20 de junio de 2011

UNA MUJER EN LA POLÍTICA, CAMBIA LA MUJER...

...Y muchas mujeres en política, cambian la política.

Este es un graffiti que se hizo popular en las calles argentinas en la época en la que se discutió en ese país la ley de cuotas (Click si quiere entender más del tema). Y creo que tiene mucho de cierto. Así como una sola golondrina no hace verano, lo mismo pasa con una sola mujer en los cargos de poder.

Hoy - para los que no lo tienen claro- trabajo para una mujer que aspira a ser alcaldesa de Bogotá. Pero no vengo a decirles -ni pienso hacerlo- por qué ella es la mejor opción, sino a plantear un tema que me ha parecido bastante curioso en lo que llevamos de campaña.

¿Han notado que los periodistas hacen a las mujeres en política una serie de preguntas que no le hacen a los hombres? O ¿Se han dado cuenta de que las personas en twitter critican de una candidata mujer, cosas que no criticarían de un hombre?

A qué voy. Ser mujer en política no solo es difícil porque nos encontramos en un contexto netamente masculino (la semana pasada fui aun desayuno en El Tiempo y casualmente las únicas mujeres en una mesa de 16 personas éramos las de la campaña), sino porque las mujeres tienen que cargar con una cantidad de temas que los hombres no.

No voy a dar nombres propios -e incluso estoy hiperbolizando- pero vamos a poner en comparación algunos ejemplos.

Lo que Critican


- Que la candidata mujer tiene raíz de tinte, o sale despeinada luego de un recorrido en la calle. ¿Acaso alguien critica porque un hombre candidato sale con la corbata torcida o tiene caspa?

- Si vive en estrato 6 y no en estrato 3. ¿Importa tanto dónde viviría un candidato hombre?

- Si usa falda o jeand gafas o no gafas, si es mona o peli negra. ¿Entonces molestamos a un candidato hombre porque usa gafas sin marco o camisa sin corbata?


Lo que preguntan


Hay preguntas de periodistas que, al parecer, solo aplican a mujeres:

- ¿Candidata mujer es usted casada, tiene hijos? ¿Es necesario hacer esta pregunta? ¿Eso determina si es capaz o no de gobernar?

- ¿Cómo concilia su vida privada con la profesional? ¿Acaso los hombres no tienen vida privada?

- ¿Cómo hace para no perder el glamour de la noche con en el día tener que visitar barrios? ¿Acaso verse bien en general va en contraposición con hacer política en los barrios? (¿Ya averiguaron la marca de pañuelos de los candidatos hombres? ¿Y esos si aguantarán luego de dar tanto la mano en barrios pobres?)

Esos son algunos de los ejemplos y podríamos encontrar más. Y me pregunto ¿será entonces que las mujeres estamos condenadas a que nos vean siempre vanalmente?

4 comentarios:

  1. Creo que efectivamente la mujer de cierta manera es discriminada en política, pero es cuestión mas cultural y social que un esfuerzo consciente para no dejar que alcancen grandes puestos.

    Un hombre infiel puede ser fácilmente presidente, una mujer infiel probablemente sea una puta sin valores morales, así es la cosa.

    ResponderEliminar
  2. La discriminación de la mujer es en todos los campos profesionales, y mas en la política, porque según "los expertos" manejamos las cosas con el corazón.

    ResponderEliminar
  3. Exelente publicacion ¡
    y tienez toda la razon la vida politica es machista
    y a la mujer la estigmatizan y la llenan de prejuicion como tu dices vanos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta! Es cierto, pero por eso mismo hay que buscar el cambio!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!