30 de abril de 2011

FELIZ CUMPLEAÑOS NATY

La imagen la saqué de aquí
Desde los 12 siempre me pregunté cómo sería llegar a los 30. Hoy ya aterricé aquí y la verdad es que no es igual a los 24, ni mucho peor que los 29. Es un año más, no solo de vieja, sino de aprendizajes, caminos recorridos y sonrisas regaladas.

Con los años uno cambia, y ya no es tan cierto que me sigo sintiendo en los 22, porque no es así. Ya tengo filtro, soy más prudente, no lloro cuando me molesta algo en la oficina, soy capaz de almorzar sola, no me siento frustrada porque no hay plan un viernes, espero menos de las personas y pienso más de lo que hablo, y eso que aún hablo demasiado.

Soy diferente, he cambiado, he crecido. Pero supongo que a todos nos llega.

También soy menos rumbera, el guayabo me dura más días, y a veces me siento algo aburrida.

Sí, señoras y señores, llegué a los 30, y qué... no seré la primera ni la última, y espero que sigan pasando los años y poder decir a los 80 "es que los años van detrás pero yo corro más rápido",  como me dijo mi abuela hoy.


Entonces, los oigo cantar a grito herido:


FELIZ CUMPLEAÑOS A TI, FELIZ CUMPLEAÑOS A TI, FELIZ CUMPLEAAAAÑOSSSS NATY, FELIZ CUMPLEAÑOS A TI!!!!

Y sí, muerte a todos esos escritores de revistas de medio pelo por meterle tanto misterio a los 30!!!

25 de abril de 2011

Y TODOS COMO QUE SE CASAN


En este momento de mi vida, a pocos días de cumplir 30, no sé qué pienso del matrimonio. Hace unos 15 años pensaba que eso era para chicas tipo plástico que lo único que buscan es un marido que las mantuviera; hace 10 años pensaba que estaba bien casarse pero que definitivamente yo no iba a entrar en esa onda, hace 5 creía que nadie me iba a aguantar como para decir "sí acepto y para el resto de la vida" y hoy... pues no sé.

No sé si creo que el matirmonio es la firma final para cerrar un compromiso, o como me dijeron que día "si no se casa contigo  es porque está esperando algo mejor que tu". No sé si creo en el matrimonio como institución o si creo que es todo un negocio. No sé si simplemente ya me toca bajar los brazos y dejar de intentar sacar una teoría propia -de esas que casi que llegan a ser geniales- para hacer una fila detrás de la mayoría y dejar de echarle cabeza al tema.

No sé, debe ser que solo veo que todas las mujeres a mi alrededor cargan el duo de anillos -y cómo son de lindos-, o que mi hermanita menor me llama a decirme "¿Naty y si me caso yo primero que tu, te quedas solterona?". Mis amigos se la pasan ingeniándose la mejor manera, la más creativa, para entregar el dichoso anillo de compromiso. Me llegan tarjetas y notificaciones de nuevas fiestas y compromisos. Comienzo a entender a las mujeres de 30 o más que comienzan a sentir que las está dejando el tren cuando todo el contexto hace algo que a ellas no les llega.

Debe ser que, como dicen por ahí, los años no llegan solos y he pasado de ser una radical opositora del vestido blanco, los pajecitos y el anillo, incluso en el caso de terceros, a pensar que puede ser nice ser parte de toda esa parafernalia. Pase de decir "uy lo siento, estás seguro de que te quieres casar?" a llamar efusivamente a los personajes comprometidos y sentir una alegría inmensa por ellos.

¿Me estoy poniendo vieja? Quien sabe.

Solo que me siento como hippie vieja que intenta hacer caso omiso de sus tatuajes arrugados para tratar de encajar en los estándares que les pone el entorno, o el contexto, como quieran llamarlo.

24 de abril de 2011

CUÁNTAS VECES...



¿Cuántas veces nos hemos preguntado lo mismo, sin encontrar una respuesta adecuada?
¿Cuántas veces te has lanzado?
¿Cuántas veces te has arrepentido?

¿Cuántas veces has ido y regresado, sin encontrar lo que buscas en el recorrido?
¿Cuántas veces has llorado por amor?

¿Cuántas veces has mentido?
¿Cuántas veces has besado?
¿Cuántas veces has buscado un por qué?
¿Cuántas veces has sentido que no es suficiente?
¿Cuántas veces te has quedado callado sabiendo que está mal?
¿Cuántas veces has corrido, cuando lo adecuado era caminar?
¿Cuántas veces te has enamorado, o has creído que te has enamorado o has mentido sobre si estás enamorado?
¿Cuántas veces te ha paralizado el miedo?
¿Cuántas veces has gritado hasta quedarse sin voz?
¿Cuántas veces has dejado de pensar en eso?
¿Cuántas veces has odiado?
¿Cuántas veces has huído, te has apartado, has renunciado?
¿Cuántas veces te has despeinado?

Y...
¿Cuántas veces te preguntaste si era mejor dejar de llevar las cuentas?


Si quiere oir más músíca  de mi hermanito, click aquí

20 de abril de 2011

¿EXISTE LA PERFECCIÓN?

Esta mañana me hallé preguntándome si la perfección existe.
Creí que eres un asunto superado para mí. Es decir, como que daba por descontado que la perfección, sobre todo en los seres humanos no existía, pero hoy, por primera vez me entró la duda sobre si yo he estado equivocada y en la realidad sí hay personas sin errores.

Dejé de darles vueltas a las cosas porque me ocupé con mi nuevo trabajo (bueno tengo trabajo nuevo y les debo esa historia) y apareció una frase de MArio Benedetti que me ayudó a salir de ese círculo de pensamientos en el que me encontraba.


¿¿O no??

17 de abril de 2011

TAL VEZ... QUIZÁS

Se sentaba horas interminables en el balcón de su casa. Era su costumbre. Llegaba el atardecer y pasaba sus piernas por debajo de la baranda, así las colgaba para sentir el viento pasar entre ellas. Apoyaba su casa, cerraba los ojos y escuchaba. No hacía más. Era el momento más íntimo que tenía con ella misma, era el único momento en el que no se sentía triste.

Un día pasando por ahí la vio. Casi que colgada del balcón. No pudo quitarle los ojos de encima. No entendía cómo alguien podía pasar horas en la misma posición. Convirtió esa casa en paso obligado de su ruta nocturna diaria, quería ver si lograba ver el momento en el que esa figura se levantaba y se iba, pero por más que intentaba, pasaban una, dos, tres horas y no sucedía.

No pensó que alguien pudiera percatarse de ella. Pero un día sintió una piedrita caer su lado derecho. Se sobresaltó y comenzó a mirar a su alrededor para entender qué sucedía.

- Hola! Hola! Hey, aquí abajo
- ¿Quien eres?
- No me conoces, pero...


No terminó de pronunciar la frase, cuando la vio esfumarse  entre las cortinas.

No dejó de caminar por la misma ruta, pero pasaron varios días y no la volvió a ver. Temía que algo malo hubiera provocado su interrupción de aquella vez, así que decidió hacer algo: Escribió una nota, la amarró a una piedra y por la mañana bien temprano la lanzó al balcón en cuestión.

Hola
Lamento mucho haberte espantado aquella noche. No era mi intención. Espero poder volver a verte. Mauricio


Ella al despertarse, vio la piedra en el balcón y la recogió. Sintió un sobresalto, pero no supo cómo hacerle llegar una respuesta al personaje.

Pasaron dos días sin noticias de ella. Y la extrañaba casa vez más. Era como si le hubiera quitado un pedazo a sus días. Insistió.

Hola
Me gusraría volver a ver tu cabello al viento durante el atardecer. 
Mauricio


Siguiente noche...


Hola
Vas a matar a este pobre cristiano de la intriga?
Mauricio


Siguiente


Hola
Como ya sabes me llamo Mauricio. Tengo 22 años y tu casa se ha convertido en mi ruta obligada. ¿Te gusta el mar, la luna y el viento? Son mis favoritos, te comparto un poco de ellos.
Yo

Y ella leía las notas diarias y sonreía. Sentía que ese extraño le estaba expulsando del corazón la tristeza, esa tristeza que se anida y que crees que va a acabar con tus entrañas. Pero no.

Hola
No tengo claros los motivos, pero siento que necesito saber algo de ti. Dame una señal si has recibido mis notas.
Mauricio


A la mañana siguiente vio ondeando desde el balcón una pañoleta rosa. Nada más. Su corazón brincó de la emoción, era como un niño a quien por fin le dieron permiso de comerse un chocolate. Y como era de esperarse, quería más. Quería volver a verla, tocarla, incluso besarla. Y mientras se le ocurría una manera de volver a verla, seguía mandando notas que ella leía ya no con una sonrisa, sino con un asomo de alegría, esperanza revivida y algo de amor.

Tenía algo de temor. Encarar a ese sujeto podría matar la magia, sin embargo, la curiosidad la consumía. ¿Qué hacer? Algo se le ocurriría.

Y mientras ella se decidía a salir por la ventana y a él se le acababan las ideas para más ingeniosas cosas. Las ganas iban muriendo.

Una mañana ella salió al balcón, y no la esperaba ninguna nota. Todo se volvió a oscurecer para ella, y ya ni suquiera el viento, el mar o la luna podrían consolarla. Tal vez, quizás, algún día regrese, se repetía una y otra vez.

14 de abril de 2011

MIS DÍAS

Como ya les conté, renuncié hace casi dos meses para irme de viaje y -sobre todo- porque no estaba de acuerdo con muchas cosas en la oficina en la que trabajaba. Total, me fui de viaje (y les debo los posts sobre Alemania e Italia) y regresé. Y regresé a buscar trabajo. Por primera vez en mi vida estaba desempleada -y que me oiga el DANE- y por primera vez conocí la ansiedad que genera andar de desocupe.

Y no es que esté ahogada en deudas, pero eso de levantarse y mirar el techo y decir ¿y ahora? es muy raro. Raro es bañarse al medio día, ver los noticieros completos y oir a Julito en la W hasta ese momento en el que solo dice bobadas.

He leído toda la prensa, sí hasta los sociales y los chismes de Catherine Zeta Jones y su transtorno. He visitado a mis amigas, echo chisme por MSN, leo un libro tiendo la cama, hago oficio, y hasta ejercicio; y responsablemente  reinicié el trabajo de mi tesis de maestría.

Y aun así, me aburro. Y la frase de mis amigos y de mis papás es "pero su llevas 10 días desde que llegaste de vacaciones". Y sí, pero aquí me tienen, en pijama comiendo chocolates, demorándome 10 años en hacer un cuadro en excel, y más aburrida que un putas.

¿Y ahora?

11 de abril de 2011

Pregunta sin respuesta

- ¿Con quién estuviste el fin de semana?
- Con Laura...
- ¿Laura? ¿La misma Laura de la otra vez?
- Sí, ¿por?
- Por nada...


Ella no entendía por qué su mejor amigo siempre se fijaba en ese tipo de mujeres. Sí, esas prepotentes, egocéntricas. Esas que no son capaces de amar, sino de utilizar. Esas que ven en la humillación del otro, motivos para sus sonrisas.

- Dime. ¿Qué sabes?
- No sé nada... solo que esa nena no, no es para tí.
- Para tí no hay ninguna mujer buena para mi.
- Sabía que me ibas a reclamar eso.


Él no entendía por qué su mejor amiga siempre le criticaba sus chicas. ¿Serían celos? Naahh. Solo que para ella todas tienen un pero, algo malo, algo que criticar. Siempre se refería a ellas en malos términos. Definitivamente ninguna era buena.

- No es criticarte eso. Solo que siempre sales con lo mismo.
- Pues claro, si tu siempre te comportas igual. Y ¿cómo termina todo?
- Pero..
- Pero nada!!! estoy mamada de que cada tres meses llegas con el mismo cuento.. "me gusta fulanita,.. y Fulanita no te da ni la hora, solo te usa cuando no tiene plan, cuando no tiene plata. ¿Y quién es el marrano? No sé tu, pero si yo hago una retrospectiva de las mujeres con las que sales, creo que ninguna ha visto más allá de tus bolsillos.


Colgaron sin más. Esa era una discusión sin fin. Él no iba a cambiar, y ella no iba a dejar la cantaleta.

Hasta que sucedió lo natural.

- Laura tiene novio
- Y no estaba saliendo contigo.
- Pues me dijo que ella y yo solo amigos.
- Ay! Tanto tiempo perdido...


Y es que su amigo era demasiado. Demasiado intenso, demasiado detallista, demasiado entregado. Es de esos que regala flores luego de la primera cita, regala chocolates a la segunda y responde a todo "como tu digas".

¿Por qué será que a las mujeres no les gustan los hombres así?

5 de abril de 2011

¿Y SI TUVIERA 30?

Cuando uno tiene menos de 15 quiere ser grande. Así, tener la edad de una Barbie (que si analizamos debe tener entre 25 y 35 en promedio). Siempre pensé de chiquita "Cuando tenga treinta, yo..." Y llegué a los 30 (por si acaso cumplo el 30.04) y he hecho casi que todo lo que pensé a los 15 y un poco más. Bien ¿no?

Pero ni tanto. Cuando ya se ve el piso 3 a la vuelta de la esquina comienzan a caerte encima como todas esas cosas malas de la edad que te han repetido por años:


  • Los 30 son demasiados, y estamos cada vez más cerca de los 50, es decir de la edad de las mamás.
  • Según mis tías si a los 30 no te has casado, te dejó el tren.
  • A los 30 ya no se adelgaza tan fácil como a los 20.


Y así... puede haber cientos de miles de motivos para odiar o temerle a los 30. Y yo los tengo y no por el número, sino porque, la verdad, creo que me volví vieja.

Realmente ya las cosas se ven diferentes.

Total cumplo 30. ¿Y ahora qué me voy a preguntar? ¿Qué haré cuando tenga 50?

Cuando era Pequeñona
Y 29, casi 30, años después!

AMSTERDAM... Y SU MAGIA

Me criticaron porque en en el Post Drogas y Prostitutas hablé solo sobre esos aspectos de Amsterdam, ciudad que, en concepto de los críticos -y que comparto plenamente-, es mucho más que eso.

Viajé a Amsterdam con una idea vaga de lo que me iba a encontrar. Podría decirse que sabía no más que lo que sabe un ciudadano colombiano: tulipanes, molinos, canales, bicicletas, prostitutas en vitrina y marihuana all over the place. Y sí... Hay todo eso, tal cual como uno lo lee en los libros o lo ve en las fotos. Pero no es todo. Por eso me sorprendió.

Me sorprendió que los Holandeses en Amsterdam hablan perfecto inglés y bastante español. Que siempre están dispuestos a ayudarte y que son los seres más amables que hay (creo que ya los tengo aburridos con este tema, pero es que es impresionante).

Tiene una historia fascinante. Como fue el puerto más importante del mundo hace varios siglos se inventaron las casas de cambio y el sistema de peajes. Fueron los primeros en hacer una protesta nacional a favor de los judíos en la época Nazi.

Esta ciudad es particular. Solo hay cuatro Iglesias funcionando como tales. El resto son museos o centros de eventos, porque allá el 97% se declara no creyente o no militante de alguna religión. Además la mayor parte del suelo que pisas es ficticio, es decir creado sobre el agua. Eso genera cierta inestabilidad y las casas se están hundiendo. Para eso hay un sistema de monitoreo permanente para evitar que los edificios de caigan del todo.

Son únicos, capaces de vivir en casas bote, en donde yo a duras penas puedo andar derecha; o en un edificio que mide 1 metro 10 cms de ancho... El uso de bicicleta es tan indiscriminado, que la gente las deja botadas por ahí, en cualquier parte. Se acumulan tanto que un camión  pasa mes a mes recogiéndolas. Y si eres peatón, olvídalo... puedes ser víctima de una de ellas en cualquier momento.

Tienen museos de todo: del tulipán, del diamante, el de cera, el de Van Gogh (recomendadísimo),el de la cerveza y así....

Amsterdam tiene magia y es mucho más que drogas y prostitutas.

3 de abril de 2011

DE HOMBRES Y HOMBRES

Me fui para Europa y a Argentina a pasear. Y muchas amigas me dijeron que mirara mucho a los hombres y  que si podía me consiguiera alguno. Típicos consejos de amigas. Pero yo tengo un novio, entonces mi objetivo principal no era conseguirme un tipo en el metro de Paris, en la Iglesia de San Pedro en en Vaticano, o caminando por una calle en Amsterdam. Pero sí eché un ojito pedagógico... y confirmé que los imaginarios son una cosa jodida.

Mujeres... desde mi perspectiva, esas historias de películas donde uno conoce a un extranjero y se enamora no son tan viables como nos las pintan. Supongo que tocará ir de rumba, y estar en la actitud "Busco hombre" para tener éxito, porque como turista espectadora, enamorada de edificios, iglesias y pinturas, creo que no es viable hacer un levante en el extranjero. Estas son mis conclusiones, y se basan en mi experiencia durante el viaje que era de turista no de casamentera, así que esta no es la verdad revelada, y son bienvenidas las diferentes percepciones.

Todas me decían "los italianos son lo mejor, búscate uno" Y les digo a todas. NO pierdan su tiempo en los italianos. No son tan lindos, no son amables y por el contrario se convierten en una orda de acosadores en las calles. Estuve en Venecia (hermosa ciudad), Florencia y Roma y la primera advertencia de una amiga de mis papás fue "no le hables a nadie por la calle". Así como cuando uno tiene 12 años. Y fue el consejo más valioso que me han dado por estos días, porque voltear a mirar a un italiano en la calle es el primer paso para que el tipo se te acerque, te hable y no te deje en paz por horas. ¿Qué miedo no? Y uno sin saber si el tipo es un serial killer en potencia. Total, chicas si van a Italia solas, traten de no ser tan neuróricas como yo, porque si no pasarán varios malos ratos con italianos caminando detrás suyo y hablando solos, así tu no les respondas. Ah!! y se me olvidaba, de los países en los que estuve, los italianos -en general hombres y mujeres- son los más apestosos).

Franceses. ¡¿Cómo carajos hace uno para conocer a un Francés lindo si todos son unos rancios¡? Tienen que tener eso presente. En Paris, por la calle solo se ven extranjeros y los pocos franceses que logras cruzarte tienen una cara de amargue que ni modos de preguntarles si estás perdida. ¿Sirven para recrear el ojo? Más o menos. Algunos son lindos, algunos son altos, pero que uno diga "uy no sé para donde mirar"! no mucho, sobre todo porque se pierden entre la cantidad de africano-franceses que hay por la calle. Claro que en Paris te puede suceder que un Italiano que ejerza la prostitución se te acerque en Los tulleries y te ofrezca sexo, o que un paquistaní te aborde en la torre Eiffel porque le pareces linda. Ja! cosas que me pasan a mi.

Argentinos. Son muy bajitos, muchos tienen dientes feos y ese hablado cantado... Uhmmm. no sé mejor next.

Pero como no todo puede ser malo en la vida, los holandeses y los alemanes son los que se llevan como el primer puesto a los churros. Ahí si hay que ver.

Los holandeses tienen el promedio de estatura más alto del mundo y sí que son altos. Y no solo son altos, sino que son queridos, siempre sonríen, sonríen cuando les preguntas algo. No te acosan por la calle, no huelen feo y montan bicicleta. 

Los alemanes son serios, pero amables, altos fornidos, churros.

Así que ahí tienen una guía de hombres. Y si quieren ir a buscar marido por fuera de su país, ya saben por donde comenzar!

Hombres... Francesas: esas son hermosas y un
estilo increíble!!
Italianas, gritonas y neuróticas
Argentinas: las lindas son RE- lindas
Alemanas y Holandesas: grandotas y preciosas! 
Lindas sonrisas, aunque a veces
los dientes traicionan