15 de agosto de 2011

STOP

Ella era gorda. y vivía en un contexto en el que, quizá, se perdonaba todo, menos esa condición. Pero a ella no le importaba de a mucho. Digamos que estaba convencida de que su sonrisa y su personalidad bastaban para minimizar el letrero que todos le ponían en la frente.

Hasta que un día, la bajaron de la nube. "¿Cómo se ocurre que le vas a gustar a Juan Andrés? ¿No ves que él solo sale con flacas?", le dijo casi al grito su supuesta mejor amiga.

Y así comenzó. Primero intentó dejar de comer, pero no logró abstenerse de comer helados, galletas, dulces. Así que cuando fracasó en su intento, comenzó a vomitar. Comía hasta llenarse y corría al baño. No paraba, y comenzó a ver los resultados. Iba bajando de peso. No importaban las hemorragias nasales, los desmayos. Ella estaba empeñada en lograr su objetivo, ser flaca para gustarle a Juan Andrés.

Así siguió. Todo el mundo le adulaba su fuerza de voluntad. Era flaca. Por fin los hombres la volteaban a mirar en la calle. Compró ropa divina, zapatos altos. Ingresó al mundo del maquillaje, esperando el momento preciso para conquistar a su compañero en tres materias. Sufría de frío, se le comenzó a caer el pelo, dormía más de lo habitual, comenzó a bajar el rendimiento.

Hubo una fiesta en la facultad, ella se arregló como una diosa. Llegó con sus amigas y lo vio sentado en la barra del bar. Cuando se fue a acercar vio que una chica le ganó el paso. Se quedó observándola con la típica mirada de envidia. Corrió al baño. Tenía que vomitar. Sus amigas la acompañaron, aun sin entender qué sucedía.

- !Es gorda!
- ¿Quién?
- La novia de Juan Andrés!
- Qué va!
- Sí!! ahí está con él

Las chicas se asomaron y evidentemente lo vieron inundado de caricias con una chica aun más gorda que Margarita, unos seis meses antes.

Cuando regresaron al baño, la encontraron tirada en el baño. Apenas respiraba. Varias horas después, el diagnóstico era claro: insuficiencia cardiaca. Y no precisamente por cuenta del amor.


7 comentarios:

  1. Diooos! Que triste que hoy en dia las nujeres se dejen llevar por estas situaciones y le entreguen su vida a la enfermedad a cambio de vanidad y "belleza"...

    ResponderEliminar
  2. Una historia fuerte, cuando el amor en realidad no se basa en un estuche sino en lo que hay dentro..En la cabeza, en el corazón..La belleza no debe ser un cascaron sino lo que hay dentro y eso no se ve de la noche a la mañana. Si te van a querer que no sea por un estereotipo que te quieran por quien eres y lo que puedes como persona llegar a ser.

    ResponderEliminar
  3. Y si uno no se quiere...como le pides a otros que te quieran???

    ResponderEliminar
  4. Hace poco me preguntabann que si me gustaban flacas o gordas y la verdad dije que me era indiferente, me gustan que sean mujeres, tiren rico y me hagan reír, no mas.

    ResponderEliminar
  5. La historia es fuerte....Y pobre vieja....Pero quien la manda a tontaaaaaaaaaaaaaa!
    Esta bien cuidarse un poco, y no solo por estética sino también por salud, pero llegar a esos extremos por un man? Naaaaaaaaaaaaaaaah!! Ni q fuera el único!!!

    ResponderEliminar
  6. Que buena reflexión, recién conociendo tu blog. Un abrazo! y realmente importa es la actitud no la apariencia; nadie merece una persona superficial a su lado y menos una que no se quiera como es.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!