6 de octubre de 2011

SOLTAR

La foto es maravillosa.
El autor es Thomas Zimmer y la saqué de aquí

Un año llevaba recordando. Sufriendo por algo que no fue. 365 días de encierro y tristeza. Todos los días se preguntaba por qué.

Miraba fotos, releia cartas. Descartó el teléfono, las salidas, los amigos. Veía películas, esas películas que se lo recordaban.

A eso se reducía su vida hasta que una noche decidió salir a caminar.

Sintió el aire en su cara. Sonrió. Recordó que aun estaba viva. Siguió un  camino que apenas reconocía. ¡Cómo cambia todo en un año!, pensó.

Se asombró. Se permitió detenerse en los detalles. Miró al cielo, lo encontró lleno de estrellas. Recordó su última noche juntos, cuando se juraron amor eterno y él le preguntó si se casaría con él. Su respuesta fue sí. Volvió a vivir la emoción de ese momento. Lloró de nuevo.

Pasaron las calles y llegó al lugar. Estando en la puerta sintió miedo, pero sabía que para poder seguir con su vida, tenía que cruzar el umbral, hacerlo sin titubeos.

En ese momento deseó tener una mano que la guiara, que la sostuviera. Tomo una bocanada de aire... Suspiró. Caminó lentamente como si no supiera a dónde iba.

Pasaron varios minutos hasta que ubicó el lugar. No tenía flores, y la lápida había sido consumida por la maleza. Se arrodilló. Trató de limpiar el pedazo de mármol, que nunca había visto, para leer Juan Camilo. "Nadie se muere a la víspera, pero tú fuiste demasiado pronto de mi lado".


Permaneció en silencio un rato. Oró otro. Cuando ya sintió que el frío comenzó a afectarla.

Se secó su última lágrima y susurró.

Mi amor. Esta mañana me di cuenta de que puedo volver a vivir sin tí. Me sentí triste, pero a la vez aliviada. Pensé que no iba a poder salir de ese letargo en el que me encontraba. Pero aquí estoy hoy, un año después de tu muerte, agradeciendo por estar viva y poder respirar. Vine a decirte Adiós. Te amé con todas mis fuerzas, pero tengo que seguir adelante.


Se sacudió la tierra de las rodillas. Miró al cielo y comprendió que Juan Camilo también estaba feliz y aliviado por que ella por fin lo había soltado.



8 comentarios:

  1. que trauma! naty! mataste a un juan camilo! :D love you, dani

    ResponderEliminar
  2. increible... sin palabras....

    ResponderEliminar
  3. El post preciso, en el momento indicado :)

    ResponderEliminar
  4. Muy buen post! es dificil soltar pero que alivio cuando se logra...

    ResponderEliminar
  5. Las personas llegan y se van, esa es la vida, lo que quedan son los momentos vividos, y hay que continuar.
    Buen Post

    ResponderEliminar
  6. Por eso es que yo digo "en vida hermano, en vida". :P

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!