2 de noviembre de 2010

UNA MUJER COMO CUALQUIER OTRA

Tengo amigas de todos los tipos. Adultas, otras casi adolescentes. Unas casadas, solteras... otras que rayan en lo solteronas. Madres casadas y madres solteras. Con novio, sin novio y con varios amantes. Y quizá también soy de esas tantas amigas de mis amigas ayer soltera, hoy con novio, mañana quien sabe. Casada, quizá algún día.

Sonó el celular.

- No! Esto de escribir sobre uno mismo no tiene sentido. A quién le interesa saber de mi. Ese profesor debe ser un morboso.
- Ay Princesa, tu siempre quejándote de lo que te ponen a escribir en la maestría.
- No es que me queje. Pero de verdad!! De verdad! no es mejor escribir algo de vampiros...Yo que sé. Para algo estudio literatura, no periodismo.
- Relájate. Quizá puedes escribir sobre ti, pero desde un enfoque vampirístico. jajajajajajajajaja
- Eso búrlate de mis desgracias.
- ¿Vamos a la comida de hoy?
- Cierto que hay que ir. ¿A qué horas es que es eso?
- A las 8:30
- ¿Osea que con que lleguemos a las 9:30 está bien?
- Claro... Paso por ti
- Besito
- Otro


Borró todo el texto y volvió a dejar el papel en blanco.

Tengo 30 años y una de mis mejores amigas tiene apenas 26. Está quemando esa etapa en la que todo la aburre y nadie -y con nadie me refiero a los hombres- llenaba sus requisitos. Hablando con ella me puse a pensar un día: "¿Será que siempre las preocupaciones se van a limitar a conseguir a ese 'otro' que te va a acompañar toda la vida?" Y llegué a la conclusión de que sí. Eso es lo que todas las mujeres queremos.


Durante años intenté convencerme de que era posible hacer caso omiso del tema. Es decir, sentirse completamente feliz sin preocuparse por esos temas. Pero a medida que voy conociendo mujeres solteras sin novio, y desde que conocí a Juan Carlos, me di cuenta de que uno deja de preocuparse sí, solo sí, tiene al quien que lo quiera.


Sonó el timbre.

- Soy una mediocre de mierda.


Agarró una cartera, una chaqueta y salió.

Era feliz cuando lo veía. Se le echó encima, y le dio muchos besos.

- ¿Y esa efusividad?
- La de siempre. Y sonrió como suele hacerlo siempre que sabe que esta diciendo una pequeña mentira.

La comida estaba llena de los amigos y amigas de siempre. Esos con los que compartían casi todos sus momentos. Melissa estaba ahí, como siempre. Esta vez tenía como una cara de pánico. La arrastró hasta el baño donde se encerraron.

- Ahora sí... ¿qué tienes?
- Nada...
- Si claro!!! Y yo soy idiota o qué!!!
- Y marica...
- Ay maricaaaa... Dimeeeeeeeeeeeeeeee
- Bueno es que sabes Andrés
- Andrés el del bar del fin de semana pasado?
- Si ese. 
- Ajá? No tengo toda la noche
- Bueno es que el man me gusta y todo. Pero es que Francisco apareció de nuevo. Y entonces no sé qué hacer!!!!!
- A ver, Francisco no fue el que se fue de paseo sin importar que estuvieras enferma en la peor? No fue el que se emputó porque te enfermaste antes del dichoso paseo? El que se desapareció por esa huevonada?
- Y es que él vale la pena... me prometió que va a cambiar!
- A cambiar qué??? Lo idiota no se quita de un día para otro...
- Me llevó flores... No sé me gusta mucho
- ¿Y Andrés?
- Ese si que muere por ti
- Pero es que no sé...
- Tu sí que estás jodida. 
- Lo sé. Será que a uno se le quita esto y aprenderá qué hacer con esas situaciones?
- Mira, uno se busca esas situaciones. Y tu vives metida en rollos que mejor dicho. Es que ya me emputé. Fijo la joda con Francisco te dura una semana. Yo ni sé para qué te digo las cosas o me preocupo. Al final haces lo que se te da la gana. 


Salió a la sala y se vinculó a la conversación sin problemas. Melissa permanecía callada pensando y chateando por el celular. Por un lado Francisco, por otro lado Andrés. Ambos la querían recoger.. Ambos le hacían promesas... Ambos le bajaron el cielo... Y ella cada vez más enredada.

Tomaron mucho vino, pero sin excederse. Y en un momento de lucidez -¿o de demencia?- le dijo a cada por separado que los esperaba en la casa de sus amigos. Llegaron los dos al tiempo, como de una competencia contra reloj se toparon en la puerta sin saber si quiera que se conocían.

- ¿Qué hiciste Melissa!!!? ¿Cuántos años es que tienes?
- Ay solo es que los quiero ver juntos a ver quién me gusta más
- Estas demente... de verdad!


Los abordó antes de que se sentaran y les dijo

- Andrés, te presento a Francisco... Francisco, él es Andrés...

Los dos se miraron desconcertados. No entendían a qué los había llamado Mel.

- Mira Andrés, antes de conocerte, yo salía con Francisco... y Francisco cuando me echaste a la mierda salí con Andrés... Y Andrés, Francisco volvió a buscarme el lunes y estoy echa un nudo y no sé qué hacer porque ambos me gustan.


Ninguno era capaz de decir nada. Y Mel en el fondo esperaba que alguno decidiera por ella. Que alguno saliera corriendo y ella se quedara con el restante. Al final, le gustaban las cosas no tan complicadas...

- Entonces, les dije que vinieran para ver si al tenerlos a los dos juntos aquí, podía definir
- ¿Y? Preguntó Andrés.
- Sí... ¿Ha ayudado en algo tenernos a los dos como estúpidos escuchando tu discurso?
- Bueno ahora no se pongan bravos, al final no tengo nada con ninguno... Y me enrrollé con cada uno por separado. Cuando el otro no existía... Entonces no pueden reclamarme nada.
- ¿Sabes..? Yo no estoy para esto. Dijo Andrés, esperando que Melissa lo detuviera.
- Perfecto... vete...
- Yo tampoco me quedo. Esto si es de quinta de veras.
- Perfecto... Vete...


Ambos salieron juntos por la puerta, sin mirarse, ardiendo de ira por dentro. Melissa regresó a la reunión de amigos con una risa maliciosa dibujada en el restro. Ellos la miraban con cara de reproche.

- Ay ya!!! Ustedes saben cómo es todo conmigo. Y se rió estrepitosamente. Así se relajó el ambiente.

No había pasado media hora cuando sonó el teléfono de Melissa.

- Hola Robert!!! Claro en 5 minutos está bien.
- ¿Quién era? 
- El amigo de mi vecino.
- El que te caía hace un mes
- Sí...
- ¿Y ahora?
- Me voy con él.


Agarró su cartera, sacó el maquillaje, se echó un poco de polvo y labial... Se despidió de todos y salió por la puerta, como si nada hubiera sucedido esa noche. Como si el nudo de ideas en su cabeza nunca hubiera existido.



14 comentarios:

  1. Así somos!
    Siempre buscando esa persona que nos llene completamente, solo que lo convertimos en un juego, y así como disfrutamos jugar muchas veces terminamos llorando y sin saber que hacer.
    Excelente!

    ResponderEliminar
  2. la madre si quien metió al baño a Melissa eras tú Naty, buscandole la cola a la historia de la pobre pelada jajaja
    pero dándole otro giro, muy buena historia.. no sé por qué me las pinté en un noche fría, tipo londres.. y el restaurante, lleno de velas... y a los amigos y las reuniones no les puse cara.. por qué no sé... pero la niña cumplió su cometido; por aqui por allá a menear eeesa

    ResponderEliminar
  3. Qué nota!!!:D Sí, una mujer como cualquier otra cuando tiene miles de arroces en bajo y no le preocupa que alguno se eche a la fuga porque siempre tendrá su as bajo la manga!

    ResponderEliminar
  4. Jupeut*s! Cómo me choca la gente así! Con un desorden emocional barbaro! Que no sepan si quiera lo que quieren y no se hagan responsables de ello, que otros decidan por uno... Solo van a la deriva de nada, porque a la final su vida es una mierd* de desastre que se la pasan quejando porque no encuentran "el indicado"..
    Qué pena! Pero es así.. Es un total desastre emocional que a la final termina restandole en sus vidas y para nada las ayuda si siguen así...

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajaja habiendo de dónde escoger, no es justo enredarse la cabeza con ese tipo de enredos, y aún así, nos enredamos...! :P

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente si hay mujeres muy pendejas... y son las que más se quejan después porque las ven como una recocha

    ResponderEliminar
  7. de acuerdo con MArie Claire, ahhh porque no somos capaz de tener miles de arroces, pero nooo... tenemos muy alta la moral.. :(

    ResponderEliminar
  8. Tuitere_sinjeta11/03/2010 1:13 p. m.

    Ruego a Dios que no me ponga una mujer así en mi camino, si fuera mi caso me voy y núnca más me aparezco por más tragado que esté, con la seguridad de que
    al final del camino terminará sola.rodeada de gente pero sola

    ResponderEliminar
  9. Naty historia perfecta, me sentí totalmente identificada.....loca de 25 años buscando siempre el reflejo de lo que amé....OMDG excelente tocaya!!!!

    ResponderEliminar
  10. Buena historia!!
    Ojala todas pudieramos pensar asi, el problema es que muchas nos enrollamos cuando no deberiamos.. igual seguiremos buscando ese "ideal".

    ResponderEliminar
  11. Comparto la opinión de Bcorazón. La verdad me molestan las personas así, como que arma todo un drama, no sabe lo que quiere y luego se mete en otro vídeo. Leyendo los demás comentarios comparto la idea de poder seguir adelante, pero el perfil que vi de la protagonista de la historia no me gusta, por eso y con todo respeto creo que esta es la primera entrada de tu blog que no me gusta.

    ResponderEliminar
  12. Sheimi!!! Gracias por pasarte por acá y dejar el comentario!! No te gustó la entrada por el personaje???

    Digamos... hay personas así, y este post es el retrato de una amiga mía que me autorizó a hacer algo con su desubique sentimental y personal!!!

    De todos modos, entre gustos no hay disgustos, y es válida tu opinión!! :D

    ResponderEliminar
  13. Si es eso, la verdad cuando la leí me indispuso mucho la actitud del personaje, a esa molestia o sensación que me despertó cuando lo leí es la razón por la que no me gusto...

    A la final cuando uno lee este tipo de historias, cada cual lo mira desde su experiencia y se generan sensaciones, cada uno es un grupo de emociones, y en el momento que leí el post digamos que no se genero nada agradable.

    Gracias por tu respuesta, por escribir, y bueno creo que la intensión con la que escribiste yo la vi desde una perspectiva diferente.

    ResponderEliminar
  14. Yo se quien es la amiga de la historia o creo saber quien es... el final de la historia es cierto???

    Las extraño mucho. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!