8 de noviembre de 2011

Mia (III Parte)

Viene de Aquí

Sin pensarlo dos veces pagó los viajes que alcanzó con su tarjeta de crédito, millas y demás. Él buscaría que Antonia recuperara la memoria a como diera lugar. Y sería a la mañana siguiente que le contaría sus planes. Con esa idea se durmió, en el cuarto de huéspedes, porque aun las cosas no estaban como para compartir cama.

A la mañana siguiente, Antonia se hizo la dormida hasta que Carlos debió salir a la oficina, con tal de no encontrárselo. Tenía miedo de lo que había recordado. Piezas sueltas y un nombre 'Juan Andrés'. No pudo pegar el ojo en toda la noche trayendo recuerdos. Por eso decidió entrar al computador de la casa a ver qué más conseguía. Sus redes sociales no le decían más de lo que su esposo le había contado. No recordaba la clave del correo y su portátil y celular, al parecer fueron robados de la escena del accidente antes de que el portero recuperara las maletas.

Así, poco a poco, fue configurando la historia. Logró entender que no tenía familia, que sus amigos eran pocos y estaban fuera del país, el resto al parecer eran amigos heredados o prestados por su esposo. Pero de Juan Andrés, nada. Quizá fue una confusión, se consoló. Pero la duda persistía, ¿por qué las maletas? Sin tener a quien preguntarle.

Ese día salió a caminar la ciudad y fue curioso descubrir que se sentía como una turista en un sitio desconocido. Con su billetera en la mano fue a los bancos en los que tenía cuentas. Se sorprendió ver que sus tarjetas de crédito y demás estaban al día. Carlos se había hecho cargo de todo. Eso la complació. Al final, creo que me casé con un buen hombre.


Su trabajo era corregir libros. Lo hacía en casa. Hasta donde Carlos le contó, tenía una serie de clientes, como universidades y autores independientes, y todos estaban al tanto de su situación. Por lo pronto necesitaba descansar del trabajo.

Cansada, luego de caminar horas, volvió a la casa donde ya Carlos la esperaba.

- Hola
- Hola preciosa
- ¿Cómo te fue hoy?
- Bien. Te tengo una sorpresa. Ven siéntate.
- ¿Es un regalo?
- Algo mucho mejor.


Sacó una carpeta de agencia de viajes, de esas que tienen una gran palmera y un mar azul en el frente.

- ¿Y esto?
- Quiero que revivamos los mejores viajes de nuestra historia, para así, ayudarte a recordar nuestra historia
- ¿De verdad? No recuerdo ningún tipo de viaje.
- No recuerdas mucho mi Anton...
- jajaja Eso es cierto.
- Cuándo salimos.
- En tres días. Comenzamos con Cartagena.
- Qué rico. Gracias!!!


Le dio un abrazo sincero. Le pareció un gesto hermoso de su parte hacer ese sacrificio por ella. Por su parte, él pensaba que construyendo una nueva realidad iba a poder prevenir que ella lo dejara.


- Marica, yo qué culos voy a saber por qué Antonia tenía un tiquete a Nueva York para la noche en que la atropelló un carro.
- ¿De verdad no se le ocurre nada?
- La peor pelea que tuvimos fue antes de casarnos, porque me agarró unos cuernos y eso ya quedó superado.
- Osea que está seguro que no sabe que usted se la pasa entre putas y vagabundas por ahí. Ah! y que también le hace a los manes o que.
- Mierda pero tu eres mi mejor amigo o el Papa Benedicto...
- No es que yo solo digo...
- Además hace meses que me aburre ir por allá. Hace tiempos que nada de esas rumbas.
- Yo no entiendo como Antonia no se dio cuenta nunca de esas escapadas suyas.
- Yo sé.
- ¿Seguro que no fue por eso?
- Conociéndola, fijo me hubiera armado un escándalo.
- Fijo.


Continuará... Acá

6 comentarios:

  1. Nooooo, estos capítulos están muy corticos, ¡la expectativa crece y crece!

    ResponderEliminar
  2. continuara??? SERIUSLY??? nooooooo

    ResponderEliminar
  3. se llama antonia igual a la novela q dan ahora, la del secretario, jajja y tampoco tiene amigos como la antonia de la misma novela

    ResponderEliminar
  4. Nataliaaaaa!! Que hueso!! no adelantas es nada !!

    ResponderEliminar
  5. Nooo, pero que tal el giro de la historia????
    ¿Como para cuándo la continuación?

    ResponderEliminar
  6. jajajajajajajajajaj salio con dos caras como casi todos los hombres!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!