12 de octubre de 2011

Del cielo al infierno

Se despertó de un sobresalto. Miró hacia la ventana y notó que aun no había amanecido. Por el contrario el cielo estrellado se alzaba en todo su esplendor. Se sentó en la orilla de la cama, apoyó los codos sobre sus muslos y puso entre sus manos la cara y lloró. Lloró en silencio hasta que sintió las lágrimas rodar hasta el suelo.

Con los ojos inundados lo miró aun durmiendo, inocente de todo. Sintió vergüenza, ira, tristeza, miedo... todo en un revuelto de sensaciones que no podía controlar.

Se levantó. Sacó fuerzas de donde no las tenía y avanzó en silencio hacia el estudio. Buscó una libreta y cualquier cosa para escribir.

"Amor: Lo siento. No puedo seguir así. Necesito tomarme un tiempo. No me busques, que yo volveré en el momento indicado". F.


Se visitó como pudo, armó su maletín con lo necesario y salió sin mirar atrás.

Mientras caminaba por la calle trataba de organizar sus ideas. El anillo en su mano le pesaba demasiado ya no sabía qué quería. Todo se había ido a la mierda.

***

Apenas fue una hora decente para llamar a alguien, marcó a su mejor amiga.

- Any, me fui.
- ¿Cómo?
- Dejé una nota u salí corriendo. Llevo horas caminando. No sé qué hacer.
- Vente para acá.

***

Sabía que la iban a juzgar. O por lo menos eso pensaba. Cuando uno se compromete se supone cierra las puertas a todo. Pero a ella le pasó lo contrario. Conoció un alguien, un alguien que le movió la estructura y la hizo tres ochos.

Simple: ella juró estar enamorada durante más de cuatro años de su compañero y futuro esposo, y apareció un personaje que le hizo dudar, la puso en la cuerda floja.

- Me gusta otro.
- Tranquila, eso se te pasará pronto. No te preocupes.
- Pero...
- Lo único imperdonable es que pase algo entre ustedes.

Y ese beso la llevo al cielo y la devolvió a la tierra y al instante siguiente la tenía consumiéndose en el infierno.

¿Qué hacer? Era la pregunta. Las dudas eran permanentes. El futuro como lo había pensado, ya no sería. ¿Y si se equivocaba?

***
Al leer la nota entendió que debió prestarle más atención a aquel anuncio. Mantuvo la calma, no la llamó, no la buscó. Respetó sus deseos. Si eso es lo que quiere.

Pero pasó una semana, y dos... y no pudo más con la incertidumbre que ya se lo estaba carcomiendo vivo. La buscó, la llamó, sin obtener respuesta. Llamó a sus amigas, daban pistas, pero nada certero.

- Seguro está con él.
- Pero... no no creo que ella sea así de malparida.
- Eso creía yo. Pero nadie da razón de ella.
- Y qué vas a hacer?
- No sé, no sé

***

Regresó a su casa. Segura de haber tomado la decisión correcta. Se sentía tranquila con su ser. Llegó a la puerta, tomó una bocanada de aire y metió la llave en la cerradura y oh! sorpresa, no abría. Intentó varias veces, de diferentes maneras, y notó que la chapa no era la misma.

Miró detalladamente y encontró un cobre oculto debajo de la alfombra. Lo destapó y había una nota y una llave.

Hola Fer

Sufrí de desconcierto al leer la nota que dejaste aquella noche hace tanto tiempo que ya no recuerdo. Sufrí de angustia al no encontrarte cuando te busqué.
Sufrí de dolor cuando supe que te había perdido.
Ahora no sufro, sino que tengo rabia, tristeza, odio. Dolor. 
Me duele que hayas echado todo por la borda sin contar conmigo. 
Me duele que no hayas sido completamente sincera.
Me duele que el "tiempo" que pedías era para verte con ese otro.
Me duele el alma cuando recuerdo la imagen de ustedes dos en el parque.
Me duele pero tengo que dejarte ir.

Te amé con el alma, y hoy te odio con todo mi corazón. Para dejarte de amar, necesito odiarte un poco.

Espero que seas feliz, o no. Ya no sé ni qué desearte.

Antony

Pd: En la bodega encuentras todas tus cosas. Esta ya no es tu casa. Y el anillo, puedes quedártelo.

Lloró lloró desconsoladamente un rato sentada en el pasillo al lado de la puerta. ¿Y ahora?

Agarró papel y lápiz y escribió.

Vine a buscarte y no estabas. Siento que todo terminara así. El anillo, te lo regreso es los justo. Lo siento. Lo siento. Te amo. F.

Usó el mismo sobre y echó el diamante y la nota.  Bajó por sus maletas y al salir del edificio muy cargada sacó el celular y marcó D.

- Alo
- ¿Hola? ¿Eres tu?
- Sí soy yo.
- Pero acaso anoche no me dijiste que...
- Lo sé pero cambié de parecer.
- ¿Entonces eso quiere decir...?
-¿ Me recibes en tu casa?

Nota del autor: Quizá les parezca conocida la historia. Quizá no. 
O quizás me robé una historia originalmente real y le hice unos ajustes. 
Quizá... le puede pasar a cualquiera.

13 comentarios:

  1. O.O Me encanto!!! :)

    ResponderEliminar
  2. el amor no es lo que uno se imagina.. a veces el amor no es suficiente...

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la facilidad que tienes para que uno se imagine la historia y hasta sienta lo que están pasando los protagonistas. Me encantan tus historias.

    ResponderEliminar
  4. Que buena historia, extrañaba tus historias, pero mas que eso extrañaba tus finales!!!

    ResponderEliminar
  5. Típica estrategia femenina, "Tarzán": no sueltan una rama hasta no tener la otra agarrada

    ResponderEliminar
  6. ay!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! naty! te amo! :) sniff
    dani

    ResponderEliminar
  7. El vivo reflejo de la naturaleza femenina, son todas unas oportunistas, siempre se salen con la suya. El sufrimiento acá y siempre es para los hombres. Luego dicen que todos somos iguales. Rabia me dá el relato, lo sentí mucho, es real, rabia me quedé con el género femenino. Son unas desgraciadas las que juegan con los hombres que son sinceros. Gracias naty.

    ResponderEliminar
  8. ahh que lastima no poder responderle de frente, pero la mayoria de las veces estamos casi que obligadas a buscar en otro lado lo que no nos dan en casa, y eso va para cualquier genero... el que tenga tienda que la atienda, creen que con darle a uno todo lo basico ya tienen todo por sentado... nooo todos los dias hay que hacer algo nuevo, o sino, facil otro u otra lo hace por usted.

    ResponderEliminar
  9. Yo sé que la culpa es de uno por que no enamora, pero carajo, sean sinceras, no jueguen con la sensatez de su pareja, eso es lo que mata, adicional a que demuestran un desinterés por arreglar la relación... noooo hay que apostarle todo también como uno se compromete carajo. Luego se dan cuenta que el otro solo quería jugar un ratito con ellas.

    ResponderEliminar
  10. No se trata de que las mujeres seamos así o asá, se trata de que las situaciones que vivimos hacen complejas nuestras emociones, nuestras decisiones y pensamientos y hasta más...

    Como soy yo habría dicho todo de frente, pero hay viejas que no son así... Entonces bueno, ahí lleva su castigo por creer que era fácil amar.

    ResponderEliminar
  11. suripantagrilla10/13/2011 6:03 p. m.

    Esto se aplica para cualquier genero, hombres y mujeres , es difícil pensar en que la fidelidad absoluta existe , siempre habrá algo que añoras , algo que falta , que tuviste o nunca has tenido pero quieres, siempre , y es luchar contra la naturaleza, el mundo esta lleno de gente insatisfecha y que hable la primera que diga que vive en el idilio total (a menos que mienta o que viva en Disneylandia)

    ResponderEliminar
  12. Nada de cualquier género. Por lo general un desliz de un hombre se limita a lo físico, mientras que una mujer al hacerlo se enamora, todo lo esconde, toma a quienes la acompañan como simple entretenimiento mientras consiguen al que quieren, que por lo general es el que no les trata bien. El no ser honestas destruye, las convierte en %$#%$#, ¿qué pasa con las mujeres que son valiosas? ¿a donde fueron? la liberación femenina no quiere decir que sean zorras, manipuladoras e interesadas.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!