10 de agosto de 2011

¿Y AHORA?

Recogió su cartera del piso, dio la vuelta y salió caminando despacio del cuarto. Justo antes de abrir la puerta de salida miró atrás y tuvo que contener el aire para que no se le escurrieran las lágrimas.

En su cabeza retumbaban sus últimas palabras. "Vete de una vez. Ya no te amo".


Ella lo suponía desde hace un tiempo, pero prefirió mirar a otro lado, antes de enfrentar su realidad: Él, ese hombre del que se había enamorado perdidamente desde hace muchos años, hoy le confesaba que prefiere estar con otra.

No pudo recriminar nada. Tal fue la impresión que no logró organizar una frase coherente. Ni siquiera un por qué salió de sus labios.

Caminó sin rumbo. El aire en la cara la hacía sentir viva. Nunca se había imaginado la vida sin él. Para ella todo había estado resuelto.

¿Y ahora? Se preguntaba.
Pero la respuesta no llegaba, a pesar de su insistencia.

Hoy desde lejos él la ve caminar calle arriba y calle abajo. La observa hacerse las mismas preguntas ¿Por qué ya no me amas? ¿Qué voy a hacer ahora? ¿Cómo comienzo de nuevo? Una y otra vez. Pero no es capaz de acercarse desde aquella vez en que se acercó a saludarla y no lo reconoció.



La tristeza debería dar incapacidad médica....

5 comentarios:

  1. Supeeer!! Esta muy :(!!

    Kat

    ResponderEliminar
  2. Que memoria !!! ella se perdió entre ... la memoria que no recordó

    ResponderEliminar
  3. Si eso se pudiera llevaría más de un mes incapacitada pero ni modo....A levantar la cabeza y empezar de cero!
    O como yo...A chillar con las almohadas y salir con una máscara a la calle
    Te quiero!

    ResponderEliminar
  4. Y me pides tiempo, tiempo para qué, tiempo para dejarme, tiempo para olvidarme, tiempo para preguntarte si me amas... yo no necesito tiempo, lugar o espacio para saber que te amo y que la vida sin ti no vale un centavo.

    ResponderEliminar
  5. ...Y se esta muriendo por dentro, aunque se asome a la vida con una sonrisa para engañar y en las noches deja que las lagrimas escapen escondiéndose en su almohada.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!