6 de julio de 2011

ME GUSTA PERO ME ASUSTA

Los seres humanos somos extraños. Como que no nos entendemos ni nosotros mismos. Y no me vengan a decir que eso es una característica solo de las mujeres, los hombres también sufren de eso. Somos incoherentes, ridículos. Como que si la persona que nos gusta no nos da ni la hora, fijo nos morimos de amor; que si nos tratan mal, ahí seguimos empeñados; pero si afloja rápido nos aburrimos y nos damos la vuelta.

No hay salida. El mejor consejo, aplique el término medios. "Un golpe y luego una caricia, y así alarga el juego", me dijeron alguna vez.

Lo mismo pasa con la emoción de una primera cita. Conocemos a un chico (lo pongo en femenino, pero aplica para algunos hombres también) y nos inundan miles de sensaciones. Mariposas en la panza, sudoración en las manos, ansiedad absoluta por saber del personaje, angustia existencial por la pinta, el peinado y el maquilaje. Nos dedicamos tanto al personaje por querer gustarle que nos volvermos evidentes y perdemos el encanto Y es ahí cuando la embarramos.

Pero al tiempo nos asalta un terror acompañado por una danza de preguntas que nos enrredan el alma, el gusto y hasta las ganas.

"¿Será que solo quiere sexo conmigo?"
"¿Y si me acuesto con él uy me bota?"
"¿Y si me enamoro y él no?"
"¿Y si no funciona?"


Y si, y si, y si... Y es ahí cuando la embarramos.

Y ¿por qué digo que la embarramos? Porque comenzamos a actuar erráticamente, perdemos la naturalidad, mandamos mensajes reforzados, nos volvemos intensos o un témpano de hielo, preguntamos más de la cuenta, construimos videos ridículos, nos encargamos de pasar del cielo al infierno en pocos instantes. Nos ilusionamos con nada, nos rayamos por todo.

Sí, eso pasa cuando nos gusta alguien. No sabemos cómo hacer y la embarramos.

¿Será que hay una fórmula secreta para vencer cuando nos ataca el "me gusta pero me asusta?" ¿y así no morir en el intento?

7 comentarios:

  1. Ni hay formulas ni hay escándalos es un juego y como tal no requiere de manuales ni de contraindicaciones simplemente dos jugadores que desconocen las tácticas del otr@ pero que persiguen un mismo fin...

    LA FELICIDAD

    ResponderEliminar
  2. Me encanto tu post y coincido completamente con German.

    ResponderEliminar
  3. La formula es ser lo que somos y si vende bien y sino pues pa que jodemos no?

    Empeñarse en hacer que algo que no funciona funcione, no es más que un autoengaño que termina por reventarse en cualquier momento, así que para mi lo mejor es seguir los instintos y ser autentico, a toda arepa le llega su tiesto!

    ResponderEliminar
  4. Es un juego peligroso....a veces se confunden las cosas y siempre sale alguien lastimado-
    Cuando sienta algo dígalo...sin miedo. Es peor un rechazo temprano a crear una ilusión pq el golpe es peor después

    ResponderEliminar
  5. No hay formulas, pero con el tiempo se aprende de alguna forma como enfrentar muchas cosas... sino viviremos en el continuo y si!!

    ResponderEliminar
  6. Para muchas cosas debería haber una formula! Pero como no la hay... Comom dice Everly, cada vez aprendemos más y vamos mejorando y/o empeorando algunas cosas.

    Sé que no te he comentado mucho, pero te he leido copiosamente, falta de tiempo y procrastinación.

    ResponderEliminar
  7. No mi querida Naty, me identifique mucho con este post. Pero yo he aprendido a tratar al que me gusta como trato a mis demás amigos del sexo opuesto por los que no siento interés sentimental algunos. Esa seria como mi fórmula -ya que hablan de fórmulas en los comentarios previos-. Y bueno, la otra es no preocuparse si no se dan las cosas, no meterse en el cuento a fondo y seguirla luchando!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!