12 de junio de 2011

¿ES VÁLIDO?

Imagen sacada de Aquí
Voy a plantear una cuestión, en la que aun no he tomado partido. Y como estoy en construcción, creo que su visión sobre el asunto podría aclararme las ideas.

Como ustedes saben, tengo este blog y una cuenta en twitter (en la que soy muy activa), eso me "expone" hasta cierto punto, porque muchas personas leen lo que escribo. Así le pasa a muchas personas, hasta el punto que hay quienes plantean que ya línea entre lo privado y lo público dejó de existir por cuenta de las redes sociales.

Cada nada leemos en las noticias que echan a un empleado por poner un trino en contra de su jefe, o como le pasó a una amiga que trinó "esta reunión está muy aburrida", un cliente asistente a la reunión la leyó y obvio le pegaron su puteadón. ¿Es Válido?

Hay otros casos en los que se pertenece a un grupo digital adscrito a un gobierno, ostentan su posición de voluntario, pero en lo personal se la pasan atacando a políticos opuestos al Gobierno que los tiene como voluntarios. ¿Es válido?

En otros casos jefes piden a sus empleados que no digan cosas personales en twitter. ¿Entonces, para qué es twitter? El argumento. A la marca/empresa la juzgan por el comportamiento de sus empleados. ¿Tiene Razón? ¿Es válido censurar empleados?

Hay días en los que me despierto y estoy convencida que si es válido. Hay otros en que no. A veces pe pregunto si existe un punto medio de coexistencia entre la imagen de la empresa/marca y la libertad de expresión de los empleados.

PD: Lamento mucho el abandono, pero tengo tanto trabajo que mi cabeza está falla de inspiración.

9 comentarios:

  1. Mantener el equilibrio en redes sociales como twitter es complicado pero a veces es necesario nunca sabes quien te esta leyendo..Como bien sabes no falta el mal intencionado/a que utilice tus propias letras en tu contra. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Varias cosas:

    1. Ojo con el exceso de trabajo.
    2. Cuan valido es ? es una pregunta complicada, no hay un limite establecido. Las compañias muchas veces pueden ser juzgadas por lo que dice un empleado... pero y mi libertad de expresion, mi privaciad? Por el momento soy enemigo de hacer comentario sobre empresa/clientes no porque sea ilegal sino para evitar casos como los que mencionas.

    ResponderEliminar
  3. Estar en redes sociales es estar expuesto a todo el mundo.
    Es valido para el que lo tome así, el que asume ciertas responsabilidades, no solo laborales, porque tu decides que tanto expones tu vida a los demás y tu mismo los dejas entrar hasta tu cocina.
    que lindo es volver a leerte!!

    ResponderEliminar
  4. Estamos expuestos... pero si lo sabemos manejar no es grave. Un beso Naty

    ResponderEliminar
  5. Por mi parte manejo los asuntos de forma paralela: hay cuentas institucionales, ligadas al dominio empresarial, sobre las que existen unas normas claras de uso (yo determino las políticas, además) y otras personales. Para mi caso particular mis cuentas personales no se mezclan con las institucionales, aunque no uso ni pienso usar Twitter. Hay perfil institucional en FB y en Twitter (a cargo de otros, bajo ciertas consideraciones, con alguna autonomía, pero dentro de otras normas limitantes). Se espera que nadie, usando su cuenta institucional (está por escrito), haga juicios de valor en redes sociales, ni siquiera referencias como «amo_mi_empresa», la vida privada de los empleados y asociados es independiante de la empresarial y pueden ser drogadictos, tener cualquier preferencia sexual y pueden tener las preferencias políticas que deseen o que los obliguen otros, pueden pelear con cualquiera en Twitter, insultar al que les dé la gana en FB y las cuentas personales sólo se conservan en un registro para que sirvan como medio de contacto alternativo en caso de fallas en el servidor de correo electrónico empresarial. Si al usuario no le han dado unas reglas de juego claras, el lado empresarial no tiene derecho alguno a exigir un comportamiento y la empresa debe asumir los costos de no haber previsto que los asuntos personales puedan ser considerados empresariales. Pero esa misma empresa debe conocer que los delitos informáticos contra los datos reservados no suceden "espectacularmente" realizados por el hacker súper genio sino por el empleado, incluso sin que exhiba la mala fe sino simplemente una negligencia no previamente tipificada y explicada.

    ResponderEliminar
  6. Me parece que la linea la da uno, por otro lado, lo que pasa fuera de la empresa se deja el margen de la empresa, lo que debe valer son los estatutos y compromisos que se firman cuando uno va a ser contratado y los que se puedan actualizaar durante su estadia laboral, de resto lo demas puede ser hasta acoso laboral

    ResponderEliminar
  7. Es complicado....Al final, quieras o no, poco o mucho, terminas exponiendo parte de tu vida personal en ellas.
    Hay q jugar es con no dar mucha info y saber manejar lo q se dice....Creo yo

    ResponderEliminar
  8. Hola, hacía falta el post!!!

    El tema es delicado pero para mi se trata de lealtad y ética, si una persona no está de acuerdo con el trato, sueldo, políticas y/o procedimientos de la empresa para la que trabaja, no solo es tonto, NO es ético criticar en las redes... esto tiene que ver más con nuestra cultura solapada que con la inconformidad pues hay conductos y otrs decisiones.

    ResponderEliminar
  9. "Somos amos de lo que callamos y esclavos de lo que decimos", reza un antiguo aforismo. Por eso yo prefiero no hablar de mi lugar de trabajo o, si lo hago, evitar dar detalles explícitos que revelen la identidad de la empresa.

    Lo otro es que si en el mundo real vamos a quejarnos de nuestro trabajo, no lo haríamos en voz alta en un ascensor lleno de desconocidos, sino discretamente en el cubículo de nuestro compañero de oficina más cercano. Pero a diferencia del mundo real, en Internet el alcance de nuestras declaraciones no dependen del radio de influencia del volúmen de nuestra voz. Por eso, para quejarnos tranquilos en Twitter, debemos poner candado a la cuenta y sólo aceptar a quienes sean de confianza para poder tener el tipo de control que teníamos con nuestro volúmen de voz.

    Personalmente prefiero no hacer declaraciones privadas que no pueda repetir en público, pero igual tenemos derecho a proteger nuestra intimidad. Quien no ejerza su derecho a usar el candado, está dando papaya.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!