15 de diciembre de 2011

Carta a Niño Dios 2011

Querido Niño Dios:


Como todos los años te escribo una notica, no solo como excusa para agradecerte por todo lo bueno que me has dado y por cuidar a 'los míos'.


Hace un año te escribí pidiéndote que pararas la lluvia, porque el desastre que generó fue monumental. Y, no me hiciste caso. Entonces asumo que simplemente pedir porque cese el invierno es algo como pedir la paz mundial, o que se acabe la pobreza: O no son tus asuntos, o no te interesa resolverlo. Hoy estamos en una situación  similar a la del año pasado, con el agravante de que se suman los damnificados pasados, con los de ahora. 


Cuando pensé en esta carta creí que se me habían acabado las ideas y que más allá de salud y bienestar; trabajo, plata y viajes-que además por eso pido todos los días-, no había mucho más que pedir. Y fue entonces cuando se me ocurrió quizá el mejor deseo de los últimos años:

Quiero Alas para mis sueños... 
Así volarán muy alto, 
hasta dónde sea posible.


Entonces, querido Niño Dios, espero que no te hagas el loco esta vez con mi regalo, porque ya estás en deuda conmigo porque no cumpliste lo del 2010.

Con todo el Corazón,

                                Naty

Pd: Ya que estás en mora, creo que puedo pedirte que a todos los que me quieren les regales una sonrisa que les dure 365 días.

8 comentarios:

  1. No hay un dios personal, menos un Niño Dios, si se exceptúan los casos de comercio de falsas divinidades como eso que queda en el barrio 20 de Julio en Bogotá, al que se deben sumar muchos más. Con esos buenos deseos no se arregla nada de lo que ha sucedido y tampoco lo que va a suceder. Lástima que el fin del mundo del 2012 es otra de esas cosas tan poco confiables, aunque es posible que la histeria colectiva ayude un poco más al desastre que se termina muy fácil, con la muerte, que lamentablemente, tampoco me ha alcanzado.

    ResponderEliminar
  2. Yo también quiero "Alas para mis sueños...
    Así que volarán muy alto,
    hasta dónde sea posible" linda carta

    ResponderEliminar
  3. suripantagrilla12/15/2011 9:09 a. m.

    Super lindo post , me encanto , yo no solo quiero alas ,quiero fe para lograrlos :)

    ResponderEliminar
  4. Que bonito este ejercicio de escribir una carta al Niño Dios y no perder ese niño que llevamos dentro, una carta a esa infancia que tanto añoramos, Dios siempre nos escucha aunque no pueda darnos algunas cosas pero el buzón de su corazón siempre está abierto ! El niño Dios de tu corazón te conceda ser feliz siempre !

    ResponderEliminar
  5. Yo te quiero y mucho, entonces gracias por lo de la sonrisa! La necesito más que nunca. :'(

    ResponderEliminar
  6. Me encanto, porque en el fondo es lo único que necesitamos, alitas nuevas o reparadas para emprender el viaje y una sonrisa que nos presente al aterrizar. Te quiero.

    ResponderEliminar
  7. Divina Naty... Nada más que decir

    ResponderEliminar
  8. por un 2012 para realizar grandes sueños.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!