos que pensar qué vamos a hacer ahora....

Y comenzamos a caminar con un rumbo conocido, sin tener idea de a dónde nos dirigíamos.

9 comentarios:

  1. Sencillamente hermosa la historia y es cuándo uno piensa que ojalá la gente hiciera más por vivir como quieren y no como se supone les toca.

    ResponderEliminar
  2. los sentimientos hacia otra persona, siempre irán por encima de todas las cosas, mientras que todo fluya para ambas... me gustó el post !

    ResponderEliminar
  3. OMG!!!! Fuerte...!!!! Pues sí, el rechazo de la familia es uno de las etapas más fuertes por las que tienen que pasar los LGTB...qué pasará ahora eh?!

    ResponderEliminar
  4. Aww que linda Historia, regresaste con toda :D

    ResponderEliminar
  5. Me encantó!
    No importa como sea mientras se amen....Divino!

    ResponderEliminar
  6. Espectacular!!! Me encanto esta historia =D

    ResponderEliminar
  7. Nuvos rumbos y un camino que no se olvida !!!

    Hermosa Historia !!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Que buen relato y que buena historia como siempre; no se porque al principio me sospeche algo así!!
    lindo post

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!