28 de agosto de 2011

Cuando Yo era chiquitica

el Teatro Metro. Sacado de Aquí
Me gusta el cine,  y mucho. soy de las que me divierto tanto con Legally Blond o Transformers, como con In the Mood for Love o Las tortugas también vuelan. Es decir, casi que me gusta todo lo que sale en cine. Trato de ver todo en cartelera, excepto las películas de terror o de humor gringo ridículo como Tontos y más tontos.

Y así como me gusta ver películas, me gusta ir a cine. Y reflexiono sobre esto, porque al leer este post de un antiguo compañero de universidad, hoy amigo reencontrado @azableh, vino a mi mente cómo han cambiado los tiempos. Y eso se refleja en el cine, o más bien, a las dinámicas de ir a cine.

Cuando yo era pequeñita, es decir hace poco menos de 20 años, el ir a cine era casi una aventura, similar a ir a un concierto de una gran banda de rock. En Barranquilla había cinco teatros, algunas con una otras con dos o tres salas de cine. El Metro y el ABC era el más cercano a mi casa; el cinerama 84 y el Capri era el de ir con mis amigas. En los cuatro, para ir a una película a las 6 de la tarde, tocaba irse después de almuerzo, hacer fia y cruzar los dedos para conseguir boleta, y silla.

Antes, no había sistema de reserva telefónica, y mucho menos compras en internet, porque no existía el http://. Así que tocaba a la buena de dios, y de la popularidad de la película.

Horas de fila -porque estas daban la vuelta a la manzana-, y ¡ay! dónde no hubieras ido al baño antes de salir de la casa, sol barranquillero, y una paciencia infinita para no matar al señor de la taquilla porque, luego de 3 o 4 horas de fila te responde "señora, no hay más boletas para esta función, pero le puedo vender la de las 9 de la noche". "Y ni siquiera hay para sentarse en el piso" "No nada". Y resignarse a comprar la siguiente función y hacer otra fila para tener buenas ubicaciones.

Y es que se vendían hasta los escalones y pasillos. La sobreventa era una salida cuando la peli era exitosa, y la numeración de las sillas dependía únicamente de la suerte para conseguir unas buenas.

Era divertido. La peli La Máscara la vi en el piso, delante de la primera fila... y así.

Pero no importaba. Nada cambiaba el hecho y la felicidad generada por haber estado ahí, viendo la película en pantalla gigante, y no en vhs entre la cama.

Luego todo cambió y hoy, a diferencia de cuando yo era chiquitica, ir a cine es una cuestión de comodidad.

9 comentarios:

  1. nena acuérdate tu primera película fue E.T.

    ResponderEliminar
  2. Juaaaa y también recuerda la vez que fuimos al IMax :/ a ver en estreno a Alice in Wonderland supuestamente subtitulada y terminó siendo doblada! Qué fail!

    ResponderEliminar
  3. Ayyy yo me vi todas las de Pedrito Fernandez en el teatro Colon , y me encantaba , ese era el mejor plan , y al metro alcance a llevar a mis hijos , ahora ya no se valora mucho el esfuerzo de ir a cine , me encanto este post

    ResponderEliminar
  4. donde quedaba elantiguo capri???
    direccion

    ResponderEliminar
  5. el capri quedaba en la calle 90 con carrera 43 , cerca del parque venezuela . mi favorito ever

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo el lleno de los Cinemas cundo presentaron la peli "Cuando las Coelgialas pecan" y era una simple martilladita que les daban a las pelaitas. "La guerra de las galaxias" y Porki en el Metro.

    ResponderEliminar
  7. Yo recuerdo cuando era chiquito, viví cerca del Cine Amazonas en Nva. Granada, y era full peligroso por que se venían rateritos de otros sectores cercanos. Y dentro y afuera llovia la marihuana y hoy en día, muchos personaje de la ciudad que eran adolecentes para esos tiempos los veía quemando monte.

    ResponderEliminar
  8. Hubo un teatro antiguo sin techo en mi barrio, Ciudad Jardin. Cerro a principio de los 80's creo, alguien recuerda el nombre?

    ResponderEliminar
  9. alguien conoció el teatro sin techo de las delicias?

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!