6 de diciembre de 2011

2011: El trabajo

Que lo que nos sucede es la consecuencia de las decisiones que tomamos. Si eso fuera totalmente así, pues no tendríamos derecho a quejarnos porque no nos salen las cosas como esperamos. ¿¿O si??

Pues hoy no tengo trabajo -asumo que alguno de ustedes se alegrará por eso- y es claramente una consecuencia de lo que ha sido este año laboral para mi. Por primera vez en mi vida me pasaron en un año dos cosas que nunca antes había vivido: renunciar a un trabajo para irme de viaje y quedarme sin trabajo por más de 15 días; ambas en momentos diferentes.

Si son lectores de este blog sabrán que en febrero renuncié a mi trabajo para irme de vacaciones por mes y medio. Renuncié sin tener más posibilidades laborales, pero con la esperanza de resolver pronto mi situación. Y así fue: me largué de viaje (eso será otro tema) y al volver conseguí trabajo pronto. Sin embargo, era un trabajo de 7 meses. Pero tenía que hacerlo a pesar del riesgo de quedarse sin trabajo de nuevo en Noviembre.

Acepté ser la jefe de prensa de la campaña de Gina Parody a la Alcaldía de Bogotá por dos motivos: porque siempre quise hacer una campaña y porque Gina fue mi jefa años atrás y ella me enseñó que no basta ser el mejor, sino superarse todas las veces. Y quizá porque es con ella una de los pocos políticos con los que trabajaría en campaña. Y acepté sin pensarlo dos veces...

Efectivamente el trabajo fue arduo, con jornadas de casi 20 horas diarias. Poco sueño, mucha presión. A pesar de que perdimos, salió bien. El primero de noviembre nuevo estado: sin trabajo y todo lo que ello conlleva. 

Estoy tratando de ahorrar la plata lo más posible y ocupando mi cabeza en vainas como hacer la tesis de la maestría -buena idea si me quiero graduar algún dia- leer un par de libros, y ver TODAS las series de TV. Me he tratado de ver con mis amigas a las que he tenido muy abandonadas durante el resto del año y he dormido todo lo que no dormí durante la campaña.

Ahí voy, esperando que llegue el 2012, preparando el viaje de visita a mis padres en Barranquilla y procurando no desesperar en momentos de aburrimiento extremo, porque alguien como yo que lleva 10 años trabajando sin parar, al parecer debe aprender a vivir sin ocupaciones y disfrutarlo.


5 comentarios:

  1. Es un buen balance no hay duda. Cuando se hace lo que se quiere o le gusta a uno pues no hay lio, se disfruta. Ahora lo importante es que se recomponga el espacio laboral y que el espacio temporal no sea muy largo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Naty! El esfuerzo tarde o temprano tienes sus frutos. Yo he rotado bastante este año (4 trabajos) e hice una locura. Rechacé un trabajo en una gran empresa porque sabía que no me haría feliz. En fin. Esperemos que consigas un trabajo excelente (como te lo mereces) antes que Revenge finalice su primera temporada.

    ResponderEliminar
  3. Hay que aprovechar la desocupades jajajaja, pero lo bueno es que pronto podrás tendrás de nuevo trabajo deseando vacaciones (eso pasa), merecidisimo

    ResponderEliminar
  4. Qué vamos a hacer Dios mío bendito! No voy a poder más en la casa! En enero tenemos que estar trabajando :'(

    ResponderEliminar
  5. suripantagrilla12/07/2011 4:54 p. m.

    Cuando las cosas se hacen con el corazon y con toda la energia salen como tienen que salir , este fue el camino que elegiste , igual eres joven y seguro que pronto tienes trabajo en algo que ames y te realizes , esas son las decisiones dificiles pero que despues mirando hacia atras te das cuenta porque las tomaste :)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!