13 de enero de 2011

MALA

La vio desde lejos entrar a un café mediocre en el centro. Usualmente él no iba por esos lados, pero los asuntos laborales lo llevaron a este sector, casi que desconocido para él.

Iba caminando mirando a un lado y al otro, porque le gustaba siempre tomar notas mentales de los entornos. La arquitectura era su pasión. En su recorrido por una fachada antigua de un edificio la vio. Iba como de afán, tanto que no alcanzó ni a gritar su nombre.

Se detuvo de su recorrido y cruzó desprevenidamente la calle. Pensó que podría tomarse un café con ella y adelantarse detalles de su día.

Se asomó por el vidrio del café, y en un rincón la vio acompañada de un tipo que no reconocía. Hubiera podido entrar, pero prefirió quedarse y mirar detalladamente desde afuera para ver si era lo que se imaginaba. Trató de no prejuzgar, pero era imposible.

Al primer roce de manos comenzó a sudar frío, cuando Él le acarició la cara, tenía ganas de jalarse el pelo. Sintió cómo se aguaron sus ojos, pero la rabia, la tristeza, todo el revoltillo de sentimientos no lo dejaron moverse. Apretó los puños y en ese momento le tocó presenciar el beso que su esposa le daba a otro. A otro que no era él y ni siquiera se le parecía. Comenzó a llorar.

Vio que ella se levantó como quien va al baño. Segundos después recibió un mensaje de texto en su celular.
"Te amo tanto. Ya quiero que sea de noche para verte."


No contestó el mensaje. Tampoco entró al café. Se limpió las lágrimas, regresó caminando a su casa.

Esa noche ella llegó al apartamento, encontró velas, flores y una cena maravillosa servida. Encima de la copa donde debía servir el vino una nota.

¿Si a mi me dices 'Te amo', mientras besas a otro, qué le dices a ese otro mientras haces el amor conmigo? Te amé mucho, tanto que hoy duele. Jean Franco





14 comentarios:

  1. Que historia triste :S
    Me gusto que el no la hubiera enfrentado en aquel café, y actuó como un caballero al dejar la nota, eso le daría que pensar a esa mujer que no lo valoro.

    Yo me metí a mil en la historia :0

    ResponderEliminar
  2. huy se me hizo un nudo en la garganta... como podemos sentir, pensar y actuar de maneras tan diferentes.. sin importar el daño que se pueda crear en otros y en nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Suele suceder...! La confusión de sentimientos! No justifico a la vieja, pero los hombres muy a menudo suelen jugar este juego...! Y con un nivel de experiencia, que asombra! Te dicen ¡TE AMO! y al rato se están acostando con otra! Maestros! Ja!

    ResponderEliminar
  4. :o que buena historia, muy buena, sin embargo si es inspirada en la canción de mi Esposo ja (alejandro Sanz) su miras bien la letra de la canción él jamás es capaz de dejarla... y es como que la logró conquista pero ella no quiere aceptarlo...

    ResponderEliminar
  5. de acuerdo con Adry.... pero escribí un final en el que él no la deja, y me pareció flojo! me quedé con este!! :D

    ResponderEliminar
  6. Hay un detalle... hay un detalle... mejor no hablo.

    ResponderEliminar
  7. Ser mala puede ser cuestion de hormonas. o tal vez hasta el nombre lo determina http://bit.ly/ev6erf

    ResponderEliminar
  8. Tuietere_sinjeta1/13/2011 3:44 p. m.

    Lo sentí.... me dolió, y en serio un man muy valiente al tener esa reacción si fuera mi caso entro al café le rompo la jeta al otro pendejo y me largo para nunca mas volver. Que cena ni que vainas ...Hasta piedra me dió !!! jejej (en serio)

    ResponderEliminar
  9. Buena historia. Me parece genial que transites como escritora por este tipo de situaciones y sentimientos, incluso pensar distintos referentes espaciales para ubicar personajes e historias (ej. el "café mediocre en el centro).

    Encontré un parecido a una escena de alguno de los cuentos de Charles Bukowski; una diferencia es que la esposa no envía un mensaje de texto sino que realiza una llamada telefónica; y precisamente creo que es un detalle lindo el que ella enviara ese mensaje, ya que es un detalle de abnegación y caridad extraordinario: ella no ama su esposo, busca y encuentra felicidad en otro(s), pero no olvida "hacerlo sentir feliz", para lo cual interrumpe su felicidad y redacta no un mensaje típico para "reportarse", sino un hermoso texto esperanzador.

    En el cuento de Bukowski, el esposo la invita a ella a cenar y en medio de la velada le dice un simple "gracias" que pasó desapercibido esa noche y ella nunca supo que su silencioso sacrificio había sido descubierto.

    ResponderEliminar
  10. Y si el amor no esta donde hemos asegurado un puerto, entonces en donde esta????

    ResponderEliminar
  11. En otro puerto, pero ya no hay puertos seguros en ningún sitio. El amor nos cruza por periodos de tiempo y luego ya no va mas.

    ResponderEliminar
  12. que buena historia!!!
    que te puedo decir existen mujeres así, y hombres también... ahora parece que les duele mas a ellos que a nosotras que nos engañen!!!
    ahhh y la canción excelente.. me la escuche 5 veces antes de comentar!! aparte me encanta cuando una canción inspira otra historia

    ResponderEliminar
  13. Uy brutal esa historia, no se que haria en una situacion como esa...creo que yo si estallaria

    ResponderEliminar
  14. Que buena historia, la música perfecta

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!