28 de enero de 2011

MI PRIMER ACTO DE IRRESPONSABILIDAD REAL

¿Qué hace uno cuando se aburre del trabajo?
Renuncia, o se lo aguanta y no se queja. Así de simple. Ese es el consejo que yo le doy siempre a todo el mundo, e incluso me lo creí. Con este lograba que la gente, casi en su mayoría, aguantara.

Pero a mi no me funcionó.

Yo intenté aguantar, hacerme lavados cerebrales, más parecidos a pajazos mentales, para lograr mantenerme en mi actual trabajo que, si no fuera por la nueva administración, sería el de los sueños. Pero no, no lo logré. Comencé a llorar, a sufrir, hasta un par de hemorragias nasales fueron producidas por la ira. A ratos el odio se apodera de mi, me dan ganas de matar. Y eso que soy de las que cree que una persona no puede tener esos sentimientos tan horribles adentro, porque comienza a morirse.

I'm not a quiter.  Y puedo decirlo con orgullo. Pero está vez me tocó decir I Quit!!!

Y así, luego de inundarme en lágrimas, lamentar mi suerte, morirme del susto y pasar por varias terapias para superar el miedo, renuncié a mi actual trabajo. Y renuncié sin tener otro.

Por primera vez en casi 10 años de vida laboral activa me quedo sin empleo. ¿La salida? Irme de viaje.

"Ah claro, demente", dirán unos. "Deli", dirán otros. Pero es la única salida para recomponer mi existencia.

En diciembre me reventé. Decidí que no podía seguir en este trabajo. Pero, ¿buscar? ¿Cómo? Si no sé ni siquiera en qué quiero trabajar, ni mucho menos en qué no quiero trabajar. Entonces la eché a la suerte. Me dije: "pediré la visa a Schengen, si me la dan me voy a visitar a mi hermana". Y el 22 de diciembre me la dieron. Primer paso, completado.

Adicionalmente, mi novio me regaló de navidad la boleta del concierto de U2 en La Plata, Argentina. Eso definió mi siguiente destino.

Así, solo quedaba superar el miedo de irme 40 días de viaje y volver a Colombia con ahorros pero sin trabajo. Hice consultas con algunos de mis amigos, mis papás y el psicólogo. Todos coincidieron: "Adelante. Te lo mereces". No sé si me lo merezco o no, pero tengo los ahorros y las ganas.

Entonces, comienza esta aventura. Ya pasé la renuncia a mis jefes y -obvio- no me pidieron que me quedara; tengo la visa, los tkts a Europa y Argentina, tengo posada en Alemania -donde mi hermana- y en Argentina -hostal y donde una amiga-, la boleta de U2 y la compañía para la travesía!!!

Solo resta entregar el cargo, comprar dólares y euros, empacar la maleta, irme y pasarla bueno.

Querido Lector. Bajo el label de 'El Viaje',  
encontrará los post de 
actualización de  mi aventura

18 de enero de 2011

FRASE ROBADA


“Cuando te das cuenta que quieres pasar el resto de tu vida con alguien, querrás que el resto de tu vida empiece lo más pronto posible” 

De la película “When Harry Met Sally”

14 de enero de 2011

IN-VERSIONES




Ella me amaba por bueno, aunque era mala...



Él me amaba por mala, por eso era 
bueno. Así que decidí cambiar y ser tan buena como él...


Ella se volvió buena y yo me convertí en malo...


...Hoy no estamos juntos.





Imagen tomada de Aquí

13 de enero de 2011

MALA

La vio desde lejos entrar a un café mediocre en el centro. Usualmente él no iba por esos lados, pero los asuntos laborales lo llevaron a este sector, casi que desconocido para él.

Iba caminando mirando a un lado y al otro, porque le gustaba siempre tomar notas mentales de los entornos. La arquitectura era su pasión. En su recorrido por una fachada antigua de un edificio la vio. Iba como de afán, tanto que no alcanzó ni a gritar su nombre.

Se detuvo de su recorrido y cruzó desprevenidamente la calle. Pensó que podría tomarse un café con ella y adelantarse detalles de su día.

Se asomó por el vidrio del café, y en un rincón la vio acompañada de un tipo que no reconocía. Hubiera podido entrar, pero prefirió quedarse y mirar detalladamente desde afuera para ver si era lo que se imaginaba. Trató de no prejuzgar, pero era imposible.

Al primer roce de manos comenzó a sudar frío, cuando Él le acarició la cara, tenía ganas de jalarse el pelo. Sintió cómo se aguaron sus ojos, pero la rabia, la tristeza, todo el revoltillo de sentimientos no lo dejaron moverse. Apretó los puños y en ese momento le tocó presenciar el beso que su esposa le daba a otro. A otro que no era él y ni siquiera se le parecía. Comenzó a llorar.

Vio que ella se levantó como quien va al baño. Segundos después recibió un mensaje de texto en su celular.
"Te amo tanto. Ya quiero que sea de noche para verte."


No contestó el mensaje. Tampoco entró al café. Se limpió las lágrimas, regresó caminando a su casa.

Esa noche ella llegó al apartamento, encontró velas, flores y una cena maravillosa servida. Encima de la copa donde debía servir el vino una nota.

¿Si a mi me dices 'Te amo', mientras besas a otro, qué le dices a ese otro mientras haces el amor conmigo? Te amé mucho, tanto que hoy duele. Jean Franco





12 de enero de 2011

TRIBUTO

Soy de las que se enamora de las series de televisión. Sí, esas que no se pierden un capítulo, que se ríen a carcajadas, que lloran a moco tendido. Esas de las que se aprenden los diálogos y descargan las bandas sonoras.

Amo las series, y si son de amor, mejor. Así, toda cursi, como somos las mujeres.

Y todo se inició con una serie en especial: Ally McBeal. No sé ustedes pero mis amigas y yo nos sentíamos identificadas con la protagonista; no por lo linda, lo flaca o lo exitosa, sino por lo neurótica, enamoradiza, entusada y hasta bipolar que era. Es la exageración de lo femenino en su máxima expresión. Y ahí me veía pintada yo con cada capítulo (obvio quitándole el hecho de ser abogada).

Y porque yo también fui Ally, les dejo esta selección de cosillas que encontré y que, si vieron la serie y la lloraron como yo, les gustará.