26 de diciembre de 2010

DE UNA BUENA VEZ

Era un viernes de rumba como cualquier otro. Un bar como cualquier otro, con los amigos de siempre. Ella estaba con su novio. Era divertido, al final de cuentas siempre se divertían juntos bailando. A la mitad de la canción sintió en su cadera el celular vibrar.

- Quizá es Alberto, que quedó en llegar como a esta hora, le dijo.

Él miró la pantalla y sin decir ni una palabra la dejó sola en la mitad de la pista de baile. Ella, desconcertada, caminó tres pasos detrás de él, pero se detuvo. Quizá no sea nada, se consoló.

Pasaron varios minutos y nada que regresaba. El trago en la mesa era su única compañía. No contó los minutos sino los tragos que se alcanzó a beber a fondo blanco mientras esperaba.

- ¿Qué pasó? ¿Pelearon?
- No Annie, más raro. Le entró una llamada y salió como un loco
- ¿Por qué no lo buscas?
- Esperemos a ver con qué sale
- Seguro es la hermanita pidiéndole que la recoja porque se peleó con el novio, como siempre...


La última vez que algo similar había pasado, la llamada era de una tal Andrea, con la que -según él- nunca pasó nada. En esa oportunidad Caro hizo caso omiso, pero cada nada la espinita de una 'otra' aparecía en su cabeza, llenándola de inseguridades.

Cinco canciones después de la llamada, lo vio entrar de nuevo al bar. Ella, ya estaba prendida. Al final de cuentas había tomado sola más de la cuenta. Cuando se acercó a la mesa, alzó la mirada, y con los ojos llenos de lágrimas le preguntó quién lo había llamado. Él la miró, le extendió la mano y le dijo, ven bailemos esta canción.




- ¿Quién era?
- Nadie
- Ah, ¿es que ahora uno habla casi media hora con 'Nadie'?
- No no es nada de lo que tengas que preocuparte-
- Claro, como no debía preocuparme por esa tal Andrea.
- ¿De nuevo con eso?
- ¿Quién te llamó?
- Adriana


Guardó silencio y siguió bailando por bailar, solo siguiendo el paso sin sentir la música. Tomó aire, lo miró a los ojos... Seguía llorando...

- ¿No crees que ya es hora de que te deje de llamar?
- Igual no importa
- Tu sabes muy bien que sí...


La abrazó muy fuerte. Pero ella no se sentía cómoda.


- ¿Qué quería?
- Estaba ebria, y el discurso de siempre... que volvamos.
- Pero hace un año que terminaron. ¿Acaso?
- ¿Acaso qué?
- Santiago... ¿Acaso ella no sabe que estás conmigo?


Ahora fue él quien guardó silencio.

Lo soltó, se alejó de él y salió por la puerta del bar. Él recogió las chaquetas de ambos y salió corriendo para alcanzarla.

La encontró afuera fumándose un cigarrillo.

- Vuelve con ella. No creo que sea necesario que te sigas engañando. Es evidente que quieres es estar con ella. Por mí no te preocupes.
- Pero.. yo quiero estar contigo.
- No parece. Adiós.


Se dio la vuelta y caminó hacia la esquina donde encontró un taxi desocupado. La vio alejarse y en ese momento volvió a sonar el celular.

- ¿Ya terminaste con ella?
- Si, Andre... Ya terminó conmigo.
- ¿Vienes a mi casa?
- Espérame, no me demoro.

8 comentarios:

  1. Ay Dios...! Definitivamente, es mejor alejarse cuando los sentimientos no están definidos! Es una hijueputada del man pero mejor, así no seguirá engañando a la pobre vieja...!

    ResponderEliminar
  2. Excelente historia. Y totalmente de acuerdo con lo que afirma Érika.

    ResponderEliminar
  3. ¿¿Así o más miserable?? y, ella ¿así o más decidida?

    Bastante tiempo sin hacer el ejercicio de comentar... ¡¡Tenáz!!, sin embargo no dejo de leer :)

    ResponderEliminar
  4. Es que no tienen las pelotas para asumir las vainas!! no es capaz de decir la verdad, ni de terminar el las vainas! que rabia jajajaja me recuerda la historia que te tengo guardada...

    ResponderEliminar
  5. Apuesto que el tipo este se vuelve a rumbear al a vieja borracha cuantas veces mas pueda... quien se le mide?
    Ayer casualmente hablaba con una de mis mejores amigas, yo cogi tremenda piedra con ella, porque me contaba que el tipo se la habia hecho con su mejor amiga pero q ella no iba a volver con el tipo pero q aun lo queria.. x Dios así son todas las mujeres... leer historias como estas que vemos todos los dias dan risa, mujeres de una vez por todas tendran que aceptar que naturalmente estan adecuadas para recibir cosas como esta y por lo que veo peores..

    ResponderEliminar
  6. :S oopps me dejó en shock deberían decir los pirobos ja

    ResponderEliminar
  7. Mucho malp$@%& definitivamente...asi son y nada se puede hacer para cambiarlos!! El colmo!! por cierto...excelente la historia, mas alla de sus personajes

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!